una taza de te

No te enamores de mí.

Te leeré como si fueras un libro, no dejaré una sola página sin revisar, analizaré cada párrafo, cada oración, cada letra. Cuidaré de ti como mi colección más preciada de literatura. Me convertiré en la persona más formal que hayas conocido, intentaré hacerte reír incluso cuando no se sepa ningún chiste y mi comedia sea pésima. Esperaré por ti en cada momento. No te enamores de mi, te enseñaré cosas inimaginables, cosas que jamás ojo humano vio ni oído oyó, te llevaré de viaje por la luna por medio de sus narraciones, y después te invitaré una taza de café en Europa. Estaré para ti incluso cuando mi mundo se derrumbe, dejaré atrás mis problemas y me enfocará en ti. Miss palabras serán dulces y de mí boca saldrán melodías. Mi pecho será blando como almohada, para que puedas cómodamente llorar sobre el. Me convertiré en profesora, en mecánica, en doctora, en astrónoma, en psicóloga, en abogada, sólo para que comprendas las cosas que yo quiero para ti. Inventaré lo que aún no existe. No te enamores de mi, de seguro que planearé cada día contigo, cada hora, cada minuto. Te llevaré a mi recital favorito y pediré que me acompañes al museo de mi preferencia. Investigaré cuáles son tus alergias, tus miedos e inseguridades, para cuándo llegue el día, poder contra ellas. Yo no quedaré satisfecha con una sonrisa en tu cara, quiero llegar hasta el fondo de tus entrañas, conocer las mariposas que habitan en tu estomago y dejarlas volar después. No te enamores de mi, porque nunca dejaré que enfrentes el mundo solo. Me convertiré en lo que sea, incluso en reloj de bolsillo si es necesario, para que siempre vayas conmigo.

La melancolía es una droga
de una fina y divina calidad
te arrastra por los rincones olvidados de tu mente,
te hace recodar y querer olvidar
la melancolía viene en forma de sombra
acompañada de un cigarro diurno
una taza de cafe amargo,
la melancolía se cuela entre tus labios
te cala hasta los huesos
te hace sentir añoranza por un pasado ya tiempos olvidado,
la melancolía te vuelve en artista
de esos que no aparecen en revista
se sienta a tu lado
se vuelve un cuenta cuentos
te llena de relatos,
la melancolía se alimenta
de esas lagrimas que jamas soltaste
de esas risas falsas que escapaste
ella se vuelve uno con tu ser
y tu no dejas que se escapé tu unica musa fiel.

Adiós...

No estoy renunciando, estoy aprendiendo, estoy aceptando que no siempre gano, que no me amas con la desesperación que lo hago yo, perdona por los errores por el amor que de alguna forma entregue mal, no estabas en mis planes, pero empezamos a planear juntos, y me enamore como se enamora una chica solitaria de un libro y una taza de te, el error jamas sera haberte querido tanto, el error fue quererte en un momento inapropiado, llegar cuando tu corazón ya estaba ocupado, por una dama danzante que no renunciara, y a la que no renunciaras… De todo corazón les deseo que sean felices, que se amen con la locura que hoy en día ya no se ama, y que jamas se arrepientan de ser… Tal para cual.

Creo que al final del día no hay nada más gratificante que llegar a casa, pasar un buen rato con amigos, comer algo que se te antojaba desde hace días, escuchar a tu madre decir un "Estoy orgullosa de ti", ver televisión en pijama mientras comes helado, escuchar música lo más alto posible y bailar frente al espejo, ver como tu mascota se acerca alegre cuando te ve llegar, una buena taza de café o té, un buen libro, pasar tiempo con tu pareja, hacer una video llamada con alguien que vive lejos y qué extrañas, comer galletas con chispas de chocolate, que te inviten a comer a tu restaurante favorito, que te digan que te quieren, quedarte dormida/o en el sillón mas grande que hay en la sala, hablar con tus padres sobre tu día, recordar todo lo que has logrado hasta el día de hoy... Y lo que seguirás logrando mañana, y más adelante. Nunca te des por vencido, lucha por tus metas. No te desanimes, siempre hay piedras en el camino que trataran de desanimarte, aguanta un poco el dolor y pasa sobre ellas, intenta saltarlas o esquivalas, haz lo que puedas... Al final el dolor dura muy poco y la satisfacción de que lograste es mucho mejor.

—🌻.

