y nuevo

Si te quemas,
te echaré agua.
Te prestaré
mi toalla
para que seques
el mar de llanto,
Y conseguiré
semillas para
que reforestes
el suelo roto
de tantos pasos
en vano,
Vitaminas
pa'l cansancio,
Un sofá
Donde dormir,
cobijita y nuevos calcetines,
calor humano
y abrazos…
Y mi presencia,
y los regaños
de decir te lo dije…
Y pegamento multiusos
porque las alas
se pegan de nuevo,
y hay que seguir
cayéndonos
que la vida
se hace
de trancazos…
—  Clara Ajc
Los antídotos contra las personas tóxicas

Hay ciertos “antídotos” para este virus que infecta las mentes de muchas personas que están en contacto con un entorno laboral o afectivo poco saludable:

  • Detectar: Une medida para desintoxicarse es precisamente entrar en contacto con el veneno inoculado por el exterior o por ti mismo. Hay que detectar la toxicidad para poder salir de ella. No escapar sino hacerle frente. Sólo gracias a esa toma de conciencia como observador externo el lóbulo frontal se activa y genera calma.
  • Adaptarse: Aunque la situación sea muy tóxica, se pueden desarrollar estrategias para poder adaptarse a ella. Es decir, tenemos la capacidad de aprender a descodificar la misma información de diferente manera.
  • Abstracción: Todos somos libres de ‘cerrar la ventana’ de nuestra mente al ruido del exterior. Aunque nos bombardee con mensajes letales, tenemos la capacidad de protegernos y cerrar las compuertas de nuestra mente a esa información.
  • Autoestima: Potenciar los recursos que cada uno tiene, realizar actividades que refuercen nuestras aptitudes y habilidades, buscar nuevos entornos más salubres donde se aprecien nuestras cualidades.
  • Relaciones sociales: Cultivar los vínculos afectivos verdaderos y las relaciones sociales basadas en valores. Fomentar la interdependencia y una buena red de amistades.
  • No al victimismo: Abandonar la autointoxicación, ese diálogo interior que repite una y otra vez los mismos mensajes negativos sin ofrecer nunca una salida.
  • Solidaridad: Hacer cosas por los demás o implicarse en proyectos solidarios es una buena forma para salir de uno mismo y su propia ‘desgracia’. Además, ayudar a otras personas que sufren es bueno para relativizar.
  • Abandonar: En ocasiones, sobre todo cuando las consecuencias afectan a la salud, hay que abandonar las situaciones contaminantes. Pero no es una derrota porque, a veces, para sobrevivir en un entorno tóxico, hay que convertirse en un ser tóxico. Y ese es un precio demasiado alto. Hay momentos en que una retirada a tiempo es una victoria.

Hay que aprender a negociar, pero sin ceder nuestros derechos, pues nos pertenecen.  Disponemos de dos palabras imprescincibles: la palabra SI y sobre todo NO, es decir, poner límites a esta personas, ambas nos sevirán de gran ayuda parea resolver cualquier diferencia que podamos tener en nuestros vínculos personales. Se puede y se debe evitar que este tipo de personas tomen el control de nuestras vidas. Primero, identificándolas, y segundo, reforzando la autoestima y adquiriendo estrategias para no caer en sus redes. Pero cuando la situación compromete la salud o la estabilidad emocional, los terapeutas aconsejan alejarse de esas personas o ambientes para evitar convertirnos en uno de ellos.

5

No puedo expresar con palabras cual orgullosa estoy de BTS, logró poner su huella en la música internacional, dando a exponer lo que en realidad son capaz de hacer y más, no solamente se dió a conocer mundialmente sino que también puso en alto el género del K-pop, diciendo “aquí estamos”, dándole una oportunidad a esos grupos/bandas que vienen de este género, habrá muchas oportunidades tanto para BTS y los grupos nuevos y no tan nuevos que hay dentro del k-pop.
Y para las ARMY’s extranjeras, gracias, por siempre darse a escuchar y por poner a ARMY-L y ARMY-K en alto, gracias a todo el fandom por lograr que BTS se pudiera parar en el escenario de los American Music Awards, enserio gracias.

—Solo nos hemos distanciado un poco (o mucho [quizas demasiado])


—Si, pero ¿Sabes que es lo peor? no hemos hecho nada para impedirlo.

—  Una relación a pedazos — rimas, poemas sin remite

Puede que intentes borrar de tu mente lo que pasamos, puede que finjas que jamás nos conocimos. Pero ambos sabemos que dejamos tanto uno en el otro que lo que vivimos sera difícil de borrar.

Las miradas que nos dimos, el tiempo que perdimos, las veces que nos vimos, cuando nos vivimos, las veces que nos sentimos.

Ahora es extraño pensar en ello ¿sabes? pensar que cada quien sigue con su vida y que el final fue ese, así, tan fugaz, sin tiempo a prepararnos, con tiempo insuficiente para intentarlo.

Aún te escribo, de vez en cuando, cuando algo me ha recordado a ti, cuando sueño contigo, cuando recuerdo nuestras bromas.

Siempre me quedé con la duda de que era realmente lo que sentías por mí, si en verdad era amor.

Sea como haya sido, yo te afectaba, cariño, y para una persona como yo fue más que suficiente. Porque me buscabas, porque te gustaba verme, porque te encargabas de mirarme todo el tiempo, porque te gustaba analizar mis gestos, ponerle atención a mis manías, porque me hacías reír, porque aún recuerdo cuando lo hacías, recuerdo tus bromas y la risa más bonita del mundo, la tuya.

Puede que ya no nos veamos nunca más, o puede que el destino haga de las suyas otra vez.

Mientras tanto, tú vives tu vida y yo vivo la mía, entre nuevos amores y viejos defectos.

Hoy te he escrito porque me he acordado de ti, pero ya no lo hago para que vuelvas, porque no lo harás, ni yo lo haré. Lo hago porque fuiste tú quien despertó en mi muchas cosas, desde el deseo de escribir, hasta el deseo de amar.

Ya no te escribo para que me leas, porque no lo haces, escribo para mí, para sacar todo lo que quema en mi garganta., y lo que aún de vez en cuando vuelve a encenderse en mi interior. 

Ya no te extraño como antes, pero eso no significa que haya dejado de amarte. Porque no importa cuanto tiempo pase, y que hagas de tu vida.

Yo siempre, te recordaré, y una parte de mí, siempre te amará.

—  La sinfonía del alma.