y todo mundo

Al final nos toca sonreír, porque la vida es así, es imposible estar triste cuando algo dentro de ti te dice que todo irá a mejor. Y que no me quieras, bueno, tampoco iba a tener tanta suerte en la vida. Algún día llegará mi momento, como nos pasará a todos. Esa es la verdad. Algún día alguien sabrá sonreírle a nuestras cicatrices y hacernos el amor con la mirada. Y será lo más bonito del mundo
—  Sergio Carrión
Tiene la forma de querer comerse el mundo,
su mirada atraviesa como balas a donde mira,
su voz es una canción que hace tiempo dejó de ser favorita
en la radio.

Baila por las noches hasta quedarse dormida,
hasta caer rendida al mismo abismo donde tuvo que hacerse fuerte,
miente cada vez que le preguntan si le pasa algo
y es alguien por lo que está mal.

Sueña con volar a Chicago en invierno
y viajar por todo el mundo.
Casarse en Las Vegas
y tener una casa con vista a California Beach.
No despertar en el mismo lugar
donde ha querido no abrir los ojos nunca más.

Es una chica con espinas,
pero es ella quien siempre ha estado sangrando,
quien siempre ha estado herida
y sonríe desde la grieta.
Y comprendes que el sol también llega
a los rincones más oscuros de la ciudad.

Es gravedad,
tiempo
y kilómetros.
Pobre de aquel que se enamore de ella,
porque terminará haciéndole caer,
destrozándole los relojes
y pondrá distancia entre medio
cuando se sienta triste y sola.
Y más nunca la volverá a ver.
Ni a mirar.

Nació para morir,
aunque siempre prefirió vivir entre un abrazo;
la noche siempre será joven
si es en sus pestañas donde te conviertes en cenizas;
permíteme decirte que,
chicas como ella están en cada rincón del mundo,
pero chicas que sientan como ella
se encuentra una a cierta distancia del cosmos.

Olvídala para siempre
y será su fantasma quien siempre te perseguirá.
Cada chica que conozcas te recordará a ella,
cada sonrisa desconocida te sonará conocida,
cada caricia de manos ajenas te helará al darte cuenta que una vez hubo unas manos que perdieron su norte para encontrar la locura junto con las tuyas,
cada poema te sabrá amargo,
desearás no haber nacido para nunca haberte topado con su olvido.

Tú le hiciste daño mientras ella te cosió las alas,
tú le regalaste la luna mientras ella te abrió el universo y te lo puso en las palmas de las manos,
tú le cerraste el corazón mientras ella le cerró la puerta a tus miedos,
tú le enseñaste cómo vivir una vida sin ti mientras ella te enseñó cómo enfrentar una vida contigo,
tú le ataste con tu recuerdo mientras ella te liberó de toda cadena que te arrojase al profundo y oscuro precipicio donde ella se encuentra.

Siempre que pases cerca de una ciudad en pleno otoño, por muy milimétrica que sea la distancia entre tú y la estación, pisarás una hoja seca y chasqueará. Y ese sonido te recordará a la vez en la que le rompiste el corazón y ella tuvo que marcharse hecha pedazos. Y te mirarás las manos y, de repente, sentirás que desde que ella te soltó, has estado en busca de su calor nuevamente. Y echarás malditamente de menos sus manos.
—  “Manos”, Benjamín Griss

“Y quizá me gusta tanto porque me cuesta mucho conciliar el sueño […] Desde pequeño he pensado que dormir te aparta del mundo, te hace inmune a sus ataques. La gente sólo puede atacar a los despiertos, a los que están con los ojos abiertos. Los que desaparecemos en medio del sueño, somos inofensivos.”  

Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tú y yo / Albert Espinosa

Llego diciembre y todo el mundo ya está contando los días diciendo cuantos quedan para un nuevo comienzo y nuevos planes. No entiendo por qué tienen que esperar hasta que se acabe el año para empezar nuevos retos, nuevos sueños o metas. Esa es la razón por la que jamás logramos nada, por esperar y esperar al siguiente año. Si quieres algo no esperes 30 días más para conseguirlo. Levántate y lucha por eso desde hoy.

Diciembre 1,2016

Cuando estábamos juntos
El mundo parecía tan grande…
Las distancias eran eternas.
Las horas pasaban demasiado rápido.

Todo lo que quería era estar cerca.
Realmente cerca, a menos de un paso, un centímetro era demasiado.

Y ahora que busco olvidarte,
El mundo
Y todo
Ha conspirado en mi contra.
Se ha vuelto insuficiente.
No importa cuántas horas pasen, ni cuánto me aleje.
No importa si son cien o cien mil kilómetros.
O si son cien o mil días.
Me persigues. Me acompañas.
Me hace falta otro mundo. Me hacen falta más días.

He perdido mis horas.

Y cuando todo el mundo se iba
y nos quedábamos los dos
entre vasos vacíos y ceniceros sucios,
qué hermoso era saber que estabas
ahí como un remanso,
sola conmigo al borde de la noche,
y que durabas, eras más que el tiempo,
eras la que no se iba
porque una misma almohada
y una misma tibieza
iba a llamarnos otra vez
a despertar al nuevo día,
juntos, riendo, despeinados.
—  Después de las fiestas, Julio Cortázar
Hay que saber diferenciar entre tristeza y depresion, todo el mundo a estado triste, pero no todos sufren de depresion, el hecho de que hallamos tenido depresion un dia no quiere decir que siempre que nos pase algo malo vamos a entrar en ella, podemos estar tristes, eso no es malo, lo malo es dejarse caer hasta la depresion.
—  Atipico-chico-deprimido
Le seré sincera, soy de esas personas que se apega muy fácil a otros y se ilusiona pero lastimosamente usted y todo el mundo me ha fallado, me ha dolido en el alma porque me entrego como amiga y persona, porque no soy capaz de hacer daño sin sentir remordimiento pero me gusta así no siempre saldría herida como siempre. No siempre las personas son como quiero...
Ella tenia baja autoestima y el espíritu roto, era de esas personas que siempre decían ‘vamos, no tires la toalla, todo mejorara, no quiero verte caer’ mientras ella misma y todo su mundo se estaba cayendo a pedazos.