ve a dormir

Cariño, duele, tiene que doler. ¿Te puedo decir algo? Ve a dormir. Ve a dormir y si quieres llorar llora, pero olvídalo. Si la vida lo quitó de tu camino, era un obstáculo, no un beneficio.
Los signos que..... :v (parte 2)

Los signos que al ver gente en la acera se pasan al frente para que no los saluden, miren o toquen  :v… ARIES, LEO, CAPRICORNIO, ESCORPIO

signos que al ver a esa persona especial tienes ganas de morir… pero morir en sus brazos :3…..PISCIS, CANCER, LIBRA, VIRGO

Los signos que en ves de dormir en su cama duermen en el suelo :vvv: SAGITARIO, TAURO, GEMINIS, ACUARIO

Con mi amigo Manolo parte 2

Nota: Estos son relatos reales de mi adolecencia temprana y al final termina con un poco de fantasia.

El relato anterior era cuando yo iba a casa de Manolo pero el tambien estuvo en mi casa algunas veces y esto fue lo que ocurrio. Para los que no leyeron la primera parte, yo soy de piel clara, flaco, con pompas redondas y paraditas. Manolo un año mayor que yo, igual de flaco, un poco moreno y muy alto para su edad.

A nosotros nos gustaba mucho construir “casitas” o “cuevas” con cogines de la sala y/o sabanas. Una ves lo invite a dormir a mi casa y construimos una casita que parecia mas bien una tienda de campaña con algunas sillas y una sabana. Cuando ya mis padres se habian hido a dormir, nosotros empezamos a preparamos para dormir. Yo siempre veia como Manolo se desnudaba por completo para ponerse su pijama, no recuerdo porque no le gustaba dormir con calzones y por eso siempre se le veia su bulto en sus pantalones de la pijama.

Al estar ya dentro de la casita, empezamos ver quien se ponia primero abajo, al parecer era lo que mas nos gustaba a los dos. Asi empezamos, quitandonos los pantalones de la pijama y yo los calzones tambien, empezamos a probar multiples posiciones, uno boca abajo y el otro arriba acostado, y luego sentado, el de abajo ahora boca arriba y el otro acostado y luego sentado, siempre sintiendo el pene del otro se sobaba en las pompas. Llego el momento en que ya no sabiamos mas que hacer y la ultima idea fue cruzar nuestras piernas como dos tijeras abiertas una contra la otra tocando la parte baja de nuestros penes y asi nos quedamos dormidos. Al rato nos despertamos, nos pusimos nuestras pijamas y nos acostamos a dormir.

Otro dia vino a mi casa a jugar cuando mis padres se habian ido al cine. Se nos ocurrio un juego de castigos. Pusimos en un papel 6 castigo y donde cayera el dado, ese era el castigo. Algunos eran muy faciles como dejarse pisar por el otro o pelliscarse pero habia dos castigos mas interesantes. Uno era bajarse los calzones y ponerle el pene al ¨castigado¨ en la cara. El otro era el peor, el ¨castigado¨se acostaba en el suelo y el otro se sentaba en la cara de el sin calzones poniendo el ano en la cara. Eventualmente me toco el peor castigo y recuerdo ver como se paro arriba de mi, se bajo los shorts y calzones, y se empezo a sentar en mi cara. Sus nalgas cada ves se veian mas grandes y ya cuando estaban muy cerca deje de respirar y cerre los ojos. Su ano toco mi nariz y ahi se quedo. Ya no pude contener mas la respiracion y le pedi que ya por favor se quitara. Me fui directo al baño a lavarme la cara y aunque fue el peor castigo, senti que no fue tan desagradable despues de todo.

