vamos-los-dos

youtube

“Ya no preguntes más.. tu voz me pide horario 
deja abrigarme en tu mano.. esa no tiene final 
quiero jugar sin llamar.. pues si me nombran me empaño 
deja el rosario de lado.. que el santo sabe besar. 
Entra si vas a bailar.. ríe, límpiame los labios 
abre el pecho carcelario.. ponme una lima labial. 
cae, toca más acá.. vengo de todos los lados 
yo soy tu cuerpo estrellado.. pero de migas de pan 

Vamos los dos 
te invito a hacer.. la ola de sangre en la cama 
las manos como caravanas.. sembrando huellas en la piel 
Vamos los dos 
que hay que traer.. el beso que toque a la rana 
la gota que empape la cara.. la risa que provoque miel 

No quiero huellas ni chofer.. ni cruz en los calendarios 
prueba tu nuevo calzado.. partamos juntos en pie 
mira, te doy mi revés.. no hullas no es necesario 
soy de Gallin enjaulado.. pero nunca escucho al juez 

Vamos los dos 
te invito a hacer.. la ola de sangre en la cama 
las manos como caravanas.. sembrando huellas en la piel 
Vamos los dos 
que ha que traer.. el beso que toque a la rana 
la gota que empape la cara.. la risa que provoque miel 
..Vamos los dos 
te invito a hacer.. las manos como caravanas 
sembrando huellas en la piel 
Vamos los dos 
que hay que traer.. la gota que empape la cara 
la risa que provoque miel.”

Pero que tema mas lindo :3

II

Despertamos abrazados. Fabián me tenía envuelto en sus brazos, duros, fuertes. La verdad se sentía la raja. Estaba recostado sobre su pecho y no quería moverme de ahí. Los dos estábamos pegajosos… yo llevaba despierto un buen rato y me hacía el dormido. Empecé a sentir sus caricias. Mi pene se estaba endureciendo. El suyo también. Su boca me buscó. Quería tenerme despierto.

Fabián estaba en su primer año en la u despues de tomarse un año sabático (quien como el) y se vino a vivir conmigo al depa que arrendaba. Aquí vivía yo junto a cierto personaje… y desde que se fué hace ya varios meses que no había dormido con nadie. De alguna manera siento, viéndolo ahora con perspectiva, que me quedé algo pegado con weás que nunca fueron. Creo que pagué el “noviciado”, él fue mi primer loco, con quién descubrí cosas. Pero son weás ya sin importancia, quizás salgan en otra ocasión. Siempre he conservado una parte gamer, y entre eso, la u, carretes en el depa (mi primo casi ni toma, pero es mas motivado que la chucha) y algunos otros asuntos menores me he pasado este último tiempo. Que él llegara me despejó caleta, siempre hemos sido como hermanos y apaña a todas. Siempre ha sido alegre, muy, y eso sube caleta los ánimos, aunque le encante agarrarme pal webeo a cada rato. Sin embargo, nunca lo había mirado con otros ojos, rico ha sido de hace rato, pero pensar en comérmelo… la falta de sexo de seguro me empezó a jugar “malas” pasadas.

-primito despertaste- me susurró apretándome. Le respondí con un beso, sin pronunciar palabras. Solo sabía que lo deseaba. Nos amanecimos teniendo sexo… quizas no como quisiera, pero sexo al fin y al cabo. Hace tiempo que no me sentía tan… tan la raja. Pero ahora no sabía que decirle.

Nos miramos agitados y nos reímos, y seguimos besándonos. Lo acomodé nuevamente alrededor mío. Fabián estaba ahí amarrado y tenía que seguir aprovechándolo.
Lo desaté del respaldo y nos acomodamos sobre la cama, sus brazos, fuertes, aún amarrados con la polera. Sentía que él podía romperla si quería, pero disfrutaba estar semi-inmovilizado. Estaba boca arriba, mirándome con la cara llena de risa, como siempre… y su abdomen y pecho brillante, con nuestro semen. Lo abrí de piernas y puse mi cadera dentro de ellas, yo lo miraba con aún mas deseo. Ahora de poseerlo. Hacerlo mierda. La teníamos dura nuevamente y empecé a puntearlo despacio, mis ojos fijos a los suyos. Para el parecía un chiste, pero lo gozaba. Reír era su manera de gozar, y me estaba volviendo loco. Le hice cosquillas, dejándome llevar por el juego y por él. Cuando éramos chicos siempre lo agarraba para hacerle cosquillas en su cuerpo, inocentemente. Siempre me acriminaba contra su guatita, ahora abdominales marcados y el respondía muriéndose, sin aguantar más… pero nunca me decía que parara. Ahora tampoco. Se reía descontroladamente, siendo atacado en su abdomen por mis manos y en el inicio de su ano por mi pene. El suyo era mas grande que el mío, mas grueso, mas largo, sin tanto bello púbico… hasta para eso me ganaba el muy conchesumadre. Había chupado pico antes… el de mi “ex”… pero el de este wn me estaba volviendo loco. El mío es piola, sus 16 cms, segun yo buen grosor, cabezón, el de él debería estar alrededor de 18. Ya había dejado de hacerle cosquillas y ahora, en la misma posición, lo masajeaba, lo contemplaba. Pasaba mis manos acariciando sus tetillas, sus pectorales, sus oblicuos… puta que estaba rico el weón por la chucha.

