yunar

AOA - Miniskirt Theory

The Music Video might seem plotless but there’s actually a story behind it.

(The start looks a bit like a joke but there’s a real theory behind it and it becomes more serious, read till the end. I think this is a good theory. :) )

First we see Seolhyun in a white oversized shirt alone in her room (with opened windows) going to sleep (or just nap cause y’all know she’s exhausted from the bedsport she just did with Hyejeong)

Cause yeh, guess who comes next

Our naughty Hyejeong who’s about to take a shower and bath after all that sport cause she’s been really sweaty

Plus we can confirm that they are related thanks to the lighting and the style of the rooms etc..

Then who’s next is

Yuna obviously waiting for someone and we don’t have to wait long before knowing who she’s waiting for :

Mina, who’s still not ready for their ‘date’.

Then we get sexy Choa eating some strawberries but notice that their are two glasses so she might be waiting for someone as well.

Then we see Chanmi all alone like always.

That was a kind of intro to get into the story. Now is when the shit happens. 

Here we have Jimin spying on sleeping Seolhyun. It already sets a jealousy feeling to the story.

Y’all know that the song is about a girl trying to get her lover’s intention back : The girl is Jimin and the lover is actually Choa. (But not only)

Here Jimin is trying to take example from Seolhyun who has no problem (apparently) to be sexy and have her lover’s attention’s aka Hyejeong. (Or Choa as you’ll see later)

Then we have Yuna throwing her shoes off cause they are damn uncomfy and Mina’s too long. (Or for a more serious reason you’ll see after)

Then we get another look of naturally sexy Choa waiting for Jimin (Or someone else) to come.

Still you can see that she’s not waiting for her to start eating the strawberries and all. 

Plus, the 2 glasses are still there.

We have another shoot of Mina, trying on some shoes now, not giving a fuck about Yuna waiting in the car and there you can see a mirror between Yuna taking her shoes off and Mina putting them on which could be a symbol of Yuna giving up and Mina getting in the game.

Now we have a totally confident Jimin going to get her girl

We get another shoot of Chanmi alone. She’s always alone. “Our poor baby.” we might think but we’ll talk about her case later.

There we have Yuna still waiting in the car and Mina still wondering which dress she’ll wear (or not wear)

Seolhyun woke up and is waiting for Hyejeong to come back from her shower

Yet, Hyejeong then takes a bath and as she undresses,

So does Mina.

And this is when you’re supposed to understand that …

Hyejeong and Mina are having an affair.

Hyejeong and Mina are cheating on Seolhyun and Yuna but those are two different situations for each couple. 

Yuna seems to have realized there was something between the two and is giving up on her relationship (symbolized by her shoes and stockings, plus de the red color is often tied to Love/Hate, Passion/Anger, etc..

On the other side, Seolhyun seems to know about it (you’ll understand why a bit later) but doesn’t mind it, she knows Hyejeong is unfaithful but she’s like that and Seolhyun accepts it.

At the end of the MV, we get a shot from Seolhyun and a cat coming back to her.

You all know that a cat is an animal which isn’t faithful, it often leaves home and comes back just to eat etc.. 

Here, the cat is actually Hyejeong coming back to Seolhyun, her home, after she’s been messing around with another girl. And you can clearly see how Seolhyun is happy to have her unfaithful cat/ Hyejeong back. This is why the windows were open all that time, to let the cat/ Hyejeong come back whenever she wanted to.

See how the cat / Hyejeong is clinging to her owner/ lover who looks happy af

Plus the kiss which shows how much love there’s in this relation ship.

Now we get the extended M/V.

The first person we see is Hyejeong just as the last one we saw was the cat.

And she clearly had that cat look on her face.

Then we see Yuna.

We see her with a pensive/sad expression in the car which symbolize her relation ship with Mina. The car’s mirror symbolize Yuna looking at her past, looking at the back, which means her and Mina. 

 But then we see her leaving the car without her chains ( which were the shoes and stockings, you’ll understand the reference later.) and she seems happy and relieved now. 

Then we see the master of the game Kim Chanmi making a ‘come here’ sign.

And there comes the dog a.k.a the most faithful creature on earth a.k.a Youkyung cause even though she wasn’t there the entire time, not because she’s been cheating like Hyejeong but because FNC kept her in the basement, she’s been faithful to Chanmi and came back to her asap.

We’ve got a contrast between Hyejeong and Youkyung/ The cat and The dog.

Then we see the most manipulating and heartless person out there. 

