verme bien

Me gusta absolutamente todo lo que incluye el ir a verte.
Me gusta tener que estar seis y media ahí.
Porque significa que empiezo el viaje a las cinco.
Lo que significa que empiezo a prepararme a las cuatro.
Me gusta peinarme despacito, rulito por rulito. Me gusta verme bien.
Me gusta pintarme los labios con mucha delicadeza.
Me gusta lo rápido que se despintan cuando me das un beso.
Me gusta caminar a las apuradas hasta la parada, porque cuanto menos tardo, más temprano llego.
Me gusta subir al colectivo.
Hasta Plaza Italia, gracias.
Me gusta que siempre haya un asiento libre. El mío.
Me gusta abrir la ventana.
Despeinarme con el viento.
Escuchar música y que te aparezcas en cada canción.
Me gusta el trayecto.
Lanús. Escalada. Valentín Alsina. Pompeya. Constitución. Almagro. Palermo. La plaza, el botánico.
Me gusta sentir como baja el sol y suben mis nervios.
Me gusta que los nervios nunca se hayan ido.
Me gusta arrancar el viaje bien sentada, e ir inclinándome como consecuencia de la impaciencia hasta no aguantar más y levantarme del asiento cinco paradas antes.
Me gusta quedarme parada sosteniéndome de las barras del colectivo mientras espero que por fin llegue a destino.
Cinco.
Cuatro.
Tres.
Dos.
Uno.
Me gusta bajar y que me tiemblen las rodillas, me tiemblen los dobladillos del vestido, me tiemble un poquito el corazón también.
Un paso.
Dos pasos.
Tres pasos.
Estás ahí. Mi vista pelea por encontrarte y se reconforta cuando alcanza su objetivo.
Porque estás ahí.
Esperando que cruce la calle.
Mirándome.
A mis rulos que tanto tarde en peinar.
A mis labios pintados que tan rápido van a despintarse.
A mí euforia. Mis nervios. Mi ansiedad.
A mis ganas de congelar todo ahí, en el momento en que te miro mientras me miras.
Sabiendo que tenemos muchas horas adelante que son nuestras.
Sabiendo que el “nuestras” te gusta tanto como a mí.
Porque te gustó tanto como vos a mí.
Porque me gustas tanto como los días en que me levanto sabiendo que me espera un largo viaje.
Que me preparo a las cuatro.
Para salir a las cinco.
Y estar a las seis.
Al lado tuyo.

“Los errores de mi vida”
Le hable con la verdad a quien solo me mentía. Fuí amiga de mi enemigo. Perdone a quien no me perdono. Escuche a quien nunca me escucho. Le creí a un hipocrita. Quise a quien me odiaba. Comprendi a quien no merecía ser comprendido. Y le explique a quien no queria explicaciones. Le demostre a quien nunca quiso hechos. Le tuve confianza a quien me decepciono. Abraze a un amigo falso. Le sonreí a quien no debí sonreir y no quise lastimar a quien me lastimo. Defendí a quien me critico. Acepte a quien nunca me acepto. Le di la razon a quien se equivoco. Levante a quien me dejo abajo. Ayude a quien queria verme perder. Hice sentir bien a quien me hizo sufrir. Le hable a quien no quería palabras y le escribi a quien no quería leerme.
—  Y es por eso que soy la peor. @fallen_angel_abril
No digas que estarás para mi siempre, si te irás cuando yo caiga, no digas que me quieres si no luchas para verme bien cuando no puedo seguir sola, no digas que tuve la culpa de todo cuando sabes que luche por ti y que al igual que tú tenia mucho miedo. Sabes ¿por que? Porque muchas veces me hiciste sentir que no me necesitabas, no me digas que estarás ahí, porque lo que yo necesitaba era que esta vez tu vinieras a mí, te grite de mil maneras que estaba mal y nunca me viste, te quería pero esta vez no sabia que hacer.
—  No digas más.
Esa era yo

