una de tantas

Y si te encuentro una tarde,
podríamos hablar de tantas cosas,
de tus gustos, aptitudes, miedos, sueños,
del color del pasto o del sabor de la miel,
de la luna de octubre,
de los escarabajos en la lluvia,
de cine, de fotografía,
de la migración de las tortugas,
del nombre de cada planta en el valle,
del olor de las almendras,
de las gafas de pasta,
de tu mirada tan profunda,
de tu sonrisa tan breve,
de tu voz que estremece,
o de mí, pensándote tanto…
—  Clara Ajc
Esta es una de las tantas y tantas historias fascinantes —escritas o habladas— que se le quedan a uno para siempre, más en el corazón que en la memoria, y de las cuales está llena la vida de todo el mundo. Tal vez sean las ánimas en pena de la literatura. Algunas son perlas legítimas de poesía que uno ha conocido al vuelo sin registrar muy bien quién era el autor, porque nos parecía inolvidable, o que habíamos oído contar sin preguntarnos a quién, y al cabo de cierto tiempo ya no sabíamos a ciencia cierta si eran historias que soñamos. De todas ellas, sin duda la más bella, y la más conocida, es la del ratoncito recién nacido que se encontró con un murciélago al salir de su cueva y regresó asombrado, gritando: «Madre, he visto un ángel».
—  Como ánimas en pena, Gabriel García Márquez

Una de las tantas razones por las cuales te amo cada vez más, viene del hecho de tenerte en mi vida. Ese hecho que siempre me hace querer ser mejor persona y ¿sabes? del querer, nace todo. Del querer viene la fuerza y con ello la decisión, el impulso y la realización de las cosas que deseas. Sin darme cuenta, el que estés conmigo hace que el llegar a la luna, quizás siga siendo algo imposible; pero aunque no lo creas, ahora es más realizable y es un hecho que, por más que cueste, se gana mi sonrisa, todos mis ánimos y lo más bonito es que, sea en dónde sea que esté, si me caigo, cuento conmigo mismo, y eso es obvio, pero qué felicidad y que dicha el ver que ahora estás a mi lado y que puedo tomarte de la mano, quizás llorar un ratito y volverme a poner en pie para seguir luchando.

Todo tiene mayor sentido, todo es más feliz. Afortunado soy por estar junto a ti.

—  Ismael R.

¡¡Y AHORA, UN CONTEO DE DIEZ BANDAS INDEPENDIENTES FAVORITAS MÍAS!!

(En los nombres de las bandas en mayúsculas, hay un link que te dirige a una canción de tal banda, espero que lo disfrutes)

— 

1.- (REYNO) - “Y aunque nuestros caminos ya no se crucen… Vamos a ser eternos”. Porque la gente no se dedica a amar a cualquiera, cuando lo hace, lo hace de verdad, con el propósito de ser y hacer feliz a la persona que esté a su lado, (”Dónde no haya nada que escondernos, dónde todo pueda ser perfecto”). Reyno, desde México D.F, nos acompañan a viajar un muy agradable rato por lo eterno…

2.- (CAMILO SÉPTIMO) - Sin permiso y sin advertencias, Camilo Séptimo llega a robarte el corazón y la mente… Muy merecido debut. Una propuesta de rock alternativo de la Ciudad de México, canciones que te hablan de amor, y en lo fácil que esto puede parecer en ocasiones, la sensibilidad humana, y la manera en que uno puede llegar a demostrar nuestros sentimientos a alguien, eso es lo que nos llega a transmitir Camilo Séptimo en cada una de sus canciones.

3.- (RUBYTATES) - En muchos lados hay talento, y Toluca no sería la excepción, ahí se creó ésta super banda, que nos traen un buen proyecto, y lo saben reflejar en el escenario, humildad y perseverancia, buscando abrir tu mente y permitirte una nueva bocanada musical, algo que no se escucha, ni que cualquiera logra todos los días, date la oportunidad de ampliar tu gusto por la música.

