8

Viajar alrededor del mundo es mas fácil de lo que nos imaginamos. Paradójicamente no tan fácil como darle una vuelta al sol, que es 109 veces mas grande que la tierra. Por ejemplo, yo ya le he dado 38 vueltas al sol y solo 2 a la tierra, eso me motiva muchisimo a viajar y tratar de igualar ese marcador (Sol 38 - Tierra 2).

La clave esta en saber reconocer las oportunidades y estar preparado para cuando estas se presenten.
Para estar preparado son importante las siguientes 4 cosas:

1. Aprende ingles y ojalá un idioma mas.
El ingles no es el idioma mas bonito, pero si te abrirá muchas puertas y oportunidades de sobrevivir lejos de casa.

2. Así como tienes un documento de identidad saca tu pasaporte y mantenlo al día.

3. Ten un oficio y esfuérzate por ser bueno, en el mundo no es necesario ser profesional y tener una carrera (eso obviamente ayuda, pero no es necesario). Generalmente los oficios que te pueden facilitar buenos ingresos mientras viajas son:
Cocinero, musico, peluquero, bailarín, sastre, barman, fotógrafo, bloguero, profesor de uno o varios idiomas, azafata, guía turístico, enfermera, agricultor, carpintero, albañil.

4. Intenta sacar también el “pasaporte de marinero” o seamans book, mucha gente a olvidado lo fácil que es cruzar los mares gracias a los barcos. Si tienes tu seaman´s book podrías con un poco de insistencia, trabajar temporalmente en barcos mercantes, cruceros, plataformas marítimas o en un barco pesquero. Es trabajo duro, pero te estarían pagando por conocer el mundo.

A pesar de lo que dicen los medios acerca de un mundo lleno de peligros y de gente mala esperando a que llegues para robarte y/o matarte. El mundo en general esta lleno en su gran mayoría de gente linda y generosa. En todas partes vas a encontrar grandes amigos y una chica o chico con quien tener un gran romance.

Es innegable que el mundo también puede ser peligrosos, con un poco de mala suerte podríamos encontrarnos con malas personas y situaciones tensas. Para prevenir esos momentos es bueno esforzarnos por sacar lo mejor de nosotros al viajar. Ser sinceros, honestos  y ser dignos de confianza.

Bon voyage!

La distancia no se mide en kilómetros, ni en cuánto debemos viajar para llegar a nuestro destino; se mide en las ganas de querer estar en ese lugar. Se mide en las llamadas, cartas y mensajes diarios porque a pesar de no estar en el mismo lugar, existen unas líneas imaginarias que nos unen. La distancia, algunos la llaman puta o jodida, y claro, a veces duele, pero no hay distancia más cruel que la de dos seres que ya no quieren verse. Al contrario, nosotros, sabemos que nuestra casa está en el cuerpo de esa persona, sabemos bien que al momento de pertenecer conjugado en presente, estamos juntos a pesar de los kilómetros. Y no hay distancias físicas que nos alejen porque ya tenemos nuestros labios tatuados en esa  persona.
10

Admirando la belleza de la Toscana desde un tren a vapor

Una de las formas más encantadoras de disfrutar y admirar la belleza de la Toscana italiana es el «Tren Naturaleza» un tren a vapor que recorre la región a una velocidad como las de antaño. Los pasajeros pueden bajar en diferentes estaciones a lo largo del camino y aventurarse por senderos, explorar las iglesias, aldeas y castillos. El viaje en tren se puede combinar con actividades deportivas como senderismo y ciclismo, mientras que las posibilidades para degustar los productos enogastronómicos locales abundan cada itinerario en el tren de la naturaleza se combina con ferias, festivales y mercados de agricultores.

El tren parte de la estación de Asciano y recorre através de valles profundos con viaductos y túneles llamativos. A la derecha puede apreciar el panorama de los arroyos que se resaltan alrededor de La Abadía del Monte Oliveto. En la estación de Trequanda la línea entra en el valle de Asso. Los trenes corren colinas encantadoras cuyos colores evocan la arcilla de Siena y alcanza el pueblo de San Giovanni d'Asso que con su castillo medieval. Sumergidos todavía en este paisaje increíble, el tren llega a la estación monumental de Torrenieri-Montalcino, construida en el año 1865. (Fotos: AFP)