-Maxi también quiero tocarte- nunca me llamaba por mi nombre. Me calentaba aún mas
-no weón. Ahora mando yo- le dije serio y caliente.
El weón se pasó por la raja lo que le dije y con un brinco abdominal pasó sus brazos por sobre mí, apretándome contra él, quedando en una especia de misionero sobre la cama.
-primito ya jugaste conmigo, ahora quiero yo- me empieza a besar. Ahora soy yo el que se derrite por él. Aún estando amarrado y debajo mío, incluso con mi pene ad portas de violarlo, Fabián controlaba la situación. No me quiero quedar atrás y lo punteo fuerte, violento. Intento hasta casi violarlo, pero apreta sus cachetes tan fuerte que no me deja avanzar… sin embargo eso también me esta poniendo demasiado. Seguimos en esa harto rato, ambos ya gimiendo, besándonos los cuellos, yo agarrándolo de su cabeza y él con sus brazos amarrados haciendo fuerza sobre mí. No puedo mas y me vengo… Conchesumadre que rico. Le moqueo todo el culo que nl me dejó penetrar.
-Cagaste primito- me grita casi, aprovechándose un momento de debilidad justo luego de eyacular, y se libera. Ahora me tiene debajo de el. Se sienta sobre mi abdomen… siento como mi semen ahora toca mi cuerpo luego de que lo tiré en todo su ano “prohibido” pero caliente. Llega y me meta su pene en mi boca el csm. No puedo hacer nada mas. Se lo mamo disfrutándolo mas que la cresta. Me lo metía hasta el fondo de mi boca… ahora era él quien me estaba violando.
-disfrutaste punteandome y moqueandome o no maxi qlo? “Primito”- pronunció irónicamente- cómetela toda ahora aweonao- apoyaba sus manos en mi cara… tapándome los ojos y la nariz… dificultando algo mi respiración, sin llegar a ahogarme… sentía como se
reía. Quién lo diría, ambos buenos pal pico, calientes, morbosos. La raja. Cuando empezó a gemir cada vez mas fuerte, dejó entre sus dedos que mi ojo derecho lo viera. Yo ya estaba pajeándome de nuevo. Tenía aguante el weón.
-acaba de nuevo y te lleno toda la boca. Depende de tí para que no te ahoguí con mi tula primito- me decía caliente… csm. Nunca había sido “utilizado” de esa forma weón. No la tenía dura al 100% pero me pajeaba como loco. Sentía como el semen que me quedaba empezaba a querer salir, recorriendo dentro de mi pubis… hasta que tuve un orgasmo maravilloso. Medio babeado…pero intenso. Luego de eso, dicho y hecho; me llena la boca de semen. Weón que rico. Nose, su semen sabía mas rico que la chucha. Tragué un poco… pero él fué mas rápido y me besó, compartiendo su semen entre nuestras bocas, abrazándome…

Nos quedamos regaloneando sin decir nada. Mi mente había empezado a racionalizar los momentos, me quedé con mis ojos cerrados, solo pensando, entre sus brazos. El me acariciaba el pelo. Estaba demasiado relajado. Demasiado. Pensaba en lo que habíamos hecho, en secuenciarlo… Se me paró de nuevo y él lo notó. Pensando, me di cuenta que él tuvo todo bajo su control en todo momento. Me empezó a manosear las bolas, a tocarme el pene suavemente, a masajear el glande… hice los mismo con él. Nos pajeamos, nos besábamos mientras lo hacíamos sin aún decirnos nada. Acabé y me quedé dormido, ahí en ese nuevo lugar favorito… entre sus brazos.

-primito- me decía cariñoso despegándose de mi boca, luego de despertar. Me miró fijamente con sus ojitos color miel… me hizo avergonzar y escondí mi cara en su pecho. Él me apretaba mas fuerte.

-que pasa fabi…- le dije tímido. Este qlo me estaba anulando como nunca. Lo consiguió, de la manera mas rica posible…

-primo no te hice nunca la pizza- me reí mucho xd. Estaba mas tenso que la chucha y el ahí sonriéndome. Como siempre.- te voy a traer algo pa comer wn, estaba tan entretenio contigo que se me fue.

-gracias fabi…- me solto y saltó de la cama, hiperkinético. Pero no se fué a la cocina el mierda, me plantó su pene en mi boca. Se la tuve que mamar de nuevo… feliz. Maldito perro.

-deberíamos despertar así todos los días Maxi- obvio que sí, primo… obvio que sí.

Jugaba con mi boca, me la metía lo máximo que yo le permitía y la sacaba, haciendome “osos” con su pico el desgraciao qlo. Con sus manos sostenía mi cabeza fuertemente, empujándome a su pene, pero acariciándome al mismo tiempo. Yo me pajeaba frenético. Llegado el momento me embiste violento la boca hasta que lo saca moqueándome la cara, y acabando el ultimo chorro adentro de mi boca haciendomelo tragar. Yo eyaculo también, ya sin disparar de tantas veces que eyaculé en la noche… cuando porfin saca su tula ya flácida de mi boca despues de jugar un rato, me lame la cara suavemente sacándome su semen, dulcemente… y me besa. Ahora si se me despega y salta de la cama. Al rato vuelve con unos yogures, unos pancitos de molde con queso jamon y una fuente con chocapic. Si es tan tierno cuando quiere este qlo.

-eris la raja fabián. Nunca te lo digo- le digo entre medio del bajon que me pego

-lo sé primito. - me mira fijamente y se rie. Hace que me ria tambien.- se nota que teniai hambre wn. Me encanta ver como lo devorai.

-callate qlo- le digo entre risas

-puta que los pasamos bkn wn. Sabi que desde que llegué que te tenia ganas maxi

-que?

