signoeditoresliteratura.es
Esperando
Comprobó que había llegado su hora, los tres meses de espera se habían consumido, abrió la ventana y sopló con fuerza; las diminutas hojas cubrieron el cuerpo de los pelirrojos, el otoño había llegado.