vaqueros-rotos

Ripped Knee Jeans

Ripped Knee Jeans

External image

External image

Los ripped jeans o vaqueros rotos se llevan desde hace tiempo pero ahora aumentan los centímetros de rotura dando lugar a los ripped knee jeans o vaqueros rotos por la rodilla. Es una de las tendencias para esta primavera-verano, vaqueros desgastados que prometen un look casual, alternativo, sofisticado, cómodo o rockero, según como se combine. Asosposee una colección de ripped jeans, lo que…

View On WordPress

17 cosas que todos pensamos cuando estamos comprándonos unos vaqueros

External image

1. ¿Por qué diablos no hacen la parte en la que los muslos se juntan de un material más resistente?

External image

 2. Descubrir que tu marca de vaqueros favorita ha cambiado cómo hace sus pantalones y ahora son una mierda.

External image

Quiero quemar este lugar.

3. Tener que rebuscar en esa pared de vaqueros doblados el que tiene la talla, longitud, color y textura correcta.

External image

4. Probarte unos vaqueros rotos y accidentalmente meter tu pie por el agujero de la rodilla.

External image

5. Pasarlo mal intentando quitarte unos vaqueros demasiado ajustados.

External image

6. Encontrar unos vaqueros que parece que encajan y después darte cuenta de que te dejan ese hueco trasero.

External image

7. Preocuparte de si los vaqueros que te estás probando van a encoger, y después intentar calcular en qué medida te afecta.

External image

8. Sentirte confuso por todos los extraños nombres y eufemismos que las marcas le ponen a sus modelos de vaqueros.

External image

9. Sentir que “cintura alta” todavía está por debajo de tu ombligo pero que “cintura super alta” llega hasta tus tetas.

External image

10. Si eres bajita, preguntarte por qué parece que todos los vaqueros han sido fabricados para mujeres de más de 2 metros…

External image

11. …y si eres alta, sentir que todo lo que te prueba se convierte automáticamente en un capri.

External image

12. Sentir que tu circulación sanguínea se corta cuando te pruebas unos pantalones tan rígidos y ajustados a la cintura.

External image

13. Pensar que has encontrado los vaqueros perfectos, pero luego te sientas con ellos puestos y te das cuenta de que son de talle demasiado bajo.

External image

14. Desear que los tobillos de esos vaqueros que por lo demás te quedan tan bien sean más ajustados.

External image

15. Querer petarlo con los vaqueros de tu novio, pero acabar pareciendo una madre.

External image

16. Sentir que los los vaqueros que te hacen mejor culo también son los que te marcan más el “camel toe“.

External image

17. Y acabar llegando a esta conclusión:

External image

Lo que más me gusta de la vida es probarme vaqueros.

Quizás luego me haga una citología un doctor viejo.

External image
17 cosas que todos pensamos cuando estamos comprándonos unos vaqueros

External image

1. ¿Por qué diablos no hacen la parte en la que los muslos se juntan de un material más resistente?

External image

 2. Descubrir que tu marca de vaqueros favorita ha cambiado cómo hace sus pantalones y ahora son una mierda.

External image

Quiero quemar este lugar.

3. Tener que rebuscar en esa pared de vaqueros doblados el que tiene la talla, longitud, color y textura correcta.

External image

4. Probarte unos vaqueros rotos y accidentalmente meter tu pie por el agujero de la rodilla.

External image

5. Pasarlo mal intentando quitarte unos vaqueros demasiado ajustados.

External image

6. Encontrar unos vaqueros que parece que encajan y después darte cuenta de que te dejan ese hueco trasero.

External image

7. Preocuparte de si los vaqueros que te estás probando van a encoger, y después intentar calcular en qué medida te afecta.

