vivimos en un mundo

7

8 horas son las que se recomiendan descansar
(una cuestión biológica y de salud)
12 horas trabajando y estudiando
solo 4 horas al día para disfrutar de tu vida,
de tus amigos, de tu pareja,
del mundo, de todo

¿en qué momento vivimos?

es todo un negocio
y no lo pagamos con dinero,
sino con tiempo de vida

fuimos hechos para mucho más que esto

SÓLO LEELO:  "Violaron entre 30 "hombres" a una piba de la edad de mi sobrina. Un año más,ponele. Treinta; aunque no es seguro. Ella contó 28 pero antes de quedar inconsciente le pareció escuchar a uno gritando "Somos 33!!!!". O treinta y ocho. No recuerda. Dice que cree que la drogaron porque no podía moverse, que se reían de ella y que pensó que iba a morir. Dice que el alma duele más que la vejiga destrozada y es más difícil de sanar. Dice que se baña todo el tiempo, todo el día. Que siente culpa aunque no sabe bien de qué. Y que sueña que le sale basura de los ojos y la boca. Dice que no entiende. Lo primero que preguntó la policía fue si alguna vez había estado en una orgía. 16 años tiene. Lo segundo, que por qué estaba donde estaba. Estaba donde estaba porque la drogaron,y así, DROGADA, fue llevada a una casa abandonada. La violaban de a dos, para hacer más rápido. Algunos repetían. Como si fuera un plato de comida. 16 años tiene. Dice que no sabe si quiere cumplir diecisiete. Dice que para qué. Vi la foto de uno de esos hombres,con la boca abierta y la lengua afuera al lado de la vagina sangrando de esta chica de la edad de mi sobrina. Pensé en mí misma cuando a los quince, volviendo del colegio un tipo me siguió dos cuadras con la pija afuera. Pensé en mí misma a los 21, volviendo en tren desde Moreno y un pibe se m asturbaba en el asiento de al lado se bajó riéndose cuando empecé a gritar. Recuerdo que vi el asiento manchado y vomité. Lo mío no fue nada. Algunas pesadillas de vez en cuando. 16 años tiene. La encontraron deambulando, como ida, desorientada y sangrando. Dice que tiene vergüenza. Y que no sabe por que. Yo creo que tiene vergüenza porque es lo primero que aprendemos. Lo que nos hacen creer. Que si la pollera era corta, BANCATELA. Te emborrachaste, BANCATELA. Te gusta coger pero no quieres que te violen? Estas loca? BANCATELA Te gusta andar sola de noche? BANCATELA. Te pones a hablar con cualquiera?BANCATELA BANCATELA. BANCATELA. BANCATELA. Vivimos en un mundo donde denunciar una violación se convierte en otra violación peor. Porque el que debería protegerte te llama puta aunque no lo diga. Cuestiona tu ropa tus gustos tus horarios. Cuestiona tu cuerpo. Tus hábitos, tu concha. NO SEÑORES. Lo que deberíamos cuestionar es la clase de hombres de mierda que estamos criando como sociedad. De esos que agarran una mina y se la pasan entre todos como si fuera una botella de cerveza hasta que ya no queda nada. O sí. Quedan los restos. Y a ver que hacemos con eso. Se lo debemos. A esta piba. Y A todas las demás. A cada hija, a cada amiga . A cada mujer . Porque pudo ser cualquiera de nosotras. Y puede volver a ser."

Texto por Zuleika Esnal, del muro de “Conspiremos juntas”

El mundo en los tiempos de ahora es un caos. ¿Te has dado cuenta? Cuidá tu vida, viví como si mañana el mundo fuese a estallar. Y es que hoy en día no sería algo para sorprenderse; el mundo en el que vivimos ya no es un lugar seguro. Las que alguna vez fueron hermosas ciudades, ahora están en ruinas. Acá ya no hay amor, aca ya no se ama como se amaron los abuelos. Acá ya nadie tiene ganas de ayudar al que lo necesita. Acá se ocasiona una guerra llena de odio contra un país que ya no puede defenderse. Acá la mujer es un objeto. Acá dicen que el hombre es asesino. ¿Seguirán siempre así las cosas? Porque si así fuera, no me gustaría quedarme. Que triste ver al mundo desmoronarse, destruirse, odiarse. Que triste.
Cuando somos más jóvenes somos presionados por un sistema muy absurdo “Estudia una carrera, termínala, busca un trabajo, junta dinero para un auto, ahorra para una casa, cásate, trabaja, trabaja, hasta morir sin saber que viviste” ¿Qué hay de viajar, de conocer el mundo, de aquellos sueños de ganarse la vida haciendo lo que uno ama?. La juventud necesita ser educada, pero no se puede confundir tu carrera con tu vida, quien lo hace así termina por tener un corazón conforme e infeliz. Uno debe tomarse el tiempo de invertir en sí mismo para conocerse, descubrirse antes de que la sociedad intente ponerle una venda de miedos a sus ideas. Vivimos en un mundo donde se nos enseña que es más importante hacer dinero que hacernos personas. Olvidamos el corazón, lo maravilloso de nuestra mente, la capacidad de asombrarnos, es triste vivir así, pero es más triste saberlo y continuar en el engaño
—  El viajero solitario by Quetzal Noah 
Vivimos en un mundo donde el funeral importa más que el muerto, la boda más que el amor y el físico más que el intelecto.
Vivimos en la cultura del envase, que desprecia el contenido.
Por desgracia, vivimos en un mundo en el que nos equivocamos y perdemos el rumbo más veces de las que deberíamos. Y una historia calca otra historia. Y un impulso sirve para crear otros impulsos. Demasiado iguales, demasiado comunes. Copiamos más lo negativo que lo positivo.
— 

