will frote

Cómo roban besos los signos...
  • Aries: No tendrá un momento en específico. Puede esperar que estés distraída o simplemente acercarse mientras plactica contigo. Será ardiente y sonreirá con picardía hasta verte sonrojado.
  • Tauro: Eligirá un momento perfecto en medio de una charla o completo silencio y posiblemente acaricie tu rostro o cabello antes de dar un beso. Dará unos piquitos luego del primer beso y hará que te derritas con su ternura y sensualidad.
  • Géminis: Es impredicible. Puede que estén riendo por cualquier tontería o él llegue de la nada para tomarte de la cara y deslizar sus labios con los tuyos. Te hará sentir vivo luego del beso y le pondrá la emoción necesaria para que te quieras muchos más.
  • Cáncer: Será algo tímido y vergonzoso antes, durante y después de robar el beso. Puede que frote sus narices en forma de cariño y ría dulcemente después alejándose para verte de reojo. Serán totalmente adorables y luego serás tú el que quiera robarle más besos durante ese día.
  • Leo: No le importa el lugar, la situación o con quien. Si quiere un beso, se acercará con algunos cumplidos cursis o calientes y presumirá de su pasión al momento de besarte. Querrá que luego seas tú quien imite su acción y disfruten de un jueguito en ese momento.
  • Virgo: Será extraño verlos hacer tal cosa pero cuando sucede, será porque en verdad le gustas y será torpemente dulce. Lo más probable es que lo haga en la primera cita o algún lugar privado. Tratará de hacerte sentir cómodo y puede que se disculpe luego de besarte.
  • Libra: Siendo tan coquetos, no les costará mucho dar el paso para robarte un ben beso entre caricias y frotes si es necesario. Puede ser de frente en una salida o simplemente llegar de sorpresa luego de coquetearte un poco. Será dulce y sensual al mismo tiempo y querrá recibir el mismo trato al momento de responderles.
  • Escorpio: Ellos serán los más pasionales y dulces que te harán sentir en las nubes apenas roce tus labios. Puede que apenas se conozcan y ya te haya besado. Se atreverá a acariciar tu cuerpo si la ocasión lo amerita y terminará por dejar unos besos más en tu cuello ronroneando.
  • Sagitario: Simplemente se soltarán y darán el paso sin importar cual sea la situación entre su conquista. Lo más probable es que sea mientras estén divirtiéndose juntos o se te declare antes. Lo hará rápido y divertido y luego puede pasar del beso a algo totalmente fuera de tema dejándote perplejo.
  • Capricornio: Si te besan es porque le gustas o quiere llevarte a la cama. Será raro que lo hagan alguna vez y hasta pueden ser fríos en medio del beso. Quizá lo hagan en algún campo laboral, la escuela o algo que los haya tenido ocupados, las citas no son mucho de su estilo. Se irá soltando de a poco hasta volver el momento más apasionado.
  • Acuario: Puede ser en medio de una charla totalmente extraña, un momento a solas jugando o compartiendo simplemente un rato juntos pero lo que es claro es que ellos serán los más juguetones y adorables al mismo tiempo. Es impredicible así que puede ser una ternura andante o entregar su lado más pasional y travieso contigo. Morderá su labio sonriendo después y soltará unas risitas sin apartar la mirada de tus ojos.
  • Piscis: Generalmente los Piscis serán totalmente dulces y románticos que tendrán planeado el beso desde hace mucho antes. Querrán hacerte sentir lo mejor del mundo y eligirán también un lugar perfecto para hacerlo. Terminarán mirándote con su dulce mirada esperando que ahora tú los sorprendas con un buen beso.

Duraznito-.

Grindr Tales #1 “Piola, varonil sin ambiente”

Hace mucho no escribía una entrada en este blog que tenia un poco olvidado, pero hoy, mientras caminaba a comprar una cerveza al negocio de la esquina, se me vino a la mente la inspiración más grande de la historia: Comenzar una saga de citas Grindr en mi tumblr. Me encantaría poder ser el protagonista de una serie gay sobre esta aplicación, pero por ahora esto es lo que tengo a mi alcance y les contaré una de las últimas: El piola, varonil, sin ambiente.

A más de alguno les debe haber tocado en su región este perfil sin foto, sin edad y que en la descripción pide quisquillosamente a un weon piola, sin ambiente, varonil, ojala bi, no locas, no “Plumas” (no puede haber algo más gay que decir “no plumas”, solo un cola fuertón sabe a lo que eso se refiere) etc.

Estoy soltero hace ya varios meses, y como todo el rollo amoroso-despechado pasó, estoy disfrutando mucho mi soltería. Salgo harto, intento comer bien para no engordar, cuidar mi aspecto físico y vestirme bien. Ha decir verdad, me va bastante bien con los hombres. No me quejo, me he comido a harto weon rico en estos meses soltero, me han invitado harto a salir, he tomado y comido gratis, pero siempre rayo la cancha antes y les digo que si salimos, es sin compromiso. No quiero que un weon por invitarme a una piscola piense que va a tenerme en cuatro en su cama.

Hace unos dos días atrás estaba encerrado en mi casa, aburrido. Como estamos en verano, todos mis amigos están con viajes familiares, algunos en el extranjero y otros en la playa o terminando la U. Como buen gay soltero, no tenia nada mejor que hacer que bajar Grindr y cambiar mis preferencias. Abrí mi perfil y puse un emoji de unas chelas de titulo. De descripción escribí “Lo que se de, sábado aburrido, quien apaña?”

No tenia una foto de perfil mía, igual me da cosa aveces, estaba en mi ciudad universitaria y alguna gente conocida todavía estaba terminando sus exámenes. Sé de harto cola de closet que se abren perfiles en Grindr sin foto, pa puro sapear quien es del Reino y quien no. Pero con un paisaje pocos weones me iban a pescar así que decidí sacar mi mejor selfie de instagram y colocarla de perfil. Al rato me comenzaron las ofertas. Algunas bien buenas pero no convincentes.


Piola, sin ambiente: Wena weon en que andai

Chelas: Naa aquí pasando la tarde, bien fome se a puesto esta wea

Piola, sin ambiente: Rol?

Chelas: (Soy activo pero mi desesperación me hizo cambiar de parecer, un moderno tiene más chances) Versátil y tu?

Piola, sin ambiente: Yo 100% activo

Chelas: Buena, piola =)

Piola, sin ambiente: Te tinca sus chelitas? estoy solo, mi hermano se fue a Santiago recién

Chelas: Manda ubicación (Tengo PÉSIMO sentido de la orientación, no se pa que chucha le pedí ubicación si no tenía plata pal taxi por ente iba a tener que guiarme solo con mi teléfono, wea que en mi mente era imposible)

Piola, sin ambiente: Foto de poto weon?

Chelas: No, ya tuve malas experiencias con esa wea. Tenis foto de cara?

Piola, sin ambiente: Si, por wsp si.

El piola sin ambiente me mando un par de fotos. Si bien era bien feo, tenia unos brazos ricos como de metrosexual de gym. Me mando una foto en frente del espejo en el gym sin zapatillas, con las patas bien grandes y las piernas abiertas, obviamente tapándose la cara con su samsung galaxy s7 y con la marca Nike brillando. Típica foto de weon flaite que pillai en Tumblr.


Quedamos en juntarnos a las 11 en una botilleria. Su casa era un poco lejos del centro pero sabia más o menos donde llegar. Después de unos minutos llego a la wea y veo a un loco más alto que yo, con un pantalón térmico azul con rallas blancas, un poleron rojo y una parka abierta encima. Se acerca y yo con el corazón en la mano lo quedo mirando. Me va a pedir fuego.

- Seba? le pregunto

- Que wea? me responde


Conchatumare que verguenza, no era el. Lo confundí. Igual fue un alivio. Si bien estaba rico el flaite, quería volver con todos mis órganos a la casa. Prendí un cigarro y espere un poco. Cuando ya me estaba arrepintiendo veo que llega un loco.

Parka negra, pantalón negro maui, un gorro y unas zapatillas de football. Bien poco apetecible se veia el cabro, pero bueno.

-Hola, como estas?

- Bien (mas decepcionado que la puta madre conchatupico maraco culiao feo y la conchatumare me hiciste pegar el pique del otro lado de la ciudad pa esta wea?) y tu?

- Bien igual, oye compremos rápido pa ir pa la casa, hace frío.


Puta la wea, feo era el weon po, se vestía como el hoyo, hablaba como cabrito de 12 años y naaaaaada, ni un brillo … pero ya estaba ahí y mal que mal, el pobre tipo me estaba invitando a tomar gratis. Acepte, total tenia otro carrete que quedaba relativamente cerca, podíamos tomarnos unas chelas y luego me iba a la otra pari.

Llegamos a su casa, era super cerca de la botilleria. Era una cabaña estudiantil bien humilde, había un perro viejo afuera, el baño estaba igual fuera de la cabaña. Estaba todo sucio y desordenado, cajas de comida tiradas. La alfombra llena de cigarro, pero un sillón y un smart TV enorme.

- Te dije que mi casa era sencilla …

Si loco no te preocupis, todo tranqui =)


Empezamos a tomar y a conocernos. El weon de a poco se fue soltando más y más, hablaba hasta por los codos. Estudiaba ingeniería en una universidad de la ciudad y había terminado recién con su mina. Obviamente no iba a discos gay, no chupaba pico, no escuchaba Ariana Grande, no tenia idea quien era Vesta Lugg, odiaba los tranformistas y nunca iba a pololear con un hombre, menos gustarle porque era solo wea de “calentura”.


Bien aburrido estaba, me hablaba de películas, de series que nunca he visto y que tampoco veré, de su carrera que era la wea mas cuadrada y fome de la existencia, de su vida en el campo y cosas que la verdad, me entraban por un oído y me salían por el otro.


- Juguemos alguna wea? le dije

- Dale, a que?

- Nunca nunca

- Y como se juega esa wea?


Le explique como era el juego. Ahí mismo me di cuenta que el weon no salia a discos, probablemente no tomaba tanto porque yo iba en mi tercera chela y el loco no pasaba de la primera. Empezamos suave, weas como: Yo nunca nunca he copiado … ese nivel, y tampoco pensé que iba a pasar de eso .. pero estaba equivocado y aquí es donde todo se pone interesante.


- Ehhh a ver que wea mmmm yo nunca nunca me he medio la pichula …


Csmmm, tomo o no tomo? a esa hora, con los copetes demás poco me importaba la cara del weon. Ya, tomé no más, total no estaba mintiendo. Si me la he medido. 

El weón igual tomó y puta, no me aguante y le pregunte care’ raja.

- La dura? ajjajaja y cuanto te mide po weon?

- No pasa naa loco, literalmente jaja las minas ni se atreven ..

- Pero cuanto po?

- 20 cm compadrito, medida la semana pasada jajajaja


Csmmmmm en ese momento, la pasiva que todos llevamos dentro despertó y me causo tanto morbo saber si en verda el feo culiao estaba mintiendo o no. Seguimos con el juego, obviamente subiendo y subiendo de tono.

- Yo nunca nunca me he sacao fotos en pelota

- A mi nunca nunca me han tenido en cuatro

- Yo nunca nunca me metido 3 deos en el hoyo

- A mi nunca nunca me han acabo en la cara

- Yo nunca nunca he mandao fotos en pelota por grindr


Seguían las preguntas pero faltaba el copete. El weon se rajo con más chelas, el problema era que se cagaba lloviendo. Fuimos a la botilleria y al llegar, tenia todos los pies mojados por lo que me saque los zapatos y calcetines.


- Lindas patas weon. Me dijo

- Gracias jaja y las tuyas como andan? … Tengo un fetiche por las patas grandes, las piernas duras y todo. El weon se saco el pantalón mojado y los calcetines. Quedo en puro boxer frente a mi y me dijo: “Aqui están mis patas po.” Ya, cagué, no pude más. Me lo iba a mandar si o si.

Seguimos jugando y fumando hasta que se acabo el copete. Eran como las tres de la mañana cuando le dije que me tenia que ir.

- Oye loco se parte el techo de lluvia, esperece un poco po compadre. Además tenis el pantalón todo mojado, te vai a refriar.