De tanto jugar con Manolo sentia ganas de encontrar un lugar donde tuvieramos suficiente privacidad y se me ocurrio pedirle a mis padres nos dejaran dormir en el cuarto de servicio que teniamos en la azotea del edificio donde viviamos. Aceptaron e invite a Manolo a quedarse a dormir, ambos estabamos ansiosos de por fin tener un lugar ¨donde¨ hacerlo. Apenas entramos al cuarto que tenia un catre, nos desnudamos por completo y me dice que si me la mama el primero yo haria lo mismo, y esta ves si acepte. El sentado y yo parado se lo mete en la boca e inmediatamente siento como su calor hace que se me pare. Me empieza a tocar las pompas y a querer meter un dedo. Nunca me habia gustado la idea pero estaba tan exitado que simplemente me iba a dejar hacer lo que el quisiera. Me empezo a doler y le sugeri se lamiera el dedo y yo me heche saliva también. Con esto logro entrar todo el dedo y me empezo a gustar, cada vez que lo metía y sacaba sentia como lo deseaba mas. Después de un rato me pido ponerme en posicion de perrito y abrirme las pompas para poder meterla. El empujaba y nomas no entraba, paraba la cola y trataba de abrir el ano y no se podia, su pene era muy grande para mi. Decidio meterme dos dedos y moverlos para aflojar mi ano, entre dolor y deseo yo me entregue por completo. Eventualmente logro meterla toda y me empezo a coger agarrandome de la cadera y ensartandome cada ves mas fuerte hasta que se vino. Yo con el ano todo adolorido asi nos fuimos a dormir desnudos. En la madrugada me desperto el dolor de su pene otra ves dentro de mi, ahi me di cuenta que me había convertido en su hembra así es que lo deje de ver.

Llévatela

Llévate a la mujer que amo. Enamora a la mujer que amo. No te culpo, no me enojo. Te advierto. No me interpongo, pero no es cosa sencilla y amerita más de ti que un simple, flojo y ebrio intento.

Es verdad, es fácil amar a esa mujer. Conozco la terrible debilidad que hace sentir. Se doblan las rodillas, tiemblan los dedos, baila el estómago, vibra la boca, expande los ojos, ilumina el alma, desarticula el sentido, ilumina locura, oscurece pretexto, amanece sonrisa, estalla caricia, dispara destello, munición, fuego, aire, bomba, oruga, seda, genital fuego, semilla celeste, radiación rosa, beso amapola.

Intenta conquistar su amor, procura que su querer apunte a tu pecho, apriete el gatillo y detone en tu alma. No te culpo, te aliento, intenta. Si ella decide orientar su amor en tu dirección; te querré a su vez.

Pon mucha atención. No todos son capaces de soportar el amor de una mujer. Sus pasiones vuelven loco, sus caricias cortan piel débil y sus palabras derrumban dientes; cuando no, abren el pecho y mastican corazones. Más vale que seas un hijo de puta tan duro como la piedra, tan constante como el agua sobre la roca.

Pon atención bebé. Mas te vale que seas el cabrón más recio, duro, fuerte y valiente. Un pirata con la piel curtida en sal, el diablo cicatrizado en fuego, fuerza inexorable; porque su amor es plasma solar, su amor es radioactivo, sus ideas huracanes infernales. La potencia, de la mujer que amo atemoriza dioses y demonios. Más te vale que seas el tipo más duro del universo.

Más te vale que la procures a cuentagotas; se puede aburrir de tu horrendo rostro. Más te vale niño, que le escribas poesía a diario, poesía que la excite; que le escribas más poesía de lo que yo. Más vale tus labios la besen con pasión suficiente para engañar a la muerte, apagar la silla eléctrica con la lengua, detener el tiempo con la imaginación; y que lo logres en cada ocasión. Más te vale que cuando le hagas el amor pongas toda tu conciencia, tu vida, tu atención. Más te vale que cuando la toques, tus dedos tengan la delicadeza justa para rozar su alma y la fuerza necesaria para matar dioses a pellizcos.

Si no puedes con nada de lo anterior, anda a tu casa. Ve a dormir antes de que tu locura se convierta en suicidio. No te hagas daño. Corre antes de que el amor de una mujer te deje sin ojos, manos, oídos, pecho, pene y piernas.

Si a pesar de todo decides intentarlo y fracasas. Si no logras llenar los vacíos de su alma, soportar sus pasiones, comprender lo irracional de sus pensamientos, desenmarañar su profundidad y aguantar las penumbras de su imaginación. Si fracasas y ella es indulgente con tu vida. Corre, corre, corre y muere antes de que yo te encuentre.

