vida oculta

alivio-

-”Pasa que a mi no me gustan los hombres”. Esa fue la frase que le dije a mi mamá para encarar una charla que duró casi cuatro horas.

Resulta que, como escribí antes, me había quedado pendiente poder decirle a mi mamá sobre mi sexualidad. Y esa charla empezó con una mala noticia. 

Fue una noche de lunes, en la que estaba hablando con la rasta y me dio la horrible noticia que su padre había fallecido. A mi sólo se me cruzaba venir para acá a verla, pero quería antes poder decirle toda la verdad a mi mamá, porque ya no quería mentir más a donde iba, y demás.

Estaba sentada en una esquina de la mesa, y mi mamá frente a mi. Leyendo a la rasta mediante mi celular, me quedé en shock, y se me llenaron los ojos de lágrimas.. a lo que mi mamá no dudó en preguntarme que me pasaba. Era una piedra, no quería decir una palabra, no me salia, sentía un nudo en el pecho. Me empezó a preguntar si era por una amiga, por una pelea, por algún rechazo. Le pedí que no me preguntara…que le quería decir pero que me de tiempo. Que estaba tratando de decirle hace muchos días, pero que entre que era difícil lo que quería decirle, sumado a que detesto hablar de mis cosas personales…me parecía imposible encarar la charla.

-”Me estas preocupando”… me tiró después de esperar un rato mientras yo miraba el techo fijo y tenía un re quilombo en la cabeza.

-” No, ma. no es para tanto. Pasa que a mi no me gustan los hombres”. Y largué un llanto que no se si era lo que venía conteniendo, lo que sufrí todos estos años, la rasta, el padre, yo, o todo junto.

Se levantó y vino a abrazarme. “No me sorprende, algo de esto ya me imaginaba. Vos me dabas muchas señales, desde chica”. 

-”No llores, yo soy incondicional, soy tu mamá, te amo. No importa tu elección…”

Y ahí empezaron las preguntas.. que cuándo me di cuenta, que cómo, que si alguien sabía….que si estaba en una relación..

Una charla larguísima, con muchos detalles cuando pude dejar de llorar y empezar a hablar libremente. Ya había dicho  lo que más me costaba, después de eso sentí un re alivio y ya no tenía drama en contestar lo que sea para que ella entendiera y sepa lo segura que estoy con esto que me pasa.

No podría reproducir todo todo lo que hablé, pero me gustó bastante la respuesta que tuvo hacia mi, y hacia la historia con la rasta cuando se la conté. Algunas dudas sobre edad,lugar, preocupaciones aparecieron…pero supongo tambien que es parte de su reacción y de toda la información y vida oculta que estaba descubriendo en mi… era mucho en una misma charla.

Lo que más me quedó grabado, fue que ella me dijo. -” Me preocupaba más que vos no pudieras encarar una relación, y estuvieras sufriendo sola..a esto que me decís. Me ponía mal pensar que estabas sola queriendo tener una relación y por varias cosas de nuestra vida no estabas en condiciones de encarar algo con alguien más”.

Segundo fue que, obvio… le conté de la rasta y su padre..y me preguntó cuándo quería viajar. Que me apoyara también en eso, me dejó tranquila. 

Y por último, al otro día… ni bien me levanté, vino a preguntarme cómo estaba ella, si había hablado ya.  Que la haya incluido y comience a nombrarla fue una de las reacciones de mi mamá que me gustó, que me hizo bien, y que dieron más alivio aún. 

En fin, no sé si era el día de escribirlo, porque siento que faltan mil cosas…pero seguiré escribiendo cuando siga cerrando frases y procesando temas de esa larga charla que tuve. La primer persona a la que encaré y pude decirle quien realmente soy. Recomiendo la sensación post decirlo al mil por ciento. Es un peso muy muy grande que desaparece.

beso negro zanja

en todos los espacios
públicos donde escurre nuestra vida
pasaron cosas
ocultas a la vista

sobretodo de la ley
la clandestinidad joven

niñas menores
las escolares vibran
y hacen fila
por un rato delante de la espalda

de una estatua

blanca fría
y de alta burra

lo que hubiera sido
y no fue

de estar con vida
el barrio que curtimos
por un rato

ese barrio congelado
caramba

cambia y entra
a formar parte
de la arquitectura
de los sueños
esa feria federal

toda la vida
podría estar
contándose la historia

esa toda y otros

relatos infinitos

sin calentar ni revivir

ni un gramo de pecho acá

¿no hay sangre acaso corriendo por las calles?

cuando nos acercamos y le damos beso

a la zanja como despedida

a la cola de la estatua

del parque rivadavia.

EL ARBOL

En sus copas susurran el mundo, sus raíces descansan en lo infinito, pero no se pierden en él, sino que persiguen con toda la fuerza de su existencia una sola cosa: cumplir su propia ley, que reside en ellos, desarrollar su propia forma, representarse a sí mismos.