Cache altiro la indirecta y me lo saque. Me lo baje de a poco pa ver si le producía algo al feo de mierda. Cuando me doy vuelta lo veo mirándome con los 20 centímetros afuera. La rabia me drenaba por dentro ya que me gusta arrodillarme en cuatro y oler el boxer, pasar la nariz, bajarlo de a poco y que caiga el mástil en mi cara. Pero como me iba a quejar? lo que Dios no se lo dio en belleza se lo dio en pico, un martillo weon que me iba a clavar el hoyo.

- Puedo? le pregunte con una voz de Kirk Cummings en sus tiempos mozos.

- A esta wea viniste o no? y si que alcance a responder ni una wea, me abraza por la cintura, me abre los cachetes y mientras me come la boca, me mete suavemente el deo de al medio en el hoyo. A pesar de que soy activo, sabia que a un weon así no lo iba a dar vuelta por lo que me hice el lavado antes de salir de mi cabaña.

Me comía y me comía la boca como si no hubiera mañana. A veces me comía el cuello pero lo sacaba, es rico y todo pero no podía llegar a mi casa con marcas. Mal que mal dije que iba a una cena de la U.

Me tira en su cama de espalda, agarra mi boxer y con toda la furia de macho me lo saca. Hace que le escupa la mano y me pega con la mano llena de baba en mi hoyo. Csm ese placer previo es inigualable.

- Cómetelo maricon y pobre de ti que te quejis porque en pelota de echo a la calle.

Su wea tenia rico sabor, estaba bañado, era higiénico pero tan sucio como un perro callejero. mientras le comía el pene me ponía una pata en la espalda y suavemente se me acercaba al ano. Esa wea era un éxtasis que me iba a hacer acabar al toque.

- Te gustan mis patas? te gustan en la espalda o en el hoyo?

- Abajo …

Con el dedo gordo me abrió de a poco el ano y me empezó a masturbar bien fuerte. Ya no daba más, no iba a alcanzar a sentarme en su miembro, lo tocaba y explotaba.

- Te daría como caja perra culia

Mientras me comía las tetillas y me dedeaba el hoyo me decía que frote mi pico con el suyo.

Acabamos juntos, el gritando y yo sin voz de placer. Mientras acababa me hizo poner en cuatro y abrir mis cachetes. Litros y litros de crema …

Un cigarro más, los últimos sorbos de chela y el taxi llego.

- Chao weon, que lleguis bien. Ni a la puerta me fue a dejar. Al menos me saque las ganas …

PEPINO

Esta información estaba en The New York Times hace varias semanas como parte de su series “Spotlight on the Home” que resalta las formas creativas y fantásticas para resolver problemas comunes.

1. Los pepinos contienen más de las vitaminas que usted necesita diariamente. Solo un pepino contiene Vitamina B1, Vitamina B2, Vitamina B3, Vitamina B5, Vitamina B6, Acido Fólico, Vitamina C, Calcio, Hierro, Magnesio, Fósforo, Potasio y Zinc.

2. Si se siente cansado en la tarde, en vez de tomar una soda (gaseosa, refresco) cafeinada, elija comer pepino. Los pepinos son buena fuente de Vitaminas B en lugar de los Carbohidratos que pueden suministrar ese refresco.
3. Cansado de que su espejo se empape de vapor después de una ducha? Frote una rodaja de pepino a través del espejo, le eliminara la niebla y le suministrara una fragancia calmante como spa.

4. Están los gusanos y las babosas arruinando sus matas? Coloque unas pocas rodajas en una lata pequeña y su jardín se verá libre de plagas en toda la temporada. Los químicos en el pepino reaccionan con el aluminio para emitir una esencia indetectable por los humanos pero enloquece a las plagas del jardín y hace que ellas abandonen el área.

5. Esta mirando por una forma rápida y fácil para remover la celulitis antes de ir afuera o a la piscina?
Frote una o dos rodajas de pepino a través del área con el problema por unos pocos minutos, los fotoquímicos en el pepino causan que el colágeno en su piel se apriete, afirmando la capa exterior y reduciendo la visibilidad de la celulitis. También trabaja magníficamente en las arrugas!!!

6. Quiere evitar la resaca o un terrible dolor de cabeza? Coma unas rodajas de pepino antes de irse a la cama y levántese fresco y libre de dolores de cabeza. Los pepinos contienen suficiente azúcar, vitaminas B y electrolitos para reaprovisionar los nutrientes esenciales perdidos en el cuerpo, conservando todo en equilibrio, evitando las resacas y dolores de  cabeza!!!
7. Esta tratando de combatir los excesos de comida de la tarde o de la noche? El pepino ha sido usado por siglos y con frecuencia usado por los exploradores, comerciantes y tramperos Europeos como comida rápida para engañar la hambruna.

8. Tiene una reunión importante o una entrevista de trabajo y usted ve que no tiene suficiente tiempo para limpiar sus zapatos? Friegue un pedazo de pepino fresco sobre el zapato, sus químicos le suministraran un brillo rápido y durable, que no solo luce muy bien, sino que también repele el agua.

9. Ausente de WD 40 (Water Displacement-40th Attempt) y necesita arreglar esa bisagra chillona?
Tome una rodaja de pepino y frótela en la bisagra problemática y voila, el ruido se fue!

10. Estresado y no tiene tiempo para un masaje facial o visitar el spa?
Corte un pepino entero y colóquelo en un contenedor para hervir agua, los químicos y los nutrientes del pepino reaccionaran con el agua hervida y se liberaran en el vapor, creando un calmante y relajante aroma que se ha demostrado para reducir el estrés en nuevas madres y los estudiantes de la universidad en los exámenes finales.

11. Recién termino un almuerzo de negocios y se da cuenta que usted no tiene goma de mascar o menta?
Tome una rodaja de pepino y presiónelo en el paladar de su boca con su lengua por 30 segundos para eliminar el mal aliento, los fotoquímicos mataran las bacterias responsables del mal aliento en su boca.

12. Esta viendo por una forma “verde” para limpiar sus grifos, lavaplatos o aleaciones de acero?
Tome una rodaja de pepino y frótela en la superficie que usted quiere limpiar, no solamente le removerá los años de opaco y le devuelve el brillo, sino que no le dejara rayones y no le afectara sus dedos o las uñas mientras usted limpia.

13. Escribiendo con un lápiz y comete un error? Tome el exterior del pepino y úselo suavemente para borrar el escrito, también trabaja magníficamente en crayones y marcadores que los chicos han usado para decorar las paredes!

* * *

A volte ti ritrovi a pensare a come sarebbe stata la tua vita se fossi nata in una famiglia diversa, magari in un paese diverso,ci pensi, e capisci. Capisci che nonostante tutto,nonostante le liti dei tuoi genitori, le discussioni con loro, il fatto che la tua famiglia sia in un certo senso “strana”, non potresti mai essere lontano da qui, lontano da chi ti ama veramente e da chi ogni giorno fa dei sacrifici per te, lontano fa quelle persone che ci saranno sempre, ci sono sempre state e ti hanno fatta diventare quella che sei.
—  Laragazzabuia
Enviame un mensaje con tu signo y una experiencia paranormal que hayas vivido D:

Libra // Vivo en la casa de mis abuelos y antes de que ellos se mudaran, una chica se suicido en el último piso. Mi mamá y mis tías su habitación ahí, pero ella nunca vio nada pero sus hermanas sí. Cuando tenía como ocho años, ví a la chica parada en la entrada de mi pieza, aunque no se le podía ver el rostro porque era como un agujero negro. Cerré los ojos y me frote la cara con las manos pensaba que estaba inaginando cosas, cuando los abrí de nuevo su rostro estaba justo enfrente del mio. Cerré los ojos otra vez, convenciendome de que debía ser mi imaginación. Cuando los abrí de nuevo, ella se había ido.

Y ella se estremeció y sintió cómo se diluía su mente. Olas cortantes y suaves de un placer indecible parecían recubrirla mientras él entraba en ella y comenzaba el curioso frote fundente que se ampliaba y ampliaba y la llevaba al último extremo con el empuje último y ciego.
“Lady Chatterley” (1928) D.H. Lawrence

EPILOGO: NO LOS ESCUCHES POR FAVOR…

Hola ¿quieres leer el final de No los escuches por favor? Aquí —-> http://gabriellavalero.tumblr.com/post/96035931357/fanfic-wigetta-final-no-los-escuches-por-favor 

AND IF WE ONLY DIE ONCE, I WANNA DIE WITH YOU

Narra Willy

Desperté acostado en el suelo, me levante suavemente con el dolor de cabeza matándome, me dolía todo en realidad, mi cuerpo, la cabeza, todo, no recordaba nada, que había pasado, donde estaba, porque estaba, frote mis ojos para poder observar mejor, temerosamente retire mis manos de mi rostro, ¿Dónde estaba?, todo era verde a mi alrededor, pastizales  por doquier y un gigante árbol sobre mí, lentamente me levante anonadado, estaba en una colina, ¿Qué hacía aquí?, me retire del árbol poniéndome en borde de la colina donde estaba, todo era hermoso, una cascada que conectaba con un lago frente a mi colinita, temeroso comencé a caminar hacia atrás, la pregunta de ¿Dónde estaba? Volvió a resonar en mi cabeza, tropecé con una piedra cayendo de espaldas y golpeando mi espalda y mi cabeza, cerré los ojos para razonar mejor donde estaba, es que no recordaba nada.

Imágenes comenzaron a pasar por mi cabeza, Vegetta, la minecon, el bar, el auto, la luz, la sangre, los gritos, la sirena de la ambulancia, abrí los ojos de golpe… ¿había tenido un accidente?, lleve mi mano hacia mi cabeza, dolía pero no había daños, mire mi cuerpo, la ropa no estaba manchada ¿Dónde estaba? me volví a preguntar y ¿Por qué estaba?, ¿yo había muerto?, Vegetta, la minecon, el bar, mi borrachera, el auto, la luz, el accidente, la sangre, los gritos, la sirena de la ambulancia, el purgatorio…

Muchos serán purificados, emblanquecidos y refinados; los impíos procederán impíamente, y ninguno de los impíos comprenderá, pero los entendidos comprenderán

Me levante lentamente percatándome de que el cielo era color morado y rosa, note un tenue arcoíris sobre mí ¿Qué era este lugar?, el purgatorio, era acaso que yo había muerto y no había cometido los suficientes pecado como para ir al infierno ni tampoco había sido tan santo como para ganarme la gloria, y es que mi único pecado había sido Vegetta, un pecado del que nunca me arrepentiría, ¿acaso esto era el purgatorio?

…ecno eid ylno ew fi dna

*****

El tiempo pasaba, yo continuaba caminando por todo el lugar, no sufría hambre o ganas de ir al baño, no tenía sueño, no anochecía ¿dónde estaba? Era mi mayor pregunta, subí una colina, llegue después de alrededor 2 minutos, ¿minutos?, mi reloj, revise mi muñeca izquierda mi reloj estaba detenido en la hora de 2:34, dos de la mañana con treintaicuatro minutos, la hora del choque.

Llegue a la punta de la colina ahí estaba de nuevo el árbol que estaba la primera vez que llegue a esta lugar, fui hacía él y recargue mi frente en su tronco, es que no entendía nada, ¿Dónde estaba? Mis dudas no se resolvían, pasaba el tiempo y esto era un paraíso pero el no saber porque estaba aquí era el infierno, sentí un frio y aun con los ojos cerrados y contra el tronco del árbol note como la luz se iba, sentí como alguien tocaba mi hombro ¿no estaba solo?, me gire lentamente y anonadado, ahí estaba él, tan majestuoso como siempre, mi Vegetta.

*****

(((Tenía que poner esta canción otra vez *-* http://www.youtube.com/watch?v=0tKtLzLppvQ )))

…uoy htiw ied annaw i

Era él, mi Vegetta, estaba parado frente a mí con su resplandor al máximo, había cambiado, se veía diferente, traía puesta su camisa blanca y unos jeans de mezclilla, se veía vivo, feliz, había renacido desde la última vez que lo vi en la minecon, no resistí mis ganas de abrazarlo y de besarlo, sin pensarlo dos veces me tire hacía él rodeándolo en un abrazo, yo lo tome fuerte de su cuello él se aferro a mi cintura, no lo dejaría irse de nuevo, era mi Vegetta, mi vida, mi amor, no dejaría que esto volviera a pasar, y es que no sé ni cómo deje irlo la ultima vez, me separe lentamente de él mirándolo a los ojos, esos ojos llenos de brillo y de amor por mí, ahí estaba su sonrisa tímida, esa sonrisa que me llenaba de amor por él, y que estaba llena de amor por mí, lentamente me tomo de mis mejillas y se puso de puntillas para darme un suave beso en mi frente, una lagrima cayó por mi mejilla, el me miro a los ojos, me tomo del cuello y suavemente me acerco a él dejando que su boca estuviera a tan solo unos centímetros de mi oído.

