eduardoferron.com
Un grito en la oscuridad
Con cada paso que la niña escuchaba, el corazón le daba un golpe fuerte en el pecho y lo sentía cada vez más pesado. En su cabeza todo daba vueltas. Era como estar en un torbellino del que no se puede hacer algo para escapar.