ya no puedo

Me siento cada noche aquí, y aunque en un punto le tomé placer, esto es por tu culpa.
A veces no puedo ya dormir, no puedo ya soñar, no puedo imaginarme más sin ti; miro a la luna, bebo café, siento que me hundo en la repetición de recordarle a la existencia cuanto te extraño.
Y tú del otro lado, ¿del otro lado de qué? Si ni siquiera sé con certezas en dónde estoy.
Pero mírame, desde donde estés, mira lo que soy. Un escritorio sucio, papeles desordenados, algunas tazas distantes y unos pobres auriculares artos de tanta melancolía.
Y entre tanta perdición sabina me recuerda a la lejanía, desde el resonar de su existir.
“Yo no quiero, saber por qué lo hiciste, yo no quiero contigo ni sin ti;
Lo que yo quiero, muchacha de ojos tristes, es que tú mueras por mí.”
Y me revuela dentro de la mente que eso no sucede, hasta dónde llegaré?
Porque si no es contigo, no quiero nada; y contigo, llegaría al mismo punto. El problema en estos instantes, es qué debería hacer?
No puedo seguir desperdiciando mis letras, mis pensares, mis divagues, en un alma muerta en vida.
No puedo seguir desarmándome por ti.
Angelito mío, dame la fortaleza para tomar una decisión y saber que hacer conmigo.
Te extraño mucho, corazón,es difícil estar sin vos.
Ahora conoces todo mi dolor y necesito que me ayudes,desde donde estés, ayudame a saber si es mejor internarme o seguir así, luchando sola.
Siento que ya no puedo más, angelito, siento que me estoy cayendo a pedazos y ya no tengo ganas de caminar más,ya no tengo ganas de seguir.
Ayudame,por favor,ayudame.
Te amo y te extraño mucho.
—  Kat
Ella es demasiado inteligente, es atractiva  y se quiere como persona, no dudo que te enamores de ella.  - yo solo soy una estúpida, fea, me odio, nunca entiendo nada. Y lo peor es que esperaba que te enamoraras de mi.

Una ilusión muerta 

Y debo decir que confío plenamente en la casualidad de haberte conocido. Que nunca intentaré olvidarte, y que si lo hiciera, no lo conseguiría. Que me encanta mirarte y que te hago mío con solo verte de lejos. Que adoro tus lunares y tu sonrisa me parece el paraíso. Que no fuiste el amor de mi vida, ni de mis días, ni de mi momento. Pero que te quise, y que te quiero, aunque estemos destinados a no ser.