venezolanos en la calle

No sé si las personas se tomaran el tiempo de leer esto, puede que no te conozca ni sepa de donde eres, puede que ni te importe quien soy yo, pero en este momento te pido un minuto para explicarte lo que esta pasando en Venezuela. Venezuela es un hermoso país con gente hermosa y maravillosa, personas que siempre conservan el buen humor a pesar de las circunstancias, pero que viven en un país donde el pensar diferente es un delito, donde personas salen a manifestar para demostrar su descontento por la falta de alimentos, medicinas y por la inseguridad, pero el gobierno responde reprimiendo. Un país en donde los guardias deberían de cuidarnos, de buscar el bien para cada venezolano, pero no lo hacen, están del lado del represor.  Muchos estudiantes salen a marchar cada día porque así como tú, quieren un mejor futuro, sueñan con cumplir sus sueños y llegar lejos, pero no pueden ¿Sabes por qué? PORQUE LOS ESTÁN MATANDO, los matan simplemente por pensar diferente, por querer un mejor futuro. Muchas familias venezolanas están perdiendo un ser querido justo ahora, mientras lees esto. Sé que tal vez no puedas hacer mucho, pero haz que esto de la vuelta al mundo, que la gente se de cuenta de lo que pasa en Venezuela y por favor, no dejes de orar por ella. Esto no es un capricho, muchos venezolanos llevan más de 93 días en las calles rogando por una Venezuela diferente y ¿sabes qué? Muchos de ellos y en su mayoría jóvenes de 17 0 20 años no llegan a sus casas. Solo por querer un país mejor.
9

Sucesos del hoy #18MAYO de 2017 el pueblo venezolano perdió el miedo y tiene más de 40 días en la calle batallando contra la DICTADURA instaurada. Nos han matado a más de 55 hermanos, un régimen genocida que arma a deficientes que actúan junto al ejército para que maten a un pueblo desarmado. Pero nadie se rinde, no tenemos miedo a pesar de que estamos completamente solos.

Ayúdanos difundiendo estás imágenes que demuestran la verdadera realidad de Venezuela. Realidad que está totalmente censurada por el gobierno amenazando a los medios con cárcel por decir la verdad. Las únicas herramientas son las redes sociales y no sabemos hasta cuando!

VENEZUELA TE NECESITA! PA'LANTE!

Fotos de nuestros valientes reporteros gráficos y periodistas que día a día arriesgan sus vidas para mostrar la realidad:

@donaldobarros
@ramzisouki
@ipaniza
@bsantan2
@oelzer
@igfotografia
@serialchilling
@bruzco1

Cada vez que discuto con un fanático de gobierno empiezo a dudar vivamente de la sociedad en la que vivimos. Una persona que justifica muertes ejercidas por un Estado e intenta implicar que las muertes causadas fueron por las mismas personas que protestan, me pregunto que mentalidad tan deprecante se atrevería a justificar algo que en Venezuela se ha visto en vídeos y se ha vivido en calles. Como una persona audazmente se atrevería a contradecir a una Venezolana que ha ido a las protestas por lo que tengo el 100%  de palabra de decir que los colectivos del Estado no dudan ni segundos en lanzar indiscriminadamente tiros y bombas hacia la multitud que solamente lleva pancartas. 

Así lo demuestran los vídeos de los francotiradores que contrata el Estado para lanzar tiros desde altos edificios, como también podemos ver el sufrimiento de los familiares de las victimas que solamente decidieron ir a una marcha para protestar sus derechos básicos. Así lo vemos cuando las universidades privadas del Estado son allanadas ilegalmente por grupos militares y se llevan presos a estudiantes, como a ocurrido unas 3 veces en un Estado del país (Bolívar), puedo asegurar que al menos 12 estudiantes fueron llevados presos por protestar dentro de sus instalaciones estudiantiles. Se necesita mucho cinismo y falta de tacto humano llevar la contraria de tales eventos que sucedieron y continúan. 

Cualquier persona que justifique un gobierno asesino, que ha utilizado la táctica de generar caos publico para poder culpar a los mismo protestantes de las muertes tal y como hicieron en el 2014, no merece contemplación ni discusión tranquila. Me parece una falta de respecto hacia mi persona y hacia tantos Venezolanos que viven en decadencia que salen a las calles a defender sus derechos.  

2

Top: Mama, I went to fight for Venezuela. If I don’t return, I left with her.
Bottom: Son, I went to fight for Venezuela, so you don’t leave with her or by her.

