eduardoferron.com
La mitad oscura
Cuando lo vi por primera vez, él estaba parado bajo la lluvia. El cabello le colgaba por el rostro y la ropa se le pegaba al cuerpo. Era más de media noche y la calle estaba oscura y desierta, salvo por él, quien llevaba un buen tiempo en esa esquina, empapado hasta los huesos. La única fuente