abrazodealgodon.com
Desgraciadamente afortunada #5
Y al día siguiente no fue otro día. El domingo, al día siguiente , yo seguía encontrándome rara, no sabría explicarlo, pero no me sentía normal. A mediodía nos sentamos a comer, mi apetito volvía a…