Tengo un secreto. El diario de Meri

Blue Jeans

Un día me vi en el espejo y me di cuenta que todo estaba mal conmigo, me pregunté qué estaba haciendo con mi vida, por qué me costaba trabajo ser feliz y disfrutar de lo que tenía a mi alrededor. Por qué siempre esperaba algo: un amigo, un amor, una oportunidad o que sucediera algo maravilloso. Y entre tantos cuestionamientos , no me daba cuenta de lo extraordinario que era simplemente estar viva.
Me tocó vivir en una época en que todo se ha vuelto muy superficial, en donde las circunstancias y el miedo nos bloquean, nos ahogan y nos paralizan. Donde el tiempo juega en nuestra contra y nuestras propias limitaciones entorpecen el camino. Vivimos deseando libertad y vivir al limite, pero nos aferramos a lo conocido y a lo seguro. Vivimos rodeados de tanta gente y al final del día terminamos sintiéndonos tan solos. Y si por casualidad encontramos un amor que merezca la pena, lo dejamos ir por no tener la valentía de decir: quédate. Vivimos en un mundo en el que preferimos perder un amigo a pedir disculpas. Vivimos de modo tan piloto, que muchas veces ni siquiera nos paramos a pensar qué estamos haciendo, o si lo que estamos haciendo realmente nos hace felices. Intentamos complacer a los demás y nos olvidamos de nosotros mismos o queriendo que alguien más nos haga feliz. Queremos tener más dinero, más éxito, ser más famosos, más guapos o populares… más de todo. Y sin embargo, aun consiguiendo estos logros, sentimos que la felicidad no llega tal y como la habíamos imaginado.
Sé que la vida no está hecha para cumplir cumplir nuestros caprichos al pie de la letra, y aunque he tenido muchas decepciones no quiero dejarla pasar imaginando, idealizando, equivocándome y perdiendo el equilibrio, no quiero perder más el tiempo. Es momento de tomar las riendas de mi vida y comenzar un nuevo capítulo, ser feliz por mí y para mí, cambiar mi perspectiva y empezar a ver la vida tan bella como es.
Quiero vivir intensamente, sin dramas y sin preocuparme de frivolidades que me amarguen el día. Despertarme nuevamente a la vida y dar gracias por la oportunidad de cada nuevo amanecer. Disfrutar al beber esa taza de café que me despierta. Leer un buen libro, escuchar y cantar o llorar a todo pulmón una buena canción llegadora. Quiero disfrutar de las pequeñas maravillas que no percibo por estar acostumbrada a ellas. Quiero disfrutar mi soledad, mis momentos de tristeza, de insomnio, de rupturas, todo aquello que me haga pensar que quizá no habrá un mañana, porque si lo hay, esa angustia pasará y yo seguiré aquí, con mis ganas de salir adelante, saboreando mi platillo favorito, dejando atrás todo aquello que me haga mal y haciendo una limonada con los limones que la vida me ha dado.
Quiero aprender a amarme y aceptarme como soy, con mis imperfecciones y mis manías, con mis virtudes y mis aciertos, con mis arrugas o mis kilos de más, siempre intentando mejorar. Quiero perdonarme si alguien alguna vez me hizo sentir insuficiente, con poca valía, después de todo, quizá sólo confundían su baja autoestima con su alto ego y de alguna forma querían bajarme a su nivel.
Quiero caminar despreocupada sin pensar en la meta, apreciando el paisaje y las sorpresas que el destino me depara. Patear las piedras que se interpongan en mi camino y que si me hacen tropezar o caer, tener el valor de levantarme y seguir adelante aprendiendo la lección. Soltar los miedos que hacen más pesado mi equipaje.
Quiero dejar de llorar y soltar el pasado, cerrar ciclos, restaurar mi corazón, agradecer la experiencia y lo bonito que me dejo. Perdonar a quien de algún modo me ha hecho daño y sentirme liberada. Emprender nuevos comienzos, sin promesas, sin amores a medias, mediocres o tóxicos. Volver a amar o o gritar los “te quiero” que traigo atorados en el corazón.Volver a confiar desde la comprensión de que todos y cada uno de nosotros somos diferentes, sin importar quién rompió mi corazón, quién traicionó mi amistad o se alejó porque quiso, porque aunque dolió, sigo viva y me han enseñado lo grande que puedo llegar a ser.
Quiero cambiar mi actitud y dejar de ser egoísta y menos fría. Decirle a mi familia que la amo, escribirle a un amigo y decirle lo mucho que lo aprecio y lo extraño. Disfrutar más los besos, los abrazos, las sonrisas y las risas escandalosas. Sorprenderme con los mensajes inesperados. Borrar de mi agenda las citas incómodas y por compromiso, dejando sólo espacio para aquellas personas que merecen un lugar en mi vida, las que me hacen olvidarme del tiempo.
Quiero caminar bajo la lluvia y saber que no habrá tormenta que me haga detenerme a la mitad del camino y que al final, un arco iris estará esperando por mí. Respirar el presente, disfrutar cada momento, cada emoción, cada sutil aliento. De verdad… quiero vivir intensamente y empezar a ver la vida tan bella como realmente es.