4.- (SAIX) - Una banda bien fregona que su talento lo resume en una buena cantidad de adrenalina, intensidad, energía, fuerza y ritmo… Una experiencia que vale, no sólo la pena, si no el esfuerzo y la dedicación de éstos muchachos, música que hace brincar, cantar y bailar a su público, una banda que al verla en vivo, jamás olvidarás, una buenísima propuesta desde Celaya, Guanajuato.

5.-  (CALONCHO) - Desde Sonora nos trae un sonido fresco, fuera de lo cotidiano y que te gustaría escuchar. Un himno entre la juventud enamorada. Canciones que aunque las repitas, nunca te van a aburrir.
Éste EP “FRUTA”, es perfecto para escuchar en pareja, darse unos besos y… bueno, lo demás lo relata Caloncho en algunas de sus canciones…

6.- (MON LAFERTE) -  Un corazón roto y una mente llena de recuerdos. ¿Por qué no? ¿Por qué no aventarnos a este mar de sentimiento mientras desquitas lo que llevas dentro?… No se tú, pero para mi no hay nada mejor que saber con que canción vale la pena llorar, cantar o simplemente disfrutar. Mon Laferte, ésta sexy cantante y compositora, me lleva al pasado, me devuelve al presente y me manda al futuro, si hablamos de ser auténticos, debo suponer que ella es un ejemplo de ello… De Chile para México, Mon Laferte llega a mover lo más recóndito de tu ser..

7.- (BALTAZAR) - Un trío originario de Guadalajara que marca su debut con Imperio… “tema que derrocha sinceridad”. Música que pasa de lo íntimo a la explosión total. Canciones que son tan misteriosas y hermosas a la vez. Agudiza tus sentidos y enamórate de éstas letras tapatías…

8.- (LOS IMPACIENTES) -  Haciendo debut, llega ésta agrupación a hacernos cantar con sentimiento cada una de sus canciones, logrando también un honorable lugar en la cultura musical. Nunca está mal recordar y querer regresar a los tiempos “Cuando era feliz”. Gracias a la música, ésto es posible..

9.- (ADIÓS PARÍS) - Armonía es la sensación que nos transmite Adiós París, con su tema “Segunda oportunidad”. La música es para separarnos un momento de la realidad y fluir, dejarse llevar, y eso, es precisamente lo que sucede cuando te enamoras de la canción correcta…

10.- (LITTLE JESUS) - Por último y no menos importante, ésta banda que también es fregonsísima, se volvió una de mis tantas favoritas, ya que, me levanta el ánimo o simplemente me hace pasar un buen momento, tienen buenas letras y ese ritmo pegajoso, muy buen trabajo el de todos nuestros músicos y porqué no reconocerlos en todo momento, por algo se empieza, y todos nos lo demuestran arriba del escenario o en grabaciones. No dejes que muera la escena y apoya el verdadero talento.

No sé que sentido tenga confesarte esto ahora que no cambiaría nada, pero me pesa tanto que más que una confesión es la necesidad misma de liberarme de una de las tantas cargas con la que he aprendido a convivir.
A mi también me dolía cada noche de despedida (sin embargo, yo no era como tú, nunca lo fui y tampoco lo seré, esa forma sencilla de ser quien eres y nadie más; es algo que siempre te admiraré) y lo transmitía con mi enojo inmediato, ver como me hacías difícil la despedida alargándola, volvía todo más irritante (entender que alargabas mi agonía) sí, moría momentáneamente cada vez que te ibas sin mí, cada vez que te veía sentada en el bus camino a casa, haciéndome las señas del ‘te hablo por teléfono cuando llegue’ y el adiós con la mano, como lo odiaba, como te odiaba en ese momento, como me odiaba a mí mismo. Solo quería dormir y que la noche transcurriera así lo más rápido posible y quizá con un poco de suerte verte también en sueños, en ese mundo donde las despedidas no tienen cabida. Pero qué sentido más egoísta podría tener esto, que liberarme de mis tormentos y encadenarte a ellos. Me alegra que no me leas, no es cierto, te odio por ello.
—  Fragmento de una confesión inesperada. Jafet Ventura Márquez
Tú me inspiras a escribir