(✧.:°。 lilium x marco.)

Ve a dormir, ve a dormir. Ni su propia voz tuvo la fuerza para impulsarlo a su cuarto y taparse bajo la única sábana cubriendo el colchón de su cama. Nada de eso. Tenía seguridad aquella noche dentro del garaje, con herramientas para motocicletas en las manos. Su nueva “bebé” no era más que un conjunto de piezas sueltas desparramadas por el suelo. Las había rescatado del contenedor de basura cuando de casualidad, había aceptado ayudar a su madre con la limpieza de la casa. Pasó horas tratando de armar una base con las dos ruedas de su antigua moto y lo logró, finalmente, a las 10 de la noche. Salió al exterior para tomar aire, con el sudor recorriendo en forma de gota por su cien. Se limpió y ahí miró el movimiento en la casa de al lado. El matrimonio y una jovencita luchando con las llaves de la casa. Notó el equipaje ligero que llevaba en su hombro y de tanto años viviendo en el mismo vecindario, no la reconoció. Su curiosidad impulsó a que sus pies caminaran en esa dirección y el primero en notarlo fue el señor Hicks. —  ¿Qué tal, señor? —  saludó amable y educado.  Al mismo tiempo , le ofreció una sonrisa a la mujer y se detuvo en la muchacha rubia. No era Alana ni tenía un parecido con ella. Solo por curioso, dio un paso hacia ella y le sonrió discretamente.  — Bienvenida, soy Marco, el de al lado —  podía ser una amiga de la hija de los Hicks y tenía coherencia. Pero prácticamente, Marco sabía todo sobre la familia y le resultaba extraño que no lo hubiera comentado la menor.  @porcelainheart-writes

youtube

Llévate a la mujer que amo


Llévate a la mujer que amo. Enamora a la mujer que amo. No te culpo, no me enojo. Te advierto. No me interpongo, pero no es cosa sencilla y amerita más de ti que un simple, flojo y ebrio intento.
Es verdad, es fácil amar a esa mujer. Conozco la terrible debilidad que hace sentir. Se doblan las rodillas, tiemblan los dedos, baila el estómago, vibra la boca, expande los ojos, ilumina el alma, desarticula el sentido, ilumina locura, oscurece pretexto, amanece sonrisa, estalla caricia, dispara destello, munición, fuego, aire, bomba, oruga, seda, genital fuego, semilla celeste, radiación rosa, beso amapola.


Intenta conquistar su amor, procura que su querer apunte a tu pecho, apriete el gatillo y detone en tu alma. No te culpo, te aliento, intenta. Si ella decide orientar su amor en tu dirección; te querré a su vez.
Pon mucha atención. No todos son capaces de soportar el amor de una mujer. Sus pasiones vuelven loco, sus caricias cortan piel débil y sus palabras derrumban dientes; cuando no, abren el pecho y mastican corazones. Más vale que seas un hijo de puta tan duro como la piedra, tan constante como el agua sobre la roca.


Pon atención bebé. Mas te vale que seas el cabrón más recio, duro, fuerte y valiente. Un pirata con la piel curtida en sal, el diablo cicatrizado en fuego, fuerza inexorable; porque su amor es plasma solar, su amor es radioactivo, sus ideas huracanes infernales. La potencia, de la mujer que amo atemoriza dioses y demonios. Más te vale que seas el tipo más duro del universo.


Más te vale que la procures a cuentagotas; se puede aburrir de tu horrendo rostro. Más te vale niño, que le escribas poesía a diario, poesía que la excite; que le escribas más poesía de lo que yo. Más vale tus labios la besen con pasión suficiente para engañar a la muerte, apagar la silla eléctrica con la lengua, detener el tiempo con la imaginación; y que lo logres en cada ocasión. 

Más te vale que cuando le hagas el amor pongas toda tu conciencia, tu vida, tu atención. Más te vale que cuando la toques, tus dedos tengan la delicadeza justa para rozar su alma y la fuerza necesaria para matar dioses a pellizcos.
Si no puedes con nada de lo anterior, anda a tu casa. Ve a dormir antes de que tu locura se convierta en suicidio. No te hagas daño. Corre antes de que el amor de una mujer te deje sin ojos, manos, oídos, pecho, pene y piernas.