Kwon Mina.

See that malicious smirk becoming a shy look getting out of the dressing.

You can also understand that she’s checking if anybody saw her.

Then, when she made sure no one was there, she came back to her bitchy self, sitting on a royal like chair (meaning she’s the Queen of the game) face to 9 pairs of shoes. The number 9 is a symbolism of perfection in a way but this is not the most important thing here. It is the yellow bag with a ‘yellow’ written on it. The color Yellow is the color of the Faithlessness, Unrequited Love and Betrayal.

Our Mina is a player and the shoes are the a symbolism of her hold onto her ‘lovers’. That’s why Yuna got rid of it and became happy.

Then we see Choa 

She’s now eating cherries and the second glass is gone.

It means she forgot about Jimin, she changed her side and guess which side she chose.

This definitely means that Choa is choosing between Seolhyun and Jimin and if we tie Jimin to the strawberries Choa was eating at the beginning of the MV, the cherries are tied to Seolhyun.

And Choa seems to enjoy that game between Jimin and Seolhyun.

Then we get Jimin being all confident but stumbles and gets upset and hurt.

She stumbles as Choa changes her mind and chooses Seolhyun.

We end the extended MV with shoots of Seolhyun on her bed. 

Seolhyun simply won the game without moving out of her bed.

RESUME

The MV and extended MV was about the girls struggling with their lover’s intention.

We’ve got 4 kind of dealing :

Yuna, who gives up on her cheating player girlfriend Mina and becomes happy.

Jimin, who’s trying really hard to win over Choa’s heart, yet Seolhyun always wins. That was why she spied on her at the beginning. She ends up alone and heart broken.

Seolhyun, who accepts Hyejeong’s cheating because she loves her. Both of them are happy at the end.

And Chanmi, who was alone the entire time but was truly loved by Youkyung

We’ve got 4 kind of winners :

Chanmi who’s the only one who loves and is truly loved in return with no betrayal.

Seolhyun who really gets the love of Hyejeong and Choa (who are messing around with Mina and Jimin.)

Hyejeong who gets to have a real relationship with Seolhyun, cuddle with her, love her and be loved all of that while being allowed to bang Mina whenever she wants to as long as she comes back to her owner.

Yuna who’s finally free from Mina’s hold.

And we’ve got the HBIC :

Mina who reached perfection when she broke Yuna’s heart and achieved her goal of the 9 broken hearts to perfection thing.


And we’ve got Jimin, struggling forever. 