Tú me inspiras a escribir.
Me inspiras a escribirte. Tú eres poesía, eres un hermoso poema que leeré una y mil veces.
No sé si logre que el dolor que siento ahora desaparezca con el tiempo, porque, se siente horrible, se siente horrible ese vacío en el pecho y en el estómago, ese vacío que sólo llenabas tú. ¿Qué pienso hacer ahora que te has ido? Muchas veces me dijiste que odiabas que llorara, pero estoy aquí, escribiéndote esto con lágrimas en los ojos. Sé que te prometí que no lo haría, pero es inevitable. Tú eras esa persona que iluminaba mi vida, y ahora que no estás mi mundo volvió a la oscuridad, a esa oscuridad profunda en la que no se encuentra la salida.

Te extraño demasiado. Extraño todo de ti, tu manera de pensar, de hacerme enojar, de hacerme reír con tus chistes malos, extraño que te emocionaras y me contaras lo que pasaba en cada capítulo cada vez que empezaba tu serie favorita, bueno, no tan favorita. Traidor. Extraño tus berrinches, extraño cuando me mostrabas canciones que a ti te gustaban y que probablemente a mí también, era como nuestra pequeña conexión… Pero con el tiempo eso se fue desvaneciendo… Extraño cuando me mandabas audios, extraño tu voz, extraño hablar contigo en las madrugadas, extraño cada vez que me llamabas para despertarme en la noche, extraño cuando me mandabas fotos de la luna o del cielo, extraño cuando te ponías sensible… Sé que a ti no te gustaba, pero a mí me encantaba, me dabas a conocer tu lado más profundo, tu lado más vulnerable e inocente, incluso extraño esas veces en las que peleábamos por tonterías, extraño hasta cuando te ponías celoso, extraño cuando me tocabas magic en el piano, ¡O cómo olvidar cuando unos años atrás me mandaste un audio tocando summer! Pero se perdió entre los no sé cuántos millones de mensajes que tenemos, extraño cuando me mandabas vídeos tocando la guitarra, la tocabas cuando te sentías solo… Extraño tu manera de preocuparte por mí. Me hacía sentir querida por al menos una sola persona; y eras tú. Extraño también cuando te la pasabas cantándome “La Flaca”, los apodos ridículos que me ponías, pero que me encantaban. Extraño cuando me mandabas fotos de tu perfecta sonrisa… Mierda, te juro que es la más hermosa sonrisa que he visto en toda mi miserable vida. Extraño todo eso.

¿Sabes? Nunca olvidaré todas las cosas que pasamos juntos. Tal vez entre todos los recuerdos, éste era mi favorito: Esa noche era especial, era una noche estrellada y una hermosa luna alumbraba las calles, eran las 9:00 p.m, yo estaba asomada en la ventana contemplando esas hermosas estrellas y esa bellísima luna, que por cierto me recuerdan a ti. Recuerdo que me preguntaste si veía la estrella que brillaba más entre todas aquellas; a lo que respondí “sí”, dijiste que esa sería nuestra estrella, que debía llamarse como yo porque brillaba más que las demás, pero en mi humilde opinión esa estrella debía llevar tu nombre, pues tú eras el que le daba brillo a mi vida. Probablemente ya ni te acuerdes de eso… Pero son todos esos recuerdos felices que ahora se tornan tristes. Recuerdo también que una vez me dijiste que si llegaba a pasarte algo por alguna u otra razón como para que no estuvieses aquí, que siempre te recordara con tu banda favorita; pues, ¿qué crees? Estoy escribiendo esto con una de tus canciones favoritas de The 1975, una de tantas canciones que me recuerdan a ti. Créeme que no puedo controlarme y lloro cada vez que pienso en ti… Me siento sola. Toda mi vida se desmoronó con tu partida.