Esa era yo, no siempre con el mejor peinado o el cabello mas bonito, iba imaginando que bonito seria tener lo que deseas. Esa era yo, no siempre con la mejor ropa pero intentaba verme bien, e iba pensando como seria que te desearan tener una vez mas. Esa era yo, no tenia el mejor cuerpo, pero iba pensando si lo volverías a contemplar con delicadeza. Esa era yo, no siempre llevaba el mejor maquillaje, solo quería verme bonita para ti. Esa era yo, no siempre era la fuerte, pero intentaba que nadie lo notara. Esa era yo, no siempre la mejor de todas, porque solo quería destacar para ti.

La carta que nunca te di.

Creo que al fin es momento de decirte todo lo que no pude decir antes,el tiempo pasó y quizá no sanó como dicen que lo hace pero si me ayudó a pensar en todo más de una vez. Quizá esté siendo inoportuna, no sé si estés leyendo ésto desde tu oficina o en casa junto a ella, pero sé que lo leerás, por que lo has hecho antes.

Verás,me cuesta un poco aceptar que ha pasado un año ya desde la última vez que nos vimos,he cambiado mucho a como era en ese entonces y sé que es gracias a ti. Siempre pensaste que terminar me dejó vacía al pensar que no encontraría a nadie como tú. Y quizá sea un poco cierto, pero no completamente.

Presumíamos que nuestro amor era distinto a cualquier otro.No habían celos,ni peleas,ataduras o malos ratos. Éramos libres, tan sólo sujetos a nosotros mismos. Siempre hemos sido así, por eso nos adaptamos tan perfectamente.

Las últimas cartas que escribiste decían que había aprendido a amar independientemente de lo que la otra persona llegara a sentir y eso me iba a ayudar a encontrar el “indicado” en alguien más.Pero la verdad siempre fue otra. Yo nunca he buscado pedacitos de ti en distintos hombres para volver a enamorarme y llenar el vacío que dejaste, por que si es verdad que me dejaste incompleta, pero no en la manera en que lo piensas. 

Has sido el amor más grande que he tenido y no lo digo por el tiempo ni por la forma en que nos quisimos,ni siquiera por la atracción que sentíamos.Lo fuiste simplemente por que al llegar a ti me sentía perdida,sin rumbo,indefensa y algo frágil.Una palabra mal dicha podía quebrarme con facilidad y ya había perdido el interés en querer dejar de ser así. Y sin pedirlo ni buscarlo tú me hiciste cambiar. Sin medicinas ni terapias. Sólo con estar a mi lado.Eran las pequeñas cosas que hacías y me decías las que me hacían recuperar los cachitos de mí que había perdido tiempo atrás.Al probarme un vestido y ver como te volvías loco,al llegar de tu mano al café de siempre,despertar a tu lado con una sonrisa y pasear por el parque en la madrugada sin sentir miedo alguno.Eran esas cosas tan simples que me hacían confiar de nuevo en mí.Quería verme bien,volver a hacer cosas por mí y conseguir los sueños que siempre había querido lograr.

No sé si entiendas lo que trato de decir con ésto,pero espero lo hagas,por que finalmente después de un año que parecía no tener final puedo olvidar el enojo y la desilusión que me habían quedado al terminarlo todo y simplemente darte las gracias.Agradecer por todo lo que lograste en mi, tal vez sin darte cuenta, pero hiciste que me recuperara hasta sentirme completa de nuevo, no por haber llegado a mi vida, sino por que conseguiste que yo volviera a la mía y eso es algo que nunca voy a olvidar. Es por eso que no logro dejarte completamente, por que quizá el tiempo te haga olvidar los besos,los detalles y los momentos compartidos, pero la sensación de sentirte plena y con deseos de volver a sonreír cuando no tenías ninguna, de eso no se logra escapar tan fácil. 

Así que espero que después de todo entiendas la razón por la que me fue tan difícil aceptarlo todo, por que no  me dejaste vacía, me dejaste completa y te fuiste sin darte cuenta. Pero al final,lo único que me queda por decirte es, gracias.


