viernes noche

Nunca me sentí solo. He estado en una habitación y he tenido impulsos suicidas. He estado deprimido, me he sentido horrible más allá de lo descriptible, pero nunca pensé que una persona podía entrar a una habitación y curarme. Ni varias personas. En otras palabras, la soledad no es algo que me moleste, porque siempre tuve este terrible deseo de estar solo. Siento la soledad cuando estoy en una fiesta, o en un estadio lleno de gente vitoreando algo. Citaré a Ibsen: “Los hombres más fuertes son los más solitarios”. Nunca pensé: “Bueno, ahora va a entrar una rubia hermosa y vamos a tener sexo, y me va a lamer las pelotas, y me voy a sentir bien”. No, eso no iba a ayudar. ¿Has visto cómo piensa la gente común?: “Guau, es viernes por la noche, ¿qué vamos a hacer?, ¿quedarnos aquí sentados?”. Bueno, sí. Porque no hay nada allá afuera. Es idiotez. Gente idiota mezclándose con gente idiota. Que se idiotizan entre ellos. Nunca tuve la necesidad de lanzarme a la noche. Me escondía en bares porque no quería esconderme en fábricas. Eso es todo. Les pido perdón a los millones de personas que habitan ahí fuera, pero nunca me sentí solo. Me gusta estar conmigo mismo. Soy la mejor forma de entretenimiento que puedo encontrar.

Charles Bukowski

Me aburren los que creen que por leer a poetas muertos con un lenguaje que a veces ni ellos entienden se sientan súper críticos y traten de definir lo que es la poesía. Me aburren los que te tratan de definir lo que es la poesía, los profesores de la universidad que en el fondo no sienten alma para escribir si quiera unas líneas y todo intento de plasmar un par de versos nunca les parece una revelación. La poesía la matan los que la transforman en un hábito elitista en lugar de pensar que se puede compartir hasta en aquellos seres menos comprendidos para hacerlos sentir parte de nuestra fragilidad humana. Por eso en donde menos busco la poesía es en talleres literarios o en aulas de filósofos mediocres que no han encontrado dicha porque su ego está sediento de razón y de argumentos que al tiempo no le importan. Y no busco la poesía; mejor dicho ella me encuentra, en la oficina de correos, en el mercado sobre ruedas que llega las noches del viernes a mi barrio, en la ventana del autobús, en las historias de los mochileros, en las cartas de las chicas que me amaron, en los ricos tacos que están frente al parque, en la caja del súper, en la fila del banco, en los sábado que ya no hago más que tomar caguamas con mis amigos que tienen vidas tranquilas y me hablan de los problemas simples de su existencia…
—  El color de los tallos, Quetzal Noah

A la mierda
el conformismo:

yo no quiero
ser recuerdo.
Quiero ser tu amor imposible,
tu dolor no correspondido,
tu musa más puta,
el nombre que escribas en todas las camas
que no sean la mía,
quien maldigas en tus insomnios
quien ames con esa rabia que solo da el odio.

Yo no quiero
que me digas que mueres por mí,
quiero hacerte vivir de amor,
sobre todo cuando llores,
que es cuando más viva eres.

Yo no quiero
que tu mundo se dé la vuelta
cada vez que yo me marche,
quiero que darte la espalda
solo signifique
libertad
para
tus
instintos
más
primarios.

Yo no quiero
quitarte las penas y condenarte,
quiero ser la única
de la que dependa
tu tristeza
porque esa sería
la manera más egoísta y valiente
de cuidar de ti.

Yo no quiero hacerte daño,
quiero llenar
tu cuerpo de heridas
para poder lamerte después,
y que no te cures
para que no te escueza.

Yo no quiero
dejar huella en tu vida,
quiero ser tu camino,
quiero que te pierdas,
que te salgas,
que te rebeles,
que vayas a contracorriente,
que no me elijas,
pero que siempre regreses a mí para encontrarte.

Yo no quiero prometerte,
quiero darte
sin compromisos ni pactos,
ponerte en la palma de la mano
el deseo que caiga de tu boca
sin espera,
ser tu aquí y ahora.