- vo soy el aweonao que pasa pegao jugando y no se da cuenta. - me sentí idiota. Como que se da cuenta y me abraza, riéndose como siempre. Siempre alegre este mierda.-

-tu que onda fabi? Todavia no me la creo que te gusta el pico. Ni que me tenias ganas. Nose weón es tan rara esta weá

-vo déjate llevar…

-yapo weón… si ya estamos en completa confianza jaja

-jajaja…-de verdad que su risa ya me ponía nervioso- de hace rato wn, pero la he hecho re piola. Solo me he comido wns que encuentro exquisitos. No se notó?- me dice mirandome con una sonrisa maliciosa.

No me esperaba escucharlo hablar asi. Le conocí minas.El siempre webea homosexualmente con sus amigos, pero hasta anoche no pensé que de verdad fuera fleto. Seran todo huecos sus amigos en realidad? Igual son todos ricos esos wns :$ Sigo comiendo esperando que siga hablando…

-maxi si vo eri entero rico, esa es la weá. Vo nomas soy el idiota qlo que no se da cuenta. Aparte que eri mas caliente que la chucha. Me encanta esa wea. Cuando llegué acá vi el porno con el que te pajeai y quedé loco. Quería probar weás contigo porque… porque si. -se lleva un pan a la boca pa hacerme hablar algo. Quedé helado sabiendo que veía mi porno… tampoco es la gran weá, fetiches de sumisión bien piolas, pero gay. Este qlo de hace rato sabía donde jugar. No le dije nada. Solo lo miré.

-igual nos comimos maxi, no le di mas vueltas. Igual vamos a dormir los dos juntos aca desde ahora. Y también me gustan las mujeres.-tan fresco como siempre. Todo porque mi cama es dos plazas y media… se me tira encima y me empieza a besar. Caliente qlo… nunca había estado tanto rato ni siquiera pajeándome, pero no me podía negar. Bendito sábado sin clases. Nos manoseamos cuático. Me da vuelta. Me puntea. Se queda en eso su buen rato. Su tula durísima ahí… también quiere violarme.s jamás había estado en esta situación, con nadie, ni con aquel. Lo freno.

-Fabián, yo nunca he sido de nadie, nunca me lo han metido- el weón enloquece y me puntea tal cual lo hice anoche con él, violento y frenético.

-weón… es re rica la weá… se mío.

-a ti ya te la…? -le pregunto entre algunos gemidos… igual se sentía rico tenerlo ahí tan cerca…

-si primito. Ya la he tenido adentro. Déjame ser el primero. - me dice entre gemidos suaves besándome el cuello… imaginármelo siendo pentrado por alguno de sus amigos… me enloquece

-fabi…

-Maxi déjame metértela una vez y yo te dejo metérmela cuando, donde y como tu quieras.

… no se diga más.

El problema se da cuando los dos vamos a velocidades muy diferentes. Yo iba volando, pensando en amor, pensando en nostros, en matrimonio y hasta hijos, pero tú ibas lento, pensando en el corto plazo, viendonos tan sólo como amigos.
Policía Estatal

Cuando tenía 23 años mi mejor amiga me invitó a su casa para comer. De momento llega un vecino acompañarnos bien machote con su novia a comer con nosotros. El macho llego uniformado, era alto como 5’ 11, ojos verdes, blanquito, musculoso, con barbita y calvo. El
uniforme apretado… ya saben típico de los policías, y un paquetón que casi explotaba. Visitó a mi mejor amiga porque estaba a horas de comenzar su jornada laboral. Nos sentamos a comer y a platicar cosas triviales pero yo estaba con una bellaquera extrema y casi no lo miraba por miedo de que se percate que me gustaba. Al momento de irnos todos para nuestras respectivos hogares y el policía a su trabajo la novia del policía se quedó sin batería, mi mejor amiga y yo le dimos una mano para que comprara la batería del carro, a todas estas el policía no me ha hecho ningún avance erótico. Por la hora no pudimos comprar una batería pero si prender el carro, la novia por miedo apagar el carro le dijo a su novio que tomará un Taxi y yo como buen ciudadano le ofrezco llevarlo. Cuando estábamos de camino el policía comenzó hablarme y veo que se está tocando mucho el bulto y esa pendeja empieza a crecer y crecer y me dijo…

Policia - ¿tú te crees que soy pendejo? ¿Te gusta el bicho? ¡Mira como lo tengo!

Yo le contesto que si y comienzo a tocarle esa maceta dura y grande. Yo no puedo con mi bellaquera y mi corazón estaba que salía de pecho, el me pidió que me detuviera en el paseo y comencé a masturbarlo, el gimiendo y disfrutando. El bicho le media como 9 pulgadas, gordo y bello no podía resistir las ganas de mamarlo y me pegue como becerro a chuparle esa pinga rica. El comenzó a tocarme y me dijo…

Policia - ¡Diablo mano! También tienes buena pinga… ¿te la chupo?

Me saque mi pinga más rápido que ligero y el comenzó a chuparla. Luego de darnos pal de mamadas en el carro el me dice vamos a venirnos. Los dos nos hicimos una puñeta cruzadas hasta que nos sacamos la leche bien cabron. Quedamos en vernos en una semana y nos rompimos el culo de parte y parte pero les contare luego.

Capítulo 1.

Él post anterior tuvo 3 notas, eso basta UwU.
Espero que les guste.


Historia de los signos.
Aries: Hombre.
Tauro:Hombre.
Géminis:Mujer.
Cancer:Hombre.
Leo:Mujer.
Virgo:Hombre.
Libra:Mujer.
Escorpio:Hombre.
Sagitario:Hombre.
Capricornio:Mujer.
Acuario:Mujer.
Piscis:Mujer.