Te propongo

Te propongo días llenos de libros,
tardes llenas de conversaciones,
noches de sueños
y mañanas de caricias.
Te propongo una taza de té,
un paseo cada vez que quieras ir lejos.
Te propongo sonrisas y besos.
Te propongo días diferentes, conversaciones infinitas y miradas profundas.
Te propongo ser sólo tú y yo.
Dime que sí y te propongo lágrimas de felicidad.
Porque nadie será lo que yo soy y seré para ti.
Por que nadie será lo que tú eres para mi. Aún menos lo que fuiste o serás


cuentosdeunalesbiana

Quiero ser

Quiero ser esa persona que tenga el poder de erizarte la piel sin tocártela.
Quiero ser esa persona que te produzca un suave dolor en el estómago cuando piensas en ella sin que en ese momento te diga cosas lindas.
Quiero ser esa persona que te escuche aún así no digas ni una sola palabra sólo respires.
Quiero ser esa persona que le haga cosquillas a tus hormonas, neuronas, y también a tu alma.
Quiero ser esa persona en la cuál pienses antes de dormirte y también cuando despiertas.
Quiero ser esa persona a la que le hablas después de haber tenido una pesadilla o algún sueño bonito.
Quiero ser esa persona que te haga el amor sin tener la necesidad de quitarte la ropa.
Quiero ser esa persona con la cuál hagas proyectos de vida por más locos que sean.
Quiero ser esa persona que borre tus problemas y pinte sonrisas.
Quiero ser esa persona que pueda arrancarte una sonrisa con algo mínimo y sin darse cuenta.
Quiero ser esa persona que te mantenga con los pies en el suelo, o de forma contraria con la tierra en tus manos y el cielo en los pies, pero de cualquier manera que te mantenga vivo.
Quiero ser esa persona que cure hasta tus heridas más profundas. 
Quiero ser esa persona con la que puedas compartir tu cama desde la forma más dulce e inocente hasta la más perversa. 
Quiero ser esa persona a quién le cuentes tus recuerdos más lejanos y también los más recientes. 
Quiero ser esa persona que con tan sólo su existencia sepas que jamás te va a dejar.
Quiero ser esa persona que se acurruque en tu pecho.
Quiero ser esa persona que te haga reír hasta que te duela el estómago.
Quiero ser esa persona con la que te quedes dormido por hablar hasta tarde.
Quiero ser tu amor, no importa si es el primero o el último, pero quiero ser tú amor. 
Quiero ser esa persona que tenga el control de tu cuerpo.
Quiero ser esa persona que se sienta un astronauta en la luna que es tu cuerpo.
Quiero ser esa persona con la cuál hablas de tus gustos preferidos o no, aún así no compartamos los mismos.
Quiero ser esa persona que te pueda decirte que te ama sin que salga de su boca.
Quiero ser esa persona que pueda robarte besos sin que te des cuenta.
Quiero ser esa persona que te dé fuerzas para seguir aún si ella no las tiene.
Quiero ser esa persona que te haga feliz de cualquier manera aunque sea el peor de los desastres.
Quiero ser esa persona que eres capaz de dejar todo por ella. 
Quiero ser esa persona que el único miedo que tengas es de ya no tenerla.
Quiero ser esa persona quién tenga la capacidad de conocer hasta tus pensamientos más oscuros, locos, pervertidos, y hasta los inocentes.
Quiero ser esa persona en la cuál en sus ojos encuentres un nuevo refugio como en sus brazos. 
Quiero ser esa persona que esté contigo cuando menos te lo esperas. 
Quiero ser esa persona que sin tener avión te muestre las nubes, que sin ir en nave espacial te haga ver las estrellas, que sin ningún medio de transporte te haga viajar.
Quiero ser esa persona con la que compartas una taza de café, o quizás de té.
Quiero ser esa persona que te dé la mano cuando más lo necesites, o tal vez simplemente se ponga a jugar con tus dedos cuando se aburre.
Quiero ser esa persona con la cuál a pesar de que pasen los años puedas seguir siendo el niño que eras hace tiempo.
Quiero ser esa persona que te saque de la monotonía agobiante que vives.
Quiero ser esa persona que te enseñe a bailar bajo la lluvia con paraguas de colores.
Quiero ser esa persona que con tan sólo una mirada le digas todo.
Quiero ser esa persona que te haga hacer las más grandes locuras que jamás imaginaste que serías capaz de hacer.
Quiero ser esa persona a quién le escribes versos o poemas aunque no rimen.
Quiero ser esa persona que te seque las lágrimas y abrace tu alma.
Quiero ser esa persona con la que puedas ver tu película favorita muchas veces sin cansarte. 
Quiero ser esa persona que te haga sentir adrenalina pura.
Quiero ser esa persona a quién acaricies porque no puede dormir.
Quiero ser esa persona que tu cuerpo y el de ella juegan con las sábanas.
Quiero ser esa persona que te enseñe a bailar así no haya ninguna melodía sonando.
Quiero ser esa persona que te haga bromas así pueda verte reír y tener una de las mejores excusas para besarte.
Quiero ser esa persona a la que siempre extrañas por más que haga 2 minutos que estuvieron juntos.
Quiero ser esa persona que aunque estando a kilómetros o centímetros la vas a querer igual.
Quiero ser esa persona con la cuál no aguantarías estar peleado.
Quiero ser esa persona con la que formes un futuro, quiero que seas mi futuro y yo el tuyo.
Quiero ser esa persona que te ame de verdad, y tú a ella.
Quiero ser esa persona que sino puede contra tus demonios los cuide tanto hasta transformarlos en casi ángeles.
Quiero ser esa persona que se enamore de ti todos los días sin importar nada.
Quiero ser esa persona a la que no puedas reemplazar jamás.
Quiero ser esa persona que te haga feliz, y tú a ella.
Quiero ser esa persona que esté contigo en todo momento sin importar los obstáculos.
Quiero ser esa persona en la que veas un poquito de luz entre tanta oscuridad.
Quiero ser esa persona por muchas cosas
Quiero que seas esa persona.
Quiero que seamos esas personas en una.
Quiero estar contigo pero, y tú ¿quieres ser esa persona? 