Yo no quiero
que me eches de menos,
quiero que me pienses tanto
que no sepas lo que es tenerme ausente.

Yo no quiero ser tuya
ni que tú seas mía,
quiero que pudiendo ser con cualquiera
nos resulte más fácil ser con nosotras.

Yo no quiero
quitarte el frío,
quiero darte motivos para que cuando lo tengas
pienses en mi cara
y se te llene el pelo de flores.

Yo no quiero
viernes por la noche,
quiero llenarte la semana entera de domingos
y que pienses que todos los días
son fiesta
y están de oferta para ti.

Yo no quiero
tener que estar a tu lado
para no faltarte,
quiero que cuando creas que no tienes nada
te dejes caer,
y notes mis manos en tu espalda
sujetando los precipicios que te acechen,
y te pongas de pie sobre los míos
para bailar de puntillas en el cementerio
y reírnos juntas de la muerte.

Yo no quiero
que me necesites,
quiero que cuentes conmigo
hasta el infinito
y que el más allá
una tu casa y la mía.

Yo no quiero
hacerte feliz,
quiero darte mis lágrimas
cuando quieras llorar
y hacerlo contigo,
regalarte un espejo
cuando pidas un motivo para sonreír,
adelantarme al estallido de tus carcajadas
cuando la risa invada tu pecho,
invadirlo yo
cuando la pena atore tus ojos.

Yo no quiero
que no me tengas miedo,
quiero amar a tus monstruos
para conseguir que ninguno
lleve mi nombre.

Yo no quiero
que sueñes conmigo,
quiero que me soples
y me cumplas.

Yo no quiero hacerte el amor,
quiero deshacerte el desamor.

Yo no quiero ser recuerdo,
mi amor,
quiero que me mires
y adivines el futuro.

—  Yo no quiero ser recuerdo, Elvira Sastre.
Language Barriers

Modern AU

Lafayette x Reader

Author(s): Lil Laddie

Request: imagine where reader is dating Lafayette (in this version understands English but can’t speak it) and she/he/them can’t understand nor speak English and speaks any language besides French (preferably they speak Spanish) -Anon

Words: 1275

Warnings: Badly translated French, most of dialogue is a different language

A/N: I got my friend who speaks fluent Spanish to translate all the Spanish parts, but sadly I don’t know anyone who speaks french. I’m really sorry about butchering the french language with google translate. I hope this is what you were looking for when you requested it!

You entered your favorite cafe as you did every morning. You ordered your favorite drink, and sat down, opening a book you had recently started. You were lost in the pages, until you heard a group of rowdy men entering the cafe. You looked up at them rolling your eyes slightly.

You had seen them before. The short one with a ponytail that yelled a lot. Then there was the curly haired one that had a weird obsession of turtles. There was also the man with the booming voice that was usually wearing a beany.

But the one that had caught your eye, was the one with a big puffy bun. He was usually speaking rapid French that the short and angry one would translate to the rest. You didn’t know the man, yet you were already head over heels for him. The only thing holding you back from him was the language barrier. He spoke French and you spoke Spanish.

“Hey Laf, looks like you’ve caught someone’s eye!” You were pulled out of your daydreams as the man with the beany nudged the frenchman.

You blushed as your eyes met his. You quickly looked back down at your book, pretending you had never been staring at him. You could feel all four men stare you down as you flipped to the next page. You just wished you could disappear.

“Bonjour, mon cher.” A deep voice said from across the table. You slowly looked up from your book, meeting his eyes.

“Hola.” You said quietly, hoping he wouldn’t try to start a conversation with you.

“Vous êtes tout simplement magnifique. (You are simply beautiful.)” He grinned at you.

“No te quiero desanimar pero no tengo la menor idea de lo que estás diciendo. Solo hablo español. ( I don’t mean to disappoint you, but I have no idea what you are saying. I only speak Spanish.)” You said, the man’s head tilt in confusion.

“E crois que vous m'avez mal compris. Ce n'était pas espagnol, c'était français. (I believe you have misunderstood me. That was not Spanish, that was French.)” He spoke again, his words making no sense to you, but that didn’t stop the butterflies that erupted in your stomach.

