signoeditoresliteratura.es
Sicario
Apretó el gatillo. El cuerpo cayó pesadamente sobre el marmóreo suelo mientras él abandonaba el edificio sin ser visto. ¿Cuántas muertes cargaba ya sobre sus espaldas? Había perdido la cuenta. La necesidad de hacer un cambio en su vida volvía a manifestarse y se retiró a su apartamento, donde era considerado un vecino ejemplar. Entre la correspondencia encontró un sobre amarillo que le indicaba a las claras su emisor. ¿Comenzaría otra misión? No conocía otra vida. Rasgó el sobre.