Nada hay más ejemplar y más santo qué un árbol hermoso y fuerte.

Cuando se ha talado un árbol y éste muestra al mundo su herida mortal, en la clara circunferencia de su cepa y monumento puede leerse toda su historia: en los cercos y deformaciones están descritos con facilidad todo su sufrimiento, toda la lucha, todas las enfermedades, toda la dicha y prosperidad, los años frondosos, los ataques superados y las tormentas sobrevividas.

Y cualquier campesino joven sabe que la madera más dura y noble tiene los cercos más estrechos, que en lo alto de las montañas y en peligro constante crecen los troncos más fuertes, ejemplares e indestructibles.

Los árboles son santuarios. 

Quien sabe hablar por ellos, quien sabe escucharles, aprende la verdad. 

No predican doctrinas y recetas; predican indiferentes al detalle, la ley primitiva de la vida.

Un árbol dice: en mi vida se oculta un núcleo, una chispa, un pensamiento, soy vida de la vida eterna. 

Es única la tentativa y la creación que ha osado en mí la Madre Tierra. 

Mi misión es dar forma y presentar lo eterno en mis marcas singulares.

Un árbol dice: mi fuerza es la confianza.

No sé nada de mis padres, no sé nada de miles de retoños que todos los años provienen de mí. 

Vivo hasta el fin del secreto de mi semilla, no tengo otra preocupación. 

Los árboles tienen pensamientos dilatados, prolijos y serenos, así como una vida más larga que la nuestra. 

Son más sabios que nosotros, mientras no les escuchamos.

Pero cuando aprendemos a escuchar a los árboles, la brevedad, rapidez y apresuramiento infantil de nuestros pensamientos adquieren una alegría sin precedentes. 

Quien ha aprendido a escuchar a los árboles, ya no desea ser un árbol. 

No desea ser más que lo que es.* * *
 
HERMAN HESSE 

Montagnola, 1919

* * *

No todos los senderos conducen a Dios.

Cristo es el único quegarantiza el destino eterno.

El judaísmo ve la salvación como una decisión del día del juicio basada en criterios morales. Los hinduistas anticipan reencarnaciones múltiples en el trasegar del alma por el cosmos. El budismo califica la vida de cada persona según su apego a cuatro verdades nobles y ocho caminos excelentes. Los musulmanes se ganan el favor de Alá cumpliendo los deberes de los cinco pilares de la fe. Los filósofos consideran que la vida de ultratumba es oculta y desconocida.

Aparte de Jesús, nadie nos “abrocha el cinturón de seguridad”. No crea en usted, usted no puede salvarse. Tampoco crea en los demás, ellos no pueden salvarle. Algunos historiadores ponen a Cristo en el mismo grupo de Moisés, Mahoma, Confucio y otros líderes espirituales, pero Jesús rechaza esa clasificación. Él declara “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie llega al Padre sino por mí.” (Juan 14:6). Jesús no alude a lo que hace sino a quien es: Yo soy el camino.

Nuestro mundo en donde las culturas se mezclan y las fronteras se borran dicen que “Todos los senderos llevan al cielo.” Pero este famoso lema ha sido útil para programas de opinión, pero ¿Se ajusta a la realidad? ¿Pueden todas las aproximaciones a Dios ser correctas?

El Islam dice que Jesús no fue crucificado. Los cristianos están en desacuerdo. Ambos grupos no pueden tener la razón. El judaísmo rechaza la declaración de Cristo como el Mesías. Los cristianos la aceptan. Alguien está en un error. Los budistas esperan alcanzar el Nirvana tras haber pasado por un mínimo de 547 reencarnaciones. Los cristianos creen en una vida, una muerte y una eternidad dichosa con Dios. Los humanistas no reconocen que la vida haya sido creada, mientras Jesús afirma que es la fuente de la vida. Uno de los dos se equivoca. Los hinduistas perciben la existencia de un Dios impersonal y plural. Los seguidores de Cristo creen “que hay un solo Dios” (1. Co. 8:4). Ambos se contradicen. Por encima de todo, cada religión del mundo dice: “Tú puedes salvarte a ti mismo.” Jesús dice: “Mi muerte en la cruz te salva.”

Nade hace de cuenta que todos los caminos conducen a Londres o que todos los navíos llegan a Australia. Tampoco todos los vuelos aterrizan en Roma. Imagine la reacción que tendría con un agente de viajes que le asegurara lo contrario. Usted le dice que necesita un vuelo a  Roma Italia, y busca la información en su pantalla.

– Bueno, hay un vuelo a Sydney, Australia, que sale a las seis de la mañana.

  • ¿Es el vuelo que va a Roma?