“Todavía estás hablando francés rápido. Así que no creo que tengas idea de lo que acabo de decir. (You’re still speaking rapid French, so I’m guessing you have no idea what I just said.)” You sighed, wishing you could understand him.

“Ne m'avez-vous pas compris, mon amour? Je parle français. (Did you not understand me, mon amour? I speak French.)” He said, growing slightly frustrated with you.

“Francés, no. Español, si.(French, no. Spanish, yes.)” You said, motioning to yourself as you spoke. You just hoped he would get the message.

“Ah, je vois. Tu parles espagnol. (Ah, I see. You speak Spanish.)” His frustration at you melted away, despite the language barrier he still found himself falling for you. Slowly, but surely.

“Is there a problem here?” The frenchman’s short friend asked. Having heard the commotion, he had decided to come and investigate the situation.

“Ils parlent seulement espagnol. (They only speaks Spanish.)” He said sadly, not noticing your surprised stares at the two. The short one had obviously talked in English and the other had responded in French and somehow they had completely understood each other.

“I got this.” The short man, patted the other’s shoulder. “Mi nombre es Alexander y el es Lafayette. El piensa que tu eres muy bonita y le gustaría salir contigo. Obviamente será difícil por la barrera del idioma, pero considéralo.(Hola, my name is Alexander and this is Lafayette. He thinks you’re really cute and would like to go out with you. Obviously this is very hard with a language barrier, but please do consider it).” Both men grinned at you.

“Dile que me encantaría, pero preferiría no tener un traductor en la cita. Lo siento mucho, pero sería mucha molestia. (Tell him that I would love to, but I would rather not have to bring a translator on the date. I’m very sorry, but it would be too much of a hassle.)” You smiled sadly at Alexander and he turned to translate to Lafayette.

“Est-ce qu'ils m'aiment bien? (Do they like me though?)” Lafayette asked, catching Alexander completely off guard.

“Dude, they just said no and you want to know if they likes you?” Alexander quirks a brow at the odd question.

“Eh bien, ils ne veulent pas sortir à cause de la barrière de la langue. Et si j'apprenais l'espagnol?(Well, they don’t want to go out because of the language barrier. What if I learned Spanish?)” Lafayette grinned, the idea seeming genius to him.

“I don’t know man…” Alexander trailed off, looking between you and Lafayette

“S'il vous plaît! Il suffit de leur demander! (Please! Just ask them!)” Lafayette begged.

“¿Te gusta el? (Do you like him?)” Alexander turned to you, catching you completely off guard.

“Um, si.” You said, fidgeting with your hands and blushing.

“Entonces dale una oportunidad, por favor no te defraudará. (Then just give him a chance, please. He will not let you down.)” Alex encouraged you, filling you with hope.

“Está bien pero espero no lamentarlo. (Fine, but I better not regret this.)” You gave in, not wanting to let the beautiful man in front of you go.

“They said yes.” Alexander said to Lafayette, the man jumping in his seat in excitement.

You couldn’t help the laugh that escaped your mouth as the two had a little celebration in front of you. Lafayette’s face lit up as he heard you laugh at something he had done. He grinned at you, a blush covering your face. They began to murmur a few things back and forth, out of earshot.

“¿Que te parece el próximo viernes por la noche? (How does next Friday night sound?)” Alexander asked, smiling just as brightly as you and Lafayette.

“Perfecto. (Perfect.)” You said, staring right past Alexander and at an excited Lafayette.

“¡Grandioso! Encuéntrense aquí a las siete y no te defraudará. (Great! Meet him here at 7 and you will not be disappointed!)” Alexander exclaimed, him and Lafayette getting up to leave. You waved at the two as they left the cafe with the two other men they had come with.

