vivir libre

A veces solo quiero romper todas las reglas. Cometer un delito y meterme en un tremendo lío. Dejar de ser la persona que soy hoy para convertirme en lo que dije que jamás sería. Cometer todo aquello que esta mal. Hacer las cosas que no me gusta que los demás hagan. Probar todo eso que no va conmigo. Solo para salir de la rutina, para sentirme al menos un día libre de esta jaula, para mirar la vida desde otra perspectiva, tener una experiencia mas, quizá así logre sentirme viva…
Si me esfuerzo, pierdo.
 
No soy tu tabla. No soy tu isla. No soy tu salvación. No puedo darte nada porque sólo tengo vacíos. A veces las lágrimas queman más que el fuego. Porque la oscuridad son infiernos entrelazados donde puedes bailar con la soledad y dejarte llevar.
 
Me cuesta ser feliz porque creo que es un engaño, me cuesta creer si no siento, me cuesta amar, confiar y me cuesta bajar la guardia. Permanezco, sobrevivo, me mato, me sostengo  y veo en gris.
 
Lucho, en una guerra sin cuartel, sin un respiro, sin un poco de paz, pensando, analizando, intentando comprender pero no sé nada.
 
A veces te cansas al ver que tus esfuerzos, tus sacrificios, tus ganas y tus intenciones no sirven de nada. Que da igual, que los da igual, qué somos unos putos egoístas de mierda y que consideramos que mostrar los sentimientos es una debilidad. Es absurdo. Somos absurdos e idiotas.
 
Respira que va para largo, no te sometas, si algo merece la pena es intentar ser libre y vivir.
 
Nadie lo hará por ti.
—  Sexxart
Eres alguien que finge ser distraído para no escuchar las palabras de odio hacia ti, sueles ser tímida hasta que alguien te habla y conectas, te ríes de todo para darle un poco de color a la vida, posees un humor negro y sarcástico que va acompañado con una sonrisa cínica, te gusta ver sufrir a las personas que te hicieron daño. Siempre necesitas cariño y cuidados como una rosa para que no te marchiten, amas el amor a la antigua, la poesía y las novelas. Sueles estar a la ofensiva todo el tiempo y hundirte en las noches frías. Eres independiente cuando de existir se trata, pero cuando tu amor florece lo ocultas demasiado bien como para que nadie se de cuente. Eres insegura, pero sabes lo que haces y lo que dices, no te gusta perderte ni olvidarte, pero ya lo haz hecho. Tienes una amplia memoria para todo aquel que te ha dañado alguna vez y sufres por el simple hecho de que no te correspondan los sentimientos. Eres algo infantil cuando estas con tu grupo de amigos, no te gusta romper corazones pero inconscientemente ya lo haz hecho más de una vez. Tienes miedo a algunas palabras como los: «Tenemos que hablar.» , o los «Adiós.», los «Te quiero.» y muchas más palabras que van más halla de la imaginación, sientes un constante vacío en tu interior cuando estas sola. Te disgusta el ruido constante que proviene de las fiestas y amas el sonido relajante de tu música. A veces tus pensamientos te aplastan y otras veces te elevan. Eres una persona corriente y a la vez diferente. No conoces tus límites y prefieres ignorarlos, no soportas a las personas creídas y mucho menos a las divas, pero sientes un sentimiento de pena al verlas. Sonreír es tu don, al igual que hacer felices a las personas. No te gusta que te pongan límites, ni mucho menos reglas de como ser y vivir. Prefieres ser libre y admirar simples detalles, como las estrellas, el cielo, las canciones, los poemas, los libros, la compañía del otro y demás. Te gusta imaginar cosas fuera de la realidad y adentrarte en un mundo fantástico, tu mundo fantástico, creado para escapar de la realidad cuando esta te ahoga. Prefieres dejar de confiar en los demás y comenzar a confiar en ti, pero no puedes porque no es tan fácil como parece. No te importa el mañana, pues siempre estas viviendo el momento. Y así eres tú para mis ojos, con defectos perfectamente hermosos.
Quiero irme a otra ciudad. Comenzar de cero. Tener una oportunidad para hacer todo de nuevo. Comenzar a ser yo sin mantener una máscara ante la sociedad. Que me conozcan tal como soy. Necesito sentirme libre, sin estar atada a las críticas del ayer. Que nadie me conozca y ser yo por primera vez.
Siendo sinceros, soy todos los complejos que me estallan en los lagrimales cuando me miro a un espejo. Las ruinas que nadie podrá reconstruir jamás. Que no se verme sin odiarme, ni vestirme sin llorar.
Sálvame, necesito que me agarres. Vienen curvas y yo sólo llevo puesto en el pantalón el cinturón de inseguridad, que siempre consigue herirme un poquito más. Quiero decir que algo que está completamente roto, puede llegar a convertirse en polvo; y lo mismo pasa con las personas. Sopla, me estoy a punto de evaporar. 
Soy 99% defectos y el porcentaje restante se resume en miedo. Si te atreves a mirar y a juzgar, no hace falta que dispares… seré yo misma quien apriete el gatillo, no me hace daño una bala más. 
90 caídas, 60 espinas, 90 heridas. 
Quiero que esta pesadilla acabe ya. Yo sólo necesito ser normal, una niña bonita. No tener que avergonzarme al salir a la calle o no tener que acostumbrarme a que alguien me rechace. Quiero que las heridas cicatricen, en vez de sangrar. 
Ser libre, no vivir atada al reflejo que me escupe el puto espejo cada mañana.
Ana ya se ha ido, ahora es Mía la que está conmigo. Dice que somos amigas y que no me va a abandonar. Última llamada de auxilio: tenemos que parar esto juntos, no pronto, sino YA.
—  Crónica de la niña que no sabía quererse bien.
Has lo que realmente quieres hacer. Corre atrás de las cosas que sientas que te harán feliz. No estas aquí para complacer a nadie. Que nadie te diga lo que esta bien y lo que No, eso tu ya lo sabrás. Vive riesgos, arriésgate, atrévete a vivir aventuras; atrévete a salir de esa rutina. Rompe Las reglas, no escuches a nadie solo a tu corazón. Quédate fuera de casa una madruga y aprecia el amanecer, ve por las calles con La música a todo volumen y ríete de La vida de ti… Diviértete como si No hubiera un mañana, porque quizás no lo habrá. La vida es muy corta como para no hacer lo que te apasiona. Ve y prueba algo nuevo, siente esa adrenalina al haber hecho algo malo. Vive de verdad y olvídate por un momento de “sobrevivir”, de tener que estar viendo La hora y de lo que puedan pensar los demás ¡a La mierda ellos! esta esta tu vida y solo tu decides como vivirla. Comete los errores que quieras, vive historias que contar. Que es mejor arrepentirse por lo que has hecho que por aquello que nunca pudiste hacer por miedo…
Líbrate de ti mismo