Plus we’ve got a little teasing about the ‘Like a Cat’ era with Hyejeong walking in like a cat. ;)

~~~~

That was my Miniskirt theory
I know it’s not a really interesting theory and it actually started as a joke but as I did this I realized there really was something behind it.

I’ll never watch the mv like i used to..

SUCIO 2: MACHOS ALFA

VIGÉSIMA PARTE

La noche estaba pasando más lenta de lo que cualquiera de los dos hubiese imaginado. Cada uno estaba tumbado a un lado de aquella enorme y chirriante cama, con expresión inquieta y sin tener realmente intenciones de moverse. Cada movimiento provocaba un nuevo rechinido y con eso, una nueva carcajada que ambos intentaban retener tapando sus bocas con la mano. Aquello era… fantástico.

Habían regresado a la niñez en aquel momento, con esa inocencia de reír por cualquier cosa y sentir en todo instante que tus padres llegarán a reprenderte por tu para nada aceptable comportamiento a las 3 de la mañana. No hubieran imaginado que en algún día se encontrarían en una situación como esa, nunca, ni en un millón de años. Habían pasado de la intensidad del sexo y de ser adultos, a la ansiedad inocente y bonita de ser adolescentes, de sentir esas cursis mariposas revoloteando en sus estómagos.

Se acercaron poco a poco, en medio de risas ahogadas y un par de maldiciones por parte de Guillermo hacia aquella cama ruidosa, hasta quedar de lado completamente de frente el uno del otro. La enorme ventana de aquella habitación, dejaba entrar un poco de la brisa fresca de madrugada que topaba en sus rostros, además de los luminosos rayos de luna. Cada uno podía percibir las facciones de la cara de su acompañante entre sombras. El momento era mágico, era cursi y meloso, era una sensación completamente desconocida, pero a su vez absolutamente placentera.

–¿No tienes sueño? – por fin fue Guillermo quien se atrevió a hablar, a romper aquel armonioso silencio, con la voz bajita, esperando que solo Samuel pudiera escucharlo.

–Si tengo, un poco ¿y tu? – hubo un largo silencio antes de que Guillermo nuevamente respondiera… aunque no lo que le habían preguntado.

–Lo lamento… es decir… por haberte traído aquí, por hacer que te aburras en un pueblo cutre y por obligarte a dormir en esta incomoda cama. De verdad yo entendería si prefieres irte, te daré dinero para el tren si decides irte mañan…
En un rápido movimiento que Guillermo ni siquiera advirtió, las manos de Samuel ya estaban posadas a cada lado de su rostro, acunando sus mejillas con delicadeza. Sus ojos mirándolo fijamente. Aquello lo hizo callar de golpe.

–¿Tu realmente quieres que me vaya? – la expresión de Guillermo cambio inmediatamente al escuchar las palabras de ese chico frente a él que lo miraba con expresión casi de suplica. Se sintió estúpido ¿Qué estaba haciendo? Estaba seguro que haber dicho aquello de “te doy dinero” había sido la peor idea, claramente no quería que Samuel se fuera, pero tenía miedo de estar haciendo las cosas mal

–¡Claro que no! – Sus palabras fueron enérgicas y resonaron en el silencio de aquella habitación – es solo que…

–Nada Guille, deja de decir tonterías ¿vale? Tu no quieres que me vaya y yo no quiero irme, estoy cómodo aquí, incluso con la expresiva cama de tu abuela – ambos dejaron escapar risas bajitas, que se perdían en la cercanía de sus cuerpos – solo duerme ¿si? Tienes mucho que mostrarme mañana.

Samuel soltó por fin el rostro de Guillermo, quería disfrutar de esas diferentes vacaciones y para eso necesitaba dormir, estaba cansado de las horas de viaje. Estaba a punto de darse la vuelta y acomodarse para dejarse llevar por el sueño, cuando sintió un fuerte tirón y los labios de Guillermo estampándose en los suyos de forma sorpresiva. No había sido un beso intenso o con ganas de llegar a más. Había sido un simple rose de labios con muchísimo cariño e incluso cierto toque de inocencia.

–Buenas noches Samuel – Guillermo no dijo nada mas, fue él quien se dio la vuelta dispuesto a dormir, mientras dejaba a Samuel intentando reaccionar y con una enorme sonrisa en el rostro

………………………………………