Alguna vez me dijiste que no te dejara… Mi promesa sigue en pie, no pienso irme de aquí hasta que vuelvas. Me gusta pensar que aún sigues aquí, tu recuerdo es lo único que ahora me llena.

Sé que la decisión que has tomado es por tu propio bien y felicidad… Sé que tenías problemas, y lo siento, porque en mi parecer, cuando llegabas a mí para que tratara de alegrarte, no recibías el suficiente apoyo mío… Y eso, eso me hace sentir la peor persona de este mundo, pero te juro que todo el tiempo traté de hacer lo posible para que estuvieras feliz en esos momentos de tristeza. Hubo días en los que no podía más… Y de verdad lo siento, lo siento mucho. Porque necesitabas de mí, necesitabas de esa persona a la que tanto amaste, me necesitabas. Me gusta pensar que regresarás, que en algún día no tan lejano volverás y seremos los mismos  de hace 4 años, con amor puro, sólo que esta vez seremos más grandes y menos tontos. Espero algún día poder encontrarte, porque este vacío en mi pecho es insoportable; se siente una mierda estar así. Tengo miedo, sí, tengo miedo de que llegues a hacer alguna tontería y yo no pueda estar ahí para detenerte… Me siento impotente.

Mírame… ¿Qué me has hecho? Yo no era así… Haz logrado sacar mi parte más vulnerable y sensible. Tal vez ya sea muy tarde para escribirte todo esto, tal vez ni siquiera lo leas, tal vez se pierda entre todas las cosas que vagan por aquí, tal vez y con esto regreses. 

Sé que los últimos días que pasamos no fueron los mejores… Las cosas se pusieron difíciles. Nuestras conversaciones ya no eran como las de antes, yo era indiferente ya que las cosas no marchaban muy bien. Eso sólo me destruye más, tal vez una de las causas por las que te hayas marchado fuese por mí; pero no lo hice con esa intención… Perdón. Tu último mensaje fue corto, pero en realidad causó algo tan dentro de mí, que fue como si te hubiese tenido al lado mío, pero también fue como una bala en el pecho. 

Espero que cuando vuelvas, si es que lo haces, me cuentes todo sobre cómo te ha ido, cómo lograste superar las metas que te propusiste desde un principio, cómo fue que pasaste tu cumpleaños número 18 y qué tanto hiciste; ya que yo estaré aquí, esperándote para escucharte. 

Te amo muchísimo más, amor de mi vida. Espero que nos encontremos en esta o en otra vida. Te deseo lo mejor. 

29/Oct/2014. Feliz cumpleaños, Paco.

Hace unos días, hablábamos de lo rápido que se va el tiempo… Y sí.

Hace apenas unos meses que nos dirigimos la palabra y, ahora, eres una de las personas más especiales que existen para mi. 

Sé que leíste, cuando recién comenzamos a llevarnos, que me gustaba cierta persona. Pero no era gusto, sino cierto atracción porque tenía la infame idea de que esa vez sería diferente. Pero no.

Llegaste y fue como:¿Quién es el tipo que me gustaba antes?, y no me refiero a que cambio de gustos amorosos constantemente, sino porque no tienen ni un poquito en común. Tu eres decente y el tipo ese es, ammmm, muy poco hombre. Así que te pido disculpas si llegó a incomodarte, ya que, al principio, indirectamente nos quisimos decir muchas cosas y no puedes negarlo.

Pero en fin,el punto es que ¡Hoy es tu cumpleaños!

