aquilealiberada.com.ar
LA JABONADORA / Melina Cherro
Se había mudado a la ciudad hacía unas cuantas semanas. Su marido había conseguido un trabajo en una fábrica de zapatos y si bien la paga no era buena, era mejor que la estéril espera en el pueblo. Instalados provisoriamente —como le había dicho él— en una pensión de Constitución, se pasaba los día