A la mañana siguiente la abuela de Guillermo tocó a la puerta con insistencia, para después gritar de forma enérgica que el desayuno estaba listo, pero no fueron los fuertes golpes ni su voz, lo que despertó a Samuel. Un fuerte peso estaba encima de su estomago haciéndolo sentir incomodidad. Abrió los ojos parpadeando varias veces para lograr enfocar, hasta que pudo ver a Guillermo roncando plácidamente, durmiendo en la posición mas extraña que hubiese visto en la vida. Una de sus largas piernas estaba encima del estomago de Samuel, mientras que su torso estaba girado en un ángulo extraño, uno de sus brazos casi encima de su rostro y el otro colgando por fuera de la cama. ¿Qué persona normal dormía de esa incomoda manera sin sufrir una lesión lumbar? Al menos se podía dar cuenta que el chico era flexible, eso podría ser bastante bien utilizado después. Samuel sacudió la cabeza inmediatamente intentando despejar su mente, abofeteándose mentalmente por tener tan sucios pensamientos.

Guillermo se veía completamente adorable y cómodo aun en esa extraña posición, tanto así que era imposible no aprovechar eso. Se acercó lentamente a su rostro, si quitar completamente la pierna que tenia encima de él. Lo tenía a centímetros y ahora se debatía entre despertarlo románticamente con un beso o con…

–¡DESPIERTA! – el fuerte grito casi en la oreja de Guillermo, lo hizo saltar en su lugar. Intentó moverse tan rápido como le era posible para incorporarse en la cama mirando a todos lados, que terminó enredándose en las mantas para finalmente acabar estrellándose de cara contra el piso. Samuel no pudo evitar una fuerte carcajada, de hecho una carcajada era muy poco, estaba literalmente ahogándose de la risa.

–¡Mierda! – Guillermo se sentó en el piso aun algo desorientado por el golpe y porque aun se encontraba medio dormido, sobándose la frente y con las mantas enredadas en los pies, el cabello desordenado apuntando a todas direcciones y la camiseta arremangada hasta medio torso. Volteo a ver a Samuel, quien se encontraba sentado aun en la cama inclinado hacia adelante, con su mano en el estomago y tosiendo descontrolado a causa de la risa y… sin camiseta ¿a que hora se la había quitado? – ¡Pero serás hijo de puta!

Ni siquiera se detuvo a pensarlo dos veces, se quitó las enredadas mantas a jalones y se levantó del piso, lanzándose encima de Samuel iniciando con una épica guerra de cosquillas. Los movimientos de ambos chicos, las carcajadas y maldiciones, además de los rechinidos de la cama, estaban haciendo verdadero escandalo dentro de aquella habitación, hasta que…

–Dice mi abuela que vayas a… desa… yunar

La chica que los miraba a ambos desde la puerta se había quedado poco más que con la boca abierta sin poder continuar hablando. Aquel chico desconocido y medio desnudo, se encontraba tumbado encima de su primo Guillermo, haciéndole cosquillas como si aquello se tratara de un juego de niños, mientras ambos reían a carcajadas, carcajadas que obviamente cesaron, al escuchar la voz de aquella chica que había irrumpido en la habitación sin siquiera tener la decencia de llamar a la puerta. Samuel había salido de encima de Guillermo casi por inercia al escuchar la voz desconocida. Terminó de pie a un lado de la cama visiblemente avergonzado.

–¡Carmen joder! ¿No te enseñaron a llamar a la puerta? – Decir que Guillermo estaba molesto era poco, tener que convivir con algunos de sus primos era algo de lo que menos le gustaba cuando iba al pueblo de sus abuelos. Se llevaba bien con algunos, pero otros eran completamente lo que el no soportaba en las personas, creídos, arrogantes y dispuestos a criticar hasta lo mas mínimo. Un ejemplo de todo eso era Carmen, aquella chica era el demonio personificado y está de mas decir que jamás se habían llevado bien, sobre todo si ella hacía alarde de su poca educación, irrumpiendo en una habitación ajena y sin siquiera pedir permiso.

–Lo siento, no sabía que estabas tan bien acompañado – ¡Tensión! Eso fue claramente lo que Guillermo sintió en cada uno de los músculos de su cuerpo cuando escuchó esa voz insinuante pronunciar de forma tan remarcada el “tan bien acompañado”

Samuel permanecía de pie prácticamente inmóvil sin saber que decir, esperando que quizá Guillermo le presentara a aquella chica y por fin hablar para dejar de parecer un adorno plantado en aquella habitación. Los ojos de Carmen estaban fijos en Samuel y desde ese momento Guillermo sabía que los problemas con ella iban a empezar. Si por la loca cabeza de su prima pasaba la aun mas loca idea de intentar algo con Samuel, iba a considerar el hecho de olvidarse que era mujer y… vale, claramente no iba a hacer algo como eso, pero por supuesto que no iba a dejar ni de chiste que se le acercara demasiado.