Si a pesar de todo decides intentarlo y fracasas. Si no logras llenar los vacíos de su alma, soportar sus pasiones, comprender lo irracional de sus pensamientos, desenmarañar su profundidad y aguantar las penumbras de su imaginación. Si fracasas y ella es indulgente con tu vida. Corre, corre, corre y muere antes de que yo te encuentre.

Les hablare de ti.
Les hablare de lo tierna y dulce que eres con migo.
Les hablare de lo perdida que vive tu mirada en mis ojos.
Les hablare de lo celosa que eres con nuestros sueños.
Les hablare de lo intensos que son nuestros besos llenos de amor verdadero.
Les hablare de lo bien que encaja mi corazón junto al tuyo.
Les hablare de lo fantástica que te ves sonriendo por mí.
Les hablare de lo hermosa y radiante que es tu alma llena de amor.
Les hablare de lo divino que es sentir tus manos durante el invierno.
Les hablare de lo placentero que son nuestras conversaciones.
Les hablare de lo bello que es compartir y sonreír juntos.
Les hablare de lo delicioso que sabe nuestro café, juntos.
Les hablare de como brillas junto a la Luna para cuidar de mis sueños.
Les hablare y contare que eres mi primavera eterna.
Les hablare y relatare nuestras citas en la matiné.
Les hablare y diré que tú eres el sol  que alimenta mis mañanas.
Les hablare de cómo la noche se pierde en tu piel, hasta dejarme en un nuevo amanecer.
Les hablare y contare que tú eres la flor más hermosa de mi jardín.
Les hablare de como deseo que seas la esposa que ame en esta vida y las que estén por venir.
Les hablare y diré que sin ti no hay paraíso para mis demonios.
Les hablare de como tu respirar es el alimento de mi ser.
Les hablare de como la música se desprende de tus labios inundando mi soledad.
Les hablare de lo infinito que es tu querer.
Les hablare de lo misterioso y arcano que es tu amor por mí.
Les hablare de lo suave y reconfortantes que son tus abrazos en tiempos difíciles.
Les hablare de lo invencibles que somos juntos cuando luchamos contra la adversidad.
Les hablare de lo angelical que te ves al dormir en mis brazos.
Les hablare de lo estupendo que es amarte.
Les hablare de lo sorprendente que es cada día, juntos.
Les hablare de lo comprensiva y paciente que eres cuando cometo errores.
Les hablare de como tu presencia me ha conquistado y enamorado.
Les hablare de cuanto te necesito y nunca me has abandonado.
Les hablare de cada detalle de nuestro amor.
Les hablare de ti y de mí, de lo perfecto que es todo lo nuestro, de ello les hablare una y otra vez, porque para mí tú eres, y siempre serás, lo que quiero hablarle al mundo entero, para que sepan que somos felices y que siempre lo seremos.
Cariño, duele, tiene que doler. ¿Te puedo decir algo? Ve a dormir. Ve a dormir y si quieres llorar llora, pero olvídalo. Si la vida lo quitó de tu camino, era un obstáculo, no un beneficio.
One-Shit | Wigetta/Rubegetta | Parte 3.

Pues nada, seguimos con nuestra historia, que parece que en verdad les gusta. (≧▽≦) 

Parte 1 ♡
Parte 2 ♡

___________________________________________

Samuel se sentía cada vez más sucio. Ver a Rubén debajo suyo con esa expresión de placer, no recompensaba en ningún aspecto lo que en algún momento le tocaría sufrir. Samuel lo sabía bien y aún así, no quería parar, no quería hacer sentir mal al de ojos claros. Lo quería demasiado, vale, no era del todo cierto que lo amaba, pero se acercaba bastante. Se concentró en ver la expresión del menor mientras le daba lentas embestidas, con amor y delicadeza como un ángel merecía ser tratado. Al menos podía olvidar parte de su culpa al ver lo mucho que el noruego estaba disfrutando. Éste se enganchó a su cuello acercándolo, el mayor plantaba besos en su cara delicadamente, demostrando su inmenso amor por él. Rubén no tenía ni idea. Era tan inocente, tan confiado y alegre. ¿Por qué decidió sentarse con él aquél día? ¿Qué era lo que había visto en una persona como él? ¿Por qué había decidido entregarle su corazón de esa manera? El moreno no podía permitir que Rubén sufriera, por ningún motivo. 

