violencia

¿Cómo va a haber paz en un país donde los niños mueren de hambre, donde la gente agrede a otra por el simple hecho de que apoye a un equipo de fútbol diferente al suyo, donde la gente se muera esperando a que la ambulancia llegue, donde pides una cita con un especialista y te la dan para 2 o 3 meses después, donde la educación es mala y mediocre, donde el respeto a la autoridad y el respeto de la autoridad para con el pueblo es nulo, donde las normas de transito son violadas todo el tiempo, donde la violencia y la discriminación reinan, donde la muerte es el pan de cada día, donde cada año, los precios a pagar son cada vez más altos, donde si expresas tu opinión o te matan o te botan del trabajo o te tildan de revolucionario, como puede haber paz en un país donde lo más importante es que los futbolistas jueguen en sus equipos o lo que los famosos hagan con su vida?

Violaron entre 30 “hombres” a una piba de la edad de mi sobrina. Un año más,ponele.
Treinta; aunque no es seguro. Ella contó 28 pero antes de quedar inconsciente le pareció escuchar a uno gritando “Somos 33!!!!”. O treinta y ocho. No recuerda.
Dice que cree que la drogaron porque no podía moverse, que se reían de ella y que pensó que iba a morir.
Dice que el alma duele más que la vejiga destrozada y es más difícil de sanar. Dice que se baña todo el tiempo, todo el día. Que siente culpa aunque no sabe bien de qué. Y que sueña que le sale basura de los ojos y la boca. Dice que no entiende.
Lo primero que preguntó la policía fue si alguna vez había estado en una orgía.
16 años tiene.
Lo segundo, que por qué estaba donde estaba.
Estaba donde estaba porque la drogaron,y así, DROGADA, fue llevada a una casa abandonada. La violaban de a dos, para hacer más rápido. Algunos repetían. Como si fuera un plato de comida. 16 años tiene.
Dice que no sabe si quiere cumplir diecisiete. Dice que para qué.
Vi la foto de uno de esos hombres,con la boca abierta y la lengua afuera al lado de la vagina sangrando de esta chica de la edad de mi sobrina.
Pensé en mí misma cuando a los quince, volviendo del colegio un tipo me siguió dos cuadras con la pija afuera.
Pensé en mí misma a los 21, volviendo en tren desde Moreno y un pibe se masturbaba en el asiento de al lado se bajó riéndose cuando empecé a gritar. Recuerdo que vi el asiento manchado y vomité. Lo mío no fue nada. Algunas pesadillas de vez en cuando.
16 años tiene.
La encontraron deambulando, como ida, desorientada y sangrando.
Dice que tiene vergüenza. Y que no sabe por que.
Yo creo que tiene vergüenza porque es lo primero que aprendemos. Lo que nos hacen creer.
Que si la pollera era corta, BANCATELA.
Te emborrachaste, BANCATELA.
Te gusta coger pero no quieres que te violen? Estas loca? BANCATELA
Te gusta andar sola de noche? BANCATELA.
Te pones a hablar con cualquiera?BANCATELA
BANCATELA.
BANCATELA.
BANCATELA.
Vivimos en un mundo donde denunciar una violación se convierte en otra violación peor. Porque el que debería protegerte te llama puta aunque no lo diga. Cuestiona tu ropa tus gustos tus horarios.
Cuestiona tu cuerpo. Tus hábitos, tu concha.
NO SEÑORES.
Lo que deberíamos cuestionar es la clase de hombres de mierda que estamos criando como sociedad. De esos que agarran una mina y se la pasan entre todos como si fuera una botella de cerveza hasta que ya no queda nada. O sí. Quedan los restos. Y a ver que hacemos con eso. Se lo debemos. A esta piba. Y A todas las demás. A cada hija, a cada amiga . A cada mujer . Porque pudo ser cualquiera de nosotras. Y puede volver a ser.


-Sacado de Facebook

Nos llaman exageradas, porque tenemos miedo. Miedo por tener el envoltorio que todos conocen como “débil” y que por eso nos lastimen. Tenemos miedo. Miedo de salir a la calle y no volver. Miedo de irnos sin despedirnos y después no tener la oportunidad de hacerlo. Tenemos miedo de caminar solas por las calles a oscuras porque en cualquier rincón podría haber un demente esperando. Tenemos miedo de perder a una amiga, a nuestra mamá, nuestra hija, nuestra tía, nuestra abuela, nuestra vecina, la novia de un amigo. A CUALQUIER MUJER BUENA DEL MUNDO TENEMOS MIEDO DE PERDER. El 35% de mujeres en el mundo ha sufrido violencia de género de cualquier tipo, ya sea sexual o en otros casos conlleva a la muerte. Me pregunto: ¿Hasta cuándo? ¿Porqué tenemos que tener miedo las buenas personas y no los violadores asesinos escondidos en la esquina?  Seguinos diciendo exageradas. NI UNA MENOS POR FAVOR.