–Toma – Samuel reaccionó cuando sintió que algo se estrellaba casi en su cara. Su camiseta. Guillermo se la había aventado de bastante mala gana y lo miraba con una cara de molestia que no podía disimular. Su rostro había cambiado drásticamente y aquella felicidad mientras jugaban como niños a hacerse cosquillas, se había transformado en una mueca de fastidio que no le gustaba para nada. Era preferible no tentar a la suerte, pues ahora Samuel no sabía si Guillermo estaba cabreado con esa chica o con él. Se apresuró a ponerse la camiseta.

–¿No vas a presentarme a tu… amigo? – la sonrisa odiosa de Carmen y el pequeño paso que la chica dio hacia adelante adentrándose aun mas en la habitación, fueron suficientes para que Guillermo saltara de la cama como un resorte prácticamente interponiéndose entre su prima y Samuel.

–Samuel ella es mi prima Carmen, Carmen el es Samuel, ahora si no te importa ¡Sal de la habitación! – ni siquiera permitió que su prima se acercara ¿un apretón de manos? ¡Ni hablar! Aquello incluso le parecía demasiado contacto físico.

Terminó por sacar a su prima de la habitación poco menos que a empujones, para finalmente cerrar la puerta de golpe y con molestia. Se tumbó de sentón en la cama provocando un agudo rechinido, seguido de una letanía de maldiciones balbuceadas en voz baja.

–Parece que tu prima no es de tu agrado ¿no? – Guillermo levantó la mirada para encontrarse con la enorme sonrisa de Samuel.

–No es una buena persona

–No me dejaste saludarla

–¿Querías hacerlo?

–Hombre, pues por educación al menos ¿sabes?

–¡Lo único que me faltaba! – Guillermo resopló aun más molesto que antes. Se levantó y fue directo a su maleta, para empezar a sacar cosas de mala gana, lanzándolas en la cama.

Samuel miraba a Guillermo dar vueltas por la habitación buscando quien sabe que cosa que al parecer no encontraba, con el ceño fruncido, y diciendo a saber Dios que en voz baja.

–¿Te enojaste? – cuando Guillermo se dio cuenta ya tenía a Samuel plantado justo atrás de él. Recargó su mentón en el hombro de Guille, mientras lo observaba de reojo con expresión divertida.

–¡No que va! Si estoy muy feliz ¿no me ves? – giró su cara hacia Samuel mostrándole su mas fingida sonrisa, encontrándose con la cara de este, a pocos centímetros de la suya. Sintió algo revolotear en su estomago.

La verdad era que muy internamente se sentía estúpido de estar actuando como un maldito celoso, estaba comportándose como un novio psicópata, prácticamente saltando a interponerse, cuando su prima había intentado acercarse a Samuel y es que el punto era ese… quizá ellos habían compartido mucho, quizá habían tenido sexo, de hecho lo habían tenido, se habían besado en varias ocasiones, habían tenido un montón de encuentros íntimos y aun así, no podía sentir que Samuel fuera suyo. No eran novios, Samuel no era SU novio. Sentía toda aquella extraña relación como algo efímero que podía escaparse de sus manos en cualquier momento y eso lo aterraba. No sabía en que momento aquella lucha de egos, de supremacía, se le había convertido en esto… se había convertido en él luchando como un naufrago por no hundirse. Nunca había sentido tanto temor, la sensación de perdida jamás había estado presente en él, pero es quizá porque nunca había tenido algo que perder, algo verdaderamente importante… estaba enamorado.

–Estas celoso – escuchar aquello que ni siquiera había sido una pregunta, sino una total afirmación, provocó nuevamente que todo el cuerpo de Guillermo se tesara. Ni siquiera respondió, le dedicó una no muy amable mirada a Samuel, para salir rápidamente con su ropa en la mano hacia el baño.

………………………………

Después de darse una ducha ambos chicos habían salido a tomar el desayuno. Esa mañana su tía Aurora y Carmen los acompañaban y para Guillermo el momento no había podido ser mas incomodo. Normalmente convivir con Carmen no era un ideal de felicidad para él, pero en esta ocasión lo era mucho menos. Solo hacía falta ver las miradas y sonrisitas coquetas que le dedicaba a Samuel, para que Guillermo sintiera que ardía de celos.

–Nos vamos – Guillermo se puso de pie de pronto dejando su plato a un lado y prácticamente suplicándole a Samuel con la mirada que se levantara con él, o al menos eso es lo que él había entendido, pues aunque no había terminado ni siquiera con la mitad del desayuno, se levantó rápidamente aun pasando el ultimo bocado que estaba en su boca – quiero que Samuel conozca el pueblo.
Aquella realmente había sido una muy mala excusa, no es que el pueblo fuera feo, pero tampoco era lo mas de interesante como para querer llevar a Samuel a que lo conociera con tanta prisa. El hecho era que sentía verdadera urgencia de salir de ahí.

–Solo asegúrense de regresar temprano, iremos a casa de tu tía Martha