-D Landgrave

Hola, me llamo María José. Yo como muchos de nosotros, también me da miedo mostrar mi cuerpo. Yo también me tengo asco, me odio, odio cada centímetro de mi cuerpo. Siempre he sido gorda, pero creo que ahora es cuando más me afecta; de cierta manera jamás escuchaba las criticas, pero la sociedad cada vez se hace más exigente, por lo tanto, uno también consigo mismo. Yo me siento incomoda con mi pasa llena de grasa, mis piernas toscas y con manchas, mis brazos que tienen piel colgando, mi nariz, mis cachetes, mis ojos, mi boca, mi cara llena de marcas, creo que todo de mi es lo que odio, mi risa, mi voz. (Sí, también llegué a cortarme en los lugares que odio, mi estomago es uno de esos, que por tal motivo, por eso odio más).

Mi fobia más grande es verme al espejo, jamás me gusta hacerlo, y cuando lo hago no tardo mucho, porque me siento mal con lo que veo… Me suelo hacer estereotipos de gente perfecta para después compararme, obviamente jamás los alcanzo, creo que también por eso tengo este pensamiento, Pero que les digo… hoy quizá pueda amarme, sentir que la sociedad no es una mierda, sentirme bien y verme en el espejo con una sonrisa. Gracias por hacer que por un momento desaparezcan mis temores, gracias. Y espero que si tu también tienes miedos, los enfrentes, no te dejes caer, porque no estas solo. Te quiero, sí, a ti que leíste esto. ¡FELIZ DÍA, HERMOSO/A!

