vertir

Bordeline y la energía volcada en áreas del conocimiento.

Uno de los sentimientos más intensos que tiene una persona con TLP o Bordeline son la necesidad constante de sentirse apoyados y aprobados por otros, donde esos otros -desconocidos, nuevos conocidos, seudoamigos-pasan de ser lejanos a ser el centro de nuestro universo y el sol que da calor.

Sin embargo este sentimiento en el “promedio” de las personas no es tenido como “normal”; todo tipo de relación conlleva un proceso de conocimiento, verificación de las verdades, reconocimiento de sus sentimientos, y compartir ciertas cosas que con otras personas no tendrían lugar. En un bordeline esto no ocurre; es 0 o 100, es blanco o negro, es dulce o salado, arriba o abajo y de ahí proviene el nombre de Trastorno Limite de la Personalidd; se vive en torno a los límites de todo tipo de sentimientos y estos muchas veces, no pueden ser si quiera dominados. Las personas son el vaso por el cual desborda el agua y se siente ahogados.

No tengo la respuesta de como manejar esos sentimientos; creo que en parte son reprimiéndolos o controlandolos (solo en parte) pero en otra aceptar quienes somos, con defectos y virtudes. Las personas que tienen Bordeline son carentes en inteligencia emocional y reconocer aquello es un paso fundamental para la recuperación; puede que no se sea una persona con muchos amigos, o ninguno en algunos casos, pero también que esa energía que se posee puede ser puesta en marcha en otras áreas como las matemáticas, artes plásticas o las artes escénicas. Muchos de los grandes genios del siglo XX no se caracterizaban precisamente por ser estables emocionalmente, sino por su inteligencia y el como lo lograban vertir en conocimientos que han transformado el medio.

He descubierto que en la medida que uno acepta esas carencias y vuelca esas energías hacia otros temas hace que las personas poco a poco dejen de vernos como un peligro, como personas “raras” o como alguien que “desencaje”. Vivimos en un mundo donde todos somos distintos y en un medio donde todo es rápido y quizás nadie se da cuenta que existimos, pero quizás no necesitamos que otros se den cuenta que estamos “ahí”, sino que podemos proyectamos como personas en otras áreas y ser admirados.

Piénsalo, puede que salgas ganando. Total, pensar es gratis y es una actividad inmanejable en nosotros.