remediosmagicos.com
POCILLO ¡NI PEDO! A CHINGARLE
Cuando ya no hay excusas ni pretextos que valgan, cuando has mandado a tu abuelita al hospital más de lo permitido en el mes, cuando los “ahoritas” y “al ratitos” se han convertido en impostergables y ya no tienes más opciones, ha llegado el momento. Ni pedo, a chingarle.Pocillo de peltre blanco impreso frente y vuelta
remediosmagicos.com