Le hable con la verdad a quien solo me mentía. Fuí amiga de mi enemigo. Perdone a quien no me perdono. Escuche a quien nunca me escucho. Le creí a un hipocrita. Quise a quien me odiaba. Comprendi a quien no merecía ser comprendido. Y le explique a quien no queria explicaciones. Le demostre a quien nunca quiso hechos. Le tuve confianza a quien me decepciono. Abraze a un amigo falso. Le sonreí a quien no debí sonreir y no quise lastimar a quien me lastimo. Defendí a quien me critico. Acepte a quien nunca me acepto. Le di la razon a quien se equivoco. Levante a quien me dejo abajo. Ayude a quien queria verme perder. Hice sentir bien a quien me hizo sufrir. Le hable a quien no quería palabras y le escribi a quien no quería leerme.
04 De Marzo de 2015 - 9:29 pm Y Aquí estoy yo, en la tranquilidad aburrida de mi hogar. Después de caminar durante 2 horas exactas desde el sur al oriente de mi ciudad. Después de ver a mi novio y sentir su ira y su impotencia conmigo; pero se preguntaran porque? La respuesta: SER IMPUNTUAL. Ya han pasado varias veces que lo he dejado esperando, y no soy exactamente el tipo de persona que avisa cada 5 minutos su posición o si hay cambio de planes. Pero, lo que diferencia esta vez de todas.... es que no fue solo el hecho de que me pase 1 hora y media a la establecida para vernos...pues íbamos a cine, sino que de alguna forma, tantas veces reprimidas estaban formando una grieta entre nosotros sin que yo me diera cuenta y es causada por mi culpa. Cuando recibí su llamada por celular y al escuchar su tono de voz me di cuenta de que algo iba mal, y se corroboro mas cuando el me dice: -''sabes no pienso ir a ninguna parte, así que si quieres venir a verme esta bien, sino vete a tu casa o a donde quieras''- Eso me dejo sin palabras y con un trago seco. Al colgar salí corriendo como alma que lleva el diablo para verlo, corrí y corrí en contra de los peatones, fue tal la prisa que casi me caigo dos veces, pero nada importaba, debía enmendar mi error. Llegué a su universidad y lo encontré en la zona de la cafetería con su mejor amigo, baje y lo primero que vi fue su fría mirada, aparte de fría también sentí un odio que no esperaba, me dejo sin palabras y solo se me pudo escapar un Hola entre jadeos...me puse a sus espaldas y el solo me pregunta -¿A Que has venido?- No le respondí nada y simplemente me quede callado a sus espaldas mientras el estudiaba con su amigo. Y Así fue como por 7 o 10 minutos. Hasta que se paro y me pide que lo siga. Fuimos a un sitio, por decirlo así "vacío" y hablamos...La verdad no tenia palabras con las cuales justificarme, y porque de igual forma había ocurrido lo mismo de otras veces: -Me demoró el servicio de Transporte- Me dio pena decirlo y me protegí diciéndolo de forma desafiante. Podía sentir todo el desagrado y la decepción que yo le había causado. Y Solo quede sin palabras, trataba de no mirarlo a los ojos y solo quería que se desahogara de todo, hasta le dije que me golpeara, que gritara, que llorara!! No lo hizo. Simplemente me hizo verlo a los ojos y me dijo: -"Que esto no vuelva a pasar"- Y no es como si dependiera de mi, porque de todas formas dependo del transporte publico y no regulo su calidad de tiempo. Me abrazo, pero no sentir el calor de siempre...me di cuenta de que cause un gran daño ese día. Lo acompañe un tiempo en su universidad y nos despedimos.  Allí emprendí mi viaje a pie hasta mi hogar, caminando, pensando, mirando y respirando. Con ganas de llorar, pero no me lo permití, con ganas de gritar, pero estaba rodeado de personas, con ganas de golpearme fuerte, pero solo me resigne a caminar...Pensando en como pude haber evitado esto, recordando esa mirada que espero nunca volver a ver salir de la cara de El, y soportando el retumbe de sus palabras en mi cabeza...Seguí caminando sin importar que sucediera, con música a todo volumen en mis auriculares, y con la pura casualidad de que sonaban canciones "tristes" por decirlo así. Ocurrieron cosas buenas en el camino, como por ejemplo tener un ataque masivo de creatividad en cada paso, como encontrarme con una persona que hace dos años no veía, y quizá la forma en que un ser abandona este mundo de la forma mas hermosa, durmiendo. Dos horas pasaron, y aquí estoy, escribiendo, castigándome...pero de una forma sana como se lo prometí a el. Mis manos no serán golpeadas, las usare para crear lo poco y nada que se hacer y que yo llamo Arte, Mi ARTE. Espero que algún día el pueda perdonarme.

- Diario de Cifer

No hables por mí, porque eres justo lo que estoy buscando, y sé perfectamente que estoy enamorada de ti. Si no quieres verme, está bien, pero no te atrevas a decir que no te quiero, porque no sabes nada.
—  Short Story About Him.
Diabolik lovers Lost Eden votaciones (Sakamakis) ~traducción~

1.Shu: Tiene algún significado hacer esto?
Sólo para decirte, lo que tú pienses no tiene nada que ver conmigo.
Solamente deberías darme tú sangre cuando me apetezca.
…Te gusta de esa manera, no es así?


3.Subaru: Ahh? A quien le importa el resultado.
No te intereses por algo tan tonto como eso.
…Yo sólo necesito que tú estés a mi lado.
Mierda… no me lo hagas decir de nuevo!
No lo volveré a decir una segunda vez!


4.Ayato: Haberme elegido significa que no te quejarás cuando chupe tu sangre cuanto yo quiera, no es así?
Hehe, no me detendré esta vez.
Vamos, date prisa y ven aquí!
Ore-sama dejará marcas de mordidas en tu cuerpo.
Recuerda que no te soltaré hasta que no esté satisfecho.


6.Kanato: Sabía que tú me elegirías.
Porque no tenías más elección que esa.
Si llegaras a elegir a alguien más que a mí…
De alguna manera me dio hambre mientras lo pensaba.
Ve a buscar algunos dulces y ven enseguida a verme. Esta bien?