I.C

Kou: ¡Cielos, M-Neko-chaaan~! ¡Graaacias! -Le da un besito en la frente a la chica como agradecimiento y en seguida se sienta a comerlo.-

Kanato: ¡Oh! ¡Es de chocolate con fresas! -Lo toma, sonriente.- ¿Eh? -Se agacha hacia Teddy y asiente para luego mirar a la chica.- Teddy dice que te lo agradece también.

Ayato: ¡Vaya Chichinashi! ¡Ya era momento de que consintieras a Ore-sama! -Ua amplia sonrisa apareció en sus labios mientras tomaba en plato con Takoyakis.- Te luciste, huh.

Mun: ¡Owh! *-* ¡Muchas gracias, amo los Dangos! *O* -Se acerca y se para de puntitas para darle un besito en la mejilla a la chica y se sienta en el piso a comerse sus Dangos.- :3

Reiji: Hmpf. Gracias. -Sonrió, luego de ajustarse los anteojos.- Debido a tu amabilidad, te invitaré a que compartas una taza de té conmigo, ¿te apetece?

Día de Mudanza (parte 2)

Llegó la mañana con la cálida luz del sol entrando por la ventana, abrí los ojos intentando recordar dónde estaba, comenzaron a venir los recuerdos a mi cabeza uno a uno e intentaba analizar paso por paso lo que había ocurrido el día anterior, pero al final no tenía ningún sentido seguir pensando en ello.

No me quedó más remedio que levantarme, y como nunca, lo hice temprano pensando en que podría ir a comprar algo para el desayuno y de esa forma agradecerle a Devil por todo lo que había hecho. Hice la cama y salí de la habitación. Me topé con Devil sentado en la mesa sirviendo café en su taza con el desayuno ya servido, cuando me vio parado en el pasillo.

-Hey! Hice el desayuno -me recibió con una sonrisa.

-Shit! Pensé que tal vez no te habías levantado y podría traerte el desayuno -le dije sentándome a la mesa un poco apenado.

-Pues casi -dijo antes de darle un sorbo a su café.

-Cómo dormiste?-

-Bien y tu?-

-Bien también. Entonces, qué me preparaste de desayuno, darling? -

-Café y queque de naranja -dijo pasándome una taza llena y un trozo de queque.

-Te ganaste un Jumbito <3 -dije agradecido

-Qué es eso?-

-Acabas de hacerme recordar que soy bastante mayor que tú -dije con resignación- da igual, te explicaré algún día.-

-Oh vamos, no eres tan mayor! Además jumbito me suena a elefante y eso es igual a trompa… que me quieres decir? -preguntó coqueteando.

