ceprome.com
"Es responsabilidad eclesial pedir perdón a Dios, a las víctimas, a las comunidades, a las familias que se vieron afectadas por un abuso".
"La jornada de oración no se presenta como algo ajeno, paralelo, alterno o contrario a la petición de justicia. La jornada de oración presupone que la Iglesia debe hacerse responsable de estos actos que se han cometido”.