Libra:¿Por qué?
Aries:¿Por qué qué?
Libra:¿Por qué siempre tienes que meterte?
Aries:…
Libra:Sabías perfectamente que yo gustaba de Sagitario y le hiciste creer que tú y yo somos pareja, y ahora no quiere ni verme.
Aries:Te recuerdo que él no toma nada en serio, sobre todo en cuanto a las relaciones, así que te hice un puto favor, y además…
Libra:Era mi problema si me lastimaba, no tenías que meterte…Pero no quiero seguir peleando contigo, solo dime, ¿por qué te…
Aries:Hay por favor, cállate ya.

**Y la besó**
Libra quedó muy sorprendida, ya que había terminado con Aries hace ya 3 semanas.
Aries no se separaba, ni la dejaba separarse; ella dejó de resistirse.
Sagitario veía la escena desde el otro lado del cuarto; al cabo de un rato Aries y libra se separaron, y se sentaron a hablar; Acuario llegó al lado de Sagitario.

Acuario:Hola. Oye, acabo de tener…¿te pasa algo?

Sagitario no respondió; Acuario solo miró en dirección en la que Sagitario miraba.

Se dio cuenta de que Libra y Aries se estaban reconciliando, por tercera vez.

Sagitario:Ella estuvo coqueteando conmigo toda la semana y ahora se va con el.

Acuario:…¿Y qué?
Sagitario:¿Cómo que “¿y qué?”? Ella no puede hacer eso y esperar que la respeten.
Acuario:¿Sientes algo por ella?
Sagitario:Asco. ¿Qué ibas a decir antes?
Acuario:Que acabo de tener una fabulosa y divertida idea, pero si no estás de humor iré por Tauro.
Sagitario:Mejor vamos los dos por Tauro. Y parece que no sabes que yo nunca rechazo algo que tiene que ver con diversión.
Acuario:Ya lo sé, solo te estaba probando.
Sagitario:Prueba superada. Vamos.
Acuario:…Busquemos primero en la cafetería.
Sagitario:¿En dónde más podría estar Tauro?

Acuario y Sagitario fueron a la cafetería, y efectivamente, ahí estaba Tauro.

Acuario:Tauro…
Tauro:(Mordiendo una manzana)Mande.
Acuario:Tengo una idea, ¿quieres venir?
Tauro:Vale, vamos.

Sagitario, Tauro y Acuario salieron, y lo que encontraron fue patinetas.

Sagitario:Las patinetas son divertidas…
Acuario:Es que no son solo patinetas.
Les puse un micropropulsor abajo y ahora, con solo apretar este botón, podemos ir tres veces más rápido que normalmente.
Tauro:¿Tú quieres que nos matemos?
Acuario:Quiero que se diviertan.
Sagitario:Aquí hay cuatro patinetas…
Aries:La cuarta es mía.
Sagitario (a Acuario) en voz baja:¿Por qué?
Acuario:No pensé que te molestará, lo invité porque…
Sagitario:Lo invitaste porque aún lo amas.
Acuario:Bájale al pedo, lo invité porque es también mi amigo y es divertido, y si no quieres estar aquí solo vete, Escorpio puede tomar tu lugar.
Sagitario:Al menos Libra no está aquí…Me quedaré, solo para ver quién se rompe algo primero.

Todos subieron a las patinetas y acuario presionó el botón.
Todos salieron disparados.
Acuario y Sagitario tomaron rápido el control y evadían los obstáculos, Tauro hacía lo que podía, pero Aries estaba teniendo muchos problemas para controlar la patineta.
Todos viraron hacia la derecha para evitar estrellarse con el muro.
Aries se salvó por un pelo de golpearse con un buzón.

Acuario a Sagitario: Iba a decirle algo a Aries, pero creo que no.
Sagitario:Aún te gusta.
Acuario para Tauro:¿Todo bien? :)
Tauro:Si aja, como sea.
Acuario:Deja de ser tan borde.
Tauro:Cállate.
Aries:Ah, Acua, lamento interrumpir, pero dime cómo se para.
Acuario:Haaaay, no empieces.
Aries:Dime cómo se para esta mierda, ahora.
Acuario:¿Qué es esto? Un patético intento de orden.
Aries:Ahora tú estás empezando, para esto ahora.
Acuario:A la orden, reina de mierda.

Acuario presionó un botón, pero no era el que detenía las patinetas, las aceleraba aún más.
Sagitario miró a Acuario, mientras Acuario con una sonrisa malvada miraba como Aries se aferraba a la patineta.

Sagitario:Hey, ¿puedes darle más potencia a la suya? Quiero ver si llora.
Acuario:Lo siento, es to…
Tauro:¡ACUARIO!
-NVRMIND.✖️

Está furiosa y desarticulada y abatida; el cerebro le estalló en pedazos y para ayudarla a recomponerlo sólo puedo guiarme por la brújula de mi amor por ella, mi inmenso amor por ella, pero esa brújula hoy por hoy es incierta porque me cuesta quererla, por momentos me cuesta mucho porque mi Agustina no está amable ni parece quererme ya, y me ha declarado una guerra a dentelladas de la cual vamos saliendo los dos hechos pedazos.

Jamás pensé que esto podría terminar así.

Luego de la muerte de mi tía Sandra las visitas a mi tío Víctor se habían vuelto frecuentes. Mi padre me obligaba a visitar a su hermano para que no cayera en depresión.

Cada viernes que salía del colegio solía tomar el colectivo y me instalaba en su casa todo el fin de semana.
Películas, alguna que otra cerveza, piscina, y partidos de fútbol por tv.

Siempre admiré su fuerza y masculinidad, supongo que era porque algo de eso en el fondo me faltaba. Si bien yo era virgen, tenía muchas dudas dentro mío .