– No, pero incluye cena de lujo y varias películas.

  • Pero yo necesito ir a Roma.

– Permítame entonces sugerirle Líneas Aéreas del Suroeste.

  • ¿Esta aerolínea tiene vuelos a Roma?

– No, pero se han distinguido mucho por su puntualidad

A usted se le está agotando la paciencia.

  • Necesito una aerolínea que lleve a un solo lugar: Roma.

El agente parece ofendido.

– Señor, todos los vuelos van a Roma

Usted sabe que no es así. No todos los senderos conducen a Dios.

Max Lucado [Libro: “3:16 … los números de la esperanza”]

 “Nadie más que nosotros dos sabemos que nos amamos y sé que es lo mejor porque de esa manera nadie intentará separarnos jamás.”

– “Te amo por miles de motivos y a pesar que no podemos gritar a los cuatro vientos que estamos amándonos quiero decirte que tú eres y serás lo más importante de mi vida.”


– “Tenemos que mantener oculta nuestra relación para que nadie intente hacernos daño, debemos ser pacientes y continuar amándonos en secreto hasta que llegue el día en que podamos decirle al mundo que tú y yo estamos muy enamorados.”


– “Estoy enamorado de ti no sólo porque eres un hombre maravilloso sino también porque tú me das motivos para ser una mejor persona. Este amor es tan grande que podrá mantenerse firme estando en secreto” 


Originally posted by youtubers-omg777

– “Quisiera poder compartir con todos la gran felicidad que siento de tenerte en mi vida, sin embargo aún no es tiempo de que los demás se enteren. Me basta con que tú sepas lo mucho que te amo.”


-”WIGETTA” :) Hay que esperar el tiempo lo dira todo 

No se si podría, existe esa idea de que pedir y conseguir si funciona, pero decir que no funciona lo produce

Entonces cual es el método? Si ya lo intente creyendo en verdad y no resultó?

Tal vez se trata de algo espiritual, como creer en algún Dios de cualquier religión

En el siguiente caso:

Las personas creyentes todo el tiempo piden cosas a su Dios y si bien es cierto, numerables veces donde la fe es grandisima, resulta!

Posteriormente al tener resultados positivos las personas abjudican el triunfo a su Dios, pero existen personas como yo que dicen:

“Ese triunfo es personal, inconscientemente hiciste todo lo posible para tener éxito”

¿Por qué decir que el éxito en peticiones se debe a un Dios?

Algo que no pueden ver ni tocar y tampoco imaginar su verdadera identidad

En este caso es lo mismo!!!

Si pido algo al universo y resulta, cuanta probabilidad existe de que sea verdad?

Mi gran duda es: De que me estoy perdiendo o que oculta la vida que me pueda dar razón o el conocimiento suficiente para poder saber a donde se dirige esta creencia, si no puedo creer en alguna religión, como puedo creer que el universo influye para darme lo que pido?

Si en algún momento de desesperación acudí y no resultó, por qué?

Tal vez no lo creí de verdad, es una tristeza pero también soy de las personas que piensan en que saber todo haría un daño terrible.

17 de febrero de 2015

Contarle a tu familia que sos gay no es fácil. No importa si es la familia con mente más abierta del mundo. Siempre la vas a pasar mal antes de decirlo. Y digo antes porque si bien cuando lo decís podés ser una bola incontrolable de llanto, te sentís aliviado. Ya no tenés que hacer cosas a escondidas, decir que vas a la casa de alguien cuando vas a otro lado, simplemente dejás de tener una especie de vida oculta. Y nada se siente tan bien como eso.

Me había mudado a Capital hace tres meses cuando se lo conté a mis viejos. Viajé a mi pueblo por un fin de semana. El viaje en micro se me hizo eterno. Internamente ensayaba una y otra vez qué iba a decir, cómo iba a decirlo y en qué momento. Si esperás el momento perfecto para decírselo, nunca va a llegar. El momento perfecto es cuando finalmente lo hacés. No les avisé que iba, así que cuando toqué timbre (de los nervios me había olvidado la llave en casa) se sorprendieron al verme. Mi mamá abrió y me abrazó al verme. Yo me apreté a ella muy fuerte, como nunca. Y simplemente lo dije: “mamá, me gustan las mujeres”. Me quedé quieta, en silencio, sosteniéndola fuerte contra mí. Moría por ver su cara, su reacción, su todo. Al mismo tiempo me daba miedo y por eso no la soltaba. Después de un minuto que se me hizo eterno, respiré hondo y la solté. Tenía los ojos llenos de lágrimas.

