venezolanos

Bassil Da Costa a young student who died yesterday, fighting for Venezuela, standing up and hoping things change in his country, sadly he was kill, this was the spot where he got shoot.

The message said “Your bullet had my name, the name of all of us, it was i who fall dead and my friends carry me over their shoulders, my mom and dad cry for you because you wont seat in the diner table anymore…Bassil”

8

“Quiero decirles que estamos ganando este proceso. Hace 20 días atrás pensaban que era imposible, pero ustedes se activaron, se pasaron en el suiche y nació la esperanza, dijo @hcapriles.


El candidato de la Unidad, señaló que lo ocurrido hoy en #CaracasHeroica, está pasando en cada pueblo de Venezuela, por eso vamos a ganar el 14A

Carta al piso de Maiquetía.

Querido piso de Maiquetía,
Ya tienes 36 años y las cosas han cambiado bastante desde tu creación. Te cuento que eres famosísimo. Diariamente apareces en decenas de fotografías aunque normalmente no colocan tu nombre completo en ellas, la verdad no se si es porque no lo saben o Cromointerferencia de color aditivo es muy largo para un Hashtag.        
He estado recordando lo feliz que era cuando nos encontrábamos por allá en los años 90, yo era apenas una niña y verte era asociarte directamente con cosas felices: Correr más rápido para ver cómo se movían tus colores o dar vueltas hasta marearme con mi hermano mientras los adultos nos gritaban que nos quedáramos quietos. Me encantaba oír el traca-traca-traca-traca de tus mosaiquillos cuando pasaban las rueditas de la maleta o subir y comer en Tropiburguer para luego tomar un helado de café en la terraza abierta para ver a los aviones llegar y que la brisa marina y calentita empegostara mi cabello. Hace 24 años te asociaba con la llegada de mis tíos de España y con mucha ansiedad para encontrar sus caras en inmigración antes de que salieran. Hace 24 años te asociaba con viajeros que llegaban con muchos regalos para mí o sabía que verte era salir de paseo con toda mi familia a ver a Mickey o a Chip&Dale mis personajes favoritos. Sí, hace 24 años las cosas eran bastante diferentes.
Hoy tus 40mts2 están como golpeados por la vida, se ve tu desgaste, tus fracturas y tus fisuras… Ya sé que no es cortés decirle eso a alguien pero es que al transitar por tu pasillo es eso justamente lo que se siente… Hoy te has convertido en un ícono, eres la foto cliché de las despedidas, eres el arte pop que representa la emigración de este país, la fuga de cerebros. Eres el telón de fondo de la gran pregunta “Irse del país: ¿es de cobardes o de valientes?”. Eres el camino de regreso que recorren los padres que se despiden de sus hijos esperando que les vaya mejor lejos de su hogar mientras su corazón se siente igual que tú cuando se te caen los mosaiquillos.
Hoy ya no te asocio con recuerdos felices, los adjetivos más positivos que podría darte son esperanza y agridulce. Evidentemente nada de esto es tu culpa. No es tu culpa que ahora parezcas una zona de guerra con militares armados hasta los dientes cuando todos sabemos que los narcotraficantes y los maletines llenos de dinero viajan desde aeropuertos rojos y no desde este aeropuerto policromático. No es tu culpa que cada vez que vemos a un extranjero allí provoque adoptarle y decirle que tenga cuidado y que se vaya directo a Canaima y no pase por Caracas. Tampoco es tu culpa que no haya presupuesto para restaurarte y de que a Cruz-Diez le duela que su obra sea usada para las despedidas.
Sofía Imber dice que una buena obra es aquella que te remueve el alma. ¡Pues si es así eres una obra increíblemente buena! Deberían comprarte y exhibirte en el museo más importante del mundo porque vaya que remueves el alma. Pero supongo que entonces nadie entendería y te convertirías en una obra “más” del maestro Cruz-Diez… Pero no es por eso que te escribo.
Querido, hoy te escribo porque aunque extraño esos tiempos en los que nos conocimos, tu naturaleza cinética me recuerda que todo pasa. Pasa lo bueno y pasa lo malo. Te escribo porque te admiro y quiero ser como tú que sigues allí moviéndote aunque parezcas detenido. Te escribo para recordarme que todas las etapas pasan y que muy pronto otra generación te asociará con recuerdos felices y te redescubrirán mientras corren y sus rueditas suenan traca-traca-traca-traca. Te escribo porque a pesar de que a veces te he dicho con ganas de llorar que te detesto, la verdad es que es un orgullo que seas tú quien recibe a quiénes llegan o vuelven a este maravilloso país. Te escribo porque quizá nadie más lo haya hecho. Te escribo para agradecerte por tantas lecciones y por acompañarnos en estos momentos difíciles. Te escribo para decirte que estés preparado porque viene una nueva era para Venezuela y más vale que estés allí para que la celebres y le des más color a esa luz.
Te quiere,
La exniña de cabello empegostado con helado de café y brisa marina.

— Hecho por María Ovalles (x)