violencia no

TODOS SOMOS CULPABLES


La amiga que sueña un marido que la mantenga.
El pibe que escribe las letras de cumbia y reggaeton de moda.
La madre que educa machitos y princesas.
El jefe que dice: “es que está en día femenino”
La compañera que te dice: “así no vas a conseguir novio”
La mamá que la viste sólo de rosa, porque es nena.
El papá que compra muñecas, cocinitas y lavarropas a la nena y pelotas y aviones y juegos de química al varón.
El novio que te revisa el teléfono y el facebook.
La mina que dice de otra mina que parece una puta con esa ropa.
La mamá que sueña un príncipe azul para yerno.
El papá que paga por sexo con nenas de la edad de su hija.
El novio que no coge con la novia por respeto, PERO sale de putas después de acompañarla a casa.
Los compañeros profesionales que en vez de escucharte lo que tenés para decir en la reunión, te piden que sirvas el café o hagas el mate.
La marca de detergente que sólo te habla a vos, mujer.
El médico que te hace cesárea sin necesidad.
La enfermera que te grita: bancátela, bien que te gustó hacerlo; o la que te ata a la camilla para parir.
El marido que te prohíbe trabajar, o el que te esconde los documentos y la plata
o el que te controla los ingresos y egresos.
Tinelli, la novela turca, los concursos de belleza.
El que te obliga a hacer algo en la cama que no deseás y el que se fija sólo en su placer.
El que te dice: “ahora no me podés dejar así”
El que te humilla, el que te adjetiva, el que te menosprecia.
El que te caga a trompadas.
El que te aisla, te controla, te cela, te sigue.
El que me dijo el primer piropo grosero.
El que me tocó contra mi voluntad en todos los boliches, y hasta en el subte.
El que recibe un cheque más gordo sólo por tener pene, haciendo lo mismo que vos, MUJER, y se calla y se lo guarda en el bolsillo.
El pelotudo que pregunta “y el día del varón, eh?”
La mamá que obliga a la nena a levantar los platos sucios de sus hermanos varones.
El que te dice puta por haber estado con varios tipos, pero si el hace lo mismo es un fucking winner.
La que se burla de que no me pinto.
La que se burla de que vos no te depilás.
La que se burla de que no calzás tacones.
La que se ríe de que compro libros y no carteras.
El compañero que me mira las tetas.

Todos ELLOS reunidos frente al televisor preguntándose cómo puede ser
que asesinaron a otra mina.

Texto de :Itatí Schvartzman

6

El pasado 3 de Junio hicimos una intervención en la concentración de la marcha Ni Una Menos con el objetivo visibilizar el acoso callejero y mostrar la realidad que sufrimos las mujeres todos los días, de la cual la policía es cómplice. Mostrar que pasa en todos lados, en todo momento y como la justicia y el Estado no hacen nada para detener esto.

No es la pollera, no es la hora, no es el lugar, no es su culpa. Es el patriarcado.

Facebook: Inefable Arte 

Instagram: @inefable.arte

Twitter: @inefablearte

Fotos por : @maari.mag (http://instagram.com/maari.mag)

Me llamo Violeta, tengo 27 años.

El lunes 5 de junio acudí por primera vez a una cita con el Dr. Edilberto García Méndez en Tijuana, Baja California. Fui a hacerme un papanicolaou y pedir una segunda opinión médica, adicional a la de mi ginecóloga de confianza.

Al llegar al lugar de la cita, todo comenzó mientras el doctor se encontraba atendiendo a otra paciente con la puerta de su consultorio abierta, ella le preguntó algo, a lo que él gritó “¡Estás Pendeja!”. Me asuste pero aún así entré a la consulta porque me dijeron que era el mejor.

Se prosiguió con la cita y ya en su consultorio me hizo preguntas básicas para mi expediente médico, entre ellas quién era mi médico habitual, le dije que era atendida por la Dra. Coinda Arias, a lo que me contestó “A Coinda le tengo que hacer un ultrasonido para ver si tiene ovarios o huevos”.

Cuando hablamos de mi diagnóstico y quise despejar mis dudas sobre el mismo, respondió “Cállate, estás muy confundida”. Lo hice. Prosiguió a explicarme, pero me atreví a asentir con la cabeza y hacer un sonido de “mmmhmmm”, que es mi costumbre, a lo que él reaccionó violentamente gritando enojado “¡Cállate! No me interrumpas, ¿crees que sabes todo? ¿Vienes bien chingona a callarme? ¡Cállate! ¿Qué? ¿Traes un escuadrón de veinte batos siguiéndote afuera o qué?”.

Me quedé paralizada y asustada, traté de decirle al doctor que no había hablado, a lo que contestó gritando “¿Ya, puedo seguir?”. Continuó hablando e inconscientemente seguí asintiendo e hice ruido, como comenté anteriormente es mi costumbre, y me volvió a gritar más fuerte una tercera vez “¡Cállate! ¿Qué no entiendes? ¿Cuál es tu problema? Cállate y relájate, ¿por qué no te abres y te relajas”.

Después de ese trato me sentí paralizada. Durante la consulta, el doctor acercó a sus manos a las mías, frotando su dedo índice contra el mío diciendo “Si tú y yo tuviéramos relaciones sexuales sin condón….”. Sentí asco y escalofríos, quite mis manos de su alcance.