For some reason, you couldn’t stop an idea that clouded your brain. You needed to learn French before this date and nothing was going to stop you from doing so.

~~~

You walked towards the cafe, Lafayette already waiting for you at a table. You worked up all the courage you had and approached him. The two of you exchanged shy smiles as you sat across from him.

“Hola.” He said, his voice slightly shaky.

“Bonjour.” You replied, hoping you weren’t already butchering his language.

“Um, discúlpame por arruinar tu idioma. (Um, may I apologize in advance for butchering your language.)” Lafayette asked, looking much more shy than the last time you had seen him.

“Vous parlez en espagnol. (You’re speaking Spanish.)” You said, shocked.

“Acabas de hablar francés. (You just spoke in French.)” He said, his eyes widening.

“Vous avez appris l'espagnol pour moi? (You learned Spanish for me?)” You asked, your smile no longer as shy as before.

“¿Aprendiste francés por mi? Suenas bien hablando mi idioma nativo. (And you learned French for me? You sound good speaking my native language.)” Laf winked, going back to his flirty demeanor.

“Vous êtes aussi bon en espagnol… (You sound just as good in Spanish…)” You trailed off, converting back to your native language. “Quizás esto funcionará.(Maybe this is going to work out.)”

Los signos del zodiaco dándote una mala noticia

Dar malas noticias no es fácil. Hay personas que aprenden a hacerlo o que están dotadas de un tacto especial. Otras son un desastre.

Mira tú por dónde, te vas a encontrar con un representante del grupo delos menos hábiles en esta cuestión. Él/ella se entera en su trabajo de que su jefe está manteniendo una relación amorosa con tu pareja.

Como quiere ser legal contigo, decide darte la mala noticia. Pero, al faltarle práctica, la manera elegida tal vez no es la adecuada… Pero siempre empieza con un sutil “Tenemos que hablar”.

Para hacerlo ágil, emplearemos la palabra “marido”. Sustitúyela en tu mente por la apropiada en tu caso. Y, si no te apetece el tema de la infidelidad, cambia esta mala noticia por otra. ¿Preparado? Ahí vamos…

PISCIS: Para amortiguar el golpe, hace una presentación con diapositivas. ¡Viva el PowerPoint! Utiliza imágenes que sabe que te provocan emociones agradables (gatitos, cochazos, gente guapa…). Y coloca una palabra de la noticia debajo de cada una de esas fotos: Tu | Marido | Te | Engaña

ACUARIO: Cuando vas de visita a su casa, su loro te saluda con un: Truaaak… Tu marido te engaña. Truaaaak… Marido. Truaaak…

CAPRICORNIO: Mientras vas al baño, agarra tu móvil, donde sabe que guardas la lista de la compra. Añade al final: Tu marido te engaña (1 kilo).

SAGITARIO: Te aborda con una noticia mucho peor: La casa de tus padres se incendió y ellos murieron calcinados. ¡No, no…! Espera. Lo que pasa es que tu marido te engaña.

ESCORPIO: Te mira profundamente y habla con serenidad:

(Esc) –  ¿Te acuerdas de aquella vez en la que tu marido se lió con mi jefe?

(Tú) – ¿Ehhhh…?

(Esc) – A partir de hoy, seguro que sí.

LIBRA: Te regala un gorrito con cuernos y te expone a símbolos similares para que vayas atando cabos poquito a poco. Así, cuando se decida a soltarte la noticia de una vez, lo habrás captado subliminalmente y el golpe será menor… O ésa es la idea.

VIRGO: Aprovechando su hobby de dibujar cómics, hace uno exclusivamente para ti. En él cuenta con detalle las aventuras tórridas de un directivo que se lía con el marido de su amiga. Tú piensas: Qué coincidencia de nombres… Y, al final, lees: Historia basada en hechos reales.

LEO: Aprovechando su afición por el teatro, practica contigo: Pon cara de que tu marido te engaña. ¡Genial! Ahora… pónsela a él cuando lo veas.

CÁNCER: Se acerca a ti con pañuelo en mano, enjugándose las lágrimas:

(Cáncer) – Ay… Qué decepción fue aquélla, cuando mi pareja me engañó.

(Tú) – Lo siento mucho. Ya verás como pronto lo superas. Y bla, bla, bla…

(Cáncer) – Eso mismo te digo yo a ti. Y bla, bla, bla…