-No quiero decir nada! -dije con falsa tristeza- Era un mono que salía en un programa de la tele en los años ‘90.-

-Pues lo buscaré en internet -guiñó un ojo para luego sacar su móvil y abrir el buscador de internet.

-Búscalo como MaravilloZoo -le dije para después darle una probada al queque de naranja, el cual estaba suavemente dulce, pero muy esponjoso, una delicia!

-Pues estoy viendo un elefante de peluche -comentó riéndo al encontrar la imagen.

-Ese es, lo daban de premio en el programa.-

-Es algo tierno. Tú ganaste alguno?-

-No, no, aunque siempre quise uno. De niño era super fan de ese programa -dije con melancolía cuando mi celular sonó. Era un mensaje de texto el cual procedí a revisar de inmediato- Vicci dice que su hermano ya se fue de nuestro apartamento…weird~ Mejor terminemos pronto para irnos hacia allá antes que
llegue el camión de la mudanza.-

-Vale, te sigo -respondió guardando su celular en el bolsillo.

Terminamos de desayunar y nos fuimos al apartamento de Inwood. Llegamos solo 20 minutos antes de que llegara el camión de la mudanza y Vicci ya tenía todo organizado, en que orden y cómo íbamos a meter todo al camión. Típico de él no quedarse tranquilo hasta que las cosas estén en el orden preciso! Pero Vicci no pudo quedarse ya que debía ir temprano al trabajo nuevamente, eso sin antes pedirme encarecidamente que cuidara de Blu, su gato, con mi vida.

Cuando llegó el camión fue cosa de indicarles a los hombres en que orden meter todo y en nada de tiempo, con el camión de la mudanza cargado partimos de vuelta al centro de Manhattan.

Con Devil íbamos en mi auto junto con mi perro, Jazz y Blu, el camión de mudanza justo tras nosotros cuidando no perdernos de vista para seguir nuestro camino.

-Estás emocionado? Porque yo siento que voy a explotar!!! -le dije con entusiasmo a Devil.

-Por supuesto! Estarás más cerca del trabajo, podremos vernos más y es un barrio tranquilo -dijo con una sonrisa.

-Sí. El barrio es muy lindo, me queda súper cerca del trabajo y al lado de Marcus Garvery Park. No está tan cerca tuyo como los que me habías dicho tu, pero aún así quedo muuucho más cerca que antes.-

-Mientras estés cerca, está todo bien -dijo mientras miraba por la ventana.

-Oye, algún día podríamos salir de Manhattan -le comenté pensativo- En esta ciudad ni uso este pobre auto, pero no quiero venderlo, así que debería sacarlo de viaje… Te tinca la idea?-

-Dale! Sería muy genial! La pasaríamos bien -dijo muy feliz y un tanto sonrojado.

-Si hay algún lugar al que quieras ir, me dices no más -le propuse mientras daba la vuelta a una esquina- Aquí es! Ya llegamos.-

Nos estacionamos en la orilla de la vereda justo fuera del nuevo apartamento. El edificio era muy típico de NY, no demasiado alto, de un color blanco marfil, escaleras de incendio que llegaban en zig-zag hasta la azotea y una hermosa puerta de entrada de madera con vidrios empabonados.

Bajamos del auto y comenzamos una conversaciñon trivial mientras esperábamos al camión de mudanza que se había quedado algo rezagado.

-Es el último piso, tenemos casi la mitad de la planta superior -le contaba.

-Es muy lindo -dijo mirando hasta arriba el edificio.  

-Creo que tengo un crush con este edificio.-

-Los pisos son grandes no? -preguntó feliz.

-Sí, super grandes! Ya lo vas a ver -le dije para luego percatarme que el camión daba la vuelta a la esquina para estacionarse tras mi auto- Oye, te parece si subimos a los animales por mientras? Toma, lleva tú al Jazz -le pasé la correa del perro, mientras este le movía la cola a Devil y lamía sus manos- Yo llevo al Blu -dije sacando al gato en su caja de transporte del auto que maulló refunfuñando molesto.

-Dale -dijo tomando la correa y encaminándose con el can dentro del edificio- Este tiene ascensor o tenemos que subir por las escaleras?-

-Hay ascensor, don’t worry. Mira, está ahí al final del pasillo junto a las escaleras.

