signoeditoresliteratura.es
El beso
Desde hacía tiempo se levantaba sobresaltada, solamente recordaba el misterioso sueño repetido una y otra vez, por eso empezó a leer cualquier documento referente a interpretación de sueños, aunque no creía en esas cosas. Después de mirar algunas lecturas sobre los sueños, tuvo que darse por vencida ya que no fuese capaz de encontrar el significado del suyo. Ante este dilema, pensó que tal vez su mejor amigo podía ayudar a resolverlo, ellos eran amigos desde hace tiempo, además tenían mutua confianza para contarse cualquier cosa que pasará por sus mentes sin importar lo ridículas que eran a veces. Quedaron en su lugar preferido, un banco a la orilla del mar, desde el cual se veían los mejores atardeceres que se pueden imaginar, una vez sentados ella empezó su relato: " sentada en ese mismo banco, observando la maravillosa puesta de sol, cuando de repente tiene la sensación de una suave caricia en sus manos, como si alguien quisiera estrecharlas entre las suyas, intento enfocar la mirada en sus ojos pero por más que intenta no puede ver nada, sólo una figura que por sus dimensiones se trataba de un chico bastante corpulento, lo que más le intrigaba era no sentir miedo, al contrario lo que más deseaba era sentir sus besos" , en ese instante se despertaba." Una vez terminado su relato le miro para oír su opinión cuando sucedió algo inimaginable, había estado paciente a su lado, simplemente sujetando sus manos oyendo su historia, cuando sin más la besó.