–Ah… -El chico de ojos avellana gimió sintiendo pequeños espasmos por todo su cuerpo. Eran tan hermoso verlo de esa manera, con su cabello pegado a su frente por el sudor, sus ojos cerrados y su boca abierta soltando pequeños suspiros. 

*:・゚✧

Un escalofrío recorrió la espalda de Samuel despertándolo. Tenía a Rubén encima de su pecho dormido tan tranquilamente como un cachorro. No tío… Piensa. ¿Por qué estaba haciendo esto en realidad? ¿Qué es lo que está pasando con él? En un mismo día se ha entregado en cuerpo y alma a dos personas las cuales, según él, quiere. El casi rubio se mueve en su pecho. Suspira y visualiza en el piso sus jeans. De repente, en su móvil suena el tono de llamada. 

–Rubén, chiqui, me llaman al móvil. -Mueve ligeramente al menor para quitarlo de encima. 

–Oh… -Rubén se mueve. –Lo siento. 

–No te preocupes. –Se levanta de la cama desnudo, para ir por sus pantalones tirados en el suelo y ver que tiene cinco llamadas perdidas de Guillermo. 

–Joder… -Susurra. 

–¿Pasa algo? -El menor se sienta en la cama.

–No. Eh… Tengo que irme. -Samuel tuerce la boca. 

–¿En verdad? -Rubén pone un gesto de preocupación. Todo el color del rostro de su ¿novio? ¿amante? ¿qué son? se ha ido. –Oye, ¿estás bien? 

–Si… Rubén, tengo que correr. -El mayor comienza a vestirse. 

–Quería que te quedaras conmigo todo el día. -El menor trata de hacerle una jugada al moreno para que se quede con él. Éste, sonríe. 

–Lo siento, guapo. El fin de semana te veré para estar todo el día contigo. -La mirada avellana del noruego se ilumina con felicidad. 

–¿En serio? 

–Te lo juro. -Le guiñe un ojo mientras termina de abotonar su camisa. 

–¿Me hablarás cuando termines de hacer lo que tengas que hacer? 

–Claro. -Samuel se acerca al cuerpo de Ruben sentado en la cama, para quitar el cabello que tiene en la frente y darle un beso en ella y uno en sus labios. –Te veo después. 

–Vale… Samu.. -Le llama el menor antes de que el otro saliese de la habitación. 

–¿Qué pasa? 

–Te quiero. -El menor se sonroja de un ligero rosado en sus mejillas. 

–Y yo a ti. Te veo luego. 

*:・゚✧

Samuel llegó al apartamento corriendo, y cuando entró, Guillermo ya estaba ahí. Se volteó a él y le dio un beso tierno en los labios. 

–Te estaba esperando. 

–Eh si… Hola chiqui. -Su compañero de piso lo miró extrañado. 

–¿Dónde estabas? ¿Por qué te fuiste antes de que yo despertara? ¿Acaso fuiste a ver a tu otra novia? -Dijo el menor en tono de broma y se dirigió a su cuarto. El mayor lo siguió, tenía la mirada perdida.

–Tenemos que hablar, chiqui. -Le dijo. 

–Si, tenemos que hablar. Perdóname. No me di cuenta que a la única persona que necesite siempre, fue a ti. -Le dio un tierno beso. Samuel iba a protestar, cuando el menor interrumpió. –No hables, déjame agradecerte. -El moreno lo vio y algo en su mirada cambió puto 

–No agradezcas nada, ni pidas perdón. Es mejor tarde que nunca. Quiero que encuentres en mi, lo que no encontraste en esa chica que te dejó. -Hablo dirigiéndose al menor, mientras besaba su cuello. Era raro, pero cuando estaba con su amigo, sentía el cielo, pero cuando estaba con Rubén, sentía que le hacían pagar sus pecados. XD Ahre.