–¿Qué cosa? – Guillermo quien ya estaba a punto de salir por la puerta, frenó de golpe al escuchar a su madre. Tenía que ser una broma

–Las vacaciones son cortas, debemos aprovecharlas

–¡Vive a tres horas de aquí!

–¿Y cual es el problema? Nos quedaremos a dormir en su casa un par de días, tus abuelos también irán, podrán montar a caballo ¡Vamos hijo que será divertido! – la cara de Guillermo se desencajaba al escuchar casa palabra de su madre intentando convencerlo de lo fantástico que sería visitar a su tía Martha. Su mueca de disgusto hacía evidente las pocas ganas que tenía de viajar 3 horas más en medio de la nada.

–¡Estaremos aquí solo una semana! Hace muchísimo que no estoy aquí, quiero ver a mis amigos ¡No quiero ir a ver caballos!

–A mi me gustan los caballos – la mirada de reproche que le dedicó Guillermo a Samuel después de decir eso, le hizo saber que no estaba ayudando mucho. Intentaba ser amable y adaptarse a cualquier cosa que viniese. Además si que le gustaban los caballos.

………………………………

A Guillermo le había costado convencer sobre todo a su madre de dejarlo quedarse, finalmente quizá la presencia de Samuel había ayudado. No podía obligar al chaval a hacer un viaje más y convivir con caballos, lo cual no era malo, pero posiblemente asistir a la feria del pueblo que iniciaba precisamente esa noche, quizá le llamaría más la atención.

Caminar por las calles empedradas de aquel pueblo que lo había visto crecer, le daba a Guillermo una extraña sensación de añoranza. Claro está que no podría regresar a vivir en ese lugar, pero había pasado algunos de sus mejores momentos ahí, todas las vacaciones eran obligadamente para visitar a los abuelos y los recuerdos de una infancia feliz, llegaban a su mente con el solo hecho de recorrer aquellas calles.

–No pensé que fuera tan bonito – la voz de Samuel lo hizo salir de sus recuerdos para regresar al presente. Miró a su lado para encontrarse con esa profunda mirada llena de curiosidad – ¿A dónde vamos?

No hizo falta siquiera que Guillermo respondiera, el alboroto que se desarrollaba mas adelante, hizo que los ojos de ambos se posaran precisamente en ese lugar. La feria estaba dando inicio.

Parecía que todo el pueblo se había congregado en esa enorme plaza, había locales de comida, artesanías, adornos y música bastante alegre llenaba el ambiente. Samuel se sentía como en otro mundo, él había crecido desde siempre en la ciudad, nunca había estado ni remotamente cerca de visitar un pueblo, sabía de ferias locales quizá solo por lo dicho en la televisión. Todo era tan colorido y ruidoso que no sabía en donde debía posar sus ojos.

–Cierra la boca o se te va a meter una mosca – la expresión del chaval tenía a Guillermo con una sonrisa tonta en la cara, al menos parecía que folklor local le había agradado. Sus ojos parecían brillar.

–¿En? – Samuel no pudo siquiera contestar, de hecho no había escuchado lo que Guille había dicho, toda su atención la tenía aquel acróbata que hacía malabares con bastones llenos de fuego.

–Esto es solo el inicio – Guillermo se acercó a Samuel, pegando los labios a su oído, intentando que este lo escuchara en medio de aquel ruidoso ambiente

– lo mejor viene en la noche.

Un fuerte escalofrío recorrió a Samuel desde los pies hasta la punta del cabello. No sabía si eran solo figuraciones suyas pero esas palabras le habían sonado en bastante doble sentido, claramente se refería a la feria, pero al mirar la sonrisa ladina de Guillermo le lo confirmaba que esas palabras las había dicho con doble intención. Giró hacia él quedando de frente, a escasos centímetros.

No había experimentado una sensación tan extraña nunca antes. Ahí frente a Guillermo, tomándolo posesivamente de la cadera, con montones de personas a su alrededor que no prestaban atención de lo que sucedía entre ellos, Samuel por fin se sintió libre. No sentía ningún tipo de vergüenza de estar compartiendo esa cercanía, ni esas intimas miradas con otro chico en plena mitad de la plaza.

–Pero mira nada mas a quien tenemos aquí – Esa voz que Guillermo conocía tan bien, lo hizo separarse de Samuel maldiciendo por lo bajo. Al menos se podría decir que era uno de los pocos primos que verdaderamente se alegraba de poder ver.

–¡Frank!

Narra Samuel

Una vez más me encontraba parado ahí sin saber que hacer, debatiendo entre esperar que Guillermo me presentara o hacerlo por mi mismo. Aquel chaval había llegado en un muy mal momento, de hecho no, había llegado en uno muy bueno, quizá de no haber aparecido yo hubiese terminado estampando mis labios en los de aquel chico de mejillas abultadas que estaba volviéndome completamente loco y si, en medio de una plaza atestada de personas.