Subimos por el ascensor hasta el último piso, saqué las llaves, abrí la puerta y entramos al apartamento. Al abrir, te encontrabas con la cocina americana a mano derecha y un gran living/comedor muy espacioso e iluminado con unas ventanas de marco de madera hermosas que daban con la vista a toda la calle.

Devil soltó la correa de Jazz y este comenzó a olfatear todo a su alrededor pasando revista que nada estuviese fuera de lugar mientras que yo puse a
Blu en su caja sobre uno de los muebles de la cocina para que estuviese tranquilo hasta que la mudanza terminara.

-Y? Qué te parece? -le pregunté emocionado.

-Buah! Es perfecto! Que lindo todo, joder! -contestó mirando atentamente la vista.

-Sí, es hermoso, me encanta que no sea tan moderno y tenga ese toque clásico neoyorquino, como si fuese el set de alguna serie de televisión.-

-Pensé lo mismo cuando me mostraste el edificio, tiene su estilo -comentó.

Devil me miraba cuando yo estaba observando la vista por la ventana. Sentí una presencia y al dar vuelta me topé con la mirada del muchacho.

-Pasa algo? -pregunté.

-Nada, solo estaba… No importa -dijo avergonzado al haber sido descubierto.

-A mi sí me importa -respodí acercándome un poco a él.

-Yo… Te estaba mirando -dijo muy sonrojado.

-Sí, me di cuenta -dije entre risas- Pero por qué? No hay mucho que admirar.-

-Cómo que no? Eres muy guapo, por supuesto que hay para admirar -dijo aún sonrojado.

-Pff! Hahahaha! Imbécil -podía sentir que mi cara estaba toda roja, él solo se rió al verme así.

De pronto entró uno de los hombres de la mudanza, un tipo moreno, robusto y mayor que no dejaba ninguna duda de su herencia mexicana. Devil hizo una mueca algo extraña al ver que nos habían interrumpido.

-Oiga joven, ya estamos estacionados, subimos las cosas ya? -preguntó el hombre en típico acento.

-Sí, Jorge, suban las cosas, dejen todo aquí, además de algunos muebles que van en las piezas, no es necesario poner todas las cajas en su lugar, eso lo veo yo luego -le respondí.

-Muy bien, joven. Voy a decirle a los muchachos -dijo el hombre antes de salir del apartamento para dirigirse al ascensor.

-Te ayudo a instalar las cosas? -preguntó Devil.

-Bueno, pero deja que terminen de subirlas primero, que para eso les tengo que pagar -le dije susurrando.

-Está bien, lamento apresurarme.- respondió entre risas.

-Don’t worry -Le dije mientras Jorge volvía junto con su personal y el sofá grande.

Los hombres de la mudanza de Jorge eran realmente eficientes, tan pronto uno salía por la puerta otro entraba justo detrás acarreando dos cajas. Se echabanmlos muebles al hombro como si estuviesen hechos de plumavit y en solo 30 minutos tenían todo dentro del departamento y las camas armadas en las habitaciones. Bajé a despedir a Jorge y pagarle por un trabajo bien hecho para luego volver rápidamente a mi nuevo hogar, donde Devil me esperaba acariciando al Jazz, quien tenía una cara de gusto que daba envidia.

-Al fin! -dije aliviado cerrando la puerta tras de mi- Vamos a soltar a este macho -dije abriendo la gatera de Blu, quien salió lentamente y poco a poco empezó a recorrer su nuevo hogar sin mucha confianza.

-Tendrás que acostumbrarte al espacio ahora -me dijo Devil riéndo- Ya sabes cuál será tu habitación?-

-Aún no sé si la de la izquierda o la de la derecha… -miré hacia ambos lados pensando en ello- La de la derecha tiene vista a la iglesia y la de la izquierda al parque… Tú que opinas?-

-La del parque, no me considero una persona religiosa y la verdad me relaja más el parque, aunque bueno es tu decisión -dijo sonriendo.

-Y sería una buena desición. La de la izquierda será mia entonces, entremos mis cajas así me la pido antes que llegue Vicci, muajaja- dije con maldad.

-Jajajaja, pues mejor te ayudo, así terminamos pronto -dijo mientras se apoyaba en el marco de la puerta.

Rápidamente metimos las cajas en la pieza y las cajas de Vicci en su pieza, luego de un rato estaba todo relativamente en su lugar.