Ambos volvieron a unirse en un tierno y cálido beso. Fuera del deseo carnal, se sentía excelente. Samuel podía sentir en esta muestra de cariño el mas puro amor de parte de su amigo. Inconscientemente ambos caminaron hasta llegar al sofá para demostrase su amor. No mas deseos carnales, solo dos personas que se aman recostadas en un sofá besándose. Se recostaron en el sofá Guillermo encima de su compañero para ver películas todo el día hasta que el menor se quedo dormido entre sus brazos.

Samuel se sentía terriblemente mal. Estaba jugando con Guillermo y Rubén , pero no podía daré el lujo de herir los sentimientos de alguno de ellos. Los quería a ambos, como nunca había querido a alguien antes. Pero era un tema complicado. Tal vez si hubiera conocido a Rubén después de conocer los sentimientos de su amigo, nunca lo habría visto de otra forma que no fuera amistosa. O si su compañero de piso no se hubiese fijado en él, estaría feliz saliendo con el noruego. Que difícil se estaban poniendo las cosas para él.    

El menor se mueve en el sofá incomodo.

–¿Qué sucede, chiqui? -le pregunta el mayor.

–El sofá, es incomodo ¿podemos irnos a la cama? -Samuel bajó la mirada mientras ladea la cabeza, esas pequeñas peticiones relativamente inocentes que le hacía Guillermo con esa voz suplicante, con esa mirada tan pura y tierna como la de un niño pequeño pidiendo un dulce y esa sonrisa ladeada que solo se la dedicaba a él, le estaban volviendo loco en estos instantes, y agregándole esa tentadora propuesta Samuel sonrió y beso la mejilla del menor.

–Vale, vamos.

Los chicos se levantaron del sofá para ir a la habitación caminado en la obscuridad de su apartamento, entraron en la habitación del moreno y se recostaron en la gran cama. Guillermo se acurruco en el pecho del mayor.

–¿Qué hora es? -Bosteza. Samuel gira la cabeza para ver el reloj de su mesita de noche.

– 1:00 am Nos quedamos mucho tiempo viendo películas.- El de ojos achinados suspira.

–¿No has dormido nada verdad?

–No. -El mayor observa el rostro de Guillermo en la obscuridad.

–¿Qué sucede? -pregunta el menor pasando su mano por la barba de Samuel mientras le arquea una ceja.

–Nada, es de esas noches en las que me da insomnio y me quedo pensando.-El menor sonríe.

–¿En qué piensas? -¿Qué le podía decir? ¿La verdad? Estaba pensando en él, en ellos, eso es cierto. ¿Pero que hay de la otra cara de la moneda? Rubén, una imagen del noruego le aparece en la cabeza como un balde de agua helada.

–Pensaba… -Vacila. –En nosotros. -Guillermo sonríe y le abraza mas fuerte.

–No me dejes. -A Samuel se le forma un nudo en la garganta, cierra los ojos.

–Nunca.

*:・゚✧

Rubén se quedo en la cama mirando hacia la puerta por la cual Samuel se había ido, se acomodo mejor y puedo oler el aroma del moreno. Aspiro y suspiro de ese aroma que tanto le encantaba. Abrazo a una de las almohadas e imagino que era Samuel, como lo amaba, lo hacia feliz, le hacia sonreír y encontrar una razón para salir de esas cuatro paredes en las que llevaba encerrado, no había salido de su casa para nada mas, solo para ver a Samuel, pareciera que ahora su mundo giraba en torno a él, cerro los ojos y recordó cada sensacional que había acabado de vivir con él.

Es importante conocer la vida de Rubén. hace unos meses que el se había ido a vivir a esa parte de la ciudad solo, no conocía a nadie y lo único que haca era jugar video juegos encerrado en su casa. En el tema de las relaciones, el había tenido una novia, pero no termino bien ya que siempre habían jugado con sus sentimientos, cabe recalcar que Rubén es una persona muy sensitiva y se apega mucho a sus sentimientos. Pero por alguna extraña razón esta vez no le preocupaba, porque confiaba en Samuel, sabia que el no podía lastimarlo de ninguna manera porque se lo había prometido y porque le dijo que jamás se iba a separar de él.

