yonkies

Eres toda adorable
perra imposible
eres un poema que me retumba
por la cama
como cuando se te sube el muerto
y se mueve todo
mientras te quedas paralizado
eres toda adorable
toda inexacta
con la vida ausente de sentido
con la hermosura echada a perder
por la locura
eres adorable
toda drogada
vomitando en las fiestas
llorando por la mañana
en la casa de tu amiga
la que está más perdida que tú
eres adorable
toda ansiosa y vulnerable
que te crees bien fuerte
pero te derrumbas si te tocan
con cautela los hombros
y te aprietan en silencio las nalgas
eres el metro a las seis de la tarde
la fiesta donde nadie se conoce
la fortuna de no pensar con razón
eres un temblor de madrugada
todo el insípido sabor a desastre
y por ello
aunque se pudra poco a poco
tu corazón y se fulmine
tu paraíso bello
todavía me parece
que eres adorable
—  Aclaraciones y perversiones, Quetzal Noah
Me siento sola. Sé que no hace tanto que nos vemos, pero no puedo aguantar un minuto más fuera del contorno de tus brazos. La brisa me recuerda tus susurros, y el calor me engaña haciéndome pensar que estas cerca.
Temo decirte que he vuelto a caer y esta vez con más fuerza que nunca. Pues he de admitir que soy yonky de tus besos y que me encantaría pasar el resto de mi vida perdida entre las calles de tu cuerpo…
Te necesito, pues eres mi adicción. Te quiero, pues eres mi alegría. Te amo, pues robaste mi corazón.
—  Srta Tass. - Cartas que nunca enviaré.