Con toda naturalidad andábamos en ropa interior por toda la casa, muy relajados como debía ser cada fin de semana. Pero alguna que otra mirada se me escapaba porque su bulto era demasiado pesado y marcado. Trataba de que él no se diera cuenta que se lo veía.

Supongo que con el tiempo algo pudo darse cuenta de la situación.

Nos quedábamos hasta horas de la madrugada hablando y me incomodaba el hecho de que se frotara el bulto frente mí mientras hablaba porque cada tanto mis ojos se desviaban hacia él.
Cada vez era más notorio y a mí la situación me ponía muy nervioso.

Luego comenzó a ducharse con la puerta y cortina de baño abierta y en varias ocasiones pasé cerca y pude notar que se sacudía la verga. Empecé a darme cuenta de que me estaba provocando.

Con mis 16 años tenía muchas dudas pero por sobre todas las cosas era muy tímido. Me costaba verlo a los ojos en muchas situaciones.

Al tiempo comenzó a llamarme a la ducha mientras se daba un baño y yo me sentaba en el inodoro, lo escuchaba y le daba charla.
Cada fin de semana se sacudía más la verga frente a mí mientras conversábamos. Eso me ponía más nervioso.
Sus provocaciones eran cada vez más obvias pero yo que no podía controlar la situación y miraba cada vez más.

En una de esas tantas veces me preguntó si había estado alguna vez con alguna chica, y yo me quedé en silenció, él río y empezó a tocarse más la verga. Hubo un aire de tensión y yo quedé mudo, no supe qué responder. Él cerró la ducha y tomó la toalla, se secó un poco y se acercó a mí, que aún estaba en silenció e intimidado por la situación.
Sólo atiné a mirarlo a los ojos y se rió. Pero lo que hizo luego me desconcertó por completo.

Tomó su verga que estaba morcillona y me la puso en la cara, el sonido del cuero de su piel sobre mi cara sonó fuerte y cortó el silencio que había entre los dos.

- Vamos, tragala. Me ordenó.

Quedé paralizado. Pero la situación me dio morbo.

- Vamos puta, sé que te gusta y hace meses me la venís viendo, metétela en la boca AHORA, me dijo.

Supongo que reaccioné por instinto. Abrí la boca con algo de miedo y vergüenza. Mi tío jamás me había hablado de esa forma pero la situación me calentó mucho.

Lo miré a los ojos y abrí la boca sacando la lengua.
Introduje apenas la cabeza en mi boca y sentí un sabor fuerte.

El largó un suspiro de placer con los ojos cerrados como si lo hubiese contenido hace años.
Abrió los ojos y me dijo:

-TRAGÁ más.

Me desconocía a mí mismo en esa situación. Tomé su verga con la mano, era extremadamente gorda y larga. Tiré la piel hacia atrás dejando lucir su cabezota y metí un cuarto de ella dentro de mi boca. Empecé a notar que crecía y endurecía dentro mío. Se estaba excitando más.

De repente me la quitó, y como si un animal hubiera salido dentro suyo me agarró de los pelos y me hizo arrodillarme contra la pared. Me escupió la cara y me dio un bofetazo.
Lo desconocía por completo pero a la vez me gustaba, me gustaba más que antes.
Entendí por completo que ese era mi lugar, que sólo quería darle placer.

Comenzó a cogerme la boca de los pelos arrodillado contra la pared y yo no ofrecí resistencia. Empecé a sentir cómo mi verga se endurecía en mi pantalón, signo de que la situación me calentaba mucho.

Su pija salía y entraba en mi boca muy rápido, entre litros de saliva que se me escapaban por la comisura de los labios.
Pero era tan grande que sólo me entraba la mitad. Me tuvo así 10 minutos.
Luego de los pelos me levantó y me comió la boca de un beso.

Eso me hizo volver a la realidad. Y pude comprender la magnitud de la situación. Él me estaba dominando, sometiendo, y yo no podía decirle que no. Algo en el fondo me decía que debía obedecerle.

Me dio vuelta y me bajó los pantalones a la fuerza dejando al descubierto mi culo. Supe en ese instante qué era lo que seguía: Me iba a violar, y yo lo estaba deseando.

2 nalgadas fueron suficientes para que mi cerebro se apagara y me puse más sumiso que nunca.

Sin decirme nada se arrodilló e introdujo su lengua en mi ano.
Una electricidad corrió por mi cuerpo de pies a cabeza, y solté un gemido de placer, jamás había sentido esa sensación y era hermosa.
Hundió su cara en mis nalgas y me comió el culo durante unos minutos.
Podía sentir cómo su barba me rozaba el ano mojado por la saliva de su boca y me hacía sentir en el cielo.
Me estaba convirtiendo en su hembra.

Luego se levantó, me besó las orejas y la nuca y me susurró al oído.

- Así te quería tener sobrinito.

No pude hacer otra cosa que soltar un gemido de placer y ese ese fue el pié para que el avanzara.

Me dio vuelta y me apretó fuerte del cuello, como intentando asfixiarme. Y así me llevó hasta la habitación, donde me empujó y caí boca abajo.

- TE VOY A REVENTAR EL CULO me gritó.

Y comenzó a frotar su verga en mi ojete empapado.

Tuve miedo pero asenté con la cabeza y él comenzó a introducir la cabeza.

Pude sentir cómo las paredes de mi ano se abrían como si se estuviesen desgarrando a la entrada de su enorme verga y grité de dolor y placer pero el me agarró del pelo y hundió mi cara en la almohada para que los gritos no fueran escuchados por los vecinos.

Y así lo hizo, poco a poco fue entrando su pija y no hubo vuelta atrás.

Con los minutos el dolor desapareció y se transformó en placer.

