El cerebro humano es fascinante: olvidamos un olor hasta sentirlo de nuevo, borramos una voz de la memoria hasta que la escuchamos otra vez, y hasta las emociones que parecían enterradas para siempre pueden despertarse cuando volvemos al mismo lugar.