Yo te di mi mano, te abracé y te amé sin querer nada a cambio. Confié en ti y te entregué el corazón partido sabiendo que no me harías más daño. Qué tonta fui al creer que no ibas a lastimarlo, porque de todo el dolor ya causado, el tuyo fue peor.