signoeditoresliteratura.es
A lo Benjamín Button
Podría escribir una novela, pero para no aburrirte, para saciar tu ansia en dos bocados, te contaré la historia en pocos trazos. Compraron un pisito. Cuando entraron en él, eran la típica pareja enamorada. Ya sabes, amor, pasión. Tuvieron, como no, pequeñas rencillas, casi siempre, casi todas, provocadas por pequeños episodios de celos, causados, casi todos, casi siempre, por un exceso de imaginación pero con poco fundamento. El pasar de los años hizo mella, y ahora son dos extraños desandando juntos lo vivido. Él se siente, de esa umbría casa, desahuciado, pues, aunque no dice nada, intuye en ella la desgana y una terca y cruel indiferencia. Ahora, las pocas batallas las provocan ciertas cuestiones de índole doméstica, cómo quién ha de limpiar o quién debió tirar anoche la basura. Una historia cualquiera, como la de dos compañeros de piso que se enamoran, pero contada al revés, a lo Benjamin Button.