valorous

En el siglo lX antes de Cristo vivía en Grecia un hombre llamado Diógenes, fue popular por su sacasmo mordaz y fue de los primeros que popularizaron la filosofía cínica; cuentan que el se la pasaba a plena luz del día con una lámpara en la mano buscando desesperadamente algo…
Cuando alguien le preguntaba ¿que buscas? Él respondía “busco un hombre virtuoso” “un hombre de valores”
Cuando estaba en su lecho de muerte le preguntaron ¿encontraste ese hombre virtuoso que con tanto ahínco buscabas?
Cínicamente respondió: No me hagas preguntas tan deprimentes, lo único bueno que puedo decir de los hombres es que aún no me han robado la lámpara.
Me pongo a meditar en lo siguiente: Si Diógenes viviera en el siglo 21, ¿con cuanto esfuerzo tendría que buscar para encontrar hoy en día a un hombre con valores?
Lo más probable es que sufriera un paro cardiaco al ver como la sociedad hoy en día es cada vez más cruel y cada vez más apática donde gobierna el egoísmo. El pensamiento de una persona hoy en día es : primero yo, después yo y luego yo.
Las realidad es que se han perdido esos valores que las generaciones pasadas tanto cuidaban. ¿Quieres comprobarlo?
Si eres padre y estás leyendo esto, te invito a que vayas así nada más y le apagues el televisor a tu hijo, o sencillamente ve y quítale su “iPhone” y ve como se te tira encima, te hace un alboroto, casi quiere golpearte y te mira con coraje.
Si, así de mal estamos, tan mal que el amor lo solemos medir en la velocidad con la que nos responden los “WhatsApp” estamos tan mal que permitimos que dos ”palomas azules" arruinen nuestro día.
La mayoría de las personas ya no buscan encontrar una conexión especial y real con alguien, solo buscan a quien meter bajo sus sabanas (se escucha muy crudo ¿no?) pues así de crudo es el mundo en donde vives.
—  @jrcota

Decidí amar.
Pero no a cualquier persona.
No a cualquier cosa.
Amar significa entregarse por completo. Dedicar el tiempo a esa persona.
Amar significa aceptar.
Hoy decidí amarme.
Amar mi risa.
Amar mi rostro.
Amar mi cabello que es incontrolable como las olas.
Amar cada una de mis palabras.
Pero sobretodo; valorarme.
Hoy me siento valorado por la persona más importante en este mundo.
Yo.

Créeme que algún día,
la volverás a ver, siendo
toda una mujer.
Ella, la que un día a tu
lado fue una niña en busca
de unos brazos, en busca
de refugio.
Pero ya no será esa.
La verás más guapa,
más madura,
más independiente,
será una mujer aún más increíble.
Y cuando la escuches reír
plenamente, sabrás con
certeza que no
valió la pena haberla soltado.