-Ya, deja ahí no más, el resto lo vemos con Vicci luego, además no quiero hacerte trabajar más.-Le dije a Devil. Me parecía estaba algo exhausto.

-No te preocupes, estoy bien con eso -me respondió quitándole importancia al asunto- Además prometí ayudarte.-

-Nah, deja, vayamos a tomar algo y a descansar, luego te voy a dejar a tu casa -le insistí alegremente- Además…quiero pasar tiempo contigo que no sea ordenando cosas -me avergoncé un poco, pero él sonrió muy alegre al escuchar lo último.

-En serio? -preguntó emocionado.

-Sí, en serio. -le dije con tono burlón- Te has portado increíble conmigo este fin de semana y no sé cómo agradecertelo.-le confecé.

-Pues un besito es pedir mucho? -dijo tonteando.

-Sabes por qué no te lo voy a dar -le dije con una sonrisa apenada.

-Pues entonces… -dijo pensando- Me debes un desayuno! -pidió recordando lo que había pasado en la mañana.

-O… podría no oponer resistencia si tu quieres besarme a mi -le comenté sugiriendo como si no importara, aunque el rubor en mis mejillas y el ligero temblor en mis manos, que intenté esconder detrás de mi espalda, me delataban.

-Estás seguro? -dijo de forma coqueta mientras se me acercaba un poco.

-Nope… Pero sí -no me moví ni un centímetro de donde estaba, una parte de mi deseaba esto.

-…Sí? -susurró casi rozando mis labios, lo que me hizo estremecer. Podía sentir su respiración tan cerca que se mezclaba con la mía.

-Sí… -respondí en un suspiro, solo podía concentrarme en sus ojos tan cerca de los míos.

Se acercó hasta cerrar la brecha entre nosotros, besando suavemente mis labios. Podía sentir el calor de su cuerpo cerca del mío, sus suaves labios, su aroma. Sentía que me estaba derritiendo en esa dulce sensación mientras mi corazón latía a mil por hora. Devil sentía un gran calor recorrer su cuerpo y rápidamente puso sus manos en mi pecho. Abrió un poco la boca para rozar con su lengua mis labios, pidiéndome permiso para entrar. No me resistí, ni siquiera lo pensé, solo dejé que me besara como él quisiera y todo lo que quisiera. Así pasamos de un beso suave a uno un poco más salvaje mientras tomaba su cintura entre mis brazos. Se apegó más a mi y sonrió entre besos al
sentir que lo tomaba por la cintura. Se sentía tan bien, todo se sentía tan rico. Me aparté un poco de él solo para poder mirarlo a los ojos a lo que Devil agachó la mirada totalmente sonrojado y soltando una sonrisa nerviosa. Le di un abrazo muy apretado y apoyé mi cabeza en su hombro.

-Maldito enano -dije a modo de broma e intentando evitar que viera mi cara de alegría.

-En el fondo me amas -respondió a mi broma mientras correspondía a mi abrazo.

Lo miré con extrañeza al escuchar su respuesta.

-De dónde saliste tan vanidoso?! -le dije bromeando y comencé a hacerle cosquillas en castigo- Enano vanidoso!-

-P-para~! -dijo entre carcajadas.

-Ya, vamos a tomar algo -le dije al dejar de hacerle cosquillas- trajiste algo para abrigarte o andas así no más?-

-Por supuesto que traje -me indicó la chaqueta de cuero que estaba sobre el sofá.

-Póntela y vamos andando antes que se nos haga más tarde -le dije mientras me ponía un polerón.

-Dale -dijo mientras se ponía la chaqueta y se arreglaba el pelo un poquito.

Salimos del edificio y fuimos a un local a unas calles de distancia. Era un local pequeño de alimentos naturales, de colores brillantes, esos donde ponen los productos y precios anotados en pizarras con tiza, tenía un toque un poco hipster.

Ahí pedí smoothies para cada uno y nos sentamos en una pequeña mesa cerca de la ventana.

