xvs250

Comienzas a darle forma a un fierro viejo, a darle sentido al torrente de ideas, colores y formas de tu cabeza, ves materializar algo que pensaste que era incluso hasta imposible, y mágicamente viene la satisfacción, llega la ansiedad y cuentas los minutos para poder subirte a dar una vuelta, escuchar ese discreto motor, sentir otra vez el placer de poder estrenar motocicleta nueva, de saber que sobre el asfalto vienen mil y un caminos, mil y un nuevos momentos, volver a cero pero no tan cero realmente. Estoy ansioso, queda mucho menos cada día, la motocicleta que tanto quería llegó de la peor forma pensando esto hoy después de tantas horas de trabajo, a seguir.