signoeditoresliteratura.es
Atavismos
Al final se descubrió que no era casual que los lobos merodeasen por los alrededores de la cabaña del guardabosque desde que se había casado. Su mujer era la culpable sin proponérselo, con esa dichosa manía suya por las caperuzas rojas, que ya traía desde niña.