signoeditoresliteratura.es
Zapatos nuevos
Ocurrió de repente, no tuvo tiempo de darse cuenta de nada. Solamente sintió un golpe seco y lo siguiente fue verse tendido en el suelo de una forma extraña. Pero lo que más le llamaba la atención era que le faltaba un zapato cuando consiguió verse los pies, acababa de estrenarlos y ya le faltaba uno.