En la consulta también realizó comentarios impropios de colegas, hablando de “una patóloga increíble, chaparrita, muy guapa, de la cual no recuerdo el nombre”. Procedió a gritarle a su asistente para que le recordara el nombre; “Raquel Ibarra, sí, Raquel guapísima”.

Para pasar de su oficina al cuarto de auscultación, el doctor me tomó de la mano entrelazando sus dedos con los míos, lo cual me pareció invasivo e innecesario en una consulta médica. Me asusté y me sentí incómoda, otra vez quite la mano instintivamente y el doctor me forzó a volver a tomarle de la mano y entrelazarla con sus dedos, sujetando de mi mano innecesariamente fuerte. Al caminar me preguntó a qué me dedico, le dije que era arquitecta, a lo que contestó “Las arquitectas creen que tienen muchos huevos”.

Ya en la sala de ultrasonido, cuando vio mi ropa interior, grande y cómoda de esa que te pones para ir a ver al doctor (“a la Bridget Jones”) comentó “¿Usas calzonsotes para que vean los albañiles que sí traes?”. Me quede callada y pude sentir cómo me iba alejando de la situación, como viéndola detrás de un vidrio, como una película, abstraída. Para ese momento de la consulta estaba como ida y sin poder reaccionar a sus agresiones.

Me regaño por no haber tomado mucha agua antes del ultrasonido pélvico, pero lo realizó de todas maneras. Entre al baño a orinar y al salir me seguía esperando para otra vez conducirme a otra sala, tomando otra vez mi mano con dedos entrelazados a pesar de mi obvia incomodidad. Me llevó a un tercer cuarto donde me dio indicaciones de dónde estaba la bata y me dijo “Quítate toda la ropa, menos los aretes”. Me puse la bata y me tendí en la mesa.

Empezó a realizar el papanicolaou sin avisarme que me iba a tocar. Me asusto y brinqué. Mientras le comentaba los procedimientos que me había hecho mi ginecóloga anteriormente, él se dedicó a criticarla y referirse a ella y a su labor de manera despectiva, esto mientras estaba tendida en la mesa de exploración, con los pies en los estribos y un “patito” en la vagina, en una situación incómoda y de mucha indefensión física y emocionalmente.

Después realizó una exploración mamaria, que para mi experiencia con otras ginecólogas, fue larga e invasiva. Terminando todo me quede sola y me vestí.

Volví a su oficina y le pedí una tarjeta con su información para obtener su correo electrónico y saber los resultados de mi estudio cuando estén listos. Me dijo que no tenía y le pedí entonces una de sus recetas que contiene todos sus datos; tomó su pluma y volteandome a ver garabateó algo en la receta: la palabra “FEA”.

Para ese momento yo lo único que quería era irme de ahí. Pague rápido y salí del consultorio.

Pasé las siguientes doce horas sin entender nada, culpándome por no reaccionar y no defenderme. Había llegado hasta él para ser atendida por primera vez con un ginecólogo varón, asustada por un diagnóstico y nerviosa como nos ponemos muchas mujeres al ir a una cita ginecológica.

Luego de una noche sin dormir fui engarzando todas las variedades de maltrato y violencia que viví en la interacción con ese doctor: desde gritarle a su asistente, a la paciente previa a mi cita, callarme, gritarme, tomar mi mano de manera lasciva, obligarme a tomar su mano cuando la había retirado, conducirme de una sala a otra con la mano agarrada, infantilizándome.

El hablar con términos despectivos, ofensivos y sexuales de sus colegas mujeres, el hablar de una posible relación sexual conmigo sin condón y su comentario sobre mi ropa interior, son comentarios inadecuados en cualquier interacción profesional, pero son más graves cuando se dan entre médico y paciente.

Él estaba en una situación de poder, como médico, varón, mucho mayor que yo, atendiendome en su consultorio y fue desde ahí donde me violentó como paciente. Leyendo el código de ética del Colegio de Ginecólogos de México, con su conducta violó al menos quince cláusulas de este código bajo el que supone debería de regir su práctica.

En cuanto me espabilé y deje de culparme por no defenderme, acudí al Ministerio Público y a Derechos Humanos, cuyo personal hizo llegar mi denuncia a la Comisión de Arbitraje Médico de Baja California. En las tres instancias y en mi consulta privada con abogados, todos me dijeron que es poco probable que mi denuncia prospere o resulte en una sanción para el médico.

A pesar de que todos coinciden en que hubo una serie de conductas inadecuadas que caen en los parámetros de hostigamiento, ésto no es considerado un delito. Saber que lo que viví no es suficientemente grave para ameritar una sanción es muy duro y me llena de coraje.

Por eso decidí hacer pública mi experiencia con el Dr. García Méndez y al menos evitar que más mujeres pasen por esa situación al ir a buscar cuidados para su salud. Por favor, comparte mi testimonio y si has sido violentada por un profesional de salud, comparte tu experiencia para al menos visibilizar estas maneras de violencia y acoso que siguen prevaleciendo en la práctica médica hasta el día de hoy.

#noesnormal

Que un médico te grite

Que te calle

Que no conteste tus preguntas

Que haga bromas sexuales con pacientes

Que comente sobre tu apariencia

Que critique tu ropa

Que juzgue tu vida sexual

Que te diga FEA

Que minimice tu dolor

Que insulte a sus colegas

Que no se castigue el hostigamiento

Que una denuncia no valga

Que te digan exagerada porque no reaccionaste

Que otras mujeres te juzguen de exagerada

Que te pregunten ¿Por qué no te fuiste?