External image

8. Sentirte confuso por todos los extraños nombres y eufemismos que las marcas le ponen a sus modelos de vaqueros.

External image

9. Sentir que “cintura alta” todavía está por debajo de tu ombligo pero que “cintura super alta” llega hasta tus tetas.

External image

10. Si eres bajita, preguntarte por qué parece que todos los vaqueros han sido fabricados para mujeres de más de 2 metros…

External image

11. …y si eres alta, sentir que todo lo que te prueba se convierte automáticamente en un capri.

External image

12. Sentir que tu circulación sanguínea se corta cuando te pruebas unos pantalones tan rígidos y ajustados a la cintura.

External image

13. Pensar que has encontrado los vaqueros perfectos, pero luego te sientas con ellos puestos y te das cuenta de que son de talle demasiado bajo.

External image

14. Desear que los tobillos de esos vaqueros que por lo demás te quedan tan bien sean más ajustados.

External image

15. Querer petarlo con los vaqueros de tu novio, pero acabar pareciendo una madre.

External image

16. Sentir que los los vaqueros que te hacen mejor culo también son los que te marcan más el “camel toe“.

External image

17. Y acabar llegando a esta conclusión:

External image

Lo que más me gusta de la vida es probarme vaqueros.

Quizás luego me haga una citología un doctor viejo.

External image
17 cosas que todos pensamos cuando estamos comprándonos unos vaqueros

External image

1. ¿Por qué diablos no hacen la parte en la que los muslos se juntan de un material más resistente?

External image

 2. Descubrir que tu marca de vaqueros favorita ha cambiado cómo hace sus pantalones y ahora son una mierda.

External image

Quiero quemar este lugar.

3. Tener que rebuscar en esa pared de vaqueros doblados el que tiene la talla, longitud, color y textura correcta.

External image

4. Probarte unos vaqueros rotos y accidentalmente meter tu pie por el agujero de la rodilla.

External image

5. Pasarlo mal intentando quitarte unos vaqueros demasiado ajustados.

External image

6. Encontrar unos vaqueros que parece que encajan y después darte cuenta de que te dejan ese hueco trasero.

External image

7. Preocuparte de si los vaqueros que te estás probando van a encoger, y después intentar calcular en qué medida te afecta.

External image

8. Sentirte confuso por todos los extraños nombres y eufemismos que las marcas le ponen a sus modelos de vaqueros.

External image

9. Sentir que “cintura alta” todavía está por debajo de tu ombligo pero que “cintura super alta” llega hasta tus tetas.

External image

10. Si eres bajita, preguntarte por qué parece que todos los vaqueros han sido fabricados para mujeres de más de 2 metros…

External image

11. …y si eres alta, sentir que todo lo que te prueba se convierte automáticamente en un capri.

External image

12. Sentir que tu circulación sanguínea se corta cuando te pruebas unos pantalones tan rígidos y ajustados a la cintura.

External image

13. Pensar que has encontrado los vaqueros perfectos, pero luego te sientas con ellos puestos y te das cuenta de que son de talle demasiado bajo.

External image

14. Desear que los tobillos de esos vaqueros que por lo demás te quedan tan bien sean más ajustados.

External image

15. Querer petarlo con los vaqueros de tu novio, pero acabar pareciendo una madre.

External image

16. Sentir que los los vaqueros que te hacen mejor culo también son los que te marcan más el “camel toe“.

External image

17. Y acabar llegando a esta conclusión:

External image

Lo que más me gusta de la vida es probarme vaqueros.

Quizás luego me haga una citología un doctor viejo.

External image
17 cosas que todos pensamos cuando estamos comprándonos unos vaqueros

External image

1. ¿Por qué diablos no hacen la parte en la que los muslos se juntan de un material más resistente?

External image

 2. Descubrir que tu marca de vaqueros favorita ha cambiado cómo hace sus pantalones y ahora son una mierda.

External image

Quiero quemar este lugar.