— Te tardaste — me susurro para seguido bajar a mi cuello y comenzar a besarlo, había olvidado lo satisfactorio que eran sus besos

— ¿Qué es este lugar? — le pregunté dejando escapar después un suspiro

— No lo sé, y no quiero averiguarlo, tú estás conmigo y yo estoy contigo

— ¿Qué es lo último que recuerdas? — el paso al otro lado de mi cuello

— Tú, la minecon, el hotel, el anillo de bodas, las pastillas, la navaja y la luz — me separe de él lentamente con los ojos abiertos como platos.

— Yo lo último que recuerdo es a ti, la minecon, el bar, el auto, la sangre, los gritos, la sirena de la ambulancia y la luz, ¿a qué hora se detuvo tu reloj? — le pregunte, el sonriente lo reviso

— 10:49 — él se volvió acercar a mí con su sonrisa seductora, continuo besando mi cuello, yo lo tome de su cabello y me deje llevar. — Entonces estamos muertos, juntos, en un lugar donde solo conocemos tú y yo —

— ¿Cómo lo dices tan tranquilo? — le pregunte con los ojos cerrado

Él se acercó a mi oído y susurro — Porque si solo morimos una vez me encanta que fuera contigo — yo sonreí y me deje llevar, el lentamente me tumbo en el pasto justo debajo de la sobre que daba en árbol, es que nuestro destino era estar juntos, juntos pero no en la vida mortal, estábamos en el purgatorio, con un unido pecado, amarnos como dos locos, desearnos como dos pervertidos sexuales y aferrarnos el uno al otro como lo hace un hijo a la madre, ambos estaríamos aquí una eternidad, no sabíamos cuanto, no sabíamos muy bien porque pero lo que si sabíamos es que ambos fallecimos con la persona indicada, porque si solo vivimos una vez yo quería vivir con él y si solo moríamos una vez… quería morir con él.

And if we only die once, i wanna die with you…

|
|
|
|
|
Y así termina No los escuches por favor… el epílogo ya estaba destinado no crean que lo hice porque todas me comenzaron a odiar xd, ya estaba destinado así, así lo quiso dios, así lo quise yo, muchas gracias por todo, que tenga un buen fin de semana y quería dedicar este final a los mimos nenes del capítulo anterior, a Paula y a Josman, amigos de un grupo de Whats App y en especial a stefany-doblas a ce2388​ a pinkygirly98 y a yaoikawaii-arg que estuvieron conmigo desde el inicio.

Muchas gracias por todo que pasen una buena mañana, tarde, noche o madrugada según la hora en que lean esto.

Fue un placer, espero y No los escuches por favor fuera de su agrado.

Me despido, fue un honor.

— Simplemente una escritora más.

ONE-SHOT | Wigetta | TAN DULCE QUE ME ENCANTABA | Lemon/Lime

Uououu Hola!! ^^ ¿Que tal están? Aquí un One Shot, Ya casi llegamos a los 200 Seguidores Wiiiiiiiiiii, Muchas gracias a todos Aunque nadie se lea esto por seguir ahi y leer mis Historias ^^, Perdonen las Faltas de Ortografía xD,  espero que Os guste este pequeño OneShot que me dormi tarde haciendolo!!

Disfrutad y sean Felices!! **Repartiendo Amor**   

Advertencia: Este OneShot es de carácter Yaoi (Gay),si no te gusta, no lo leas y YA!! Gracias ^^!

——————————————————————————————————————————————

-Vegetta!!

-Dime!!

-Ven! - Salí de mi Habitación y fui a la cocina, donde Willy en este momento se encontraba, al llegar Willy estaba terminando de decorar ¿Un Pastel?

-¿Qué Leches haces Willy? –Me acerque a la Barra.

-Mira, mi madre me ha pasado la receta, y Lana me llevo a comprar las cosas – Dijo contento el tontaco – Y entonces pensé ¿Por qué no? A Vege le va a gustar, como te encanta el Dulce.

-Vege? – Lo dije riendo bajo.

-Así es como te menciono cuando pienso en ti – Dijo apenado, agacho la cabeza para que no viera si cara.

-¿A si? Y…  ¿Cada cuanto piensas en mi? – Dije tomando su brazo (del codo), bajando mi mano hasta la suya, mientras le tomaba de la barbilla y lo hice mirarme.

-Ca-Casi S-Siemp-pre – Willy estaba Nervioso y su cara estaba roja más no poder; Seguido tomo mi mano, que ya estaba sobre la suya, Aproveche y lo Jale a mi para abrazarlo.

-¡Ay mi Willy! ¡Como le quiero!….      – Dije eufórico mientras le abrazaba, para después susurrar –…mucho tonto – Claro el logro escuchar y rápidamente se soltó.

-¿Quieres pastel? – Paso de mí yendo a por un cuchillo, platos y tenedores (o Cucharas). Se acerco al Pastel y Partió dos Pedazos, Mientras yo sacaba dos vasos…

-¿Leche o Coca? (Publicidad Gratis) – Volteé a verlo esperando su respuesta.

-Mmm Agua – Dijo riendo – Con Hielo por favor – Seguía riendo.

-Que tonto eres chaval – Serví su vaso y yo me puse Leche, Nos dirigimos al salón y nos sentamos en el Sillón encendiendo el Televisor – Willy, ¿Quedo Nata?

-Si, espera… - Se levanto corriendo, fue a la cocina, saco el envase y se dirigió a su lugar – Ten, te dije que te gustaba mucho el dulce chaval, mira que estaba en lo cierto – Dijo riendo y dándome la nata; Deposite mas de esta en mi pieza – ¡Tío! Es mucho, te va a dar algo Vegetta…  - Tome un poco con el dedo y se lo embarre en el cachete - ¿Pero qué haces pringao? – Dejo su plato en la mesa y me miro molesto, yo reí.

-Mira Willy ya no es mucho – Yo también deje mi plato en la mesita, el medio furioso se levanto por una servilleta, pero yo tenía una mejor idea – Espera Willy no tienes por qué pararte – Le tome del brazo, lo jale cayendo al sillón de nuevo y me acerque a él, le tome de la mejilla contraria y le di un beso en la otra, comiéndome lo que le había embarrado, nervioso trato de separarse, le deje por la paz, acomodándome bien en el sillón y terminando de mi Pastel.

-¡Tío! ¡Cómo te gusta el dulce! – Reí ante aquello, se me vino a la mente un Willy vestido de Golosinas, yo y mi mente sucia jeje – Pero yo esperaba otra cosa – Dijo en un susurro, pero lo logre a escuchar – Le iba a dar una oportunidad, me iba a hacer el tonto, deje un poco de la nata en mis Labios, a lo que pude notar que Willy se había quedado viéndome, yo seguía comiendo pastel como si nada pasara, viraba atento a la TV, Willy seguía viéndome… - Samu - ¿Samu? – Tienes algo en la boca – Me dijo rápido, para igual así acercarse a mí, me tomo de la barbilla, me volteó y junto nuestros labios, Willy estaba chupando la a comisura de los mío, quitando la nata de ellos, puso sus brazos alrededor de mi cuello, aun cuando yo todavía no le correspondía el beso, lo cual hice tomándole de la cintura para sentarlo sobre mí, nos separamos por el aire – Como te gusta el dulce ¡eh!

-Entonces…          … ¡Madre mía Willy que dulce eres! – Las mejillas abultadas de Willy se pusieron rojas y bajo la cabeza, para que no lo notara, lo cual era demasiado tarde, me acerque a él nuevamente besándole ahora yo a él haciendo que la levantara, le acariciaba la espalda, llegue a su trasero y lo apreté, en señal de que pasara sus piernas alrededor mío, le tome fuertemente de su culo y me levante con el prendido a mí, ya que aun nos seguíamos besando, me dirigía a la habitación, llegue como pude, dejando en el camino partes de nuestra vestimenta, abrí como pude la puerta y recosté con cuidado a Willy en mi cama, se acomodo en esta y yo me puse encima de él, tratando de no aplastarle, continuamos con el beso, el cual desde hace rato ya usábamos la lengua en el, inclusive una que otra vez Willy me mordía, Me deshice de los pantalones de Willy y me quite los míos, haciéndolos parar quien sabe dónde, me acomode entre sus piernas y empecé a frotar nuestros miembros, aun con los calzoncillos puestos, los cuales ya molestaban en el necesitado contacto, Willy me acariciaba la espalda y mis brazos a su gusto, mientras gemía levemente; al mismo tiempo que el vaivén de mis caderas, me encargaba de prácticamente comerle el cuello, Willy coló una mano entre nuestros torsos y se dirigió al borde de mis calzoncillos, de nuevo coló su mano pero hacia al interior de estos, eso detuvo el frote de nuestros miembros, Willy masajeaba mi amigo tan dedicadamente; en un Movimiento yo me encontraba bajo Willy, me quito los bóxers y empezó a lamer mi entrepierna, desde mis huevos hasta la puntita de mi miembro, mi respiración estaba agitada y no hacía más que gemir de placer, Dios es que era buenísimo para eso.

 Aunque no lo crean es nuestra 2da vez, eso que la primera fue en Madrid y estábamos ebrios, juramos que olvidaríamos ese “fallo”, pero desde que vivimos juntos la tensión de matarlo a besos era más fuerte, así que la idea del pastel de Willy fue la gota que derramo el vaso.

Tome del cabello a Willy, entrelazando mis dedos en este, la felación que me estaba haciendo era una maravilla, pronto iba a llegar a mi punto máximo…

-Willy voy a… - Lo saco rápidamente, mi liquido mancho las sabanas, pero a quien le importaba eso ahorita; Willy me miro divertido, adoraba esa sonrisa tonta, lo puse a mi altura y lo acerque a mis labios para besarlos, con una mano recorrí la espalda de Willy llegando a su entrada, la cual acariciaba y masajeaba repetitivamente, Willy gemía a mi oído, introduje un dedo y se removía, empezó a moverlo dentro, hasta que se acostumbrara, metí el segundo y dejo escapar un gemido de dolor y placer, igual los moví, el problema empezó en el tercero y eso que no era nada comparado con lo que después venia, estaba tenso, y se aferraba a mis hombros, ya no podía controlar su peso así que estaba caído sobre mí, Seguí hasta que solo gimiera de placer, y cuando lo hizo le voltee dejándole debajo de mi, enrollo sus piernas a mí y entre delicadamente, mientras lo hacía enterraba sus uñas en mi espalda, yo le llenaba de besos la cara, le trataba de distraer de aquel dolor, su presión en mi espalda fue debilitándose, me había detenido, ya que había logrado meter la punta, Willy asentía con la cabeza cada vez que estaba listo para que lo metiera mas, mientras yo seguía llenándole la cara a besos, cuando se acostumbro completamente, el solo empezó a mover sus caderas sintiendo placer, aparte de ese vaivén de placer, no hacíamos nada más que dedicarnos a besarnos, me encantaban sus besos, cuando menos lo pensé el vaivén era más rápido y profundo, los gemidos eran callados por nuestros besos, pero cada vez eran más fuertes y roncos, y las embestidas rápidas y profundas, estábamos a punto de llegar al éxtasis, a ese placentero orgasmo, Willy jadeaba y gemía en mi cuello, yo en su oreja, No necesite tocarlo para que nos corriéramos al mismo tiempo, agotado me deje caer encima de él, pero unos minutos después de tomar aire, nos acomodamos bien en la cama, tapados, abrazados, dándonos amor, antes de dormir escuche:

-Cuando te dije que te gustaba el dulce, dijiste que Yo era dulce, ¿Estabas diciendo que yo te gustaba? – Dijo Willy susurrando…

-No me gustas chaval…  - Reacciono sorprendido…

-¿Qué Di…  - Lo calle con un beso.