GÉMINIS: Como su blog tiene miles de seguidores, cuenta la historia ahí mismo. Habla de cómo su jefe se “cruzo” con el marido de una amiga y del buen ambiente que hay en la oficina desde entonces. Y habla de lo mal que lo va a pasar su amiga cuando se entere. La noticia comienza a circular.

TAURO: Se acerca a ti con un par de entradas para el teatro: Anda, aprovechando que tu marido se está acostando con mi jefe el viernes por la noche, ven conmigo a ver la obra.

ARIES: Consigue convencerte para que pruebes la trepidante experiencia de lanzarte desde un avión en paracaídas. Ahí que vas. Cuando llega el momento de saltar, os lanzáis al vacío y te grita: Tu marido te engañaaaaa.

Originally posted by hada-violett

Pablo.-

Cosas que me diría si me cruzara a mi yo de 15 años:
~Tu cuerpo está bien. 
~Te vas a separar de personas que creías que eran pilares fundamentales de tu vida. Tené cuidado, que al final por tanto intentar retenerlas, te vas a hacer más daño del necesario. Cuando toque, sonreí, agradeceles y dejalas ir.
~Si no sos capaz de aprender a quererte a vos misma, difícilmente vas a creer merecer cosas mejores para vos. ¿Cómo vas a hacer que otras personas no te pisoteen si no te sabés respetar? Aprendé a quererte, que vas a ganar muchas guerras estando de tu lado y no en tu contra.
~Dedicale más tiempo a la música. Ya sé, me vas a decir “pero el colegio es más importante”. Te puedo asegurar que una guitarra o una armónica te van a acompañar más en la vida que las causas por las que estalló la Revolución Francesa.
~A tus amigas les van a gustar mil y un chicos. A algunas incluso las van a invitar a salir y hasta van tener sus noviecitos, y vos no. Las vas a escuchar hablar de sus amores y te vas a quedar callada, porque no vas a tener nada para contar. Te vas a retorcer el cerebro pensando en si hay algo malo con vos, que por qué sos tan distinta, que cómo no te va a interesar, en qué tienen ellas que vos no tengás. Perdés el tiempo. Primero, porque simplemente no sos esa clase de chica: no te interesa andar con el corazón expuesto por ahí y preferís centrarte en otras cosas. Y no hay nada malo en ello.
Segundo, cuando seás más grande vas a entender que, si bien es lindo compartir el amor con otro, mientras más te enfocás en intentar hacerlo, más te arriesgás a creer que es el único que hay. Y vas a empezar a creer que si alguien más no te ama, no tiene sentido seguir. No. No es así.
 Y cuando un viernes a la noche, te encontrés sola en tu casa, la vas a poder pasar bien. Porque vas a estar en camino a quererte a vos misma, sin necesidad de tener en cuenta lo que alguien más pueda pensar.
—  Si tuviera una máquina del tiempo… Juego de palabras
Mírate. Eres joven. Y tienes miedo. ¿Por qué tienes tanto miedo? Deja de estar paralizado. Deja de tragar tus palabras. Que no te importe lo que la gente diga y piense. Vístete como quieras. Di lo que quieras. Escucha la música que quieras. Pon tu canción favorita en alto y baila. Sal a caminar a medianoche y olvídate de que tienes colegio al día siguiente. No esperes más para el viernes. Vive ahora. Hazlo ahora y asume los riesgos. Di secretos. Esta vida es tuya. ¿Cuándo vas a darte cuenta de que puedes hacer lo que quieras?
—  👽

Yo no quiero que alguien se enamore de mí por la forma en la que me vestí un martes a la mañana, o porque estaba linda un viernes a la noche.
Mejor que sea por la forma en la que me reí sobre un chiste o por mi reacción divertida ante alguna anécdota espontánea.
No porque un día decidí usar perfume y zapatos altos.
Ojala sí por la forma en la que tarareo sonriendo al escuchar mi canción favorita, o la manera en la que me ilumino al hablar sobre mis libros favoritos.
Que no le atraigan mis ruidos, sino mis silencios.


Porque las primeras son cosas que eventualmente puedo dejar de hacer, que el hecho que las haga no significa que sean parte esencial de mí.
Porque si te quedas conmigo por las primeras, te cuento que te defraudaré pronto.
Porque si no logras entender que son esas segundas cosas las que realmente me describen completamente, directamente no vengas a perder el tiempo conmigo.

—  No me hagas perder el tiempo contigo
Juego de palabras