3. Tener que rebuscar en esa pared de vaqueros doblados el que tiene la talla, longitud, color y textura correcta.

External image

4. Probarte unos vaqueros rotos y accidentalmente meter tu pie por el agujero de la rodilla.

External image

5. Pasarlo mal intentando quitarte unos vaqueros demasiado ajustados.

External image

6. Encontrar unos vaqueros que parece que encajan y después darte cuenta de que te dejan ese hueco trasero.

External image

7. Preocuparte de si los vaqueros que te estás probando van a encoger, y después intentar calcular en qué medida te afecta.

External image

8. Sentirte confuso por todos los extraños nombres y eufemismos que las marcas le ponen a sus modelos de vaqueros.

External image

9. Sentir que “cintura alta” todavía está por debajo de tu ombligo pero que “cintura super alta” llega hasta tus tetas.

External image

10. Si eres bajita, preguntarte por qué parece que todos los vaqueros han sido fabricados para mujeres de más de 2 metros…

External image

11. …y si eres alta, sentir que todo lo que te prueba se convierte automáticamente en un capri.

External image

12. Sentir que tu circulación sanguínea se corta cuando te pruebas unos pantalones tan rígidos y ajustados a la cintura.

External image

13. Pensar que has encontrado los vaqueros perfectos, pero luego te sientas con ellos puestos y te das cuenta de que son de talle demasiado bajo.

External image

14. Desear que los tobillos de esos vaqueros que por lo demás te quedan tan bien sean más ajustados.

External image

15. Querer petarlo con los vaqueros de tu novio, pero acabar pareciendo una madre.

External image

16. Sentir que los los vaqueros que te hacen mejor culo también son los que te marcan más el “camel toe“.

External image

17. Y acabar llegando a esta conclusión:

External image

Lo que más me gusta de la vida es probarme vaqueros.

Quizás luego me haga una citología un doctor viejo.

External image
17 cosas que todos pensamos cuando estamos comprándonos unos vaqueros

External image

1. ¿Por qué diablos no hacen la parte en la que los muslos se juntan de un material más resistente?

External image

 2. Descubrir que tu marca de vaqueros favorita ha cambiado cómo hace sus pantalones y ahora son una mierda.

External image

Quiero quemar este lugar.

3. Tener que rebuscar en esa pared de vaqueros doblados el que tiene la talla, longitud, color y textura correcta.

External image

4. Probarte unos vaqueros rotos y accidentalmente meter tu pie por el agujero de la rodilla.

External image

5. Pasarlo mal intentando quitarte unos vaqueros demasiado ajustados.

External image

6. Encontrar unos vaqueros que parece que encajan y después darte cuenta de que te dejan ese hueco trasero.

External image

7. Preocuparte de si los vaqueros que te estás probando van a encoger, y después intentar calcular en qué medida te afecta.

External image

8. Sentirte confuso por todos los extraños nombres y eufemismos que las marcas le ponen a sus modelos de vaqueros.

External image

9. Sentir que “cintura alta” todavía está por debajo de tu ombligo pero que “cintura super alta” llega hasta tus tetas.

External image

10. Si eres bajita, preguntarte por qué parece que todos los vaqueros han sido fabricados para mujeres de más de 2 metros…

External image

11. …y si eres alta, sentir que todo lo que te prueba se convierte automáticamente en un capri.

External image

12. Sentir que tu circulación sanguínea se corta cuando te pruebas unos pantalones tan rígidos y ajustados a la cintura.

External image

13. Pensar que has encontrado los vaqueros perfectos, pero luego te sientas con ellos puestos y te das cuenta de que son de talle demasiado bajo.

External image

14. Desear que los tobillos de esos vaqueros que por lo demás te quedan tan bien sean más ajustados.

External image

15. Querer petarlo con los vaqueros de tu novio, pero acabar pareciendo una madre.

External image

16. Sentir que los los vaqueros que te hacen mejor culo también son los que te marcan más el “camel toe“.

External image

17. Y acabar llegando a esta conclusión:

External image

Lo que más me gusta de la vida es probarme vaqueros.

Quizás luego me haga una citología un doctor viejo.

External image