Su verga enorme tocaba mis sentidos más íntimos y profundos y me hizo acabar 3 veces sin pajearme con su verga metida en mi orto.

Me dijo mil insultos:

-PUTO

-MARICÓN

- ESTO ES LO QUE QUERÍAS?

- TENÉS EL CULO MÁS APRETADITO QUE UNA VAGINA.

Luego de casi una hora de penetrarme violentamente oí cómo su respiración de agitaba y soltó un gruñido.

Su verga se hinchó más y más abriéndome más el orto, desgarrándolo.

Supe que estaba acabándose dentro mío y luego de dejármela adentro unos minutos la sacó y se durmió.

Querés saber cómo siguió? Reblogueá para que te cuente más.

@tizwolf  No, no, si lo de “apártate” está bien xD pero es eso; como la lengua hispana varía un poco según qué país (por no mencionar los dialectos) :_ vamos, habéis sido dos los que ya me habéis dicho lo de “apártate” y, por como se expresa el otro chaval (miré su perfil para saber si era hispanoparlante), también doy por hecho que es de América, así que.

Y muchas gracias <3 se agradece mucho que la gente aprecie los dibujos de los artistas :_

Su dulce fragancia - Fanfic Wigetta CAPÍTULO 33 y Final: “Boda color lavanda”

Una gran celebración se estaba llevando a cabo en un hotel lujoso de Madrid, los invitados se movían de un lado a otro buscando a sus parientes o amigos que hace mucho tiempo no se veían.

Los padres de los novios estaban nerviosos y emocionados a la vez, era un día importante para la vida de sus hijos, entrarían a un mundo lleno de compromisos y firme determinación. Ya que el estar casado era una gran responsabilidad, porque cada decisión que tomen en el camino involucraría al otro y deberían luchar juntos para que perdurara su felicidad.

Los dos Novios estaban en diferentes habitaciones, arreglándose para aquel esperado momento, Guillermo por un lado no paraba de beber agua, estaba tan nervioso que creía que se equivocaría en los votos, Samuel no se quedaba atrás, estaba pegado en el espejo revoloteándose el cabello, sus manos inquietas delataban sus sentimientos intranquilos.

La boda era lo que más querían en el mundo, pasaron todo un año esperando y planeando cada detalle, Samuel al estar en el negocio de la florería, tenía la mitad del trabajo hecho, conocía varios amigos que requerían de sus flores para sus eventos y él los llamó para que su anhelado día fuera perfecto.

Guillermo estuvo viendo el lado de los invitados y costeando todo los gastos que habría para ese día,  recibió mucho apoyo de Alex que estaría de padrino en la boda y también con sus respectivas familias.

-Joder… ahora me darán ganas de ir al baño- dijo Guillermo agitado y soltando ligeramente la corbata que la sentía más apretada que nunca.

-Guille debes relajarte, has estado viviendo con Samuel desde hace mucho, esto solo es un trámite que deben pasar juntos- dijo Karol tratando de calmar al pobre chico.

-Pero no es cualquier trámite Karol, ¡hoy me voy a casar! He estado esperando por este día mucho tiempo, tengo miedo que las cosas no resulten- Guillermo se sentó sujetando con ambas manos su cabeza.

-Eso no Guille, créeme que jamás pensé que llegarían tan lejos con su relación, pero han demostrado que se quieren por sobre todas las cosas, es normal tener miedo… te lo dice tu hermana menor, Samuel jamás dejará de apoyarte, hacen un increíble equipo- Guillermo levantó de apoco su vista en dirección a su hermana, le sorprendía que aún siendo más joven que él tuviera esa confianza, ha sabido muy bien tratar los conflictos internos de Guille y que no se ahogase en sus temores.

-Gracias Karol, no sabes lo que significa para mí este día… el tenerte aquí a mi lado me hace sentir más tranquilo- dijo con una pequeña sonrisa la cual contagió a su hermana.

En la otra habitación, estaba Samuel arreglando sus últimos toques, le encantaba ser perfeccionista, pero su obsesión con la imagen personal estaba revelando los nervios que le generaba la boda.

-Samuel ¿qué estas esperando tío? Los invitados están cansados- dijo Abel una vez interrumpido en la habitación.

-Ya voy, solo que no me convence del todo si estoy bien- dijo nuevamente arreglándose el cabello, Abel se le acercó y le agarró de los hombros para detenerlo de un susto.

-Estas bien, deja de preocuparte por eso, no querrás hacer esperar a tu chico en su propia boda ¿no?- Samuel sonrió sonrojado y se paró de aquella silla ya convencido de salir a la ceremonia.

-Tienes razón… vamos tío- los dos chicos salieron de la habitación y empezaron a conversar y saludar a la gente que venía llegando al hotel, algunos eran amigos de su pueblo, otros compañeros de trabajo que involucraba a la florería y todos asistieron gustosos al matrimonio de Samuel.

En un rincón del gran salón, se encontraba Alex, estaba cerca de la mesa de bocadillos y había venido con un primo de Samuel que conoció hace unos meses atrás, no era del todo su tipo, pero no le caía mal tampoco.

No era una cita, Samuel y Guillermo le habían dicho que tratara de venir acompañado y como había hablado mucho con él, le invitó para no ir solo.

-Alex llegaron unos familiares míos ¿te importa si voy a saludar?- dijo el primo de Samuel –por supuesto, yo estaré por aquí comiendo hasta que de inicio- respondió Alex con una expresión neutral, el chico se fue contento a saludar a los familiares y Alex se quedó esperando mientras elegía unos bocadillos de las bandejas que habían en la mesa.

-Nunca cambiaras- dijo una voz que pareciera contener la risa, Alex volteó sin ninguna demora al reconocerla.