El abrazo que se dieron a manera de saludo, estaba tocándome completamente la moral ¿Por qué parecía que ese chaval tenía tanta confianza con él? ¡Pringado! Aclaré la garganta de la forma más ruidosa que me fue posible, logrando por fin que centraran su atención en mí.

–Oh lo siento – Guillermo dio un paso atrás hacia mi, como indicándome que me acercara, me tomó del brazo llevándome hasta él de un jalón – Frank, el es Samuel, Samuel, el es mi primo Frank.

Su primo ¡Joder! Sentí que el alma me regresaba al cuerpo. Era obvio que nadie de los presentes sabía de mis intenciones de cometer homicidio si ese abrazo se hubiese prolongado mas, aun así me sentí completamente estúpido, de hecho casi podía advertir que mil colores habían llegado a mi rostro.

Estreché la mano de aquel chaval que ahora me parecía menos mala persona que hace unos momentos y me limité a sonreír y asentir tratando de incluirme a mi mismo en la amena conversación de primos felices en la que yo no era requerido.

La tarde se había pasado volando y aquel lugar cada vez se llenaba de mas personas y luces, colores, sonidos. Había incluso juegos mecánicos montados a las afueras del pueblo, a un costado de la plaza, a donde nos dirigíamos en este preciso momento. Frank había resultado ser un buen tío y las demás personas que había conocido ese día resultaron ser la mar de majas. Todo andaba perfecto hasta que esa chica Carmen apareció de nuevo con varios de sus amigos he se suponer.

Solo había hecho falta mirarla, para que la expresión de Guillermo cambiara por completo de una festiva, a una mueca de molestia que no podía ni quería disimular al parecer. Por un lado no me gustaba verlo tan amargado, pero por otro, la sensación de satisfacción que me daba saber que estaba molesto de esa chica se me acercara, me hacía sonreír de forma inconsciente. Se estaba muriendo de celos.

–Quiero irme – habló por lo bajo, casi en un susurro, a no ser porque lo tenía a centímetros de mi, no hubiese entendido lo que acababa de decir, llegué incluso a pensar, que aquello no lo había dicho siquiera para que yo lo escuchara. Giré a mirarlo y pude sentir su tensión, estaba cabreado y mucho.

–Al menos deja que subamos a la noria – le dedique mi mejor sonrisa y al parecer funcionó un poco, sus facciones se suavizaron y la mueca de su rostro desapareció – Después de esto nos iremos a donde tu quieras – no se porque dije eso ultimo, había sido claramente una insinuación. No pareció molestarle en absoluto.

Era nuestro turno por fin de subir a aquella atracción de feria, que me llamaba como un dulce a un niño. Quizá podía parecer tonto pero estaba emocionado. Estaba dejándome caer en el asiento cuando sentí a alguien mas colgándose de mi brazo mientras se sentaba a mi lado. El seguro del asiento fue puesto y finalmente pude ver como toda aquella estructura se movía, mientras veía a Guillermo aun de pie en tierra firme frente a la noria, alejarse cada vez más de mí. Ahora era Carmen quien estaba sentada conmigo aferrada a mi brazo como si la vida le fuera en ello.

Los escasos minutos que duro aquel paseo, fueron los mas largos y agobiantes para mi. La prima de Guillermo no paraba de hablar, de decir cosas que ni siquiera entendía ¿Por qué? Porque toda mi atención estaba en ese chico que miraba hacía arriba con expresión de rabia y la mirada a punto de lanzar fuego.

–¿Te estás divirtiendo? – escuché la voz chillona de Carmen muy lejana y la hubiese ignorado a no ser porque esta vez su voz fue seguida de varios jalones a mi brazo, ese brazo del cual parecía haberse apropiado desde que habíamos subido a la noria.

–¿Qué dices? – no intentaba ser borde, en absoluto, pero mirar a mi alrededor y descubrir aquella hermosa vista del pueblo, con la cantidad de luces y colores en medio de la oscuridad, me hacía pensar que ese momento tenía que estar pasándolo con Guillermo y no con ella.

–Pregunto si te estás divirtiendo, estás muy callado ¿sabes? – lo que estaba a punto de decir probablemente iba a cambiar absolutamente todo.

–Claro que me divierto, es solo que no me gusta dejar a mi novio solo tanto tiempo, es demasiado adorable, alguien me lo puede robar – ni yo mismo me creía capaz de haber dicho aquello, de hecho no sabía claramente porque lo había hecho. Pero a pesar de lo ajeno y en parte extraño que había sido, haber pronunciado las palabras “mi novio” frente alguien mas, se había sentido demasiado bien.

