wanda rolon

Durante tooodo el día de hoy he estado escuchando las opiniones de distintas personas acerca de los comentarios de Wanda Rolón y ya estoy con un overdose intenso. Soy una vieja que escucha radio AM todo el día y ese fue uno de los temas favoritos del día. Añádele la gente comentando en facebook, las noticias de los periódicos y yo misma comentándolo.

Lo único que puedo decir es que no estoy de acuerdo con censurar a la pastora, ella tiene derecho a decir lo que le dé la gana en su página y de promover sus puntos de vista. El punto de discordia es que si eres homofóbico o quieres promover tus puntos de vista excluyentes no uses de argumento que los homosexuales te están violando tus derechos por querer expresar su identidad. Es hora de que los religiosos aprendan a diferenciar su vida religiosa de su vida como ciudadano. Si tú quieres la libertad para practicar tu religión, si quieres libertad de expresión, está implícito que TIENES que permitir lo mismo para todos los demás; de lo contrario lo que estás promoviendo es opresión disfrazada de democracia.

Este discurso de “haz lo que quieras en tu vida privada pero no me lo tires en la cara” me suena tanto al “separate but equal” de la lucha de los negros en los Estados Unidos. Esta gente ignorante se cree que son dueños exclusivos del derecho a la búsqueda de la felicidad y que pueden aplastar moralmente al que represente una visión distinta.

Así que, Wanda Rolón, si le fuera a tapar los oídos a alguno de los niños que me rodea se los taparía para que no escucharan a gente como tú. Pero no lo haría. A los niños no hay que aislarlos, tienen que saber que hay homosexuales, bisexuales, heterosexuales, gente religiosa, gente atea, gente buena, gente mala y fomentar la tolerancia en lugar de la creencia de que nuestra verdad es la absoluta.