-¡Frank! pensé que no ibas a venir- dijo Alex contento, ellos no se habían visto hace más de un año, mientras Frank viajaba por el mundo, conversaba por interno con Alex y Guillermo, pero no habían tenido la oportunidad de volver a juntarse, hasta ahora.

-¿Cómo no voy a venir? Es la boda de Guille, además, los extrañaba muchísimo, llegué recién hace dos días a Madrid y les traje un montón de recuerdos- dijo con su característica sonrisa.

-Hubieras… avisado- dijo Alex bajando la vista, Frank se acercó y lo abrazó fuertemente –bueno, ya estoy aquí, te eché de menos Alex- el pequeño se había quedado de piedra con aquel abrazo, desde que se fue, trataba de olvidar aquellos sentimientos de amor que su corazón seguía reprimiendo, pero era casi inevitable caer de nuevo ante sus brazos, como si estuviera condenado amarlo de por vida.

Alex al reaccionar, empujó ligeramente hacia atrás a Frank y le preguntó –y dime ¿Cómo esta Claudia?, viniste con ella a la ceremonia ¿no?- Frank se había quedado unos segundos callado mirando a Alex que trataba de evitarlo, se acercó a la pared y se apoyó para tomar un respiro.

-Sí, ella vino… con su novio- Alex asombrado, volteó la vista al rostro de Frank -¿novio? ¿De qué estás hablando tío?-.

-Tranquilo, ella y yo somos grandes amigos, hace unos meses nuestra relación terminó… fue en Berlín, nos dimos cuenta de varias cosas y decidimos terminar para bien- el chico pelinegro quedó con los ojos de plato por la impresión, no podía creer las palabras que decía Frank, el amor que veía tan imposible y lejano, estaba ahora disponible.

-Yo… lo lamento mucho, sé cuanto amabas a Claudia- dijo sin apartar su vista –descuida Alex, aún la sigo queriendo, pero como amiga, conocí al chaval y es un buen tipo, no tengo problema con verle juntos- dijo mostrando una suave sonrisa.

Alex quería continuar su plática, pero se vio interrumpido por un chico que apareció de pronto a su costado.

-Alex, perdón por tardar ¿te parece si vamos a buscar un asiento?- dijo el primo de Samuel que ya había regresado.

Frank observó al chico detenidamente y luego volvió a mirar a Alex, se notaba algo confundido y no dudó en preguntar - ¿un amigo tuyo?- Alex no sabía que responder, en cierta forma no eran amigos ni tampoco salían, ¿Qué era la relación que mantenía con el primo de Samuel? Él estaba alado suyo, no podía decir que no era nadie.

-Hola un gusto soy José, el acompañante de Alex- dijo mientras le ofrecía la mano para saludar, Frank respondió el gesto con un semblante serio, Alex estaba intranquilo y no sabía que decir.

-Bueno… Alex ¿vamos?- el chico tomó la mano de Alex para llevárselo a donde estaban los puestos de los invitados y Alex solo se dejó llevar.

Habían caminado unos pasos cuando un brazo rodea el pecho del pequeño chico haciéndolo retroceder y José quien lo estaba llevando, volteó para ver qué era lo que le impedía seguir avanzando.

Era Frank, había apegado a Alex a su cuerpo soltando una mirada abismal al pariente de Samuel, un rostro que jamás había mostrado a ninguna persona por muy enfadado que estuviese.

Alex se había quedado congelado con aquella inesperada acción y Frank después de haber lanzado una mirada asesina, soltó una pequeña mueca en forma de sonrisa –lo siento, pero este pequeñajo es mío- sin poder siquiera responder, Frank retrocedió llevándose al pequeño Alex que aún estaba atontado.

Salieron del salón y siguieron caminando por los pasillos del hotel hasta bajar las escaleras ¿Dónde estaba llevando a Alex?, Frank seguía con paso firme sin decir ninguna palabra, Alex reaccionó después de unos segundos y se detuvo para pedir una explicación.

-¿¡Se puede saber que fue eso!? Vine a la boda con ese chico, no puedes llegar como si nada y decir que soy tuyo tío ¿Qué mierda tienes en la cabeza?- Frank tomó bruscamente el brazo de Alex sin contestar, estaba aún decidido en seguir llevándoselo.

-¡Oye! Estoy habl- los gritos de sermón de Alex habían sido interrumpidos por los labios de Frank, él que aún seguía sosteniendo su brazo, lo llevó hasta una pared para arrinconarlo y no tuviera opción de escapar.

Alex trataba de zafarse de aquel atrayente beso, pero le era inútil, desde hace años él estaba esperando este contacto físico con Frank, aún si fuera solo un error o un capricho inesperado, las emociones alborotadoras que contenía su cuerpo habían sido liberadas.

Frank detuvo su apasionante beso y quedó de frente con el rostro extenuado de Alex, ambas respiraciones estaban agitadas, sus ojos no tenían más visión que los del otro, estaban sumergidos en aquellos largos minutos donde la tensión pasional se incrementaba.

-No puedes estar con nadie Alex… nadie más a excepción de mi- dijo como si fuese un susurro –eso… es demasiado egoísta de tu parte ¿no crees?- respondió Alex sin quitar la vista de sus serios ojos.

-Lo sé… toda mi vida lo fui, pero no quiero seguir equivocándome… no contigo… -dijo mientras sus brazos acercaban fuertemente el cuerpo delgado del pequeño pelinegro.

Alex no tenía más que decir… desde un principio sabía que no podía escapar de este amor que creía unilateral, el tener tan cerca a su chico prohibido mientras le declaraba están insinuaciones… ¿Qué más podía hacer? había perdido completamente ante él…

-Vámonos de aquí- dijo Frank en el oído del pequeño –es la boda de nuestro amigo, además, soy el padrino…- dijo suave sin soltar el abrazo.