Pensé que con lo parlanchina que era, Carmen me llenaría de preguntas respecto a lo que acababa de decir. La chica no dijo ni una sola palabra más.

El paseo terminó y ella bajó rápidamente sin decir siquiera adiós, esquivó a quienes se encontraban en su camino y después de dedicarle una mirada molesta a Guillermo y decirle algo que no logré entender, se alejó con sus amigas y no volvimos a verla en toda la noche.

………………………………

Guillermo y yo caminábamos en silencio hacia casa de sus abuelos. Desde que nos habíamos encontrado de nuevo el no había dicho nada más. Varias veces volteo a mirarme y a menos de que esté viendo de más, pude advertir que estaba a punto de decirme algo. Finalmente las palabras no salían de su garganta.

–¿Y ahora porque estás tan callado?

–¿Qué le dijiste a Carmen? – Se había frenado de golpe ignorando mi anterior pregunta, plantándose frente a mi con actitud desafiante – ¿Por qué se fue tan molesta?

–Lo siento porque es tu prima, pero a chica se me insinuaba descaradamente, solo le dejé en claro que no estaba interesado en ella – me miró arqueando una ceja. Yo amaba esa expresión altanera.

–No tenias que haberle mentido diciendo que eras mi novio ¿sabes? – vale, aquello no me lo esperaba. Se dio la vuelta y continuó caminando, estábamos a nada de llegar a la casa – ¿no pensaste que puede ir por ahí diciéndoselo a todo mundo? – ¡Mierda! Eso claramente no lo había pensado

–Lo siento yo… no quería meterte en problemas… yo – se frenó por segunda vez plantándose frente a mi.

–En mi familia todo mundo sabe que soy gay… – hizo una larga pausa mirándome fijamente –  a diferencia de otros, eso no es algo que e avergüence ¿sabes? Solo no quiero que piensen algo que no es y que nunca será – abrió la puerta avanzando al interior de la casa, ni siquiera encendió la luz, se encaminó rápidamente por el pasillo.

–¿Qué nunca será? – por tercera vez frenó su caminar encarándome una vez mas

–Exactamente, nunca ¿o vas a decirme que tu curiosidad se volvió algo permanente? Has entrado al lado oscuro, al lado equivocado de la acera ¿y piensas quedarte? – La apariencia infantil e inocente que Guillermo había mostrado los últimos días, había regresado a esa actitud soberbia que tanto me había atraído cuando lo conocí. Quizá era un maldito masoquista, pero su actitud dominante y altanera me volvía loco. Ni siquiera me había dado cuenta en que momento se había acercado tanto a mi, hasta que sentí mi espalda topar con la pared y su aliento muy cerca de mi cara.

–¿Y que pasaría si quiero quedarme? – se acercó a mi pegando su torso con el mío, poso sus manos en mi cintura apretándome de manera posesiva, haciéndome sentir sus dedos presionando de forma casi dolorosa.

–Pues lo que pasa… – se acercó tanto a mi que podía sentir su aliento en mi oído, e inmediatamente después la calidez de su lengua pasando lentamente por el lóbulo de m oreja – … es que yo no estoy jugando, no quiero ser un rato de diversión para nadie… si decides estás conmigo tienes que tenerlo claro Samuel… – puso uno se sus pies entre los míos, separando mis piernas con su rodilla, sentía su muslo rosando con mi entre pierna, su mirada oscurecida sobre mí y el ambiente caliente y sofocante.

–¿Qué es lo que debo tener claro? – luché por que mi voz no sonara tan temblorosa como lo hizo, claramente no lo logré. Aquel chico de apariencia inocente, al menos para cualquier desconocido, podía llegar a ser realmente intimidante y dominante cuando se lo proponía. Quizá es también que eso era algo de lo que mas me había gustado de él en un principio. En ese momento muy seguramente haría cualquier cosa que él me pidiera – lo que sea Guille, pídeme lo que quieras.

–Necesito saber que no vas a irte, que esto no es algo pasajero, necesito saber que de verdad vas a quedarte… necesito saber que eres mío

Nunca hubiera imaginado escucharlo decir aquellas palaras, tampoco hubiese imaginado lo bien que se sentía saber que alguien me deseaba tanto “mío” eso era lo que el quería, que fuera solo suyo. ¿Seguir mi vida de siempre o “perder mi libertad”? Pregunta difícil para algunos quizá. Yo en ese momento sabía que no podía ni quería ser de nadie más que no fuera él. Aquello me hacía sentir mas libre que nunca.

———————————————

Holaaaaaa!! Lamento la tardanza, algunos saben que nací con defectos de fábrica xD y me enfermo muy seguido. Espero que les guste el capítulo. Saben lo que se viene en la parte 21 ¿verdad? Pero todo con calma ¿vale? No sean desesperados, que lo bueno se hace esperar. Vamos a hacer rechinar mucho esa cama xD …….a no seeeeeeer! Besos♥