signoeditoresliteratura.es
La nieve
Cada nuevo año la nieve cubría la ciudad, blanqueaba las montañas, ponía vida en la rutina. ¿Por qué este año no nevaba? Morir así, qué triste. Se asomó a la ventana buscando la nieve, señal del nuevo comienzo, y sólo vio tejas vacías, fachadas sucias, coches aparcados. Siempre lo mismo: comenzar un nuevo año y, simplemente con abrir la ventana, saber que la esperanza moría en el instante en que sus ojos no encontraban nieve. Bajó la persiana, se tumbó en la cama, cerró los ojos..., y vio la nieve: brillante, luminosa, cegadora, pura. Quiso dormir para siempre. Amaneció con el recuerdo de un sueño que se esfumó antes de levantarse. Abrió la ventana, buscó la nieve, y saltó hacia ella. En su nota leyeron: "perdí a mis hijos, la perdí a ella, nada me quedaba, excepto la nieve..., me marcho a buscarla."