Frank retrocedió y tomó la mano de Alex –entonces… deberá buscar a otro, porque no pienso soltarte- Alex disparó una fuerte y nerviosa carcajada, pero no se negó en ningún momento, ambos se distanciaron de aquella pared y se miraron con complicidad –eres un pringao- dijo Alex alejándose junto con Frank de aquel hotel.

La hora de la boda estaba por comenzar, Guille salió de esa habitación con Karol y empezó a saludar a los invitados mientras se acercaba a donde estaba Samuel.

Guille estaba encantado con su imagen, por alguna razón sentía que brillaba, tal como la primera vez que lo vio en ese incidente.

-Guille ¿estás preparado compañero?- dijo Samuel con una tierna sonrisa, Guille se acercó hasta quedar en frente –hombre… nací preparado- respondió achinando más los ojos con su amplia sonrisa.

La ceremonia había dado inicio, se acercaron al juez que estaba instalado cerca de una fuente, los invitados tomaron sus lugares y Guille se preocupó al notar que el padrino no estaba.

Con una acción rápida, Chris que estaba alado de Mary para ayudarla a mantenerse de pie con su pancita de embarazada, fue escogido para ser su reemplazo.

Antes de seguir teniendo más interrupciones, Guille se cercioró de repasar en su mente, todo lo que debía tener listo, pero fue calmado por las acogedoras y grandes manos de Samuel, que con una expresión angelical le decía que todo estaría bien.

El juez había silenciado el lugar con sus palabras, la gente estaba expectante con la boda, donde los adornos, las flores, el lugar y el aroma los adentraban a un mágico y peculiar ambiente.

Aún estando dentro de un lujoso hotel, el aroma floral y campestre se hacía presente ¿Por qué era? Samuel había puesto en todas las mesas un frasco de cristal con un pequeño ramo de lavanda, como el que tenía en la tienda.

Por obras del destino su abuela no pudo estar en este importante día, por esa razón aquellas flores reflejaban que aún podía estar presente en espíritu, su esencia estaba por todo el salón, mirando en algún lugar a la feliz pareja que estaban ya dando sus votos.

Ambos firmaron el papel y se pusieron los anillos, Guille estaba completamente rojo durante toda la ceremonia, pero le daba igual, estaba feliz… estaba con Samuel, la persona que cambio radicalmente su vida y para bien.

Las últimas palabras del juez fueron selladas con el beso de la pareja, estaba siendo celebrada con grandes aplausos alrededor, donde para ellos era solo un ligero golpeteo que se escuchada en la lejanía, ambos estaban perdidos en sus miradas, habían logrado por fin ser esposos, después de miles de cosas que pasaron juntos.

Se tomaron de las manos y voltearon a ver a los invitados que seguían aplaudiendo y sacando fotografías, Abel estaba a un lado grabando el momento con Dennis que ya eran novios, Mary se tuvo que sentar porque ya no daba más estar en pie con su condición, estaba esperando gemelos de Chris y una vez los hijos cumpliesen un año, se casarían ellos también.

La felicidad se esparcía por el aire, los padres de Guille estaban emocionados a ver a su hijo crecido y acompañado de un buen hombre, le debían mucho a Samuel, jamás alguien había hecho tanto por su hijo como él.

Samuel miró ligeramente a Guille y notó que su rostro corrían lágrimas - ¿Qué te sucede Guille?- preguntó preocupado, Guille con una pequeña sonrisa y secando nervioso sus lágrimas respondió

-nada Samuel… solo me dio nostalgia… estaba recordando cuando te vi por primavera vez, eras un completo desconocido, pero mira ahora… estamos casados y todo lo que vivimos juntos solo serán memorias- Samuel se acercó despacio a Guille y quedó mirándole de frente, se notaba tranquilo, lleno de felicidad y eso se debía porque estaba Guillermo a su lado.

-Guille… no debes porque llorar- tomó suavemente sus dos manos y se acercó para darle un ligero beso –yo estoy aquí, siempre lo estaré Guille… no debes llorar por aquellos recuerdos que compartimos… porque esto es solo el inicio de nuestra verdadera historia-.

——————————————————————–

Por fin… quién lo diría… el final del fanfic, recuerdo cuando publiqué el primer capítulo muy nerviosa, estaba convencida que no lo leería mucha gente, era mi primer fanfiction, primera vez que publicaba algo así tan determinadamente y lo hice porque yo estaba pasando por un mal momento, sentía que no tenía nada que perder, después de todo siempre me reprimí por el bien de los demás… y por miedo.

Me encanta wigetta, siempre pensaba en miles de historias que podrían hacer juntos, por eso me gustaba leer fanfic hasta que entró en mí aquel bicho de la intriga ¿estará mal que yo también pueda hacer lo mismo? Muchos meses quedó plantada esa incertidumbre, pero aquí estoy… agradecida completamente de todos los que lo apoyaron, con un me gusta, reblog o con sus palabras de aliento en comentarios.

Perdonen si doy la lata xD pero es que no puedo sentirme más emocionada que ahora, de verdad muchas gracias y espero sigan disfrutando de las historias que tengo planeadas iniciar :)

Su dulce fragancia, fanfic de 33 capítulos, con un total de 189 páginas en tamaño carta. Me siento orgullosa de haber escrito esta hermosa historia. Cuídense mucho, gracias nuevamente por llegar hasta aquí y como dijo Samuel, este solo es el inicio n.n un besoooo!!!

(pueden encontrarla ahora completa en wattpad :,D)