signoeditoresliteratura.es
LA ESCALERA
No puedo con mi alma. Me duelen hasta las pestañas. Puedo contar los poros de mi piel por los que he sudado como si se me escapara la vida por ellos. Hoy no ha sido un buen día de entreno, nada salió como yo quería. Besé el suelo unas cuantas veces, las mismas que me levanté. Impotencia y rabia. Cansancio físico y mental. Subiendo peldaños, para alcanzar ese sueño, y volviéndolos a bajar, viendo como a medida que me acerco, parece que se alejan, viendo como la montaña cada vez es más alta… Pero dicen que para conseguir algo, hay que fijarse un objetivo, y perseguirlo, cueste lo que cueste: cierto. Dicen que para conseguir ese objetivo, hay que trabajar duro, a veces muy duro: cierto. Dicen, que para trabajar duro, hay que insistir, resistir y persistir: cierto. Dicen que para resistir hay que dominar tus miedos, vencer tus temores y luchar contra ti mismo: cierto. Porque eres tú mismo tu propio juez, y el único que sabe si realmente has hecho lo que has podido, o aun puedes intentarlo "un poquito más... ". Y eso es lo que de verdad debe importar: estar satisfecho con uno mismo. Sigue adelante, y no mires para atrás, el objetivo lo marcas tú. Ahora toca descansar y recuperar fuerzas para volver a empezar, con las mismas ganas de siempre, o más.