7.Raito: Bitch-chan, tú reaaalmente si que me amas.
Eso es algo raro si lo miras de este lado, sabes?
Nfu, esta bien que sea sólo yo?
Ese tipo de cosas estúpidas… las amo.


8.Reiji: Si tienes tiempo para esta clases de cosas estúpidas, entonces por qué no te dedicas ser más refinada?
…Dejaré de decir las cosas que pienso.
Saber de tu corazón el cual me ama… no es algo tan malo.

No re-subir la traducción por favor~

Ya no puedo mas

Ya me canse, me siento cansada de sentir tanto, me siento cansada de dar y no recibir, me siento cansada de mi apariencia, de mi forma de ser, de ser tan llorona, de ser tan aburrida, de ser tan estupida.

Me siento cansada de que fracasen mis intentos por verme bien, me canse de la ansiedad, me canse de la gente que me rodea, me canse de la depresion, me canse de despertar y tener dolores de cabeza, me canse de despertar y que las molestias no me dejen ni un segundo, me canse de los dolores de espalda, me canse de pensar que tu no me amas, me canse de pensar que a nadie le importo, me canse de estar sola, me canse de la escuela.

Me canse de respirar, vivir, despertar…

Te extraño, y te quiero más que a nadie antes. Maldita sea, si no quieres verme, está bien, lo entiendo, pero no me invites a salir y después me canceles así nada más. Si tú no quieres responder a mis mensajes, joder, lo comprendo, pero si yo decido no responder más no vuelvas a enviarme un saludo. No soy yo la que hace que te quedes, si fuera por mí, con todo el dolor de mi corazón, te habrías ido hace mucho tiempo, pero eres tú quien vuelve y honestamente no sé porqué lo haces si cada vez que avanzamos un poco te encargas de fingir que nada ocurrió.

anonymous asked:

Tu y tu novio, tuvieron problemas con baja autoestima, depresión, o cortarse?:(

Yo cuando era muy joven tuve mis problemas. A pesar de ser flaco, siempre me veía gordo, hacía mucho ejercicio y comía poco, para verme “bien”  hasta que por fin me di cuenta que tengo que cuidar mi salud, y verme como soy, aprendí a amarme y a quererme así. Y si la gente me ve feo y gordo, pues se jodieron, porque yo me veo hermoso.

También depresiones por sentirme solo casi todo el tiempo, pero al final me di cuenta que a veces solo es mejor, y con tumblr tengo suficiente.

En esos malos momentos intenté cortarme, pero del miedo, lo hice a un lado de la mueñeca, jamás sería capaz de hacerlo sobre las venas. Y me hice una mini cortadita que ni salió sangre, pero dolió, y en el instante reaccioné y dije: Parezco pendejo, esto sólo me dará más dolor y daño, y eso es lo que intento evitar, además de que no solucionará nada. Así que jamás lo volví a hacer.

A partir de esas cosas es que siempre intento ayudar a la gente, enseñarles que no deberían hacer eso, que la felicidad es mejor y que se amen como son.

Cuando conocí a mi novio, él solía arreglarse mucho, ponerse lentes, y un montón de cosas, pero al tiempo que nos fuimos conociendo, yo le dije que conmigo no tiene por qué usar nada de eso, que yo amo al hombre hermoso que es, y así con mucho amor pude enseñarle a amarse y al final dejó de usar tantas cosas.  El amor puede con todo.