-Me Encantas – Dije al terminar de besarlo, Sonrió.

-Te amo – Dijo agrandado la sonrisa.

-Yo también te amo Chiqui- Lo abrace aun más fuerte y el a mí, se durmió con esa sonrisa tonta, Tan Dulce que me encantaba…

——————————————————————————————————————————————-

^^ Gracias por leer, espero  les haya gustado tanto como a mi, perdonen las faltas de ortografia, Disfrutad y sean Felices!! **Repartiendo Amor** 

Un poema sobre gatitos.

Ojalá fueramos gatos gorditos
y abrazarnos porque nadie nos quiere
porque son alérgicos a nuestra esencia
y rondar por ahí
como si no nos importara
porque no nos importa
estamos muy ocupados
siendo gatos gorditos
frotando los costados de nuestras cabezas
para darnos el afecto que siempre nos niegan

¿Alguna vez te ha sucedido que te sientes miserable, pero eso se siente bonito?
porque lo que sientes se parece a las canciones que te gustan
porque es más real cuando te identificas
pero es menos carga para ti

a veces creo que debería asustarnos empatizar en la miseria
si el dolor nos nubla
y la unión nos define
entonces la plenitud es la excepción
no la regla

ayer me sentí más vivo que nunca porque te extrañé y no había nada que podía hacer al respecto
ya me siento en contacto con todos
soy parte de la experiencia comunal
de sentirse incompleto
lo bonito es que es demasiado pronto
o demasiado tarde
la puerta siempre estuvo cerrada y me quedé atrapado
en las cuarteaduras de la ventana
pero por eso nos reímos
porque es estúpido todo
vivir donde nos duele
y pretender disfrutarlo  
porque la vida es una puta broma

si fuera un gato gordito me dejarías dormir afuera de tu puerta
donde siempre estuve
donde siempre estaré
a la espera de que frotes tu mano
con el costado de mi cabeza
y te maullaría para que ya no te fueras
para que ya no te extrañe
y ya no estar
en compañía de todos
pero sin ti.

- Leonel Manzanares

Watch on welele.es

No te frotes muy fuerte

Drabble wigetta: un novio ideal

Narra Willy.

¿Cómo sería una persona perfecta? ¿Existe la perfección en una persona? ¿Cómo conseguir esa perfección?

Mi curiosidad superaba algunos limites, soy curioso, he de admitirlo, pero es mejor preguntar a que simplemente mantenga mi silencio, y este es mi momento de preguntar-¿Samuel?-dije tratando de llamar la atención de este, bueno, si es que podía conseguirla a través de una pantalla.

-sí, dime Willy- respondió este a mi llamado.

-¿Cómo sería tu pareja ideal?

-¿Por qué me preguntas eso Willy?-pude denotar la sorpresa en su voz, claro, es extraño que le pregunte esto a mi amigo, pero tengo las dudas, las cuales preferiría tenerles alguna respuesta.

-solo curiosidad- respondí con simpleza.

-bueno, pues…-hizo una pausa, seguramente estaría pensando en que responderme-¡ya se!-dijo enérgico-unos grandes pechotes- respondió jocoso este, se reía tras decir esto a lo que yo acompañe con una leve sonrisa, lleve una mano inconscientemente a mi pecho, plano, soy hombre ¿Qué esperaba? No tengo lo que este quería, una parte en mi llego a ser dañada, la decepción me inundo por completo, me decepcionaba de mí mismo, de no tener eso que él desea.

-¿y qué más?-sí, me gustaba el sufrimiento, si seguía hablando más se alejaba mis expectativas de estar con él, ¿será bueno seguir escuchándolo?

-pues…-hizo otra pausa para pensar-me gustan las personas delgadas-comento, levante mi sudadera, dejando al descubierto mi estómago, al menos soy delgado, dije para mí mismo, el tiempo se había procurado de cambiar mi estado físico.

-¿Qué más?-pregunte nuevamente, eso ultimo me dejo con una sonrisa en el rostro, quizás hayan otras cosas que a este le gusten que yo si tenga.

-me gusta el cabello largo-dijo Samuel, tome mi pelo, corto, nunca he llevado cabello largo, nunca me dejaría crecer el pelo, me gusta así, lamentablemente estoy lejos de ser una persona ideal para Vegetta-¡oh! ¡Ya se! Me gustan las pieles suaves, ya sabes, los rostros delicados-ahora pedía delicadeza, lleve mi mano a mi mejilla, frote mi mano contra mi rostro sintiendo la áspera barba que estaba dejando crecer, se puede afeitar, pensé a modo de solución, pero para llegar a ser tan suave como la piel de una mujer, eso está demasiado lejos-también me gusta que huelan bien-agrego este, no puedo oler a rosas, claro que con perfume se soluciona, solo que no sería un aroma que al mayor le gustase.

-ya, no necesitas responder más-dije queriendo ya que se detuviera, mientras más agregaba a la lista, mas lograba derrotar mi felicidad, mi autoestima ya no era parte de mí, comprendí desde este momento, que ser algo más que un amigo para Samuel estaba lejos de mi posible futuro, no soy lo que él quiere.

-pero sabes que es lo más perfecto-dijo Vegetta, le había pedido a este que se detuviera, y al parecer no lo estaba haciendo ¿acaso me quiere ver llorar?

-no necesitas decirme-dije con voz apagada.

-¿no quieres oír lo último?

-bueno, ¿Qué sería lo más perfecto para ti?

-eres tú Guillermo, para mi tu eres perfecto, una pareja ideal para mí, serias solo tú…

Baño roto. -Lemmon Wigetta 7u7

———

Es que me cago en todo chaval. No me lo creo, simplemente no me lo creo. Pero es que ¿A quién le puede ocurrir semejante tontería? A Willy, claro esta.

¿Qué que paso? Pues ni el tonto sabe, sólo sabemos que el baño de su habitación no tiene agua. Ahora debo compartir baño con el. No mal piensen, compartir de que el lo usa y después yo. Juntos no. Aunque ganas no me faltan.

No me molesta que lo use, es agradable ver a mi novio salir con la toalla en la cintura y jugarle una que otra bromita para ponerle rojo.
Lo que me molesta es lo asqueroso que me deja el baño.

Calzoncillos tirados al suelo, el shampoo derramado por todos lados, el espejo lleno de vaho y todo, paredes y piso mojado. ¿Acaso se mueve como loco por todo mi baño mientras se ducha? Joer chaval.

¿Y a quien le toca limpiar?
Adivinaron, a mi.

También odio que deje la puerta abierta, bueno, odiar lo que se dice odiar, no.
Pero me hace ver como un puto loco acosador. Con las ganas que me deja de darme una ducha con el.

Lo bueno es que ya mañana esta listo su baño.

Ahora nos encontrábamos mirando televisión, acurrucados bajo las sábanas en el sofá. Aunque hacia frío, yo me moría de calor. Es que además de estar con las sábanas, me estaba abrazando como a un peluche. No me soltaba para nada. Ya sentía el sudor en la frente. Me debo dar una ducha.

-Willy suéltame tío, me voy a dar una duchita.

-Vale. -saco los brazos de mi alrededor y se estiró. -Yo igual me quiero duchar.

-Pues te esperas, que voy yo primero.

-¿Por qué no nos duchamos juntos? -alce una ceja sorprendido.- Si, ¿No lo habías pensado antes?

¿Que? Yo lo mato, ¿pensarlo antes? Claro que si, pero el muy tonto no se daba cuenta.

-Pues, no creo que sea buena idea. Se que no nos ducharemos.

-No digas eso. Sólo será la ducha, lo prometo. Anda- tomó mi mano y literal, me arrastro hasta mi habitación, para luego meternos al baño y cerrar la puerta. -¿Bañera o regadera?

-Willy, te la estas jugando.

-Regadera entonces. -fue y abrió el grifo. -Espero no te moleste el agua caliente. -se saco la camisa y me miro. Me quede embobado mirándole, amaba cuando tomaba la iniciativa a la hora del sexo, pero joer, que llevo toda la semana tratando de convencerle de hacerlo en la ducha y se negaba, ahora yo me niego.

-No me molesta, pero preferiría el agua fría. Te hace falta.

-¿Pero qué dices? Que hace un frío que te cagas fuera y tu te quieres duchar con agua fría. -se saco los pantalones y se dejo sólo los bóxers. Mis bóxers. ¿Qué pretendes pequeño?

-Anda pues, que el niño quiere agua caliente, báñate con agua caliente. -Hice un ademan con la mano como restandole importancia y me saqué la camisa y el pantalón quedando igual que en en bóxers.

Guillermo se me miro sonriendo y despacio comenzó a bajar sus bóxers hasta quitarlos y quedar completamente desnudo frente a mi. Tremenda erección traía ya, me mordi el labio al verlo, pero no, que no le voy a seguir el juego. Me quite igual el bóxer y camine hasta la regadera, pasando aún lado de el y metiéndome bajo el agua mojándome como si estuviera sólo. Escuche un bufido de su parte y entro aún lado de mi, mojándose un poco. Cerré los ojos mientras me mojaba la cara, escuchando sus pasos en el agua. Abrí de nuevo los ojos y lo tenía frente a mi, su cabello mojado pegado en su frente, su piel blanca con pequeñas gotitas de agua, dios chaval. Se fuerte Samuel.

-Guille..- Pronuncie en un ronco tono de voz, demonios, que no quiero que lo note. El asintió con una media sonrisa.- ¿Me pasas el shampoo?

-Ah.. Cl-claro. -tomó el bote y me lo paso, tome un poco y lo frote en mi cabello. El hizo lo mismo con su cabello, todo normal, hasta que con la espuma, levanto su cabello e hizo que su pelo quedara en un peinado todo loco. Me miro.

-¿Cómo me veo?

Reí en respuesta y alce el pulgar. El sonrió y se paró bajo el agua de nuevo, sacandose el jabón. Cerró los ojos, el jabón el resbalaba por el cuello, por las clavículas, el pecho, el abdomen, su miembro y sus piernas para caer en el piso, dios.

Abrió los ojos de nuevo y sonrió.

-Deja de mirarme, dijimos que sólo sería un baño.

-No te miraba- dije tratando de aparentar seriedad.

-Como digas.

Gire los ojos y me quite la espuma del cabello, para después tomar una esponja y lavarme el cuerpo. Que ya quiero acabar con esto.

Comencé a tallarme el cuerpo, mirando como el también se tallaba el pecho y el abdomen, hundido en sus pensamientos. Pasó la esponja por su miembro que al contacto cobró un poco más de vida de la que ya tenía. Hice como que no le prestaba atención, pero quería ver que hacia.
Note como sacaba la esponja de su mano y la arrojo al piso, posicionó su mano en su miembro y comenzó a acariciarlo de arriba a abajo mordiendo su labio. Se dio la espalda a mi, pensando, claro, en que yo no le iba a mirar. Dios, ya es suficiente, adiós a mi voluntad.

Me acerque lento a el, y cuando estuve detrás de el, mirando como movía aún, lento su mano, lo tome por la cintura y pose mi mano sobre la suya.

-Te pille.- susurre sobre su cuello, para después depositar varios besos en este, comenzando a mover mi mano con la suya, sobre su, ahora más duro, miembro.

-N-no.. No es lo que.. Piensas- jadeo y mordió de nuevo su labio.

-¿Qué no? Si me llevas provocando todo el rato niño. -mordi su cuello ganándome un pequeño jadeo de su parte. Dios como me pones. -Apoya las manos en la pared Guillermo, y separa las piernas. -susurre besando su oreja aumentando un poco el movimiento de mi mano. El asintió y puso sus manos en la pared y separo las piernas, lo suficiente para dejarme entrar en el.

Me coloque entre sus piernas, pegando mi pecho a su espalda, moviendo más rápido mi mano.

-¿Preparado? -asintió leve, deje de mover su miembro y puse mis manos en su cintura y de un fuerte movimiento, entré en el, ganándome un grito de dolor, me acerque y bese su cuello y espalda varias veces.

-¿Duele? -pregunte, sabiendo que es más doloroso el hacerlo de pie.

