casinogoldenpalace.com.pe
Érase una vez en Hollywood
“Mi país me da asco”. Esa era, a grandes rasgos, la declaración de Quentin Tarantino en Los odiosos ocho, una película tan desesperanzada y tan malévola que, tras verla, uno sintió deseos de preguntarle al autor de Kill Billsi le apetecía quedar para tomarsea