En este punto debo decir que nunca tuve una buena relación con mi mamá. Nunca fui de contarle mis cosas, ni mucho menos. Siempre fui más bien reservada. Lo sigo siendo (menos acá, claro). También cabe recordar que nací y me crié en un pueblo. Mis viejos no son de ir a la Iglesia. Son lo menos conservador dentro de un pueblo ultra conservador. En parte se debe a que eran medio hippies cuando eran chicos, antes de tenerme a mí, mudarse al pueblo y sentar cabeza.

Mi mamá no me decía nada, se me quedaba mirándome. Hasta que finalmente largó lo que estaba pensando: “no sabés cuánto tiempo esperé para que tuvieras la suficiente confianza para contárnoslo”. ¡Ella lo sabía! Mis papás lo sabían. Lo supieron todo este tiempo. Ahí me desarmé yo y empecé a llorar. Apareció mi papá, vio la situación y se acercó todo confundido. Lo abracé y lo volví a decir: “me gustan las mujeres”. Se rió. ¿Pueden creerlo? Yo llorando, siendo una bola de mocos y lágrimas y el muy hijo de puta largó una carcajada. “¡Al fin!”, dijo. “Qué alegría, Jimena. Temíamos que nunca lo fueses a decir. No queríamos que fueses infeliz por miedo a contarnos. Tampoco te queríamos preguntar para no presionarte. Queríamos que manejes tus tiempos”. Él también empezó a llorar. La escena era tragicómica. Los tres llorando, abrazándonos y riéndonos.

Cuando nos sentamos a tomar unos mates me dijeron que siempre me notaron diferente al resto, que veían en mí todo lo que habían visto en sus amigas lesbianas en su época de hippies. Que a ellos no les importaba con quién esté mientras sea feliz. Estoy llorando ahora mientras escribo esto. Nunca deja de emocionarme cuando pienso en ese día.

Me preguntaron si se los contaba porque había alguna chica en mi vida y les dije que no, que simplemente no aguantaba más sin contarles, que sentía que me ocultaba de algo que no me avergonzaba, que era como soy, que nací así y que aprendí a convivir con eso.

Mi familia es chica. Somos sólo nosotros tres. Desde ese día mi relación con ellos cambió para siempre. Ahora me siento cómoda con ellos. Sacármelo de adentro fue un alivio enorme. Es increíble lo bien que se siente. Las que no se lo tomaron bien fueron mis compañeras del colegio cuando se enteraron.

Para falar a verdade você está cada vez mais presente na minha vida. De uma forma oculta, mas está. Eu sinto sua presença; sinto seu abraço e até mesmo seu cheiro. Você anda invadindo meus pensamentos todos os dias, a qualquer momento. Até na aula de literatura eu me pego pensando em você; desejando que você estivesse ali, deitada com a cabeça na mesa para que assim eu pudesse mexer no seu cabelo e sussurrar no seu ouvido o quanto eu te amo. Eu queria ouvir sua voz dizendo que ainda sente vontade de lutar por mim; que ainda pretende me chamar de “meu”. Você causa os melhores - ou piores - efeitos em mim; você faz com que eu ande o dia todo com um sorriso no rosto, mesmo sem saber disso; você faz com que eu te queira cada dia mais, e sinta vontade de lutar por isso. Você me faz sentir diferente; me faz acreditar que tudo pode mudar; me faz querer mudanças. Você me faz te querer.
—  Ela, a melhor parte de mim.
¡Ey! Si, tú. ¿Por qué lloras por las noches? ¿Por qué te saltas las comidas? ¿Por qué dejas que las voces de tu cabeza controlen tu vida? ¿Por qué te ocultas en aquellas prendas tan holgadas? ¿Por qué no sonríes y ríes más a menudo? ¿Por qué en las noches te quedas despierta o despierto recordando cada minúsculo error de tu vida? ¿Por qué deseas ser alguien más? ¿Por qué te autodestruyes de esa manera? ¿Por qué te mantienes en silencio? ¿Por qué no dices lo que sientes? ¿Por qué? Apuesto que tu sonrisa es hermosa, que tu risa sea como sea es radiante. Deja de llorar, seca aquellas lágrimas y sonríe. Aparta aquellas voces, has que te acepten a como dé lugar. En vez de recordar lo malo, recuerda lo bueno que te ha pasado. Manda la opinión de las demás personas al carajo, que solo te importe tú opinión. Sal, diviértete. Cuando llueva sal y disfruta de la lluvia, salta en los charcos y ríe sin más. Disfruta un helado en el parque, admira la belleza de la luna en las noches. Creen en ti. Por favor, no te rindas. Debes ponerte de pie y seguir intentando. Canta a todo pulmón aquellas canciones que amas, así cantes como una paloma agonizando. Haz bromas, regala detalles y sonrisas. Decídete, ¿tu futuro o tu pasado? De por sí, lamentar el pasado no te servirá de nada. Y, ¿sabes algo? Te aseguro que eres malditamente perfecta o perfecto.