-Un poco- susurro, bese de nuevo su cuello y cuando note que se relajaba de nuevo y movía un poco la cadera, coloque mis manos sobre las suyas y comencé a moverme lento, dando estocadas suaves al principio, hasta que mi bestia interior se desato y comencé a darlas más duras y profundas, gimiendo fuerte, gimiendo nuestros nombres. Volví a tomar su miembro en mi mano, dándole de nuevo atención, mientras besaba su cuello, escuchándolo gemir alto, como me gustaba siempre, unas estocadas más y sentí como se le contraían los músculos, sintiendo en mi mano ese líquido caliente, señal del orgasmo que segundos después yo también tuve, viniéndome dentro de el.

Quedo con su cabeza apoyada a la pared y yo con la mía en su hombro, dándole pequeñas mordidas, cuando nos recuperamos salí de el y el se giró, abrazándome fuerte, lo cual me sorprendió mucho.

-Lo siento.-susurro.- Mi baño si funciona, sólo que no sabía como decirte que quería hacerlo aquí. -susurro en mi pecho- Y también que me daba miedo el hacerlo de pie.

-Ay chiqui.- susurre besando su frente. -Olvídalo ¿Ok? Puedes bañarte cuando quieras conmigo, no debes de pedirlo, y si quieres algo más, sólo dime. -susurre para alzarle la cabeza y besale los labios.

Tome las toallas, cerré el grifo y nos secamos sonriendo.

-Guille -bese su mejilla y lo abrace por la espalda cuando salimos del baño hacia mi cama.- ¿Sólo será un baño eh?

-Sólo fue un baño Samuel, sólo un baño- río contagiandome igual de su peculiar risa, es que es tonto.

————————-

Huehuehue>:v

Espero les guste este pequeño lemmon de 1,300 y algo palabras :’v Esta hecho con cariño y amor(y lemmon)

Me voy a dormir *—* pasen bonita mañana tarde noche :D

MANUAL DE SUPERVIVENCIA PARA PADRES -MINI FANFINC - WIGETTA

CAPITULO 12

Narrado por Vegetta.

 

-Wa, chaval… Que dolor.

Por fin sentía poco a poco que la conciencia volvía a mi y también uno que otro dolor de cuerpo, era como si se mezclara el hecho que de no sentir nada de mi con el propósito de que mi cabeza me recordaba que tenia una fuerte resaca.

-Dios, desde chico que no me pasa esto.- Me frote el rostro mientras que pensaba-

¿Acaso bebí tanto?

Si mal no me acuerdo solo había bebido un par de tragos pero no fue para tanto ¡Hombre! ¡He aguantado más! Aunque bueno estos tragos parecieran que hubieran sido como miles porque ni siquiera lo sentí así.

En primer lugar y si mal no recuerdo, estaba yo en la barra , bebiendo muy tranquilo mientras que pensaba en que leches le pasaba a Willy, y porque es que se había ido con ese tío…que por cierto…

-¿¡WILLY!?- Dije en un grito, levantándome de la cama  de un solo salto. Es que me había olvidado por completo del Chaval, madre mía- ¡Ahora mismo me debe estar odiando!- Dije apurado, yendo a la puerta-

En ese momento cuando cogí la manija de la puerta, sentí una almohada dándome por detrás, y no voy a negar que me asuste, pues mire directamente hacia atrás rápidamente cuando eso paso y fue ahí cuando desee estar muerto.

-Ten por seguro que te odio.- Me respondió en su tono mas borde, aunque no le tome mucha cuenta, pues estaba perdido ahora en su traje-

¿¡Qué hace con ese traje!? ¡Esperen!

Me observe rápidamente cuando la duda se sembró en mi, dándome cuenta que estaba completamente disfrazado yo también ¡Y que leches! ¡Estoy prácticamente desvestido! Teniendo los pantalones abiertos y con mi camisa a medio sacar, dios , no es bueno lo que mi mente se esta imaginando en este instante ¿Acaso me aproveche de Guillermo? ¿O es que fui violado por el?

-Aunque no siento ningún dolor.- Pensé en mis adentros mientras que frotaba mi trasero y me fijaba si había algún índice de que hubiera pasado algo anoche.-

-¿Qué haces?-Me pregunto, arrojándome otra de las almohadas-

-Tío…- Dije sin poder creerme lo aun-

Si a mi no me dolía nada… ¿Eso quiere decir que profane la virginidad de Willy? ¡Ostras!  ¡Me va a matar!

-Willy ¡Tío, perdón!

-¿Así que al final te acuerdas? – Me contesto aun mas cabreado, esta vez se había puesto de pie y claro que se acerco hasta mi para tomarme de la camisa.- ¡Te voy a matar, Vegetta!

-Hey, Hey, tío, para- Le pedí, poniendo mis manos sobre las suyas para quitarlas- Perdón, no sabia lo que hacia y aun no se bien tampoco- Suspire, aun alejándolo- En verdad que no fue mi intensión

-¡Tks, es que eres tonto!-Me empujo, alejándose de mi. Agradecía mucho eso, pues en verdad pensaba que me  iba a meter un guantazo en cualquier momento-  ¡Eso te pasa por andarte perdiendo por ahí y beber!

-¡Pero tu te fuiste con otro!- Le reclame. No es como que me fuera a olvidar de eso.- Que por cierto… ¿Dónde esta?

-¿Qué?

-Si… ¿Qué hiciste con el? ¿Cómo es que no estas con el aquí?

-¡Ahora si te mato, pringao!- Me grito, esta vez parándose con toda la intensión de matarme-

Por lo mismo es que salí rápido del cuarto, sin mirar atrás y chocando apenas me asome fuera con alguien, que sorprendentemente, era mi pequeño que cayo de sopetón, como yo, al suelo. Ambos nos miramos un momento cuando estábamos tirados ahí y por alguna razón no pudimos evitar soltar una gran  risa, pues esto era increíble, no sabia que estaba aquí pero agradecía que estuvieran, ambos, a salvo y sin ningún tío que los acosara por la noche o algo , como pensábamos que podía pasarles.

-Tío, que haces a….-Iba a escuchar a Will, pero este callo y supuse por que era-

Cuando me gire, ya tenía a la mucama sexy detrás de mi y ni hablar de las caras de los chicos al saber que ambos estábamos juntos, estaban en plan, no me la creo. Era divertido pero tampoco es que estaba orgulloso de ello, pues Will, pese a que estaba en silencio supuse que no debía caerle para nada imaginarse lo que nosotros… bueno, no quiero recordarlo yo tampoco, madre mía.

-¿Ustedes?- Pregunto de repente mi hijo mientras que nos señalaba a ambos.- ¿Ustedes estuvieron aquí? ¿JUNTOS?

-¡Eh! ¿¡En que estas pensando, Chaval!? – Le amenazo Willy, mientras que le señalaba- ¡Que tu papa y yo no hemos hecho nada! – Aclaro, dándome un ligera patada- ¡Díselo!

-Ya, ya- Tratando de calmar las aguas, solo suspire y mire a nuestros hijos para sonreírles. Mostrándoles que estaba muy tranquilo al decir esto- No paso nada chicos, no se imaginen cosas que no son.

Y bueno, que mejor que ocultar que es lo que había pasado, después de todo no seria nada bueno que nuestros pequeños supieran que en verdad nos habíamos enrollado de esa manera y ni que se diga con la postura que tenia Guille, el tema de la homosexualidad apenas y era aceptada por el ¿Cómo le explicaría las cosas a su hijo?

Entiendo la posición de padres que tenemos ¿Qué ejemplo estamos dando ahora mismo con lo que pasó?

-¿Enserio no paso nada? –Cuestiono Will, rompiendo el silencio- Porque viendo al Tío Samuel, no diría eso –Aseguro. Obviamente que con las fachas que traía no daba todo a buena pinta-

-¿¡Que dices!? ¿Acaso estas dudando de mi, Will? –Le contra pregunto Guille, mientras que se indignaba-

Wa chaval, a como vamos terminaremos todos peleados así y menudo viaje nos arreglamos en tener.

-Ya, ya, no paso nada, así que fin del tema- Interrumpí, poniéndome de pie para tomar la mano de mi hijo y ayudarlo- ¡Vengan, vamos al hotel!

Era mejor dejar este tema por las buenas ahora, todos estábamos sanos y salvos, eso era lo que importaba ahora, sin duda no habría mejores cosas que esas…bueno también debo agradecer que mi trasero no esta dañado como pensé que lo estaría,  es que madre mía,  ahora mismo es lo que mas alegría me da, y aunque me preocupe el estado de Willy, se que debe estar bien ¡Después de todo casi me mata!

Aun no puedo entender todo lo que paso en una noche, como de un momento a otro estaba lo mas sobrio y luego termine teniendo sexo con uno de mis mejores amigos ¿Cómo es posible? ¡A mi no me gustan los tíos! O bueno… tal vez si… ¡No! ¡Que no, Samuel!

-Dios…- Frote mi cien, despejando esas ideas-

Ahora es cuando tenia miles de preguntas que desearía que me contestaran, algunas eran ¿Por qué te dejaste? ¿Por qué Guillermo se dejo? ¿Cómo es que no rechace el contacto físico con alguien más? ¡Es que tengo que estar loco, chaval! Definitivamente estoy muy mal de la cabeza y no se que es lo que le pasa a mis impulso, mas cuando estoy cerca de…

-¿Willy? – Susurre, girándome a verle. Mientras que el peleaba con su hijo, de mi parte lo veía muy tranquilo después de lo que sucedió- ¿Acaso no fue nada para el?

¿¡QUE DICES!? ¡Samuel, tío! Es que claro que si, después de todo estuve con el y supongo que fui el primer hombre  ¿O no?

No es que dude de la sexualidad de mi amigo, sinceramente le creo mas hombre de lo que yo estuve actuando últimamente y además de mis impulsos joder…aun recuerdo ese beso en el auto y me da escalofríos.

Mientras que entraba al cambiador a recoger mi ropa y colocármela, los pensamientos en mi mente no dejaban de fluir, tratando de descifrar si lograba por lo menos tener una imagen mental, algo que me hiciera saber que es lo que me pasaba, o me paso mejor dicho. No es fácil creer que de un momento a otro te acostaste con una persona y esa persona lo ve todo normal, fijo, al tiene que pasarle por la mente ¿No?

No puedo ser el único preocupado en esto, tampoco debo ser el que se este preguntando el como seguir ahora y encima, lo peor, es que nuestros hijos están juntos ¿Acaso también los padres nos contagiamos de esto? ¿Somos heteros curiosos? ¿Somos locos? ¿¡Qué somos!? ¿¡QUE LECHES SOMOS CON WILLY!?

-Esto esta mal… -Me susurre observando mi torso al descubierto y notando ahí mismo las marcas de chupetones que tenia en el cuello, y también en parte de mi pecho-

No pude evitar tocarlas al observarlas, es que en verdad esto me confirmaba que habíamos tenido una noche de sexo y ni siquiera tengo la decencia de acordarme nada, ni mucho menos acordarme como es la imagen de Guille mientras que eso ocurría.

-¿Se vera sexy? –Es que debo estar mal, tío. Estar pensando estas cosas es de flipados- Ash , Samuel… deja de pensar estupideces, chaval.

Esto me va a torturar toda la tarde si sigo con esto y fijo que no la voy a pasar para nada bien mientras que este así, mejor es olvidarme de esto ahora que puedo, haciendo como que aquí no ha pasado nada; y si te he visto, no me acuerdo…aunque suene duro.

Por suerte y cuando salí, todos estaban ya listos para partir. Todos cambiados, solo pagamos las habitaciones y nos dispusimos a salir, dándonos cuenta de que el bar, que si se puede decir que era un bar, ahora era un restaurante bastante tranquilo por la tarde.

-¿Qué leches? –Se escucho a Willy. Haciendo que también muchos de nosotros nos preguntáramos que es lo que le pasaba a este lugar- ¿Qué le paso al lugar, Chaval?

-Ojala pudiera saberlo…-Conteste, inspeccionando un poco-

Ahora todas las mesas estaban en medio de la pista, todos los meseros estaban bien uniformados y ni hablar del lugar que tenia una pinta de ser elegante ¿Cómo es que pude cambiar tanto un sitio en unas horas? ¿Acaso esta gente esta loca y son dos cosas según se oculte el sol?