Salta, corre, grita…
no te guardes nada dentro
cogiendo polvo y ennegreciéndote el alma,
da rienda suelta a tus instintos
más básicos haciéndote protagonista
permanente del qué dirán,
salta, corre, grita…
el reloj no se para y los sentimientos
flotan en el aire,
la luz del sol entra por la ventana
y te exhorta a gritos que rompas, de una vez por todas,
las miserables cadenas que te someten
a un ostracismo peligroso y perturbador.
Salta, corre grita…
retuerce tus sentidos en un festival
de placeres prohibidos sometidos a tu voluntad,
álzate sobre la muchedumbre y grítales
sin miedo, ni el más mínimo respeto
el desgarrado exabrupto de todos tus embustes,
agarra la vida por los huevos y
líbrate de ti mismo para saber,
sin dobleces ni medias tintas,
quién eres de verdad.


- Javier López Píriz

Te diré que nunca es demasiado tarde o, en mi caso, demasiado temprano, para ser quien quieras ser. No hay límite de tiempo, empieza cuando quieras. Puedes cambiar o quedarte ahí. No hay reglas para esto. Podemos aprovechar el tiempo o desperdiciarlo; espero que lo aproveches. Espero que veas cosas que te asombren. Espero que sientas cosas que nunca antes habías sentido. Espero que conozcas gente con otros puntos de vista. Que vivas una vida de la que estés orgullosa. Y si descubres que no lo estás, espero que tengas la fortaleza para volver a empezar de nuevo.
—  El Curioso Caso de Benjamin Button
Huyamos de las cuerdas del romanticismo, del egoísmo de no querernos a nosotros mismos; que ni yo soy tuyo ni tú eres mía.
Solo siendo libres supimos hacernos compañía, y a la mierda la melancolía, que la vida son dos días