-A veces paso por aquí a comprar cuando estoy en el trabajo, ojala te guste.-

-Sip -dijo probrando su smoothie- Por supuesto que sí, está delicioso!-

-Te puedo preguntar algo?-

-Sí, dale, te reponderé lo que sea- dijo mirándome mientras daba otro sorbo-

-Nah, no tienes que hacerlo si no quieres -tomé un sorbo de mi batido antes de hacer la pregunta incómoda- Por qué terminaste con tu ex?-

-Porque ya no estaba sintiendo lo que debería sentir por él. Me estaba agobiando mucho. Es una persona super suceptible, se pone triste fácilmente
y eso me estaba cansando emocionalmente, me contagiaba los estados de ánimo y simplemente… ya no me sentía cómodo con él -dijo intentando resumir
todas las cosas con un tono apesadumbrado y algo incómodo.

-Mmmmh… ya veo, es entendible. Quizás él también estaría mejor con otra persona. Osea! No me lo tomes a mal, me refiero a que a veces las personas no son para estar el uno con el otro, y no es porque no quieran, sino porque sus personalidades no son las idóneas para estar en una relación y eso es todo. Me entiendes? -dije preocupado de no hacerlo sentir mal.

-Sí, entiendo. Es una de las razones por las que terminamos, no me sentaba bien estar fingiendo lo que sentía, no era bueno ni para él ni para mi. No era justo para ninguno de los dos. -dijo con mirada pensativa.

-Sip -me sonreí pensando en la forma de ser de Devil.

-Además, apareciste tu -dijo sonrojándose.

-AH?! Q-qué tengo que ver yo?! -le dije sonrojado y exaltado.

-Eso, que en cuanto apareciste me di cuenta que había tomado una buena desición y que nada más importaba.-

-Yaaaaaa… -le respondí nervioso- Me haces sentir culpable.-

-No lo sientas -rió ligeramente- Tu solo me hiciste sentir lo que no había sentido en meses.-

Puse cara de idiota todo sonrojado al escuchar esas dulces palabras y solté un risita nerviosa, con lo que Devil se sonrió con gracia acariciando mi mano con la suya. Le devolví la sonrisa con dulzura y tomé su mano entre la mía.

–Fin–

Soy...

Soy de esas mujeres que no son solo la portada, soy de aquellas que te toma mas que una simple taza de café conocerla, soy de esas que su forma de pensar es propia y sale de lo habitual, a veces ni siquiera yo me entiendo y mi mayor meta es ayudar al todo el mundo aunque a nadie se lo diga. Soy de las que se enamoran rápido pero saben la diferencia entre estar enamorada y amar a alguien, soy alguien que jamás va a enjuiciar a nadie por que creo que cada quien tiene el derecho de ser, pensar y actuar como quieran, soy chapada a la antigua tratándose de amor, soy melosa, tierna y cursi, he sido de los corazones nobles que son fáciles de engañar, soy capaz de aceptar que no soy perfecta y cometo errores y a su vez soy de aquellas personas que aprenden de estos mismos. Soy de esas personas con un sentido de humor muy simple, si, me río de cualquier tontería, soy de las que si me gusta un hombre le llevaría su dulce preferido cada que nos viéramos, soy mujer y si, me gusta jugar vídeo juegos, no cuento calorías a la hora de comer algo, no arreglo mi cabello, mi maquillaje se basa en rimel de pestañas y delineador negro, prefiero mis jeans a una falda, me encanta devorar libros de novelas y pasar el rato viendo películas, soy quien no se puede quedar quieta por mas de 5 segundos cuando escucho música, hay cosas en mi vida que no me gustan, sin embargo soy quien las sacara adelante, las cambiara o mejorará cuesta lo que cueste, soy aquella persona que soporta el dolor si hacer ni un solo gesto, también soy de las sentimentales que llora en las películas, soy de las mujeres que las conquistas llevándolas a comer helado mientras le hablas de algo muy interesante. Soy mis ganas de emprender cosas nuevas, soy parte de las personas que dicen lo que piensan, soy aquella que tiene ganas de perderse en el mundo de vez en cuando, soy quien cree que si estiro lo suficiente los bazos tocaré las estrellas, soy a quien puedes llamar infantil pero jamas dejaran de gustarme los peluches y las películas animadas, a lo único que soy adicta son a los dulces y a los besitos detrás de las orejas, soy una personita que realmente jamas a odiado a nadie, soy la guardiana de mis secretos y vivencias mas profundas, soy quien sin importar nada creerá en el amor para siempre, soy de esas que te harán pensar las cosas dos veces, soy de aquellas que tienen miedo pero no se dejan vencer por eso. Soy… soy esa persona que sabe que es arte algo mas grende, algo increible, algo que somos todos.