signoeditoresliteratura.es
Despertar
Cuando se despertó, no solo el dinosaurio seguía allí, sino que había empezado a roer sus zapatillas.