Hace 15 años llegaste a llenar de felicidad la vida de tu familia y,con el tiempo, de las otras personas que te queremos. Por tu manera inigualable de ser y por regalarnos día a día un orgullo, cariño y confianza inmensos, el cual te agradecemos. Quiero decirte que, aunque llevamos “poco” tiempo de conocernos, estoy orgullosa de ti porque sé que a pesar de tu corta edad eres muy bueno en muchas cosas y que tienes metas y sueños inmensos, los cuales quiero verte cumplir y, si lo necesitas, quiero ayudarte. Eres un joven (porque ya tienes 15) que es como una caja de sorpresas. Tienes tantas cualidades que te hacen tan especial, que no puedo creer que seas real. Tienes el don de, mágicamente, hacerme sonreír porque cada palabra que dices o escribes, porque todas tus palabras transmiten cierta confianza, que me hace sentir completamente anonadada.

Te deseo todo lo bonito del mundo. Que todos los sueños, ya sea a corto o largo plazo, que tienes los cumplas satisfactoriamente y sé que así va a ser. Tienes un carisma inigualable, tu forma de ser es muy linda y tienes gustos poco comunes que, muchas veces llegué a decir que no me gustarían pero, que raro ¿No?, me gustan en ti.

Disfruta cada segundo que tengas, aunque hagas corajitos muy a menudo, jaja. Apenas tienes 15 y tienes mucho, mucho por vivir. Además de que tienes muchos factores en tu vida que te conllevan atener una vida muy plena. Espero que Dios, el tiempo, los Dioses, o lo que sea que me mantiene viva, me permita vivir en cada uno de los próximos años que te faltan por vivir, para poder felicitarte en cada uno de ellos y seguir feliz por tus logros.

Quizá no sea la felicitación más bonita, larga o “llegadora”, jaja. Pero esto que te escribo es para que sientas, al menos, un poco de mi interés por ti. Conmigo puedes contar en las buenas, las malas y las mortales. Soy una persona incondicional y, teniendo el cariño que te tengo, una persona que hace hasta lo incapaz por ti.

Te quiero. Y mucho.

Espero que, a partir de este día, tu vida esté llena de cosas buenas; salud, felicidad, mucho baile y amor (que ese hasta va a sobrarte).

Felicidades, Paco. Me da mucho gusto tener a alguien como tu en mi vida, porque eres muy especial. Que tengas un excelente día, rodeado de las personas que te quieren, like me y nuestras (quizá) hijas, jiji.

Feliz cumpleaños.

¿Qué por qué tomaré medicina sobre todo y todos?

(Ed Sheeran de fondo)

Razón #1

Una de tantas veces me encontraba en la sala de espera, esperando al doctor que me atendería. Duró más de hora y media para llegar, luego 30 minutos para acomodarse y avisar a la recepcionista que ya pasara a los pacientes…

En ese momento estaba súper cabreado, no por mi, sino para el cúmulo de mayores con cosas que hacer, con compromisos. Yo no, sólo soy un puberto que no tiene nada importante que hacer con su vida, ¿pero qué tal con esas personas que sí tienen compromisos? ¡Joder! ¡¿Y vienes tú con tu asquerosa bata diciéndote llamar doctor y actuando con tales fachas (le pedí explicación de su tardanza no me la dio. Pero la mujer a su lado me dio la respuesta sin siquiera hablar, al menos no con su boca.

Entonces pensé y pienso: Si yo me quejo de la falta de este doctor (y de sientos que hagan lo mismo) ¿por qué coño no algo al respecto?

Razón #2

Sé que no me importará demasiado al dinero, quiero ayudar a que las operaciones se logren. Ya sea en un centro u en otro (sólo haría la referencia. Harán el traslado y listo, el mismo doctor sólo que en otro centro menos costoso).

Razón #3

Me fascina la anatomía humana (en especial la femenina). Por lo tanto, haré mi especialidad en Neurología. (Por eso lo de “menos costoso”, {razón de arriba})

¿Qué mejor carrera y especialidad que Medicina/Neurología para conocerte amado cuerpo?

