signoeditoresliteratura.es
Ahora
No hay tiempo. Dudaba si os lo debía contar. Porque estaba seguro de que no me creerías. Pero es cierto. No hay tiempo. Yo veo el tiempo. ¡Siento el tiempo!. Cierro los ojos y veo que lo que fue ayer, será mañana, y lo que lo que está por venir ya ocurrió. Veo que ahora es antes y después. Por eso, una vez, tal vez mañana, pensé que el destino ya estaba escrito… Pero no, porque… no hay tiempo. Dudaba si os lo debía contar, porque estaba seguro de que no me creerías.