Porque soy una chica

Ayer iba para una fiesta con unos amigos, me vestí para la ocasión. Antes de salir de mi casa me sentía muy contenta porque me veía bastante bien, estaba muy satisfecha con mi apariencia, me sentía hermosa.    Pero entonces las cosas comenzaron a desmejorar en cuanto Salí de mi casa, lo primero que ocurrió fue que cuando iba a cruzar la calle un carro me encerró impidiendo que yo pudiera seguir mi camino, al principio pensé que era  solo una imprudencia del conductor pero entonces el conductor del carro comenzó a decirme cosas. No habían pasado ni dos minutos desde que había salido de casa y ya no me sentía tan bien. Luego un hombre me grito en la calle “Piernas” no se quería señalar con eso, tal vez indicarme que tenía piernas o que se me veían, de las dos cosas estaba bastante consiente sin necesidad del comentario de aquel hombre.  Para cuando llegue al lugar donde me había quedado de encontrar con mis amigos ya toda esa confianza que tenía por mi apariencia había desaparecido, es más, me sentía bastante mal conmigo misma por haber escogido verme bien. Espere a mis amigos en una calle aunque no peligrosa era bastante solitaria,  varios hombres se me acercaron para decirme cosas, desde los típicos silbidos, el “mami” (el cual me molesta mucho ya que yo no era la madre de ninguno de ellos)  hasta cosas realmente vulgares. Para ese punto yo ya no solo me sentía incomoda, también me sentía muy asustada. Sentía que algo malo me podía pasar en cualquier momento, y decidí irme de ahí y esperar a mis amigos en otro lugar. Mientras caminaba un carro comenzó a seguirme mientras el copiloto me gritaba cosas, yo ya no solo estaba asustada, asustada es una palabra muy insignificante para lo que sentía, porque la calle estaba completamente sola y si los hombres del carro hubieran querido subirme al carro lo hubieran podido hacer y nadie los hubiera visto. Yo en medio del pánico cruce la calle tirándomele a los carros que pasaban, ahí de nuevo me pitaron y me gritaron cosas, esa vez nada relacionado con mi apariencia si no por lo bruta que era, (cuando no eres “mami” eres “que vieja tan bruta”)  pero la verdad sentía que tenía más oportunidad con los carros que con los hombres que me gritaban cosas.  Cuando estaba en la otra calle un hombre se me acerco para preguntarme por una dirección, no puedo decir que el fuera grosero conmigo, pero yo estaba tan asustada cuando él se me acerco que inmediatamente puse una distancia entre los dos y no escuche bien su pregunta y no lo pude ayudar, Pero estaba muy asustada, y desconfiaba de todos los que se me acercaban. Puedo imaginar a aquel hombre hablando con sus amigos y diciéndoles lo grosera que fui yo, mientras que el me había pedido muy amablemente un favor.   Seguía esperando en la calle que era igual de solitaria que la anterior, y vi como un grupo de chicos se me acercaban, iba a salir corriendo de allí pero no era muy fácil para mi correr ya que tenía unos tacones bastante altos,  me iba a quitar mis tacones para poder salir corriendo descalza cuando mis amigos llegaron, molestos porque no estaba en el lugar que habíamos acordado.  Todo eso ocurrió en menos de diez minutos.

Pase el resto de la noche aburrida, no solo por lo que había pasado si no por lo rápido que arruinó  mi buen estado de ánimo, estaba tan contenta   por cómo me veía, hacia mucho que no me miraba al espejo y me sentía bien. y me hicieron sentir mal y culpable por eso. Como si sintieran que me sentía feliz conmigo misma y dijeran “NO, no podemos permitir eso, no podemos permitir que caminen mujeres por ahí   sintiéndose felices con ellas mismas, tenemos que hacerlas sentir mal, que se sientan feas, inadecuadas, vulgares y caminen con la cabeza baja”

Medite mucho esa noche sobre lo que había pasado, y si había sido culpa mía o no. ¿Tal vez era mi culpa por estar en una calle así?  Bueno la calle no era peligrosa, era una calle bastante normal, era una calle solitaria eso sí. ¿La hora tal vez no era la más adecuada? Eran las siete de la noche, estaba oscuro pero no estaba tarde. ¿Mi ropa? Ese era uno de los motivos principales, pero aunque no era reveladora si era elegante. ¿Pero qué otra opción tenia? Vestirme como hombre para que no me molestaran, y me di cuenta de algo, si hubiera sido hombre esos diez minutos hubieran sido de lo más tranquilos,  y no hubiera tenido miedo. Y el motivo principal por el cual había ocurrido todo eso, era porque soy una chica.