Razón #4

Me fascina no dormir y mantenerme en movimiento. También estar en constante aprendizaje. Detesto perder mi tiempo.

Todo lo que aprendes y aprenderás en la medicina debe ser para siempre… Estás en constante movimiento. No puedes dormir tanto. Y nunca perderé mi tiempo, ya sea salvando/dictaminando la muerte de alguien o aprendiendo cosas nuevas o interesantes a mi parecer.

Razón #5

Amo los hospitales, su ambiente, todo. No pienso tener una familia (hijos). Me ponen súper las enfermeras/doctoras.

(La medicina te consume como perro, al menos si se lo permites o si quieres ser bueno en ella).

Razón #6

La mayor parte de mi familia estudia o estudió medicina… Por ellos pude ver lo increíble que es ella. De hecho, uno de ellos es neurocirujano y es uno de los mejores y más demandados de mi país y de unos cuantos más.

Él me motivó. Me dijo las verdades de la misma y quedé mas fascinado. Pensé sería la excepción al tomar Arquitectura… Pero al parecer es algo que viene en nuestro ADN… Mierda xd

Razón #7

Casi todas las demás áreas para progresar o debes ser recomendado por alguien o andar lamiendole las botas a alguien para que te den tal trabajo. Y soy demasiado egocéntrico para eso.

En la Medicina… Te necesitan, pero tú no necesitas de lo anterior para trabajar o ejercer tu cargo. Sólo necesitas de ti, dar todo de ti. Y cuanto más te esfuerzas para conseguirlo… Más cerca estarás de ser el mejor.

Razón #8

La amo, siento me apasiona y sin dudas me veo siendo el mejor en el área (lo seré).

13 de octubre de 2016

[ Este espacio estará reservado para poner el día en que me gradúe de la misma ]

El mensaje...

Y de repente a las 12:55 am me llega un mensaje, sí, de esa persona la cual trato olvidar, la que por cuestiones personales sé que no puedo tener en mí vida, o por lo menos no de nuevo. Un simple “¿Como estás?” me puso y yo con ganas de responderle que lo extrañaba, que a veces me preguntaba por el, o simplemente contarle todo lo que me a pasado otra vez (como de costumbre lo solía hacer).

Ah la vez me invadió ese sentimiento de curiosidad, del “¿Por qué me escribiría?” “¿Qué querría?” “¿Por qué me busca si ya el tiene a otra persona?”. Esas fueron unas de las tantas preguntas que se me pasaron por la mente en ese momento.

Nosotros habíamos terminado en muy malos términos por lo tanto no podría o mejor dicho no quería responder ese mensaje porque sabía que en el fondo caería de nuevo y eso no era lo yo quería. Ya había avanzado bastante para otra vez ¿retroceder? No.

Finalmente después de tanto pensarlo y analizar las posibles preguntas y respuestas, me pareció una buena idea responder con un rotundo “¿Quién es?” después de todo al contestarle eso, sabía que por lo menos algo bonito no me pondría o que simplemente no respondería, y bueno yo no quedaría como idiota porque fue una respuesta “seca”. Fue mí punto de vista en ese momento. Después de unos minutos si respondió y acerté porque su respuesta fue muy simple y a la vez muy esperada, el respondió; “Disculpa me equivoqué de número”.

¿Como podría equivocarse de número? Y si así fuera ¿Casualmente se equivocó con el mío? no lo creo. Sabía que mentía, sé muy bien que me buscaba a mí y sé que no era casualidad porque el se sabía mí número de memoria, claro al durar dos años de relación es algo normal que se lo sepa, al igual que yo. Ah pesar de que en ese momento ya su número no lo tenía registrado en mí celular y me llegó su mensaje como si fuera el de cualquier otro desconocido, yo sabía que era el, yo me había aprendido muy bien su número también.

#CuentameTusHistorias.