10

#22JULIO2017 el pueblo venezolano sigue en la calle en contra la dictadura y en respuesta a la reforma constitucional ilegal, inconsulta propuesta por el dictador Nicolás Maduro. El número de víctimas sobrepasó las 100 personas en casi 4 meses de protesta. La represión se intensifica cada día más mientras la ciudadanía sigue sola en una guerra de David vs Goliat.

En esta entrega los grandes héroes periodistas que nos mantienen informados arriesgando sus vidas:
@rschemidt
@fabiansolymar
@ipaniza
@rcamachovzla
@raynerpenar
@jcfotocreativa
@gabyoraa

¿Cuándo haremos algo?, por Soley Guerra.

    El hambre llega a los niños y sus madres impacientes, deambulan por horas buscando un bocado para ellos. Porque hay hambre, pero aun no se dan cuenta. No se puede ni tomar un buen café con leche, ya sea porque no hay azúcar, café e incluso dicho lácteo. Consigues suficiente para comprar dos bolsas de leche, pero ahora las regulan y a veces no adquieres ni siquiera una. No desesperen, porque aun no nos damos cuenta. Tú divides tu salario, lo que toca para la comida a veces alcanza para tres productos y en dos días ya les das la despedida. Veo gente entrando en batalla por una simple bolsa de harina, una lucha para revenderla, la otra lucha porque en su casa ya no hay comida. Hay familias que hacen solo, con esfuerzo, dos comidas, “lo importante son los niños, mañana será otro día”, pero los días siguen pasando y el venezolano vive cada jornada con menos esperanza. Nos regulan la alegría así como el consumo eléctrico, es por ello que se dañan todos los electrodomésticos, dejas tu salario entero para reparar la nevera y aun así quedas debiendo todavía una quincena, pero aun no se despiertan. Se levantan muy temprano y se van muy cómodos, unos zapatos deportivos no pesados y su bolso, tomar turno una vez, luego dos y luego tres, mientras otros llevan horas y cuando llegan ya nada ven. “Tocará comprarlo al doble” dicen unos, pero a otros el dinero no les alcanza ni para uno. Poco a poco y de esta forma se va consumiendo nuestro mundo. Vas en la calle, solo con tu pasaje y tu cédula, pero resulta que si te llegan a querer robar y ven que no tienes un teléfono o joyería sacan su Calibre 38 y te lo apuntan en la medula. ¿Qué tan poco puede valer una vida en mi país? Es cuando veo que ambas tazas suben. Múltiples nacimientos, gracias a la falta de preservativos, sin dejar a un lado que viene desde la casa saber que “al final del día cuando está adentro ya es un lío”, porque son jóvenes desde quince hasta diecisiete años que no han terminado sus estudios, las que han estudiado, por querer experimentar y comenzar a criar, ellos no se dan cuenta, no ven lo que está pasando. He llegado a escuchar de embarazos desde los once años que no son precisamente por violaciones ocasionados. Así aumenta la población, más bocas que alimentar, más escasez y desesperación, pero aun no abrimos los ojos. Múltiples asesinatos, secuestros y violaciones ¿Dónde está la policía? ¿Por qué escapan los ladrones? ¿Es que acaso no comprenden que hoy en día muere por cualquier cosa nuestra gente? Una viene a saludar y dar un beso frío, es la cruel enfermedad que cae en almas inocentes, crea desgracia y desdicha, comienza la frustración de nuevo: No hay medicamentos, mucho menos insumos médicos. Ellos son jóvenes, ¿por qué deben dejarnos por negligencia de un grupo egoísta? Por un lado más oscuro, vez los dibujos hechos con tiza blanca en el suelo, la gente formando alboroto y una familia sin consuelo, y así día a día muere en manos de otro hermano un venezolano. ¿No ven lo que está pasando? ¡Nos estamos condenando! Seamos francos, hasta los medios de comunicación nos están censurando. Ahora no puedes estudiar lo que a ti se te dé la gana, ya sea por tener dinero o porque no te dará nada la carrera que deseas, porque en mi país para ejercer hay que nacer en cuna de oro o hay que lamer los zapatos del poder. Ven amigo, yo te enseño la realidad, toma la mano de alguien que en verdad pasa necesidad no desde ahora, si no desde hace un tiempo atrás. Hoy en día quién desea convertirse en un profesional debe además de la prueba de admisión de la Universidad muchas otras enfrentar. Arremeter