gustavogarciaroig.com
Solsticio de invierno en Chankillo
Las investigaciones arqueológicas concluyen que Chankillo está considerado como el observa- torio astronómico más antiguo de América, es anterior a los Pilares del Sol de los incas en Cuzco o al de los mayas y aztecas en México. Chankillo fue construido por los mochicas en el siglo IV a. C. destacando el Templo fortificado del Sol, Inti, dedicado a su culto. Está ubicado en un lugar estratégico del valle de Casma al NO de Perú. Dicho templo estaba defendido por tres anillos concéntricos amurallados de unos 8 m. de altura y comunicados entre si por galerías. Se cree que simbolizaban las órbitas del Sol. Era uno de los puntos de observación de las 13 TorresLuna dispuestas de Norte a Sur sobre el monte Chankillo para seguir la posición del Sol y el movimiento de los astros. También existen otros dos puntos de observación al Este y al Oeste de las Torres. La cultura mochica poseía un gran conocimiento del cielo, sabían con exactitud cuál era el paso del Sol garantizando así su supervivencia. El Solsticio de Invierno estaba señalado en el punto más extremo de la 1º TorreLuna, era el tiempo de cosechar sus alimentos . De esta manera el Sol les indicaba los pasos a seguir: cuando Inti se encontraba en el Equinoccio de Primavera, entre la 6º y 7º Torre camino a la 13º, era la época propicia para sembrar. Ese período coincidía con el deshielo en los Andes, los ríos del valle recibían un gran caudal de agua. Eran expertos canalizadores, podían suministrar agua a las grandes extensiones de esos terrenos desérticos. Las arenas del suelo fueron lechos marinos con una antigüedad de 14 millones de años y aún conservan restos de moluscos y otros vestigios del mar. Hoy en día perduran las mediciones astrales de hace 2.300 años realizadas por los moches. El Solsticio de Invierno, como vimos, se sigue señalado exactamente en la 1º TorreLuna; entre la 6ª y 7ª están ubicados los Equinoccios y en el último punto de la 13º Torre, al sur del monte Chankillo, se avista el Solsticio de Verano. Este punto es el equivalente al Inti Huatana de Macchu Pichu que en quechua significa: “el Sol atado”, es justamente ahí donde comienza su periplo hacia la 1º Torre. Cabe señalar la importancia de la Luna, Quilla, en este “calendario astronómico” pues si multiplicamos el número 13 de las TorresLuna por 28 del ciclo mensual de la luna, obtenemos como resultado 364, hay sólo un día de variación con nuestro año. La exposición: “Esperando a los dioses en Chankillo” es un homenaje a las antiguas culturas que alcanzaron un elevado conocimiento de la madre naturaleza. Gustavo García Roig *Escrito basado en un artículo de Iván Ghezzi arqueólogo peruano y de Clive Ruggles astrofísico inglés en la revista Investigación y Ciencia (julio 2011). Ambos son investigadores de culturas prehistóricas y de astroarqueología.
Gustavo Garcia Roig