signoeditoresliteratura.es
Torneo de invierno
Hacía rato que permanecía inmóvil sentado en la silla. El ambiente estaba frío y desapacible, el invierno se había adelantado, pensó. Dado que no tenía demasiado abrigo, se imaginó que estaba en una pradera soleada. Permaneció un rato con la mirada perdida, vaya a saber pensando en qué, y perdió la noción del tiempo y del espacio. Vio a lo lejos un punto negro indistinguible. Se le ocurrió un caballo negro que se aproximaba sin jinete. El animal se abalanzó de pronto y dio un salto extraño. Un escalofrío le recorrió el cuerpo. Para cuando se percató ya era tarde. Jaque mate, escuchó decir a su contrincante.