contra la educación no los hace más fuertes, ellos son quienes saben luchar y por ello retrasan sus metas con “paros” ¿Es por esa razón que debo pagar una privada donde lo mismo voy a estudiar? pero tranquilos, que ya casi se dan cuenta. No tenemos la oportunidad de obtener un nuevo techo, pues resulta que se necesitan ciento diez salarios para eso. Un aumento de gasolina, merecido pero no en el momento indicado, pues si apenas sobrevive el carro con repuestos usados. Ahora no respetan tampoco los derechos humanos, pues te meten en la cárcel por pedir apoyo de un hermano, por pensar diferente y no dejarse doblegar ante infamias ante las que el pueblo aun no quiere reaccionar. No hay dinero para nada, dime ¿ahora quién nos miente? No hay lealtad a la constitución, ahora hacen nulo tu voto por una vida mejor. Se atreven a cambiar leyes cuando no es lo que les toca y el poder que si tiene el derecho a cada rato lo rebotan. Vengo cansada de escuchar que en mi país no hay futuro, si lo hay, solo que en él no debe estar el duro problema que es mantener llena la alacena. Lograr viajar al extranjero a conocer otras cultura en este tiempo es un milagro, muy mezclado con locura, con los gastos en pasajes tocan viajes que ni siquiera tres días duran. Un venezolano piensa dos veces antes de gastar en un puesto de la calle o hasta en un jugo natural. Me están robando la juventud, los deseos, nuestras metas, nuestros mínimos placeres, hay más errores que cometa por el simple hecho de no estar viviendo. Nos toca sobrevivir, es por ello que muchos ahora se están yendo del país, el que los vio nacer, el que los escuchó reír. ¡Esto nos está matando! ¿Acaso no ven que hasta al amor están separando? No por peleas, ni por celos, todo esto está pasando porque un “futuro mejor” la persona está buscando. Esa Venezuela fuerte que ha luchado tanto no puede morir. Somos un país pobre que se baña en petróleo, Venezuela por favor despierta. Esa tierra con la que mí amada abuela me contó que había crecido, existían los valores y también un pueblo unido, podías salir de tu casa a las ocho de la noche sin riesgo de perder la vida. Nos estamos dejando llevar por la crisis ¿Dónde quedan los sentidos? Poder salir bien y pasar buen tiempo con tus amigos. Se tiene como modelo una imagen extranjera, cuando en un lugar de dicha la música que corre por nuestras venas, el talento nacional, es insultado cuando dice la verdad, cuando muestra la belleza y es lo que hay que apoyar. Los “buenos días” y “buenas tardes”, el darle el puesto a una persona mayor en el transporte público. Los valores que por desespero y hambre se han dejado, por todos nuestros amigos que en un robo han caído. Muestro la realidad en mis palabras, porque redacto a través de mis ojos, ojos de un venezolano con ansias de vivir. No podemos dejar que nos controle, pero mucho menos dejarlo pasar por alto, porque es tu vida, mi vida, la vida de un hermano caído en una protesta, la vida de una prima asesinada en un asalto, la vida de un niño que muere por falta de insulina, la muerte de una abuela por falta de fármacos. Nos dejamos colocar una mordaza. Escribo mientras los precios día a día van subiendo y la clase media poco a poco va bajando, ya no existe clase alta, existe el que sobrevive bien. Escribo mientras nos marcan como ganado, puede que tengas suerte hoy y te salga un mini mercado. Somos nosotros los que tenemos el poder, solo nosotros podemos acabar con un tiempo de dificultad. Mientras la milicia apunta su arma a nuestras cabezas no debemos doblegarnos, pues es ahí cuando veremos el final de una tierra de gracia. Volvamos a tiempos buenos, no dejemos morir a un país que como madre nos dio un lugar donde vivir. Porque yo quiero devolverle a mi madre todo lo bueno, porque yo quiero luchar por ella. Porque yo quiero que mis hermanos luchen conmigo, quiero que ahora se den cuenta de lo que hoy nos toca el hombro. Entonces, ¿qué haremos al respecto? ¿Esperar a que nos maten o que nos maten por no esperar para vivir? Soy Venezuela, ven hijo mío y responde: ¿Cuándo haremos algo? 

“Más que por fuerza, nos dominan por el engaño” -Simón Bolívar, Libertador de Venezuela.

Soley Guerra

|| Fotografía: Jorge Bracho ||