aquilealiberada.com.ar
BUENAVENTURA GOBERNA / Javier Lodeiro Ocampo
Hacía un tiempo que estaba solo, desde la ida de Casellas y Bisañas. La casa parecía abandonada pero no me importaba demasiado; el negocio de las yeguas había crecido mucho, sin que nadie lo imaginara, y yo me pasaba gran parte de la semana a cielo abierto. Un día fui hasta el final de la línea para