En ese momento, al girarme, note una cierta cara particular y sin duda que estaba dispuesto a ir a averiguar esto de alguna manera, aunque… no era buena idea que me acompañaran, supongo.

-Hey, adelántense –Dije de un momento a otro, mirando a todos al voltear- Voy a ir a buscar algo en el guardarropa, se me olvido

-Te esperamos- Respondió, Willy. Claro, ahora cuando quiero que se vaya, se queda. Wa, chaval.-

-No, no, tranquilos, ve con los chicos – Sonreí, fingiendo claramente ese gesto-

-Yo voy contigo, papa - Se ofreció, seguro captando que me traía algo entre manos-

Pero bueno, dentro del todo es mejor que fuera mi hijo el que me acompañara a que fuera Guille, ya que…bueno, mejor evitar los momentos a solas, la verdad.

-Bueno, entonces nosotros nos vemos haya para la cena ¿Vale?

-¿Por qué tan tarde? –Respondió Will, mientras que miraba el reloj- Son las 4pm, tío… La cena es hasta las 9 ¿Qué harán? – Dios, este chico saco las preguntas calculadoras de su padre, fijo-

-Ya, Will –Replico Samu, cuando le miro- La cosa es que vamos a llegar, tranquilo –Sonríe-

-Siento que estas tramando algo, Vegetta

 -¿Yo?- Me señale, haciendo un gran acto de inocencia- Wa, como crees. Willy, tío, solo voy a ir por algunas cosas, volveré.

Y aunque le asegure las cosas, no fue tan fácil el que confiara en mi palabra y mucho menos con la ayuda de su chaval, que agregaba una que otra idea loca ¿Es que acaso nos estaban vigilando? Digo, esta bien que Will lo haga porque es pareja de mi hijo, pero nosotros no tenemos nada que ver… a menos que si se tomara enserio lo de anoche ¿Y si tal vez se lo tomo enserio? ¿Qué cojones hago?

Alah, también debo pensar que esto es normal…no creo que se acueste con cualquiera y finja que aquí no pasara nada, pero también debemos calcular que nosotros antes de andar, éramos como hermanos ¿Acaso es posible el sobre pasar eso? Si soy sincero lograba entender a mi pequeño en estos momentos, los amigos cuando traspasan la línea de amistad, corren el riesgo de ganar o perder, pues si todo sale bien tendrás una hermosa relación y si no, pues solo te quedaras con el intento, perdiendo tal vez lo mejor que tenias, ese amigo. Eso da miedo, sinceramente.

Pero bueno, después de un par de minutos de promesas y explicaciones, logramos que se marcharan, terminando por quedarnos solos en el lugar, por fin diría.

-¿Y ahora?- Cuestiono mi hijo, cuando ambos ya estábamos seguros de que los Díaz se marcharon-

-Ven sígueme- Le indique, empezando a caminar hacia aquella puerta negra-

Anteriormente y si mis ojos no me fallaron, había visto dos caras conocidas por ahí mismo, según estando en lo correcto, terminare matando a alguien, fijo.

-¿Ese no es Gary?- Murmuro Samu, apenas e ingresamos a los pasillos-

Definitivamente eso había terminando de colmar mi paciencia y me había despertado los sentidos, sin duda mi vista aun me andaba, pues mira que en verdad eran ellos.

-Ve y habla con el –Le ordene-

-Pero…

-Quiero saber que es lo que planearon trayéndonos aquí- Conteste con seriedad y creo que mi hijo lo entendió-

Sin chistar solo suspiro y corrió detrás de aquel chico, que había ingresado a la ultima habitación. Era nuestra oportunidad de saber las cosas y que mejor que mi hijo, que es la debilidad del chaval, para que le saque la información. Mientras que por mi lado y mirando estos pasillos, solo buscaba a la otra persona que estaba al lado de este tío, cuando los vi.

Fue bastante difícil, pues sinceramente no había mucho movimiento por aquellos pasillos y menos aun había gente, en verdad que este sitio era extraño, pues en la noche parecía en gran lugar para follar, movido, donde salían y entraban personas, mientras que por la luz del día solo eran pocas las moscas que pasan por ahí… era como fantasma sin duda. Pero bueno, también lo agradecía, solo recordar la noche me hacia estremecer, con todos esos ojos mirándome y queriéndome tocar, creo que no podría aguantar eso de día, también.

-¿Dónde estas? –Murmure, mirando de lado en lado, hasta que por fin haya lo que buscaba. Aquella persona había salido de el quinto cuarto para entrar al sexto-¡Hey!- Grite apresurándome para llegar y entrando detrás de aquella mujer-

Cuando por fin la alcance logre tomarla de su brazo y hacer que se volteara, dándome la gran sorpresa de ver que era Emma ¿Qué leches hacia ella aquí?

-Así que eras tu…-Murmure, aun sin poder creer que estaba en este lugar- ¿Trabajas aquí?

-La idea no era encontrarnos, Samuel- Agrego, zafando su brazo de mi agarre- Pero bueno, hola.

-No te pregunte eso.-Reitere, aclarando que no era de mi interés saber lo que pensaba- ¿Qué haces aquí? ¿Acaso tú fuiste la de la idea?

-¿Qué dices?

-Lo que escuchaste… Nos dijeron de venir aquí y lo único que sacamos al llegar es encontrarnos con un bar gay ¿Cómo es eso, tía?

Fue en ese momento cuando la vi soltar una ligera risa, de esas en plan, me burlo de tu desgracia o bueno, así es como lo sentí yo. Odio que lo hagan y en verdad que si no hubiera sido mujer, no se la hubiera dejado pasar.

-¿Acaso crees que planee esto para que te acosaran?-Me pregunto, aun con esa risa-

-¿Entonces porque es que nos dijeron de venir aquí?

-¿No es obvio?- Me contra pregunto de inmediato, alzando una de sus cejas en gesto de duda- Cuando te vi lo supe…

-¿Qué cosa? – Eh, a no, no me digas que…-

-Que te gustaba Willy

-¿¡EEEEEEEEEEH!?- Grite con total sorpresa por esa respuesta-

¡Esto era peor de lo que me había imaginado! Yo me esperaba que me dijera que me veía algo Gay o quizás que sospechaba por ciertas cosas pero jamás, y repito, JAMAS, pensé que llegaría a decirme que era por Guille ¿Es que esta loca? ¿Cómo puede decir eso?

-¿Qué dices? Yo no…

-No es necesario que lo sientas ahora…-Me interrumpió- Pero lo sentirás…

-Tía, me estas asustando…-Conteste, retrocediendo un poco y causando su risa ante mi reacción-

-A ver…como explicarte- Sonrió- Yo soy de esas personas que ven el hilo rojo

-¿Eh? ¿Qué es eso? –Sinceramente con todo lo que esta mujer me estaba diciendo, me estaba liando mas y mas ¿Es que acaso esta loca?-

-Uf, explicarlo es complicado- Rasco su nuca, sonando algo apenada- Dicen en Japón todas las personas estamos atadas a alguien desde que nacemos, sea hombre o mujer, no importa cual, siempre nacemos con un hilo invisible que esta atado en tu dedo

-¿Mi dedo?- Mire directamente mi mano cuando dije eso, incrédulo de lo que escuchaba-

-Si, tu dedo- Volvió a asegurar- Es una leyenda pero yo tengo el don de verlo y apenas los vi a ti y a Willy supe que ustedes estaban destinados a ser uno.

-Debes estar loca…-Fue lo único que conteste. Es que no me lo creo, chaval- ¿Cómo puedo estar destinado con un tío?

-¿Y por que no? –Me pregunto, mirándome fijamente- ¿Acaso no viste a tu hijo y al de el? Ellos también están destinados y los ves juntos ¿No son una buena pareja?

-Pero ellos…

-Pero ellos son tan iguales como tu y Willy –Sonrió- Ustedes tal vez ahora no lo entiendan, tal vez les cueste, pero se que entenderás esto algún día y dirás que tuve razón

-Estas de coña

-Quizás- Me contesto con una risa-  O quizás es lo que quiero que creas para que solo tu vayas creyendo de a poco en esto ¿Acaso no te diste cuenta de las cosas? Son fáciles de ver cuando ustedes están juntos –Me aseguro- No se porque el destino te unió a el , pero creo que hay muchas cosas mas haya del mundo que no entendemos ¿Acaso el amor no es amor? No importa donde lo encuentres o con quien

En ese momento entendí algo… esta tía me estaba dando el mismo sermón que yo le había dado a mi pequeño hace unos días atrás y sinceramente, en mi caso, escucharlo me daba sumos escalofríos.

¿YO DESTINADO A ESTAR CON UN HOMBRE? ¿SOY GAY? ¿¡Y ENCIMA ES WILLY!?

-Dios Chaval… Que destino mas sufrido me espera…

 

———————–

Anteriormente llegamos a las 149 notas en el capitulo 11

Pues volviendo de la muerte D:<

Perdonen por no traer cap antes, la vida me pone trabas y esas cosas , la verdad </3 .. Pero bueno , volvi y es fin de semana largo ♥

Ahora se viene el salseo dlajdsladjka ¿Desde ahora en mas como es que recibira la noticia Vegetta? ¿Aceptara sus sentimientos?

Creo que ahora entiende un poco mas a su hijo xD jajaja.. Pero bueno, tal palo , tal astilla dicen *A*

Esperemos a ver que pasara en el capitulo 13 … Sera de la buena suerte (?) x’D

Bueno, sin mas, ojala les guste el capitulo de hoy,  si tienen algo que decir siempre esta el sensual ask para que me encuentren, los veo pronto, mientras tanto regalen su amor y sus reblog a la historia si os gusta. Os quiero ♥

FANFIC WIGETTA "MYSTERUM"

CAPÍTULO 3 GABRIEL

Narra Samuel

En el instituto nadie paraba de hablar sobre el ciervo decapitado que estaba en pleno centro del pueblo, muchos decían que era el sacrificio de una secta satánica por el símbolo dibujado en su panza, por mi parte yo trataba de ignorar todo lo relacionado con aquel animal, no necesitaba volver a revivir esa escena. La primera clase del día era literatura, una de mis asignaturas favoritas se podría decir, al menos podré distraer mi mente de ese confuso momento.

El profesor pidió un alumno para hacer una lectura, como nadie se ofreció de voluntario me llamó a mí al frente para leer un fragmento de un poema. Mientras lo leía nadie me prestaba atención, lo cual era perfecto porque estaba tartamudeando y se me hacía difícil distinguir las letras en el libro, cuando estaba a punto de terminar de leer, note como James, que estaba sentado a mi lado, tomaba algo de mi mochila, inmediatamente entregue el libro al profesor y camine hasta donde estaba sentado. Vi como movía el medallón entre sus manos, le ordene enseguida que me lo entregará, pero se negó y continuo observándolo durante unos segundos con más cuidado, intente arrebatárselo de las manos, pero fallé en mi intento. Me estaba cabreando, y no entendía porque, al fin y al cabo iba a deshacerme del medallón, pero aun así sentía como si lo deseara, como si hubiera sido mío desde hace una vida, lo sentía como un regalo y me cabreaba que alguien jugará con algo así.

El medallón comenzó a brillar como lo había hecho en mi mochila cuando nos topamos con el ciervo en la calle principal, James se asustó, pero no sirvió para que lo soltara o siquiera quisiese devolvérmelo, en ese momento me estaba enojando de una manera que no es ni medio normal, apretaba mis puños con tal fuerza que dolía, seguramente mis nudillos ya estaban blancos. Cuando estuve al tope de mi cabreo el medallón brillaba cada vez más.

—Devuélveme eso—dije entre dientes, lo más cabreado que alguna vez estuve.

De pronto el medallón dejo de brillar y de un momento a otro James lo soltó, se quejó alegando que el medallón lo había quemado, había pasado de nuevo, acaso… ¿yo lo había causado? Recogí el medallón del suelo y salí del salón lo más de prisa que pude, al momento que atravesé la puerta la campana sonó, al menos me libre de una sanción. Corrí por los pasillos chocando con muchas personas, sentía la necesidad de hacerlo, sentía que quería correr, y lo hice. Llegue hasta los baños de chicos más cercanos y me encerré en un cubículo. Aún tenía el medallón entre mis manos, pero ahora estaba helado, pasaba exactamente como ayer, me quemaba y luego terminaba frío como un hielo. Abrí mi mano y observe con cuidado aquel estúpido objeto que me hacía pasar malos ratos, ya debería haberme desecho del el, pero no siento correcto hacer eso, era como si estuviese apegado a mí de alguna manera sobrenatural. Mientras pasaba mis dedos por la superficie del medallón sentí unos surcos que antes no estaban ahí, voltee la cara del medallón y vi algo que me helo la sangre. La estrella de cinco puntas de mi sueño estaba tallada en él, y recuerdo muy bien que no estaba ahí, solo decía Custodem Daemon, pero ahora sobre salía y era muy real.

