archisevillasiempreadelante.org
Oración para un estudiante de Santo Tomás de Aquino
Oh inefable Creador nuestro, altísimo principio y fuente verdadera de luz y sabiduría, dígnate infundir el rayo de tu claridad sobre las tinieblas de mi inteligencia, removiendo la doble oscuridad con la que nací: la del pecado y la ignorancia. ¡Tú, que haces elocuentes las lenguas de lo