signoeditoresliteratura.es
Locura
—¿Está usted seguro? — repitió el vicepresidente por última vez. —¡He dicho que sí! ¡Capullo! —gritó el presidente— ¡Estás despedido! —Pero señor... —¡América primero! Y apretó el botón.