Mi corazón latía velozmente, parecía que fuera a salirse de mi pecho, cerré los ojos con fuerza esperando que al abrirlos ese pentagrama no estuviera ahí, cuando los abrí seguía estando allí, no lo había soñado, paso en realidad, alguien me sigue, me acecha, más que eso, quiere que use el medallón ¿por qué? ¿Por qué yo? No he hecho nada como para merecer pasar por esto. Tire ese maldito objeto lo más lejos que pude de mí y subí las piernas al inodoro en el intento de acurrucarme para calmarme. No podía creer que alguien había entrado realmente a mi habitación, me ha acosado y todo en mis propias narices, que estúpido soy, seguramente este maldito medallón es solo un juguete con baterías manejado a distancia y yo llevándolo encima para darle satisfacción al pervertido que este controlándolo. Me sentía realmente sucio al darme cuenta que tal vez este en el juego de alguna clase de psicópata, y que soy su muñeco de juegos. Exhale frío y frote mis brazos para entrar en calor, me asuste al sentir como mi móvil comenzaba a sonar en mi bolsillo, lo busque imaginando que sería un mensaje de Teo preguntando donde diablos me había metido, pero mi sorpresa fue más grande.

El mismo número bloqueado relucía en la brillante pantalla de mi teléfono, mi corazón daba otro vuelco y se aceleraba nuevamente, abrí el mensaje esperando encontrarme con alguna clase de mensaje de advertencia o algún tipo de nuevo juego  que quisiera probar este psicópata, de nuevo mi sorpresa fue más grande. El mensaje solo constaba de cuatro simples palabras. “¡Ponte el medallón, rápido!” era todo lo que decía el texto, no sabía si creer u olvidarme ya de todo este asunto, estaba harto ya de tanto misterio alrededor de ese maldito objeto, porque era la cuarta vez hoy que me pedía lo mismo, las primeras tres habían sido en la madrugada en lo que creía era un sueño. Esto ya se volvía aburrido, salí del cubículo olvidándome del medallón que vaya a saber Dios donde fue a parar, me observe en los espejos del baño y vi que estaba más pálido que esta mañana al venir al colegio después del ciervo, sentía más frio de lo habitual, seguramente me estaba enfermando.

Me moje la cara repetidas veces repitiéndome siempre la misma frase; olvídalo ya, una y otra vez. Cuando volví a verme en el espejo, un chico de mi tamaño estaba detrás de mí con una capucha negra, me quede inmóvil creyendo que se trataba de alguna especie de broma. Mi celular volvió a sonar en mi bolsillo, como aquel chico no hacía nada revise el mensaje que había entrado, “Ponte el maldito medallón ahora mismo, está cerca” inmediatamente luego de leer eso el sujeto que estaba detrás de mí me golpeo con un bate por un costado y me hizo caer al suelo, perdí mi teléfono al impactar y me faltaba el aire. Mientras me retorcía en el piso en busca de aire, este sujeto comenzó a acercarse peligrosamente a mí, soltó el bate al suelo y el sonido del mismo contra el piso fue insoportable, solo esperaba que si me iba a matar lo hiciera rápido y sin dolor.

Se agacho y poso su mano sobre mi boca en un intento de callar mis respiraciones forzadas, yo buscaba sus ojos pero no los encontraba, cuando los hallé descubrí que eran negros como el azabache, oscuros como la noche y tenebrosos como la oscuridad, no parecía siquiera humanos, automáticamente después de verlo fijamente a los ojos, me dio un puñetazo en el rostro, tal vez intentaba hacerme perder la consciencia. Se levantó y atino una patada por mi otro costado, esta vez me había hecho rodar hasta una esquina del baño, escupí algo de sangre, y parece ser que eso le había gustado porque una sonrisa se dibujó en su rostro.

Comenzó a acercarse de nuevo a mí, lo hacía de forma pesada, como si se estuviera tomando todo el tiempo que quisiera, escuche como mi móvil sonaba quien sabe dónde, pero no podría siquiera hacer el intento de tomarlo sin antes recibir una paliza. Empezaba a tener dolor de cabeza por el golpe anterior, y escuchaba un leve chillido molesto, parecía que solo yo lo escuchaba porque aquel tío que me estaba dando la golpiza de mi vida no se inmutaba ante el sonido, deje de darle importancia a ese sonido, pero se agudizo a tal punto de ser casi desgarrador, era justo como hace unas horas en la calle principal, seguramente era el medallón que intentaba llamar, pero no tenía fuerzas como para buscarlo. Comencé a desfallecer, pero escuche una voz en mi cabeza que me alerto.

—No te rindas, ponte el medallón—dijo aquella voz. No sabía si hacerle caso o no, tal vez eso no ayudaría de nada, pero qué más da, tal vez igual muera hoy.

Busque el medallón por el suelo y vi como resplandecía a un lado de mí, había terminado justamente al lado de él, junte todas mis fuerzas y busque alcanzarlo, el primer intento fue fallido, en el segundo me arrastre un poco más, recibí una patada en los muslos después de eso, al menos ya alcanzaba el medallón con las manos, lo tome, pero enseguida aquel sujeto me lo arrebato de las manos.

— ¿Crees que esto te protegerá? —preguntó sosteniendo el medallón por la cadena, su voz era grave y parecía ser la de un hombre de unos 25 años o más—que ingenuo eres, tonto mortal. Creyendo que un talismán demoniaco podrá ayudarlo, ¿Dónde está tu guardián? — ¿mi guardián? ¿De qué mierdas habla este tipo? ¿Qué esconde ese medallón en realidad? Demasiadas preguntas que no obtendrán respuesta—tal parece que aquí no está—agrego ladeando su cabeza hacia un lado mientras ponía una cara de puchero, después de eso volvió a patearme, esta vez más fuerte, el dolor era indescriptible, sentía que mis costillas romperse a la par que las escuchaba, tal vez ya tenía una hemorragia interna.

Cerré mis ojos esperando mi muerte, pensé en cada minuto que pase con mi madre antes de morir, como había agonizado en el hospital con esa extraña enfermedad que le diagnosticaron, ya no recuerdo el nombre siquiera, por lo menos si voy a morir hoy no agonizare tanto como ella. El baño quedo en un silencio repentino, y el sonido de algo metálico cayendo al suelo se escuchó, abrí mis ojos y aquel sujeto que estaba por matarme ya no estaba, ni habían rastros de él. El medallón estaba en el suelo, echando humo como si se hubiera prendido en fuego. Al menos ya no moriría hoy, pocos segundos después caí desmayado.

Desperté en la enfermería del colegio, estaba adolorido, pero no me sentía como si me hubiesen golpeado en las costillas, y estoy casi seguro que alguien lo hizo. Me levante de la camilla y sentí mi cabeza a reventar, la enfermera escolar se acercó a mí e intento que me recostara de nuevo, pero no le hice caso. Le pregunte como había llegado aquí y me explico que un alumno me encontró inconsciente en el suelo del baño frente al espejo. Yo recordaba perfectamente lo que había sucedido, y por eso mismo no entendía porque mi cuerpo se sentía en perfecto estado. No tenía ningún sentido.

— ¡El medallón! —dije casi gritando al darme cuenta que ese pedazo de metal me había salvado la vida, o al menos eso es lo que parecía haber pasado en el baño. La enfermera me miro confundida y luego entendió lo que decía, o eso fue lo que vi en su rostro. Se dirigió a otra habitación y cuando volvió me entrego mi mochila, la revise y estaba todo ahí, mi móvil, mis libros, y en especial el medallón, ahora me quedaba otra duda, ¿Quién me había encontrado y traído hasta acá?

— ¿Sabe el nombre del chico que me trajo? —le pregunte a la enfermera, ella revolvió unos papeles en una mesa y encontró un pequeño papel.

—Guillermo Díaz es su nombre, te dejo aquí hace un par de minutos y luego se fue, muy extraño ese chico—al oír ese nombre un escalofrío recorrió mi espalda, ese tío tan raro me había encontrado tirado en el baño y traído hasta acá, resultaba algo extraño y aterrador.

Solo habían pasado treinta minutos desde el incidente en el baño, podía regresar a clases con normalidad, pero la enfermera insistía en llamar a mi padre, le pedí que no lo hiciera alegando que estaba en perfecto estado, que ya estaba mejor, porque no sería mi papá quien vendría, sería Marie, y va a decirme que la lluvia de esta mañana me había enfermando y me hará tomarme sus brebajes. La enfermera accedió solo si venía de nuevo apenas me sintiera mal o decaído, no podía dejar que se supiera que un alumno enfermo salió de la enfermería, le dije que lo haría, pero espero no hacerlo.

Cuando regrese a clases con un pase firmado por la enfermera, el profesor me miro de mala gana y me mando a sentar, el único asiento vacío estaba hasta el fondo, justamente a un lado de Guillermo Díaz, me puse nervioso al acercarme, no sé las razones, él estaba revisando su móvil, ni siquiera tenía un cuaderno o mochila, ¿a qué viene al instituto? Lo ignore y me senté. Desde el centro del salón, Teo me llamaba haciendo señas, preguntaba que me había sucedido, le dije que luego le explicaba, pero no sin antes de recibir una regaño y una amenaza de castigo.

Luego de clases, ya en la cafetería, le explique a Teo lo que había sucedido, omitiendo el detalle de un medallón místico salvándome de un tío que me quería matar, básicamente, toda la historia real. Lo único que le dije que si paso, fue que Guillermo me había llevado a la enfermería, seguramente a cuestas, ni él podía creerlo, y es que apenas era el segundo día de clases y el chico misterioso que no hablaba con nadie, que vestía siempre de negro, me había llevado a la enfermería. Yo ya me había resignado a creer que lo hizo simplemente por ser amable, Teo armaba sus teorías extrañas, y Grace que estaba ahí, pero sin estarlo, no opinaba nada, estaba sumida en su mundo de libros y no había nadie que pudiera sacarla de ahí—¿Les parece si vamos a Klinos después de clase? —a menos que digas que vas a Klinos.

— ¡Si! —exclamo Grace a mi sugerencia, eso era lo único que podía traerla a este mundo, decir eso y el pastel de zanahoria de Klinos. Los tres estallamos en una carcajada que llamo la atención de más de uno en la cafetería. Después de comer volvimos a clases, hoy no habían mandado tanta tarea como ayer y eso lo agradecía encarecidamente. Tenía la última hora libre, por lo que aproveche y fui a la biblioteca, necesitaba encontrarle explicación a las palabras del tío del baño, dijo que el medallón era un de talismán demoniaco, y eso no me dejaba tranquilo, seguramente estaba cargando a cuestas con un objeto maldito y no lo sabía, peor incluso, lo había metido a casa, corrección, se metió a mi casa, si Marie llegase a enterarse le da un ataque al corazón.

A sabiendas que ningún libro de la biblioteca escolar podría darme respuestas sobre un objeto que tal vez era del diablo, le pedí a la bibliotecaria una computadora, camine hasta el área de informática de la biblioteca y me senté en la primera computadora que había, eran unas viejas IBM tan antiguas como el pueblo mismo, seguramente la conexión a internet era peor. Encendí el ordenador y mientras esperaba que encendiera busque el medallón en mi mochila y lo puse alrededor de mi cuello, lo escondí debajo de mi camiseta para que nadie pudiera verlo. Cuando la computadora por fin se encendió, abrí el buscador y puse “medallones demoniacos” aparecieron millones de resultados pero ninguno concordaba con el que yo tenía, volví a intentar con otra búsqueda, esta vez sería “Custodem Daemon”, el buscador arrojo pocos resultados, no había mucho sobre la frase en sí, por lo que abrí un traductor y puse la misma frase, no me había equivocado al pensar que era latín, pero jamás imagine que sería algo como esto. La frase traducida al español era Demonio Guardián.