Se sentó con pesadez en la cama mientras se restregaba los ojos, bajo la vista al piso y vio sus ropas tiradas. a su mente le vino la imagen de Samuel besándolo aquella noche por primera vez y sintió un cosquilleo en su estomago. siguió recordando, sus manos acariciando su cabello, sus labios besando su nariz y boca, su voz susurrándole que jamas lo iba a dejar, y el creyéndole cada palabra. También recordó su manos rozando su piel, sus dedos bajando por su torso, sus labios recorriendo su cuello, sus ojos desnudándole el alma.

No había nada mas en el mundo que lo emocionara tanto como la piel tersa del moreno en su cuerpo. Venia a su mente los besos en su abdomen, sus caricias en su pecho y su aroma, al recordar eso sentía un escalofrió en todo su ser y la necesidad de tenrlo cerca, de sentirlo cerca, de unirse a el en amor. Sentía la necesidad de amarlo.

*:・゚✧

Guillermo se despierta de repente, se dio cuenta de que seguía encima del cuerpo de Samuel, sonrió y se acurruco. Es increíble lo que no haya confesado sus sentimientos antes. Tantos sufrimientos con chicas que nunca lo iban a querer tanto como su amigo lo hace, demasiado tiempo desperdiciado. Pero eso ya no importa, lo tenia solo para él. Su Samuel. Levanta la vista solo para observar lo perfectamente pacifico que se ve su chico al dormir. Sintió unas enormes ganas de besarle, beso su pecho desnudo con ternura. El mayor soltó un suspiro.

Guillermo sonríe. Simplemente tenia que decir para que lo protegiera y le jurara que nuca lo dejaría. Guillermo reaccionó. El trabajo, piensa. Ver el reloj de la mesa solo para darse cuenta que es demasiado tarde para ir. Gruñe. La verdad es que no le importaba en ese momento, ayer había tenido uno de los mejores días con la persona que ama. Se levanta de la cama para hablar al trabajo y reportarse enfermo cuando el mayor se despierta y le toma del brazo.

–¿A dónde vas? -Le pregunta algo adormilado aún.

–Tengo que hablar al trabajo. Es tarde, así que me reportare enfermo. Vuelvo en unos minutos.

–Vale.- Le sonríe.

El menor le corresponde la sonrisa con su típica sonrisa ladeada. Lo ama. Tanto es su amor por el que no lo puede comprender. Que no se puede ni siquiera describir o explicar. Se gira antes de salir de la habitación.

–Te amo. -Samuel le mira mientra traga con dificultad.

–Igu… -Balbucea. –Igual yo. Mi corazón se rompió, chau.

El mayor deja caer su cabeza en la almohada y cierra sus ojos fuertemente. ¿Qué estoy haciendo? Se pregunta a si mismo, escucha como Guillermo cuelga el teléfono de la sala, se acomoda de nuevo en la cama sin ganas de nada, se siente miserable, seguramente Rubén estaba con el corazón roto porque el lo había dejado solo cuando le había dicho que pasaría todo el día con el. 

La semana había pasado y llego viernes, para la alegría de Rubén hoy el y Samuel se verían y quizá lo convenciera de pasar todo el fin de semana con él.

Rubén estaba frente al reloj de la cocina pendiente de la hora y la puerta de entrada, Samuel llegaría en cualquier momento y ya no podía esperar más, estaba ansioso de volver  a verlo, de volver a besarle y tenerlo entre sus brazos, le fascinaba el sentimiento de protección cuando estaba con él y lo feliz que que lo hacía, sonriendo como una quinceañera enamorada, el timbre la puerta sonó y Rubén corrió a abrirla para encontrare a Samuel forzando una sonrisa y una cara de cansancio con la cual no podía.  

–Guapo ¿Qué tienes? ¿Te sientes mal? -Dijo el de ojos claros llevándolo al sofá para cuidar de él. Lo que el noruego no sabía es que Samuel llevaba días sin dormir y apenas comía algo. 

