signoeditoresliteratura.es
Mi lugar en el mundo
-El ser humano es un ser social, se define a sí mismo en sociedad. Sin una red de relaciones que lo identifique, no es un ser definido, es un ser difuso, inconcluso, diáfano. -Yo creo que no. -Siempre tratamos de encontrar nuestro lugar en el mundo y es esa red la que nos coloca en un lado o en otro, del derecho o del revés. -A mí me colocaron del revés, seguro, como un escarabajo pelotero. Por más que intento darme la vuelta, no puedo. -Creo que no has entendido la profundidad del concepto de red. -Claro que sí. No puedo darme la vuelta porque nadie me ayuda, no tengo red. La que tenía me dejó revirado y ahora… camino en soledad. -¿Cómo un vagabundo? -No, como un escarabajo pelotero. Te lo he dicho. -Si estás panza arriba, no caminas. -Bien pues, me revuelvo panza arriba en un mismo lugar sin rumbo ni objetivo vital. -Alguno tendrás… ¿quizás darte la vuelta y comenzar a caminar? -¿Cómo un vagabundo? -Pero con rumbo. -Que no, que soy escarabajo, que ni camino ni tengo rumbo ni me apetece, estoy aquí, agustito, rebozándome en mi propia mierda. -Esa actitud no es demasiado positiva… -Como psicólogo no vales nada, de verdad. Por fin encuentro la figura que me representa y me la quieres arrebatar. Me voy. Creo que intentaré relacionarme con otros escarabajos y montaré un festín pelotero. Ese es mi objetivo y mi red. -¡Ahí lo tienes!