Busque esas palabras y arrojo múltiples resultados que hablaban de personas con guardianes que procedían del mismísimo infierno, pero que solo cumplían con la labor de proteger al portador de algún objeto que ellos le hubiesen dado, no importaba donde estuviera el dueño de dicho objeto, ellos siempre lo encontraban.

“Los portadores de aquellos objetos entregados por un demonio, viven bajo la guardia y custodia de los mismos hasta que el demonio mismo les quite dicho objeto. Puede ser cualquier cosa que sea de valor para el ente maligno, o algo hecho por él mismo, pero siempre llevará inscrita la frase que le da su poder. Custodem Daemon”

Yo no creía ni la mitad de las palabras que leía, ¿un demonio protegiendo a un humano? Vamos, son criaturas a las que les fascina el sufrimiento ajeno, ¿por qué se tomarían la molestia de proteger a alguien? Es ridículo, seguro aquel tío del baño era quien puso el medallón en mi cuarto, y tenía algún cómplice que se encargaba de los mensajes, pero eso no explicaba porque el dolor de los golpes que me dio en el baño habían pasado tan rápido, o por qué había salido sin ningún hueso roto si recuerdo claramente oír el sonido de mis costillas rompiéndose. No pude haber imaginado nada de eso, fue muy real.

Seguí buscado en internet toda la información posible que encontrara sobre esos demonios que protegen personas, seguía pareciéndome algo estúpido, pero me llamaba la atención la imaginación que tenían algunas personas para inventarse semejantes cosas. Mande toda lo que encontré a imprimir, y cerré el explorador y me dispuse a apagar el ordenador,  cuando por la puerta entro Guillermo, vestido de negro, con piel pálida que lo hacía lucir como uno de esos chicos emo. Tenía una sonrisa arrogante al entrar, como si supiera que lo iba a ver. Me sentí nervioso cuando paso por la puerta, era una sensación poco usual en mí estar intimidado por un chico, y menos por alguien más pequeño que yo, pero sentía que el ocultaba algo misterioso y no quería averiguar que era, tampoco lograba sacarme de la cabeza la idea de que él podría saber algo acerca del medallón, pero sonaría como un desquiciado si le preguntara sobre demonios y talismanes. Deje volar esos pensamientos y termine de hacer lo que estaba haciendo, apague la computadora y camine hacía la puerta, cuando estaba por salir de la sala de informática vi cómo se sentaba en el mismo viejo ordenador que yo. Espero no sea de los que revisan el historial del explorador, me tacharía de loco si ve las cosas que busco en internet.

Fui hasta la impresora para buscar la información que había impreso, cuando llegue a tomar las hojas note como la última hoja tenía escrito algo en ella. “Te pusiste el medallón, ya era hora” ahora de verdad estaba acojonado, mire en todas direcciones por la biblioteca, pero no había nadie en ella, muchos de los alumnos estaban en clases y los pocos que estaban libres seguro estaban en los patios exteriores. Nadie además de Guillermo, la bibliotecaria y yo estaba en la biblioteca, ¿fue Guillermo quien lo escribió? ¿Había alguna clase de conexión entre él y el medallón? Tenía que haberla, pero no podía llegar y reclamarle algo de lo que no estaba seguro. Hice una bola de papel con la hoja marcada y la tire a la basura, no necesitaba guardar nada de quien sea que escribiese esos mensajes.

Salí de la biblioteca y me dirigí al estacionamiento, Teo y Grace me esperaban en la puerta norte del instituto para ir a comer en Klinos, no los haría esperar mucho. Arranque el coche conduje hasta la entrada, a Marie no les gustaría saber que estoy rompiendo tres de sus cuatro reglas con respecto al coche, pero a ella Grace le cae de maravilla, así que solo estoy rompiendo dos de cuatro. Cuando llegue a la entrada ya estaban esperándome, Grace estaba entusiasmada y se le notaba en el rostro, subió con prisa al asiento del copiloto dejando a Teo con la mano extendida para abrir la puerta, al pobre le toco ir en la parte trasera. Durante el camino Grace no paraba de hablar sobre lo delicioso que era el pastel de zanahoria, y lo exquisita que era la tarta de manzana, parecía una niña rumbo a una dulcería.

Al llegar fue la primera en bajar del auto y la primera en entrar al café, seguramente cuando Teo y yo entráramos ya ella estaría terminando de comer. Al entrar, Grace nos esperaba en una de las mesas cerca del ventanal que da a la calle, con tres menús, yo me senté del lado del ventanal y Teo se sentó a mi lado, dejándole un sillón completo a Grace, y así era mejor para todos, estar cerca de ella mientras come es peligroso. Una chica de cabello color cobre se acercó a nuestra mesa con una libreta, seguramente era una mesera, voltee mi mirada a Teo que estaba casi babeando por la chica, y es que era realmente hermosa, piel de porcelana y ese cabello cobrizo, con unas pocas pecas en el rostro, casi comienzo a babear con Teo también, pero un sonido de reproche por parte de Grace nos trajo al mundo real de nuevo, un mundo donde esa chica no nos prestaría atención jamás.

Después de ordenar unos postres y unas bebidas, comenzamos a hablar del incidente del ciervo en la calle principal, yo me reservaba mis comentarios mientras veía como Teo y Grace casi se lanzaban los cubiertos de plástico.

—Te digo que fue una secta satánica—decía Teo

—Y yo te digo que las sectas satánicas no hacen eso—contesto Grace

— ¿Y tú como sabes eso? ¿Acaso estas en una? —acusaba Teo

—No necesito estarlo como para saber que esa clase de grupos no hacen sus cosas en público, ¡y tampoco creo que si las hay en el pueblo sean tan extremistas!—concluyo Grace

— ¿Tú que piensas Samuel? —dijeron ambos al unísono mientras me miraban de forma inquisidora.

—Yo… ¡miren! Ya viene la comida—dije eso para distraerlos de sus preguntas, ya había tenido suficientes cosas extrañas por hoy como para hablar del ciervo.

Después de quedar extremadamente llenos por esa deliciosa comida de Klinos, lo que mejor convendría era tomar una buena siesta y hasta mañana. Pagamos la cuenta y salimos a la calle, el cielo estaba exactamente como ésta mañana, tan oscuro como si fuera de noche, es asombroso que no hubiera llovido en toda la mañana y tarde, pero basto pensar en lluvia para que empezara a caer un aguacero que ni hasta el mismísimo diluvio de la biblia se quedaba pequeño, el coche estaba aparcado al cruzar la esquina por lo que corrimos en dirección a este, más que preocuparnos por no mojarnos estábamos riéndonos a carcajadas mientras corríamos. Cuando subimos al coche las risas no paraban, casi nunca salía con mis amigos, y fue agradable pasar un rato con ellos para variar entre tantas cosas que pasaban a mi alrededor.

Arranque el coche y conduje en dirección de la casa de Grace, ella vivía con su madre en la colina, la mayoría de las casas ahí eran más nuevas que las demás, además de ser un lugar de clase muy alta. A Grace no le gustaba vivir ahí porque sentía que no era su lugar, en cambio a su madre le encantaba porque se rodeaba de personas con poder y dinero, muchas veces las escuche discutiendo por cómo se viste Grace, y que descuida mucho su apariencia, sinceramente pienso que su madre está un poco fuera de sus cabales intentado hacer que su hija se comporte como ella, la intenta llevar a bailes, que use vestidos, pero siempre terminan igual, en una pelea y al día siguiente Grace termina en mi casa comiendo pastel de chocolate de Marie, para ella Grace es como la hija que nunca tuvo y siempre quiso tener, ambas se llevaban muy bien, en las vacaciones habían pasado casi todos los días juntas leyendo o cocinando algo. Con Marie, Grace tenía la relación que siempre deseo tener con su madre. Después de dejar a Grace en su casa, ya no estaba tan feliz como lo estaba en el café, su madre había organizado una fiesta en casa y odiaba tener que saludar a los amigos de su madre, pero no tenía opción. Teo y yo nos despedimos de ella deseándole suerte.

Ahora me tocaba dejar al niño pequeño que yo llamaba mi mejor amigo, Teo vivía en la misma calle que yo, pero de polo a polo, yo estaba hasta el final y el al comienzo, su madre era una mujer dedicada a sus hijos, siempre preocupada por lo que hacen y lo que dejan de hacer, su padre era dueño de la ferretería del pueblo, y siempre insistía en que él debía aprender sobre el negocio familiar, a Teo obviamente no le parecía en lo absoluto, él quería ser programador y diseñar videojuegos, es un chico muy soñador con padres que no lo comprenden.

Ya había dejado a ambos en sus casas y ahora me tocaba irme a mí a la mía, eran pasada las cuatro y seguramente Marie me mataría por no llegar a la hora que pauto, pero sé que si le explico ella entenderá, el trayecto que normalmente sería corto se hacía eterno con la lluvia eterna que estaba cayendo, no podía ver nada a más de cinco metros delante de mí. Escuche el timbre de mensajes de mi móvil y lo busque en mi mochila, sé que puede esperar pero si es Marie es mejor responder rápido, cuando lo encontré y fije mi vista de nuevo en el camino tuve que frenar abruptamente, casi atropello a un ciervo en la carretera, no es normal que ellos salgan del bosque, y más llegar a un lugar tan apartado del mismo como lo es la calle de mi casa, algo tuvo que asustarlo.

No tuve tiempo a pensar más en el por qué estaba fuera de su habitad cuando se fue corriendo y lo perdí entre la neblina, volví a acelerar el coche, olvidándome por completo del mensaje en mi móvil, aparque el coche en el garaje y corrí hasta el porche cubriéndome con mi mochila, cuando entre a casa Marie estaba esperándome frente a la puerta.

— ¿Sabes qué hora es? —me preguntó mientras se cruzaba de brazos.

—Lo siento mucho Marie, Grace me dijo si podía llevarla a su casa y no podía decirle que no, lo siento mucho en serio, ten—le entregue las llaves del coche—está justo como me lo entregaste, ahora tengo que ir a hacer tarea, nos vemos en la cena—si iba a decir algo, la deje con la palabra en la boca.

Subí a mi habitación y cerré la puerta, no había dejado a Marie de esa manera tan grosera por gusto, lo hice porque el medallón estaba ardiendo en mi pecho, rápidamente lo saque por encima de mi camisa y vi que estaba brillando, ya se había vuelto algo normal para mí, pero lo que simbolizaba no era normal. No sabía cuándo brillaba por gusto o si por lo menos brillaba por alguna razón en específico. Lo deje a un lado y sentí una brisa fría entrando a mi cuarto, observe la ventana y note que estaba abierta, no la había dejado así esta mañana. No, no lo había hecho. Cerré con seguro mi puerta y fui hasta la ventana y saque la cabeza para ver si alguien estaba por ahí, pero no había nadie. Revise cada centímetro de mi habitación y no encontré ningún rastro de una persona en ella, me senté sobre la cama y escuche como algo crujía suavemente bajo el edredón, lo levante y conseguí una nota de papel bajo el mismo. Un frío tenebroso se apodero de mi cuerpo al leer lo que estaba escrito en la nota.

“Lo del baño fue solo el comienzo. Cuídate, Samuel – Gabriel”

———————————————————–

  1. TAN TAN TAN TAAAAAN, esto se pone cada vez más bueno. ¿Quíen es Gabriel? ¿No se supone que medallón lo mató Sabino? NO. Ehjé.

Ella quiere que juegues en su jardín,
hasta que los dos lleguen a su fin.
Que entres hasta al más profundo bosque,
que admires, huelas y frotes las flores.

Ella quiere que te sumerjas a su océano,
hasta que la ola se arquee y colapse en tu mano.
Que muevas tus manos al ritmo del feroz viento,
que nades, penetres, te muevas al ritmo del tiempo.

Ella quiere que vueles en su cielo, 
hasta que estalle el aguacero.
Que frotes tus alas con firmeza,
que vueles, llegues a su nube tiesa.

Ella tiene un jardín, un océano y un cielo.
Quiere que entres y que descubras su infierno.
Hay algo oculto y clandestino entre sus piernas,
más allá de sus deseos, ella quiere que la quieras.

—  Kiaralys