Al pobre chico le estaba matando el secreto que guardaba, pasar tanto tiempo con Guillermo lo destrozaba, le exigía tanto que el no podía ofrecer. Y se sentía mal con eso, no poder amar a ninguno de los dos de una forma justa y como ellos se lo merecían le estaba carcomiendo el alama. Rubén pone un gesto de preocupación, no podía concebir la imagen de su Samuel decaído y enfermo, aquel que lo había cuidado y salvado de su propia perdición y deprecio, así decidió pasar todo el viernes entre cuidados, sopas y mimos. El sábado por la mañana Samuel despertó en una cama que le parecía familiar, en un cuarto familiar, ya no se sentía mal, solo moría de hambre. Salió de la sala y ahí se encontró al noruego durmiendo en el sofá con una cobija en medio puesta encima. 

Samuel al verlo sintió algo indescriptible que le hacia querer rescatar al niño de pelo castaño durmiendo y guardar esa imagen en su corazón. Sin hacer mucho ruido o movimientos bruscos fue y le beso la frente, después fue a la cocina y decidió prepararle el desayuno.

A Rubén le llego un olor de huevos fritos se despertó y fue a la cocina. Al ver a Samuel ya despierto y con ánimos, ya que este mientras cocinaba tarareaba una canción por lo bajo, no pudo mas que llegar por detrás de el y darle un fuerte abrazo.  

Rubén no quería soltarlo nunca más, le dio un beso en el cuello.

–Huele delicioso, ¿Qué cocinas, amor? -Samuel se giro y por respuesta lo arrincono al desayunador, le dio un beso largo en la boca para después susurrarle algo. –¿Cómo hago para pagarte todo lo que haces por mi?

–Con mas besos como este. -El menor sonrió con picaría y sus ojos brillaron.

Samuel correspondió la sonrisa con ese mismo sentimiento, apagó la hormilla y entre besos y caricias fue levantando a Rubén a su habitación donde mementos antes había despertado solo.

Nadie sabe como describir que es lo que siente Rubén cada vez que eta con Samuel, es un sentimiento indescriptible. Este chico desconocido había llegado para cambiar su vida de un modo sorprendente y cada vez sacaba lo mejor de el, lo mejor que, en meses antes el creía que no tenia. La falta de amigo y estar en un lugar desconocido hacia que Rubén pasara largas horas solo creyendo que no había nada ni nadie para el allá afuera,. Abajo de Samuel mientras el le besaba el cuello y caricias su vientre Rubén soltó una carcajada, cuando Samuel levanto la vista vio que el chico de ojos avellana lloraba.

–Perdóname pequeño, ¿Hice algo mal? ¿Te lastime? -Dijo Samuel con preocupacion mientras veia el rostro del menor con ternura.

–No, solo pensaba en cuanto te amo, en la manera de como me haces feliz y eso me llena de alegría, quisiera que estos momentos durarán para siempre y tenerte todos los días a mi lado al despertar.. -Dijo sorbiendo por su nariz. –Perdóname, soy un cursi. -Limpió las lágrimas con su antebrazo. –Sólo estaba pensando es esas cosas.

El moreno ya no podía hacer nada más con su situación, se estaba hundiendo en estas arenas movedizas y, cada vez que hablaba o hacia algo era un movimiento peligroso para hundirse más.  

¿Cómo podía esta chico amarlo tanto? Era como un ángel para Samuel, un ángel que tenia dos caras y a la vez lo estaba condenando. Lo beso apasionadamente y siguió su recorrido por su cuerpo. Le dolió mucho no poder corresponderle mas que con besos cada vez que el noruego le decía algo lindo, es simplemente que no quería mentirle. No a este niño de ojos alegres debajo de el.

_________________________________________________

CONCHATUMADRE, NO ES NORMAL LO QUE ESTOY SUFRIENDO.

Esta parte es un muchito más corta que las demás, pero no queríamos hacerlas esperar, ya que llevamos muchos días sin actualizar. Prometemos partes más largas en los próximos capítulos.

En fin, dejen sus opiniones, y corazoncitos si les gusta. Por cierto, ya es seguro que esto es un minific. Ya casi terminamos. Probablemente sean 2 o máximo 3 partes más. 

Besitos en la frente para todos los que leen. <3 z4